Seguidores

jueves, 3 de marzo de 2011

Mi Secreto- Capitulo 8



Decisiones… La toma de ellas o la falta de las mismas algunas veces está por encima de nosotros. Pero estar perdidos puede llevar a encontrar lo que menos se espera… Así fue para mí, yo huía por falta de determinación sobre un asunto que tenía más de tres años sin poder cerrar; él, él huía de todo para evitar ser la persona que todos esperaban debía ser. A veces, el azar, puede tomar por nosotros la decisión más inconveniente, pero también la más memorable. Mis recuerdos ya viejos hacían constancia de ello.


SUEÑOS

Mi hermano apareció menos de una hora después y alertados por el ruido nos preparamos para ver su reacción.
-Nin, ya llegué. ¿Dónde estás?
-Acá.
En un instante hizo su aparición y su gesto no pudo evitar sorpresa al hallar un chico conmigo en su casa mientras nosotros poníamos nuestra más inocente y encantadora sonrisa.
-Arti, quiero presentarte a un amigo mío, Thomas Pattinson. -Le dije en inglés-.
Mi hermano lo miró de arriba abajo valorándolo con descaro pero respondió con amabilidad.
-Hola, ¿eres amigo de mi hermana? ¿De dónde?
-Hola Arturo, mucho gusto. Tienes una casa encantadora…
Rob actuó fascinante y contó la historia como la habíamos planeado, lo más apegado a la realidad. Afortunadamente, su gracia suavizó a mi hermano poco a poco y hasta sintió la confianza para admitir ser actor, pero incipiente. Lo cual no era una mentira, técnicamente hablando, si limitábamos su historia a “Vanity Fair” y una aparición en “Harry Potter”.
Al parecer, a Arturo le hizo gracia oírlo describir cómo quería ser un actor serio más que comercial, y se portó más accesible y hasta terminó invitándole a cenar con nosotros.
Después de organizarnos en la cocina para elaborar una rápida comida de spaghetti con carne y poner la mesa, el ambiente era completamente relajado para mi tranquilidad.
-Bueno, y… veo cargas tu maleta contigo aún.
-Sí, -se encogió de hombros-, es que tan pronto me desocupé en Los Ángeles, me vine para acá directo del aeropuerto, pero no esperaba que Nin regresara tan tarde; estuve en la calle más de una hora y para cuando llegó yo ya estaba a punto de irme al hotel.
-Ah, entonces ya tienes hospedaje… -dijo mi hermano.
Rob se sonrojó un poco. Yo también lo miré interrogante, ya que no habíamos hablado de eso en realidad ni entre nosotros.
-No, en realidad, no. Aunque sí una buena idea de dónde quedarme en el Gas Lamp Distc. La verdad es que necesito un lugar discreto… La productora me lo pidió así.
Arturo lo miró confundido, esa zona no era precisamente económica y tampoco entendió el por qué de la privacidad.
-Bueno, ¿y ellos están dispuestos a cubrir tus gastos?
-Sí, algo así.
-Mmm…
-Oye, pues… Una de mis vecinas es una señora que tiene propiedades en varias partes y las renta -Miré a mi hermano desconcertada, él nunca se iba con rodeos y sabía andaba tras algo-. Tiene un pequeño departamento sobre su garage en éste mismo fraccionamiento y está desocupado… ¿Cuánto tiempo vas a estar en San Diego?
Los ojos se me abrieron como platos al oírlo. ¡Jamás había esperado eso! Robert también se sorprendió, pero cual fuese su razón, se interesó en la oferta.
-Mi trabajo inicia el mes entrante en Vancouver… Aunque, quizá tenga llamado en quince días en L.A. y puedo llegar por carretera…
-¿Te interesaría le hable y pregunte si está dispuesta a rentártelo?
Robert me miró ininteligible, sea lo que estuviese pensando, se lo guardó muy bien para él.
-Sabes, suena interesante, pero supongo depende del presupuesto.
-Bueno, podría marcarle ahora mismo y averiguar.
Mientras Rob y yo limpiábamos la mesa y mi hermano hacía la llamada, decidí que no podía aguantar más y en susurros lo interrogué.
-Thom, ¿qué es todo esto de quedarte en San Diego? -Él apenas si me miró mientras intentaba averiguar dónde iban las servilletas- Es decir, no es que me moleste, pero; ¿qué no ibas a quedarte con Kris estos días? Pensé que no te iba a volver a ver y ahora estas rentando un cuarto aquí.
Me miró sonriente mientras cerraba un gabinete, sin embargo, le sentí un poco condescendiente al responder.
-¿Nunca has hecho algo impulsivamente?
-Bueno, yo… Algunas veces, si, pero esto es distinto, ¿no?
-¿Por qué habría de ser distinto? Claro, a menos que sientas que me estoy imponiendo y no me quieras por aquí.
Espié a mis espaldas para ver si mi hermano seguía ocupado antes de contestar. Rob me estaba poniendo contra la pared y eso no me importaba, pero tampoco lo entendía.
-No, ése no es el punto. Lo que sucede es que no te entiendo.
-Mira, Kris estaba muy ocupada -le noté un poco de, ¿enojo? al decir eso-, y tengo que respetar su trabajo. Estoy solo en éste país y tú también y pensé que con todo lo vivido, podríamos hacernos compañía mutua. Prometo no asfixiarte, yo también tengo ocuparme de ensayar todos los días, ¿sabes…? Además, vivir como un chico común y corriente otra vez suena muy refrescante.
Yo no hallé como responder a eso, pero tampoco me fiaba de lo dicho. Tenerlo cerca no sería de mucha ayuda para decidirme respecto a Imanol y mi futuro, pero no era como si fuese algo para quejarme tampoco. Lo miré dudosa mientras enjabonaba yo un plato y él se plantaba a mi lado para enjuagarlo y me sonreía brevemente sin decir más. Mi hermano entró a la cocina un par de minutos después con noticias.
-Jodi dice que podría rentártelo si dejas un depósito en caso de reparaciones y que sepas que no cuenta con servicio de aseo. Tendrías que pagar mañana mismo antes de entregarte las llaves. El precio me pareció justo -mencionó una cantidad aceptable- ¿Estas de acuerdo?
Rob se secó las manos un poco antes de contestarle.
-No suena mal, de hecho la compañía me dio efectivo para hacer mis gastos y poder pedir comprobantes. Creo que me alcanza perfectamente para pagar y vivir me saldría más barato si puedo hacer algunas comidas en casa…
A mí se me abrían los ojos desmesuradamente sin poder evitarlo y por eso procuraba de vez en vez mirar hacia el fregadero para ocultar mi reacción al oírles. Imaginarlo cocinando y limpiando nunca había pasado por mi mente, ni si quiera ahora lavando platos juntos.
Mi hermano hizo un gesto muy elocuente y levantó el teléfono para volver a marcar dejándonos solos de nuevo. Rob volvió al agua como si nada y con un evidente diálogo interno que lo hacía sonreír misteriosamente. Me miró y al notar mi expresión de asombro sólo ensanchó la sonrisa y siguió enjuagando trastes. Yo tampoco dije nada, ya habría tiempo para descubrir qué se traía entre manos el actor de cine que estaba jugando a la casita conmigo.
Luego de terminar la cocina entre todos mi hermano nos sorprendió aún más al ofrecerle el sillón de la sala para pasar la noche y amenazarlo alegremente respecto a mí, mientras yo me quería morir de vergüenza y gritaba molesta.
-…Esta es mi casa Thomas, espero que la respetes, y eso incluye a mi hermana. Nada de meterse a su cuarto a mis espaldas, ¿de acuerdo?
-¡Arturo!
-Nada, nada… Tú entiendes, ¿verdad Thom?
Él rió nada incómodo, para pronto enseriarse al notar la expresión de oso grizzli de mi hermano.
-Claro, no te preocupes. Ustedes me han ayudado tanto que no podría defraudarte Arturo.
-De acuerdo… -Y lo palmeó en el hombro aún luciendo un poco amenazador en su gesto-. Jodi dijo que el encargado del fraccionamiento vendrá mañana temprano por el depósito y a darte la llave. Será mejor que todos vayamos a descansar ya.
Por dentro de mi me moría de risa ante la situación que mi hermano planteaba como perro guardián, pero no quise contrariarlo y me despedí de ambos. A partir de mañana, cada día sería único. Si Robert podía ser espontáneo, ¿por qué yo no? No más planes y cada quién con lo suyo.
Ya en la cama un rato después aún reía al recordar que mi hermano había dejado la puerta de su cuarto abierta para poder vigilarnos… Aquello era ridículo, si Arti supiera en realidad quién era Thomas jamás hubiera si quiera considerado que él tuviera ningún interés en meterse entre mis sábanas… Volví a reír ante lo extravagante de la idea y no tardé en dormirme.
Desperté en un total silencio en la casa y con calor entre las piernas. ¡Diablos! Odiaba cuando un buen sueño húmedo era tan real que mi cuerpo se agitaba avivándome y me dejaba a medias justo en la mejor parte. Sentía ese delicioso cosquilleo en mi pecho que se extendía por todo mi cuerpo pidiendo más y frustrada exhalé un largo suspiro al hallarme ya bien despabilada. La factura de la castidad sumaba ya dos años y cada vez era más dolorosa y exasperante. Estaba tan febril, que mi mente voló sin dudar hacia un Robert dormido en el sillón. ¡Ufff! De no ser por mi hermano y su puerta quizá hubiese salido en su búsqueda y usarle para apagar el ansia que me quemaba las entrañas.
Me imaginé en ropa muy distinta a mi pijama de pantalones de yoga y camiseta de tirantes parada a su lado contemplándole descansar plácidamente en la penumbra de la sala. En mi fantasía yo lucía espectacular con piernas interminables y sedosas enfundadas en un breve short de delicada tela cremosa y un busto generoso y bien dibujado bajo la femenina blusita a juego. Tendría la melena algo alborotada pero sensual y me sabría irresistible a sus ojos en cuanto él despertara al sentirme acariciarle y sonreírle seductoramente mientras me mirase embobado y me atrajera hacia él.
Mi mente empezó a maquinar todo un increíble encuentro sexual a partir de ahí, pensando cómo se sentiría cuando me sentara a horcajadas sobre de él y que reaccionara tangiblemente feliz ante mi cuerpo sobre el suyo para luego besarlo profundamente mientras sus manos me recorrieran el torso ansiosas por más… Justo en el momento en que mi verdadera mano bajaba a acariciar mi cálido centro, un ruido afuera de mi recámara crujió y yo me congelé espantada.
La puerta se entreabrió brevemente y yo cerré los ojos bien fuerte acobardada. ¡No, no no…! Esto no estaba pasando en realidad… ¡Dios mío! Y yo con ésta ropa y… y mi aliento… y mi hermano… ¡Nos iba a matar si nos descubría!
-Nin… Nin…
Me horroricé al identificarlo.
Era la voz de Arturo en un susurro.
Casi trago en seco espantada de que me pudiera descubrir haciendo algo tan privado, pero logré seguir congelada fingiendo dormir. Lo sentí esperar un momento en la puerta asegurándose de que en verdad estaba sola en mi cuarto, y luego cerrarla suavemente.
Cuando se marchó, mi cuerpo se destensó al instante y rápidamente saqué la mano de mis pantalones donde me había sorprendido Arturo -¡Maldita sea si vuelvo a dejarme llevar por una calentura mientras esté aquí!-. Pensé mientras suspiraba entre asustada y enojada conmigo misma; me giré en la cama, me eché la almohada en la cabeza con rudeza y me revolví inquieta.
-Duérmete, idiota- Me ordené en voz alta pero amortiguada bajo el cojín y de verdad lo intenté; pero después de semejante experiencia no fue sino hasta las seis de la mañana que lo logré, sólo para oír el odioso despertador una hora después. El día no iba a empezar como yo lo había pensado.

---------------------------------------------------------
Es imposible no inspirarse después de leer el capítulo 13 de las “Crónicas Universitarias”.
Sissy





12 comentarios:

Camila dijo...

Sissy, te quedo hermoso... que quiero jugar a la casita con Rob y esa calentura sutil me encanto, el hermano es un divino pero algo despistado el pobre, será que alguien no reconoce esta "Cosita Rica de Rob".

Gracias Sissy, cuando puedas déjanos otro saludito en el CBOX, besos para ti y la Vamprincesita ^_^ Deseando que toda este bien por tu casa.

LISY dijo...

Tan encantador Robert aceptando la ayuda de Arturo solo pare quedarse cerca de Nim, aunque va e tener que cosinar para que le alcance el presupuesto.

Mañana no tendran a Art vigilandolos durante todo el dia, ja ja ja..

Buen capitulo Sissi, Cariño.

Espero que te encuentres bien y tu bebe este muy activa para que venga al mundo con mucha salud.

Besos y abrazos,

LISY

black19 dijo...

me gusto el capi la verdad no e leido toda la historia pero me voy a poner al corriente enseguida muchas felicidades que todo salga bien estaremos pidiendo por ti y tu bebe cuidate mucho y gracias por tu tiempo

Leticia dijo...

Sissy Gracias por seguir escribiendo!!!! Me encanto el capitulo, estubo genial. Hayyyyy yo pense que era Edward el que entraba jajajaj, no puedo esperar el proximo capitulo!!!!

Anónimo dijo...

ME ENCANTA ESTA HISTORIAAA!!! ESPERO QUE NO DEJES DE ESCRIBIRLA!!
COKA SOY MARIA VERONICA DE VENEZUELA POR FIN PUDE DEJAR MI COMENTARIO! GRACIAS POR ESTAS MARAVILLOSAS HISTORIAS, TODAS SON MUY TALENTOSAS FELICIDADES

Ro_Lizzy dijo...

Realmente creo que nuestro vampiro perfecto se trama algo pero no se porque mi mente cochina cree que se parece bastante a lo que nin hacia tan temprano.
Espero ansiosa el próximo capitulo porque de verdad este ha quedado muy intrigante.
Cuidate mucho y nos leemos siempre...
http://miangelpersonal.blogspot.com/

coki cullen dijo...

jajajja me encanto! imaginarme las caras de nin mientras el le decia al hermano! jajajaajja buenisimo....
y lo de la calentura genial...quien no se imaginaria (y desearia)eso teniendo a robert en el salon! vamos yo me hubiera arriesgado a ir..jajaajajajaj

Anónimo dijo...

Me encanta, toda la historia. Ya estoy impaciente por lo que deparara el nuevo día, en un nuevo capítulo.
Espero que estes mejor, y tu bebe este muy bien.
Besos desde España

shalom dijo...

ohh sissy al fin el internet me deja abrir la pg de comentarios... me encanto el capitulo esta re lindo solo que no se como nin pudo dormir con semejante especimen tan serca de su cuarto.... y bueno de dormir y soñar todas soñariamos eso y mas con el tan serquita... y particularmente yo gatearia.. asi me gane la sra de las broncas con mi hermanito... :P
mi sissy espero estes muy bien... dale un besote a la pansita de mi parte.. esa vamprincesita debe estar ya anciosa de salir a deleitarnos con su linda precensia... cuidatenos mucho recuerda que te queremos todas aqui.. un besote y abrazo grante...
att:shalom

Cynthia dijo...

Está maravilloso Sissy,de verdad que me gusta cada vez más esta historia,qué pasará entre ellos??Dioss muero de ganas!!!Espero ansiosa el siguiente y el de Crónicas Universitarias!!Besos

bell.mary dijo...

Magnifico capitulo casi me da un infarto yo crei que era Rob el que entraba pero nada era el hermano sobreprotector, mira que dejar la puerta abierta para cuidarlos jaja.
Haber que sucede ahora que Rob piensa pasar unos dias en San Diego y sobre todo cerca de ella...
Saludos y besitos.

angela dijo...

uff uff que capitulazo jaja xD ajaa la pillaron infragantee jeje menos mal que se hizo la paisa,.,. jeje