Seguidores

lunes, 31 de marzo de 2014

Detras de los ojos azules- Capitulo 13



Descubrir que la muerte gusta de ti, siempre será peligroso. Aceptar ser su confidente, puede ser peor. Porque la verdad de las novelas, usualmente, no es como se cuenta en el papel.
Elise, enamorada de la vida y deslumbrada por quien menos debía, descubrirá su propia historia en los ojos transparentes que la encontraron sin buscarla.
Oportunidades y elecciones. Recuerdos y miedos. Ambos, Muerte y Elise, revivirán lo que no creyeron pudiera darse. El cambio de las decisiones, no quiere decir que todo saldrá bien esta vez.


No hay finales felices, sólo finales, que a veces… Pueden continuar eternamente.


NOCTURNA, PARA ELISE.



ORIGINAL DE SISSY

Elise había enmudecido luego de esa afirmación, entumecida momentáneamente. Su vista estaba fija en Edward mientras que todo el sonido que se escuchaba en sus oídos era el ahuecado silbido de su respiración. Poco a poco eventos específicos se empalmaron en su cabeza, imágenes de Edward que definitivamente caían en contexto. Su corazón comenzó a sosegarse, el miedo a replegarse ante la aceptación.

-¿Elise?

El vampiro le miraba lúgubre, aguardando por lo peor a pesar del dejo de esperanza en su voz.

-Lo supe hace mucho, creo… -Dijo en un susurro.- Creo que intuí que eras diferente casi desde que te conocí. Es sólo que, no… No era posible. ¿Estás bien, Edward? Es decir, Tú… ¿Por qué…? ¿Hay algo más que deba saber?

-Me temo que demasiado Elise.

Un jadeo se le escapó de la boca con la aplastante respuesta.

-¿Y ahora qué? ¿Qué va a pasar conmigo ahora Edward?

-No entiendo Elise.

-Quiero decir, ¿por qué decidiste contármelo?

-Porque me importas, porque… Elise… Quiero… Porque no soy digno de tu cariño y porque te estoy inmensamente agradecido por habérmelo dado. Soy un monstruo Elise y tú mereces saber la verdad.

Algo aparte de lo evidente en las palabras de él la molestó. ¿Agradecimiento? ¿Verdad?

-Edward, ¿a dónde va todo esto?

Él la miró dudativo.

-Elise, ¿no tienes miedo de mí?

Ella volvió a inspeccionar su interior, comprendiendo  al igual que él, que esa emoción se había disuelto en el aire.

-Creo que no. ¿Debería?

-Elise, sinceramente estoy esperando que no seas tan tú, y reacciones como cualquier otro en tu lugar.

-¿Tan yo?

-Me aceptaste desde un inicio Elise, no preguntaste, ni dudaste. Ahora sabes por qué actuaba como  lo hacía, debiste rechazarme… Pero al parecer, tus instintos no funcionan correctamente ante mí.

-Edward… ¿Tú, puedes manipular mis acciones? –Preguntó ella, recordando de modo chocante los poderes sobrenaturales de la leyenda.-

-No. No Elise.  Yo… El monstruo dentro de mi es muy peligroso; demasiado atractivo y tentador en su camuflaje, pero he procurado contenerle… -Edward refrenó su discurso ahí, iba a atemorizarla con su expresión y corrigió palabras- Te he respetado siempre,  Elise. No soportaría que algo te sucediese por mi culpa.

-¿Es por eso que no te atrevías a…? –Ella se sonrojó ante el rumbo de sus pensamientos recordando cuánto tuvo que hacer ella para que Edward la besara si quiera, para que fuese más allá de sus cuidadosas caricias.- ¿Por qué cambiaste de opinión aquella noche?

Él miró fascinado el color de sus mejillas,  sintiéndose algo incómodo a la vez por tener que llegar a ser tan explícito con ella en un tema tan poco usual para sí.

-Elise, no tienes idea cuanto deseaba tocarte, pero es que aún ahora desconoces mis capacidades. Yo, podría haberte destrozado si en el algún momento hubiese puesto más presión que la mínima para acariciar tu piel. Mi fuerza, no podrías comprenderla sin observarla por ti misma.

Diciendo esto, Edward escudriñó a su alrededor y se encaminó hacia un pedrusco  del tamaño de un balón que sobresalía del suelo, cediendo éste al jalón que le dio como si se tratase de mantequilla en vez de roca incrustada y dejando un  gran hoyo en la superficie del campo donde antes estaba. Con la vista fija en Elise, le hizo la seña con un leve movimiento de su cabeza para que mirara hacia su mano donde sostenía al objeto bastante más amplio que ésta. Sin esfuerzo alguno apretó los dedos alrededor de la piedra y ante la vista de Elise el objeto produjo un seco chasquido y se rajó abruptamente, pulverizado al acto y cayendo como tal, de su puño.

Elise palideció mientras instintivamente se abrazaba a sí misma al escuchar el crujido. Sus ojos enormes, se clavaron en la expresión sombría de Edward.

-Siempre estoy temiendo que esa seas tú, Elise. Hacerte el amor fue lo más peligroso que he experimentado en más de una centuria.

Luego de eso, Elise comprendió perfectamente el riesgo en que había estado, pero su mente automáticamente revivió la noche en que se habían convertido en amantes y ésta le afirmó con serenidad, que nada había ido mal.

-Pero estoy bien, todo fue, perfecto… creí… ¿Fue,  terrible para ti? Yo, sentí que… -El sonrojo abatió la palidez de Elise mientras intentaba explicarse.- Edward, yo estaba agotada y tú, sólo sonreías.

Fue imposible no sentirse un poco abochornado a su vez al entender la referencia de ella. Aquella noche había sido sumamente especial para él también luego de saberse superior y dueño de sí sobre su sed. A partir del primer orgasmo, el miedo se había esfumado y se había dedicado a amar a Elise con pasión; recordando con todo su cuerpo e instintos el cómo era estar vivo y comprender cuán cierto era el sentimiento  por ella en su yermo corazón. Quererla tanto la había salvado hasta de él mismo, más de una vez.

-Elise, no es lo que quiero decir. Renuncié a mis límites al atreverme a estar contigo, pero simplemente ya no podía negar que te deseaba para mí. Conocerte y estar contigo ha sido lo único bueno que me ha pasado en mucho tiempo. –

El sonrojo al acto de de la chica fascinó al vampiro de un modo casi hipnótico en su rápido recorrido bajo la pálida piel. Contemplarlo extenderse coloreando su delicada piel de calidez, lo hizo revivir inmediatamente las sensaciones y aromas gloriosos de aquella noche tan trascendental. Esa, en que deseó que Elise fuese inmortal también para no tener que contenerse y simplemente seguir hasta saciarse ambos, si eso fuese posible.

-Además,  yo no siento el cansancio en realidad–Añadió él sin poder evitar una sonrisa torcida.-. Cuando me convertí en esto, dejé de cambiar o de envejecer prácticamente. Mi mente podrá abrumarme alguna vez del recuerdo de esa sensación, pero no será real.

-¿Cómo?

-Soy distinto a ti en muchas maneras que no imaginas Elise. De hecho, tampoco duermo, no lo necesito.

Un flashazo llenó la cabeza de ella con imágenes de mitos alrededor de lo que él era, desviándola por completo del tema sexual a causa de la curiosidad.

-Edward… ¿Qué es verdad…? Me refiero a los cuentos de… -un resoplido que encubría una risa nerviosa se produjo entorpeciendo su lengua.- Vampiros…

-Casi todo es erróneo. Mentiras que los de mi clase y los hombres inventaron para sentirse a salvo.

-¿No te conviertes en murciélago?

Él la miró con sorna.

-Por supuesto que no.

-¿Ajo?

-Es un condimento, muy aromático.

-¿Agua bendita?

-Tampoco. Pero no puedo entrar en suelo consagrado. Jamás intentaré ofenderlo a Él con mi presencia.

Elise tragó saliva antes de seguir con su interrogatorio.

-¿Estacas?

-Has visto mi dureza, ¿crees en serio que un trozo de madera podría hacerme daño?

-No… Supongo que no. –Los ojos de ella miraron a lo lejos en su interior, reflexionando sobre lo escuchado.- Entonces, eres… ¿Indestructible?

-No. El fuego. Eso, es lo único que puede aniquilarnos de verdad.

-¿Y por qué yo, Edward? ¿Por qué me hablaste a mí de entre todas las personas esa noche?

-Por tu esencia. Me hizo recordar un pasado muy lejano.

-Mi… ¿Mi…? ¿Cómo?

-Los vampiros podemos percibir todo con mayor intensidad. Nuestros sentidos están agudizados para la caza Elise. Algunas veces el aroma de alguien puede ser adictivamente atrayente  para nosotros; y para desgracia de quien así sea.

Aquí venía, era el momento de comenzar a revelar lo peor, pensó él, tenso. Pero no se detuvo, tenía que decírselo todo y esperar que la nobleza de Elise, le aceptase una vez más.

-Tú aroma, se parece un poco al de Bella, pero es mucho más suave, como diluido. El de ella era sobrecogedor. Por poco y la mato la primera vez que la tuve cerca. La odié por hacerme perder el control del cual me vanagloriaba y huí lejos de ella y de todos, avergonzado y furioso. Unos días después, cuando decidí regresar y enfrentar mi temor, todo cambió para siempre. Esa primera tentación hizo que dejara de ser indiferente y la mirase con devota curiosidad. Una noche, mientras la observaba dormir la oí llamar mi nombre en sueños. Descubrir que ella también pensaba en mí,  provocó un terremoto devastador en mi interior. Pude percibir como me  rajaba en pedazos ante los implacables cincelazos que ése sentimiento lanzó sobre mi ser, moldeando mi dureza para convertirme en algo distinto, en un hombre enamorado.

El vampiro no dejaba de escrudiñar a Elise y sus reacciones, mientras respondía; deseando profundamente que ella no lo aborreciera por sus culpas.

-Fue sorprendente toparme con algo similar a Bella luego de tanto tiempo y por ello captaste mi atención. Después, vino tu mente… Me gustó la paz que irradiabas.

Debido al amor impregnado involuntariamente en cada palabra elegida por Edward en su relato, Elise pudo imaginar -no sin un sentimiento de aflicción-, cuán distinto había sido lo suyo, comparado con la épica historia de amor que estaba escuchando.

Esa fue otra de las veces en su vida que experimentó, indiscutiblemente, la desesperanza.

-¿Isabella? ¿Me parezco a ella Edward?

-No Elise. No quise decir eso. Ustedes son muy distintas, en lo único en que se asemejan es en su absurdo deseo de quererme por encima de toda razón. Tu calidez Elise, me devolvió mi locura y mi cordura al mismo tiempo. Tengo demasiados pecados encima…

Él se detuvo ahí, demasiado avergonzado para continuar. ¿Cómo confesarle que había permanecido a su lado por las alucinaciones que surgían del amor que recibía de ella? Elise iba a despreciarlo en el instante que él se lo dijera y no quería perderla. Temeroso, ocultó por un momento más la verdad y optó por manifestarle otro secreto.

-Tu mente es bellísima Elise, es un paraíso de paz y amor. Una vez que me asomé a él, tampoco pude resistirme a privarme de lo que me hacías sentir.

-¿Mi mente?

-Aún no te he contado todo Elise. Soy especial entre mi género. Algunos pocos de nosotros lo somos, mi hermana Alice por ejemplo.

-¿Qué es, especial?

-Que poseo una sensibilidad muy aguda para percibir a las personas Elise. Cuando humano me era fácil descubrir las personalidades e intensiones de la gente a mí alrededor, discerniendo sobre sus cualidades y acciones, casi siempre asertivamente. Al parecer en ésta forma, esa capacidad se exacerbó y prácticamente puedo leer las mentes de quienes me rodean.

Elise se incomodó bajo la aguda y penetrante mirada de Edward. ¿Leer mentes? ¡Dios, no!
-¡Yo! ¿Has sabido siempre lo que estoy pensando? –Preguntó ella escandalizada, sintiéndose ultrajada de inmediato.

-No Elise. No puedo entrar en tu cabeza o la de nadie en realidad, pero tú eres casi un libro abierto. Excepto cuando no quieres que nadie te perciba. Jamás sospeché que tu alegría venía de conocer de primera mano el auténtico valor de la vida.

-¿Edward? No me gusta eso, no te quiero en mi mente.

-No es algo que pueda controlar Elise. Créeme que procuro dar la mayor privacidad posible a las personas, pero a veces me es muy difícil ignorar lo que se va casi gritando. Es por eso que supe esa noche que querían  hacerte daño, el tipo del estacionamiento irradiaba podredumbre respecto a ti.

-¡Oh, Edward!

Se hizo una pausa en su pensamiento al recordarlo. Ella iba a morir ahí, la bala iba directa a su cabeza y todo hubiera acabado en un aterrorizado respiro, de no ser por él. Gracias a la  intervención de Edward estaba viva aún, con las cartas expuestas y en el  medio de algo imposible.

-¿Y ahora qué, Edward? Ya sé la verdad… ¿Qué pretendes que hagamos con esto?

-Que las decisiones que tomes de aquí en adelante sean basadas en completo conocimiento Elise.

-¿Y tus decisiones, qué? ¿Sabías desde un principio que estaba enferma? Dijiste que lo oliste en mi sangre.

-No Elise, por algún motivo, mi aturdido juicio obvió ese hecho.

-Pero ahora tú también sabes todo de mí. ¿Por qué quieres estar conmigo si voy a morir pronto?

Oírla tan calmada cuestionarlo al respecto le dolió a Edward. No quería volver a escucharla hablar con tanta frialdad al respecto.

-Edward, sé que me quieres pero es que… Desde que te conozco, todo ha girado en torno a  la pérdida de Bella. Yo soy mortal como ella y mi tiempo ya casi terminó. ¿Para qué quieres estar ahí cuando eso suceda? Odiaría que lo hicieras por lástima. Si es por eso que regresaste, no, no creo que pueda con ello.

-¡Elise, no! Yo no voy a dejarte sola, deja de pensar en mí y en mis problemas. No quiero que pases por esto sola. Quiero cuidar de ti, si yo pudiera… Si tú así lo deseas… Yo…

-Edward, por favor no vayas a ofrecerte a morderme sólo para salvarme del cáncer. –Lo interrumpió ella sin pensarlo mucho y siguiendo los impulsos que le dictaban su espíritu y su mente con total certidumbre.- ¿Si es así como funciona, verdad? ¿O eso es mentira también?
Si su corazón latiera, pensó Edward, se le hubiese detenido en ése momento. Nunca esperó que Elise descubriera con tanta rapidez sus intenciones; y mucho menos que las rechazara tajantemente.

-Sí. En mi saliva está la ponzoña que puede matar o convertir de quien ella se impregne.

-¿Ponzoña? ¿Cómo?

-Es algo complicado Elise. Para transformar a alguien hay que beber casi toda la sangre mientras que se satura a la vez con el veneno. Pero es difícil, pocos tienen la capacidad de detenerse una vez que el frenesí se ha iniciado.

-¡Oh…! –Tembló ella impactada y sintiendo nausea.-
-Elise… ¿Te da miedo ser como yo? Creí que no me rechazabas…

-¡No! No es eso lo que quiero decir. No te tengo miedo. Si percibes mis pensamientos debes saber cómo me siento respecto a ti, pero… Es que he estado ahí Edward. Sé lo que es la muerte. He visto lo que le hace a los que se quedan atrás demasiadas veces -dijo ella con vívidas imágenes de padres fracturados en su alma ante la pérdida de sus hijos.-. No creo que yo podría enterrar a todos los que amo y seguir por siempre.

¿Cómo rebatir eso?, pensó Edward, si él mismo había sido acosado por el fantasma de la ausencia durante más de la mitad de su prolongada existencia. ¿Podría hacerle él entender lo cruel que, aquello exactamente sería, si de nuevo perdiera a la única persona que había logrado suavizar su dureza?

-La muerte es difícil, estás en lo cierto. Y la soledad es la otra debilidad que podemos acaecer. Ella logra hacernos perder la razón de mil formas; nos vuelve capaces de llevar a cabo locuras que cuestan demasiado. -Dijo él mirándola significativamente, temeroso de lo oculto en sus palabras.-

Elise no podía entenderlo a cabalidad. Después de todo, aún desconocía los atormentados secretos de Edward y su corazón sólo pudo entremezclar la generalidad de la confidencia, con la triste historia de Bella.

Declinar la inmortalidad, sólo se sintió más correcto.

-Entonces, no es posible acostumbrarse a la muerte ni estando… Ni siendo, eterno, ¿verdad?

-No sé como contestar a ello Elise, yo no soy el más adecuado.

-Edward, no quiero hablar más de eso… Creo que si seguimos, me va a estallar la cabeza. –contestó ella, abrumada por la fuerza del fantasma de su rival, más que el por hecho de encarar lo antinatural.-

Él la miró frustrado, pero censuró su avance en respeto a su petición. Además, quizá era lo mejor. Quizá en ese momento era demasiado injusto pedir algo sin haber confesado toda la verdad aún.

-¿Por qué no mejor me cuentas otras cosas?

-¿Qué te gustaría saber Elise?

-¿Cómo, cómo eras antes? ¿Cómo fue para ti, el cambio?

-No tengo muchos recuerdos de mi vida humana Elise, fue hace mucho tiempo. Además, desde que me convertí en esto quedé como congelado. Nosotros, al momento de transformarnos, prácticamente detenemos el tiempo. Nuestros cuerpos, nuestra esencia, gustos, incomodidades, humores y deseos; se quedan fijos en ése instante. Después, si algún cambio nos acomete, se puede afirmar que es un evento raro y permanente.

-¿Tú, has vivido algo así, Edward?

-Sí. -Él la miró, melancólico.- Cuando me enamoré de Isabella Swan.

Ella tragó el duro golpe a su alma sonoramente, pero no interrumpió al vampiro. ¿Qué podía hacer ella? Nada. A un fantasma sólo lo entierra el deudo. Edward notó perfectamente el malestar, pero siguió. Todo dependía de que él fuese sincero con la niña pelirroja.

-El amor nos permuta con cariz de eternidad, del tipo que nunca se desvanece. Es por ello que Bella será siempre una parte de mí Elise. Por mi naturaleza.

-Entonces, su ausencia, literalmente te dejó roto por siempre, ¿no es así Edward?

Él asintió suavemente con pesadumbre.

-Ahora lo entiendes bien, ¿verdad?

Ella lo miró, embargada de tristeza. Él jamás iba a amarla. Él estaba atado a Bella, por el resto de su inmortalidad.

-¿Cómo puedes sobrevivir a ello?

-No pude. Me enloqueció completamente Elise.

-¿Estás conmigo porque huelo como ella?

-No. Ya no. –Respondió él, esperando ella le creyera y fuese capaz de comprender su secreto.
-¿Antes sí?

-Por un tiempo.

-¿Cómo pudiste? –La voz de Elise iba cargada de reclamo, su reacción era justamente la que tanto había temido el vampiro.- ¿Qué soy yo para ti, Edward? ¿Una diluida copia de ella?

-¡No! No es así Elise. Tú… -por primera vez, su mente fue incapaz de pensar con eficiencia, luchando por encontrar las palabras adecuadas para contestarle.- Eres tú. Debes creerme que lo que siento por ti es real. Confieso que durante mucho tiempo te busqué porque tu presencia me devolvía a una vida anterior con increíble nitidez. El cariño inmerecido que me dabas era abrumadoramente delicioso, tanto, que distorsionaba mi mente entre presente y pasado. 

Llegué a dudar si eras tú o ella la que me tocaba a veces… Y no tenía la fuerza para renunciar a mis alucinaciones a pesar de que sabía estaba mal. Pero cuando te fuiste, cuando me dejaste de pronto, esa ceguera voluntaria empezó a aclararse y lo vi. Me di cuenta de que eras mucho más que mi delirio.

Ella lo miró confusa. Quería confiar en él, pero algo, todo; le decía que no debía hacerlo.

-¿Me amas, puedes hacerlo? –Preguntó ella aún sabiendo que la respuesta era negativa.-

Por extraño que parezca, Edward jamás se había planteado esa pregunta. La quería, la adoraba. Ella era un sol en su noche eterna, pero al enfrentar la duda de Elise se dio cuenta de que no sentía como antes, como cuando se enamoró de Bella. ¡Aquello había cimbrado todo su ser en lo que duraba un latido! En lo que se perdía en el aire la voz de Bella llamarlo en sueños. Esto en cambio, era, distinto.

-Yo, no sé si sea posible cambiar dos veces Elise. Te quiero, de eso estoy seguro. Y no deseo perderte, pero…

Aquello no sonó consolador para ella. No eran las dos simples palabras que necesitaba oír –…Te amo…-. Pero contuvo a tiempo la amargura que amenazaba con adueñarse de su espíritu. Sus labios se apretaron y su mirada se centró sobre de él, evaluativa. ¿Qué tanto valía la pena exigirle a un ser eterno su amor cuando su propia vida se iba a extinguir dentro de poco? ¿Para qué imponerle un sentimiento que lo iba a desbaratar cuando ella faltase? Elise le amaba, mucho; y eso debía ser suficiente para ambos por el tiempo que durase.

Renunciando a la pelea, suspiró, dejando caer los hombros sin oposición. “…Sus términos”, se iba a ir “bajo sus propios términos…”, se recordó a sí misma. Y eso incluía a Edward. Apretó los dientes, amordazando sus emociones para contenerlas y alejarlas de la sensibilidad de él. Después de todo, al menos ella sabía que habría experimentado el verdadero amor antes de morir y que sería bueno tener a alguien incondicional y fuerte para acompañarla hasta el punto en que la última etapa llegase y tuviese que darse por vencida. Si Edward podía con eso, amarle y disfrutarlo mientras durara, era un  lujo que no iba a desperdiciar.

En vez de seguir discutiendo como se podía esperar ella optó por calmarse.  Luego de aceptar sus determinaciones lo tomó por la fría mejilla, acariciándola suavemente, y sorprendiendo con su cariño al desarmado vampiro.

-¿Volvemos a casa Edward? Estoy cansada.

¿Sí? –Dijo sin añadir más, dando por concluida la conversación.-

-¿Así como así Elise?

-Sí. Así como así.

-¿Cómo es que no me odias por mis bajezas? ¡Deberías hacerlo!

-Edward, yo me siento exactamente como debe sentirse alguien a quien le dicen que no pueden amarla. Que nunca será suficiente. Pero no es tu culpa. Simplemente es porque así es como eres. Sólo que no tengo el tiempo para deprimirme o llenarme de ira. Prefiero, aceptar lo que me puedes dar, mientras sea honesto.

-¡¿No me vas a dejar?!

-No. Yo te quiero y además, tengo mis propios monstruos. Si tú estás dispuesto a lidiar con mi enfermedad, yo debo ser capaz de aceptarte con todo lo que tú eres también.

Él tragó saliva, guardando todas sus frustraciones y miedos en su pecho y asintió ligeramente aliviado por la aparente y deslumbrante aceptación de Elise de sus flaquezas. En realidad, no podía creer que ella fuese capaz de semejante grandeza y se sintió muy poca cosa a su lado. Inmerecedor de tanto amor.

¡Ojalá pudiera cambiar una vez más! Darle lo que ella merecía y protegerla por siempre. ¿Por qué se había negado ella? No era justo que alguien tan hermoso se extinguiera tan prontamente.

Pero no tenía que rendirse. Aún podía intentarlo. Salvarla de la muerte sería su cruzada personal, hacerla feliz, la razón de su día a día.  Así que luego de andar algunos pasos en silencio, soltó algo inesperado, deseando con ello sembrar la duda y fomentar la inherente curiosidad humana.

-Elise… Hay algo más…

Ella se detuvo, mortificada.

-¿Qué sucede Edward?

-Yo, debo pedirte algo, es una condición más bien para poder sentirme adecuado contigo.
Ella elevó las cejas, abrumada por el temor de algo más.

-¿A qué te refieres?

-Necesitas saber que rompí la única regla que tenemos al confesarte lo que soy y no temo a ello pero, preciso insistirte en algo más.

¿Reglas?, pensó ella con incertidumbre guardando la pregunta para otro momento, sobrepasada por las posibilidades de la incógnita.

-Dímelo ya, Edward.

-Quisiera que conocieses a mi familia antes del viaje Elise, quiero que veas de dónde provengo.

Ella pestañeó genuinamente sorprendida, no esperaba eso. ¿Conocer a los Cullen? ¿Toda una familia de vampiros? ¡Por Dios! ¿Es que acaso aquello no tenía fin?

-Edward, ¿es eso necesario? Es decir, ¿debo pasar por alguna clase de prueba si vas a estar a mi lado?

-No. No se trata de eso Elise. El celoso secreto de nuestra existencia es, efectivamente, la única regla de nuestra especie; confío en ti y en tu discreción. Pero en realidad es un deseo más mundano que además encuentro justo luego de hoy, los secretos se están develando y, bueno… también es que yo ya conocí a tus padres. –Añadió él con una sonrisa torcida y cargada de humor haciendo eco al interrogatorio vespertino en casa de ella.-

Elise se pestañeó nerviosa e incrédula. ¿Cómo sería aquello que en realidad no tenía nada de mundano?

-Edward, ¿por qué habrían de estar interesados en mí?

-¿Bromeas? Después de todo lo que has escuchado, ¿aún no entiendes cuánto significaría eso para los míos? Es por ti que regresé a la casa paterna después de tanto y estando ahí, podría ser yo libremente y sin censura alguna para que me aprecies tal cual y como soy.

-¿Qué más no me has dicho?

-Ya nada que importe en realidad. Pero ahí podríamos vernos a la luz del día, estar juntos sin tener yo que fingir algo que no soy.

-¿No dijiste que no te transformabas en murciélago Edward?

-No lo hago. –Rió él con una risa ligera que pocas veces había escuchado Elise en los meses juntos y se maravilló del contagioso sonido.-

-¿Pero qué haría yo ahí? Soy, sólo una mortal.

-¿Te preocupa más qué van a pensar ellos de ti qué el hecho de entrar a una casa llena de vampiros, eh?

La sorna en sus palabras era palpable y ella no pudo sino acompañarlo en risa.

-Entonces, ¿lo harás? ¿Vendrás conmigo a casa Elise?

-Como no sea una excusa para algo más Edward… -Soltó ella a modo de broma juguetona y él sonrió encantado.-

-¡Nah! Además, a Drácula vas a fascinarle, ¡el anciano es un viejo rabo verde!

Elise se congeló horrorizada para el placer de Edward. La imagen de sus pesadillas del viejillo macilento y de  piel arrugada como papel la acechó, atemorizante.

El vampiro se estiró en todo su garbo y le sonrió con satisfacción desde su altura luego de comprobar el acelerado latir del corazón humano.

-Elise, es una broma…

Ella exhaló ruidosamente y pestañeó para recuperar la vida que se le había escapado del susto.

-¡Tonto! ¡No vuelvas a espantarme de ese modo!

Él se rió complacido y la abrazó protector, sintiéndose dichoso de que ella permaneciese gustosa bajo su cuenco, ciñéndola por la cintura con posesión y placer mientras que avanzaban juntos hacia el auto. Caminar al modo humano, era menos exasperante si se permitía sentirla así de cercana.

-Entonces, Edward… ¿Drácula, es parte del mito, eh?

-No. En realidad, no. Sólo que su verdadero nombre es Aro, Aro Vulturi. Y es muy antiguo, tanto, que en verdad se siente el rey de los vampiros.

Elise se giró bruscamente a mirarle, esperando encontrar de nuevo la broma en su expresión, pero ésta vez se topó con la certeza de que hablaba con la verdad. Un escalofrío le corrió por la columna.




-------------------------------------------------------------0------------------------------------------------------

Hum. No piensen que estoy llevando a Elise con los Cullen en imitación a Twilight. No. Me traigo algo entre manos. Mientras tanto, me encantaría saber qué opinan de éste capítulo. ¿Pueden ver hacia dónde voy o finalmente las tengo en duda?
¡Un beso!
Sissy

Mi inspiración,  de Beethoven, pero para acompañar la lectura recomiendo mejor la breve pieza de Trevor Morris: “More prays”. Parte del soundtrack de la segunda temporada de “The Tudors”.


11 comentarios:

Bell.mary dijo...

Hola mi querida Sissy es una tremenda alegria entrar y ver publicado un capitulo mas de tu hermosa historia ...
Que te puedo decir simplemente que me encanto me gusto muchisimo la forma en que nos describes como Edward decide confesarle casi todos sus secretos a Elise creo que para el fue muy dificil sentarse ahi junto a ella y abrirle su corazon dejando que entrara y viera todo cuanto habia en el y el gran amor que tuvo hacia Bella, para Elise creo que fue dificil enterarse de la gran magnitud con que el amo a Bella, saber que por su naturaleza y por la forma en que el la cambio siempre permanecera en su corazon, algo dificil de digerir mas aun cuando ella esta perdidamente enamorada de el, creo que es mas dificil luchar con un recuerdo que con una persona.
Me encanto la actitud de Elise decidiendo aceptar a Edward con lo que el es capaz de darle, tiene toda la razon en decidir no llenar su corazon de ira o resentimiento menos con la enfermedad que tiene, es muy sensato decidir mejor disfrutrar de lo que la vida le ofrece. Me sorprendio saber que no le interesa convertirse, aunque otra vez muy sabio de su parte, sin duda es muy dificil ver morir a tus seres queridos y seguir adelante por una eternidad.
Creo que esa visita a casa de los
Cullen es por lo que una vez Edward dijo algo sobre que Carslile podria ayudarla... pero bueno nos tocara esperar para ver por donde nos lleva tu imaginacion.

Gracias nena por regalarnos tu enorme talento.... Besitos y sabes que te quiero y te admiro muchisimo.


P.D. Coka muchas gracias por publicarlo y sabes que al igual que a Sissy tambien te quiero y te admiro.

carolina ledezma dijo...

cariño este capitulo me fascino, eres otra que me tiene pegada a este blog fantastico para ver que capitulo nuevo aparece, realmente espero que esta historia acabe bien para ambos....
me agrado el detalle jugueton de edward acerca de dracula, aunque si estas conociendo un vampiro no sabes que sea verdad y que sea un mito... porfa no te demores que ya quiero saber que ocurre en la casa de los cullen, que dira alice? o que dira rosalie? ...
besos, cuidate.

Sissy dijo...

Hola Bell.mary: Sí, tienes razón. Elise actúa así porque es muy distinta a la Bella de Twilight. Aquella era una adolescente con un gran complejo de inseguridad y abandono y no valoraba la vida sin Edward por no haber madurado lo suficiente y aprendido a reconocer su valía.
Elise ha sido golpeada desde muy niña por la vida y no tiene ganas de experimentar o provocar más dolor que el que conoce la muerte produce.
Enterrar a tus amados y sobrevivirlos, por siempre, debe volverte loco. Herirlos con una fingida muerte suena hasta malsano....
Te agradezco mucho que me hayas comentado y tu sabes bien por qué, siempre me llenan mucho tus elaboradas reflexiones.
Besos linda y gracias!
----
Carolina: eres Healcar, verdad? Me encanta que sigas viniendo al blog y que te tomes el tiempo de animarme con tus palabras. Mi loco y querido hobbie se alimenta mucho del cariño que las lectoras le dan.
Y, uf! Hubieras visto la risotada maligna que solté cuando me atrapé tecleando la bromita esa sobré Dracula. No la tenía planeada, simplemente surgió y me hizo reír bastante. Que bueno que a ti también.
Cuídate!
----
Mi Coka querida, gracias como siempre por publicarme.
Love, Sissy!

Anónimo dijo...

SISSY,,..ME ENCANTO EL CAPITULO...ME FASCINO LA MADUREZ DE ELISE Y EL DOLOR AL ENTENDER LO QUE SIGNIFICO BELLA PARA EDWARD PERO...ESPERO QUE VALORE EL AMOR PROFUNDO Y DESINTERESADO DE ELISE...QUIZAS EL PRIMER AMOR SEA PARTE DE UNO PERO EL ETERNO .....PUEDE SER ELISE...QUIERO VER FELIZ Y COMPLETO A MI EDWARD....FANTASTICO CAPITULO GRACIAS COKA POR PUBLICAR....LIZZZZ....MEXICO----P.D. NO TENGO NI IDEA POR DONDE VA LA COSA ESO MKE GUSTA ME SORPRENDES GRATAMENTE

sarita celeste barrios barrios dijo...

hola sissy me encanto tu capitulo si elise es muy diferente a bella y me gusta el rumbo que estas llevando saber como esta la familia cullen y saber que va ser edward para convencerla me dejo intrigada solo me queda esperar el próximo capitulo... coka gracias por publicar ustedes dos hacen lindas historias y es fascinante leerlas

althena dijo...

Sissy!!! Feliz de leer otro cap de esta maravillosa historia!!!! Me encanta como Elise nos demuestra su madurez y que a pesar de todo no se quiere convertir por que lo que ella dice o piensa es cierto si tienes ahi la decision tan importante y a la vez sin vuelta atras!!! y Edward al hablar de su gran amor por Bella y ser honesto hacia ella me gusto mucho!! y ahora que vayan a ver a Carlise y los demas me da muchisimas ganas de leer el siguiente cap!!!! al i leyendo hoy pensaba que Edward amo muchisimo a Bella y sin embargo el no deseaba convertirla en vampiro hasta el final el no dejo que ella lo convenciera de hacerlo y sin embargo se que el no soporta que Elise muera que se extinga su luz su sol y ve de que manera puede salvarla o convencerla ahi es como si Edward sin darse cuenta ya nos dijera en verdad sus sentimientos hacia Elise o es lo que creo yo jejjejej kissitos y mil gracias Coka por publicar las historias de Sissy!!!

maty dijo...

hola sissy k te puedo decir el capitulo fantastico en verdad, aun que amo a edward y bella, ahora tambien amo a edward y elise jiji y me senti triste cuando edward le confeso que amo y ama a bella y a ella no, k a ella solo la quiere :( pobre y ademas no kiere convertirse :( pero bueno la entiendo si tu amas a alguien y esa persona no te ama como van a estar juntos por una eternidad :S

te juro que no entiendo por donde va el rumbo de la historia, me hago una suposiciones de lo que va a pasar y zaz!! me cambias las cosas en el siguiente capitulo jajaja pero me sigue gustando y atrapando cada vez mas...

Sissy es un gusto siempre leerte gracias por compartirlo con nosotras y Coka gracias por publicar :D

saludos
maty

Anónimo dijo...

Hola sissy: genial capitulo de verdad,muy buena la manera como Edward le abre su corazon a Elise y le confienza casi todos sus secretos, me encanta su sinceridad y transparencia con ella. Elise reaccionó con madurez como la chica sensata que es,que mas puedo decir?? que como siempre me quede con ganas de mas, y pues la verdad no logro imaginarme Que tanto va a pasar en casa de los cullen cuando cuando conozcan a Elise , ya que siempre va estar el recuerdo de Bella... En fin sera esperar a ver por donde nos lleva tu imaginacion y se que sera genial el desarrollo de esta iglesia.
Felicidades sissy tienes mucho talento.
Gracias Coka por publicar. Las quiero mucho...
Isabella black

Anónimo dijo...

Jejeje perdon por ahi escribi la palabra iglesia y era historia el autocorrector del celular es loco aveces. La aclaracion por si acaso...
Isabella black

Anónimo dijo...

Esta historia es preciosa, me encanta la personalidad de Elise, su honestidad y ese amor incondicional que siente por Edward.Gracias por deleitarnos con estas letras maravillosas cargadas de sentimientos y emociones. Un beso desde España.Maria del Mar

Laura dijo...

Hola Sissy este fue un capitulo de muchas revelaciones y aclaraciones,se nota q Elise piensa bien las cosas antes de hacerlas y yo pense q iva aceptar la propuesta de Edward en convertirla en vampiro pero me equivoque,y en cierta parte es mejor xq todavia ella quiere vivir a su manera y con la enfermedad talvez mas adelante cambie de parecer....y como sera para ella conocer a los Cullen,espero q en ese sentido le vaya bien...y q Edward sepa q Elise y Bella son totalmente diferentes es importante!!!!....muchas gracias x el capitulo!!!