Seguidores

jueves, 12 de enero de 2012

Alfombra Roja 15


Mi historia comienza con un loco sueño que nos llevo a mi y Alexa a juntar peso a peso para estar en la alfombra roja en el estreno de Eclipse, solo para conocer al hombre de nuestros sueños, estariamos alli para verlo pasar, para mirarlo todo lo que duraran esos 10 segundos, todo el esfuerzo lo valian esos 10 segundos, aveces la vida es eterna en 10 segundos.
Pero algo cambio todo, algo que hice lo cambio todo, cambio el curso de mi vida para siempre, y debo agregar que no me arrepiento de nada

EN SU COMPAÑÍA




Ni loca me bañaría desnuda contigo, ¡olvídalo!, pensé. Estaba más blanca que Gaspar (el fantasmita) y no me había depilado a conciencia para estar paseándome sin ropa. Con Gerónimo no importaba porque mi relación con él era casi de hermanos…mmm…bueno salvo que estaba de infarto y que le pedí que me quitara el lastre de la virginidad, con él no me pasaba eso de volverme idiota con solo aparecer en mi presencia.

Si me decidía a que algo sucediera debía estar absolutamente impecable y no era esa la ocasión. Entonces me reí me imaginandome como bella, mientras se depilaba frenetica en su luna de miel cuando llego a la isla. ¡Basta de encontrar semejanzas!, ¡que pasa contigo!, el tipo va a salir corriendo cuando se de cuenta que estas chiflada.
Me quede sentada allí en la entrada de la casa, esperando a que Robert saliera y estuviera presentable, no quería “aun” ver mas allá de lo que debía, no estaba preparada sicológicamente aunque seguro que nunca lo estaría. Luego de unos 20 minutos, él apareció en traje de baño en la puerta.


-Es un lujo este clima, el agua estaba exquisita, ¿Por qué no fuiste?- me preguntó y luego se sentó a mi lado sacudiendo el agua de su pelo.

-Porque no me iba a bañar sin ropa a los dos minutos de haberte perdonado, no soy una loquita como tú crees, o bueno tan loquita mejor dicho- respondí muy orgullosa de mi cordura hasta en los momentos mas difíciles.

-Pero si aquí hay trajes de baño mujer, en realidad hay de todo, yo pedí que los trajeran- dijo muy resuelto.

Que rabia él estaba seguro que yo lo perdonaría y que pasaría el fin de semana retozando junto a él como en la laguna azul.

-Que bien pensado lo tienes todo, ¿que pasa si te digo que ahora mismo me quiero ir al aeropuerto?- dije amenazándolo.

-Que ni quieres, ni puedes-me dijo riendo.

-¡¡Que no!!, pues ahora mismo aquí te quedas- dije y baje corriendo en dirección al muelle, dispuesta a darle un gran susto.

Corrí como nunca y no lo sentí venir, mientras bajaba al muelle mi celular sonó, lo que me impresiono porque llevaba una semana sin él y me había acostumbrado a no tenerlo. Era un número extraño en el visor, sentí miedo de que fuera algún paparazzi esperando averiguar dónde estaba. El teléfono volvió a sonar, y tímidamente decidí contestar.

-Dime la verdad, ¿Te quieres ir?, ¿o es solo para que baje a por ti?- dijo una voz que no me costó reconocer, era Robert. Todo era una locura, de pronto él llamándome a mi celular como cualquier persona, debía escribir mis memorias para cuando todo esto acabara, ya que nadie, nadie lo creería jamás.

-Me quiero ir, porque ya fue suficiente- dije escuetamente.

-¿Suficiente de mí?- respondió, y yo pensé, jamás sería suficiente de él, solo era suficiente de soñar que esto podía ser verdad, todo mi cuerpo se estremeció de puro miedo.

-Coka, voy bajando, pero las llaves están puestas en la lancha, si de verdad te quieres ir…vete, yo lo entiendo, esta locura es insoportable para cualquiera. Él sabía justo lo que yo estaba pensando- pero si quieres te puedes quedar y hacer feliz a este pobre hombre sin vida propia, que solo quiere tener a alguien que de verdad le diga las verdades por dolorosas que estas sean, vamos lo que tú haces conmigo todo el tiempo.

Entonces ya en el muelle madure la idea de irme, no tenía ni idea de utilizar un GPS, tal vez no llegaría a ninguna parte y quedaría flotando a mar abierto, Robert me encontraría y nuevamente se reiría de mi, ¡pero qué diablos, debía irme!, quedarme era dejar mi corazón a merced de una ilusión que tenia fecha de vencimiento, después de él quien podría reemplazarlo, nadie, nadie jamás…debía huir.

Entre en la lancha y me senté, en medio de la noche, mire el mar, mire la casa y no pude arrancar, era débil, quería estar ahí, ¡porque maldita sea, si debía irme!, entonces me puse a llorar por no poder ser mas fuerte y dejar todo atrás, por no poder olvidar que amaba a ese hombre como una loca y seguir teniendo ese sueño imposible. Odiaba ser débil.

Las pisadas de Robert eran cada vez más sonoras, estaba cerca, era ahora o nunca. Hasta que por fin él llego al embarcadero.

-¿Porque lloras?- pregunto muy preocupado- no estés asustada yo jamás te haría daño, aquí no pasara nada que tu no quieras.

-Si lo sé, no digas mas esas estupideces, porque me hacen parecer mas patética, pobrecilla llorando por su virginidad, mi pena nada tiene que ver con eso- dije sollozando.

Entonces él calló.

-El problema es que si quiero quedarme, es que si quiero que seas el primero en mi vida, vamos que me muero porque seas tú, pero sé que no me merezco esto, ¿Quién soy yo?, ¿Quién seré para ti después que todo esto acabe?, solo un recuerdo insignificante, yo tampoco no sé quién eres de verdad, se de ti solo lo que tú has querido que sepamos y tal vez eres un sádico, o un sátiro, o quien sabe que otra cosa y yo aquí te tengo en una nube, y sé que me caeré, porque estoy tan alto ahora mismo, que si reboto tendré suerte- dije y continúe llorando.

-¿Un sádico?, ¿un sátiro?, menos mal que no dijiste un pedófilo, Dios mío, Coka tienes una imaginación, no soy mas que lo que ves, soy tan simple que aburro, de verdad, cuando dicen que soy una persona fascinante, solo me rió, porque está claro que el que escribió eso, no tiene idea quien soy- me dijo y tomo mis manos- Yo solo quiero estar aquí y conocerte un poco mas, no espero ni planifico mas que eso, me gustas y lo sabes, tu si eres apasionante, jamás sabré porque huyes de mi de esta manera, mientras las otras me persiguen frenéticamente, eso quieras o no intriga.

-¡Que vergüenza!, ahora estoy aquí llorando e intentando explicarte porque estoy tan enamorada de ti, Ufff, ni aunque lo hubiese planificado podría ser mas patética- me reí y volví a llorar.

-¿Estas enamorada de mi?, si pensé que al que amabas era al rubio desabrido- dijo y ambos nos reímos.

-No es tan desabrido, recuerda que lo vi en calzoncillos- le dije a Robert pero esto pareció no hacerle chiste.

-¿En calzoncillos?, ¿porque si una vez acostados en la misma cama, nadie los veía?- pregunto serio, mas serio que lo que yo hubiese querido.

-Eh…él dormía así, que quieres que hiciera- le dije un poco temerosa.

-Que le dijeras que si no tenía un pijama, o que lo obligaras a ponérselo- dijo molesto de verdad...

Entonces me quede en silencio. Y otra vez me acorde de Edward cuando le pregunta a Bella si Jacob esta pobre de camisas que siempre va con el torso desnudo. Yo ya estaba completamente loca...

-¿En qué momento dejamos de reírnos?- pregunte y note que de verdad se había enojado, sus brazos estaban sobre su pecho.

-¿Nos vamos entonces?- le pregunte mas que tímida y sin mirarlo porque mi cara estaba hinchada por el llanto.

-No, bueno, no si no quieres…solo es que...- y apretó la mandíbula- cuando vea a ese caradura le romperé su hermosa cara, lo juro. No sabe como respetar a una niña.

“niña”, pensé…

-Vamos, que debo preparar la cena- dijo y tomo mi mano húmeda de lágrimas, el contacto lo saco de su furia.

-Coka, no estoy enojado contigo, solo pienso en lo que te pudo haber pasado durmiendo al lado de un tipo casi desnudo, no es tu culpa, es él que fue demasiado lejos y me va a escuchar o no le pagaremos ni el pasaje de vuelta- me dijo para luego besar mi frente y ayudarme a salir del bote.

Mientras subíamos, recordaba cuando le pedí a Gerónimo que por favor me hiciera el amor, y maldije mis ocurrencias, esto sacaría chispas, lo sabía, lo mejor era dejarme de estupideces y empezar a perdonarme y pasarla lo mejor posible el tiempo que tuviera con el hombre de mis sueños.

Horas mas tarde en la cocina…


Él había cocinado una carne flameada con guarnición de papas fritas y ensaladas varias, todo lo anterior estaba llegar y calentar, estaba claro que él había pedido que todo estuviera listo para la ocasión. Ambos conversábamos alegremente sobre las cosas divertidas de la vida, y de las anécdotas mas graciosas que él había vivido estos tres años, como por ejemplo que siempre perdiera sus calzoncillos en todas las lavanderías de los hoteles, que siempre las chicas lo besaran al menor descuido, aunque él no quisiera y de cómo una chica lo rechazo por estar muy ebrio una noche de juerga en un bar.

-No me quiso ni dar el teléfono, por mas que le suplique, lo mas divertido es que se presentó al día siguiente en el plato de Luna nueva, exigiendo hablar conmigo, estaba tan convencida que era o seria mi futura novia que hablo con todo el que se le cruzo diciendo que éramos novios, bueno te imaginaras la risa de los chicos de producción que saben de mis locuras cuando estoy ebrio, finalmente hablamos y yo no recordaba nada de ella, vagamente el haberle rogado a alguien para que se fuera conmigo a mi departamento pero nada mas, bueno la chica me dijo que venía ahora para saber si aun quería su número telefónico porque ese día se iba de la ciudad y seria mi última oportunidad, yo miraba a la chica que aunque divertida y con personalidad (que es como le gustan las chicas), no era de mi gusto para nada, sabes algo gordita y para nada agraciada, entonces le di las gracias por acordarse de mí pero que le mentí diciéndole que tenia novia y que había sido una locura de noche de borrachera, ¿sabes lo que me dijo la chica?

-No- pregunte entre risas...

-Pues si me hubiese acostado contigo, otro gallo te cantaría galán, porque muy Robert Pattinson serás, igual tendría que casarte conmigo porque soy menor de edad y en Canada eso es un delito, asi que ya sabes estas de suerte, te salvaste por un pelo de irte a la carcel- dijo Robert soltando la risa de manera explosiva.

Uff, yo guarde mis pensamientos, porque yo que apenas pasaba los 18, con mis 19 recién cumplidos.

-¿Que edad tenia ella?- pregunte sin dejar de sonreír para que él no lo notara.

-19 años, una niña, luego me entere que en Canada la mayoria de edad es a los 21 años, por lo que cai en cuenta que la chica practicamente me salvo el pellejo cuando me rechazo- dijo y se sirvió otro vaso de Whisky con hielo.

-¿Bueno Kristen tenía menos que eso cuando la conociste no?, ¿18 creo que eran?- dije y él dejo de sonreír.

-¿Ahora eres tú la que quiere hablar de ella?- pregunto- No es bueno que uno hable de sus ex con su futura novia, por lo menos eso dice la revista Cosmopolitan, jajajaj...- dijo otra vez sonriendo.

-¿Estas pensando en que sea tu futura novia?- le dije sin pasar mi pregunta por el catalizador, como suelo hacerlo por lo general.

-Mmm, eso creo…no sé, ¿que quieres ser tu?, ¿seremos lo que tú quieras?- dijo y me miro en silencio.

Entonces evoque esos momentos cuando soñaba con él, en esas noches interminables en que escribía para él, y me reí de lo patética que era. Entonces me decidí a confesar algo más…

-¿Sabes que tengo un blog sobre Crepúsculo y tu eres el tema principal?-en el momento que lo decía ya me había arrepentido.

-¿¿De verdad??, quiero verlo!!!- dijo entusiasmado.

-Jamás lo veras, nunca mas, ya le pedí a Alexa que lo eliminara- dije parando cualquier intensión de averiguar algo mas

-Que loca eres, ya lo vi, y lo leí entero, ¿no sabes acaso que mi afición por internet es media obsesiva?, cuando supe de ti por el informe ese, lo primero que vi es que tenias un blog con historias y las leí todas- me dijo alzando las cejas varias veces.

-No te creo- dije resuelta, pero tiritando.

-Mira, las que se apegan a la trama no son tan entretenidas como esa que se llama, algo de la cacería del vampiro no se que, bueno se trata de que tú y tu amiga me secuestran, ¿o no?- dijo Rob como intentando recordar mientras metía sus dedos en el trago para mover los hielos.

Mis labios se enfriaron a punto de congelación.

-¿De verdad serian capaces de secuestrarme?, debo decir que al principio me divirtió pero cuando rebelaste que era vampiro de verdad lo encontré genial, la Kristen que describiste se parece mucho a la real, aunque que yo sepa con Taylor jamás me puso los cuernos o eso espero, los quiero a ambos demasiado y sería un golpe duro- siguió pensando en voz alta.

Yo seguía congelada, aunque no sin notar que nuevamente hablábamos de ella.

-¿De donde sacas esas ideas?, ¿solo las imaginas o son inspiradas en otras historias?- pregunto y esta vez espero una respuesta.

Yo seguía lívida.

-¿Que te pasa ahora?, ¿dije algo incorrecto?- me tomo de la mano.

-Nada, nada…no pensé que estuvieras al tanto de mi blog- respondí muerta de vergüenza.

-Fue eso precisamente lo que me impulso a conocerte, de verdad tienes talento, eres entretenida y logras envolver con tu relato, has pensado en escribir algo mas?- me dijo de verdad convencido.

-¡Basta!, por favor hablemos de otra cosa- le dije y me moví de la mesa para ir hacia la terraza

Él me siguió automáticamente.

-¿De verdad te molesto?- pregunto Robert dudando.

-No, pero hablemos de otra cosa, por favor- le dije mirando hacia el mar para que no viera que otra vez estaba a punto de salir corriendo de pura vergüenza

Él me tomo la mano y se acerco a mí lo suficiente para que mis rodillas comenzaran a temblar.

-¿Puedo besarte?- me dijo mirándome a los ojos

-Si- dije sin saber que mas agregar, la pregunta estaba francamente de más.

Él me apretó por la cintura y yo sentí su corazón latir agitado contra él mío, ¿era posible que le agitara besarme?, esto era de verdad el mas dulce de los sueños. Mientras mas se acercaba a mí, su boca se deleitaba besando y succionando mis labios, y yo levitaba.

Estaba nerviosa, pensaba si este sería el momento, si esta noche seria la más hermosa e inolvidable de mi vida, imaginaba y soñaba, intentaba crear la escena en mi mente de los pasos que me llevarían a transformarme en mujer… su mujer. Robert apretaba y soltaba, tomaba mi nuca y deslizaba su mano por la espalda hasta mi cintura cada vez de manera mas apasionada.

-Te quiero…-dije y luego me horrorice por mi patética honestidad.

-Linda, yo también te empiezo a querer- dijo y yo creí morir.

-¿Tienes miedo?- me dijo

Y esta vez fui yo la que no pude evitar soltar una carcajada…

-No solo temo que desaparezcas, y no te rías porque es verdad-le solté muerta de la risa.

-Bueno en este caso el león no soy yo está claro, y tu menos una ovejita…- dijo sonriendo.

Esa noche recién empezaba y yo ya no caminaba sobre la tierra, mis pies estaban flotando anclados al corazón de ese hombre que podía volver loca hasta a las más cuerdas de las mujeres….

_______________________________________________
Yo misma estoy flotando, chicas ya se acerca el momento y creanmelo sera inolvidable, este capitulo va dedicado de todo corazón a Marianita Suarez, dulce Vamprincesa que siempre esta para subir el animo hasta en mis días mas tristes. Gracias querida.-

9 comentarios:

lisy dijo...

Que celoso se puso Robert de Jeronimo, le calo muy dentro. Y la historia de la chica que dijo ser su novia, fue divertida, menor de edad...ja ja ja...parece que ella no leyo los libros ni vio las peliculas para saber las edades de los actores.

Ese beso lo tendras que describir mas en el proximo capitulo, Coka!
y lo que sigue de alli.

Besos y abrazos,

LISY

Sissy dijo...

Oye!!!
¿Cómo?
¿Cuándo?
¿Quéeeeee?
¿Cómo estuvo que me perdí eso de que Coka le rogó a Gerónimo le quitara su virginidad???????? WHAT DA FU***K???
Puff! Mujer! Qué susto!
Pero bueno, lo mejor es que no pasó a nada, más que como decimos acá en México, sólo se dio un buen "taco de ojo" con el rubio desabrido (ja ja ja) en calzoncillos.
Ay, ésta pequeña Coka! Bueno, como dijo Robert, es una niña y nada más se hace líos con lo que siente en su corazón y que le saca a su mundo de la órbita por completo.
Tssss! Perderse de nadar con él... NOOOO!!! Yo sí que saltaba al agua con camiseta para que le diera a él por quitármela... ¡JA JA JA!!! Upss! Estoy desatada amiga! Pero es que me recordó mucho a mí tu "Coka" a cuando era yo más chica. Je je... Si uno hubiese sabido más de la vida.... JAJAJAJA!!!
Ya! Mejor le paro, pero me encantó el capi.
Abrazos y cariños:
Sissy

JOANA JUAREZ dijo...

Coka me has dejado en ascuas por favor no tardes en escribir el proximo capitulo,ha sido super intenso,y te aseguro que yo flotaba contigo,un besazo.

bell.mary dijo...

Hola Coka excelente capitulo me encanto sobre todo cuando Robert se puso celoso de Geronimo, y ni que decir de la historia de la chica del bar me dio risa, primero no queria nada y luego hasta fue exigiendo que la dejaran hablar con el , pero lo que mas me encanto fue cuando el te dice que el sera lo que tu quieras que el sea, por Dios cualquiera dariamos lo que fuera por vivir esa escena jajajajajajaja
En serio Coka es una excelente historia y sin duda se viene un muy buen capitulo esperando ya el momento y por supuesto que sera memorable, me muero por leer el siguiente capitulo, se que sera genial..........
Besos y cuidate mucho.....Gracias por la historia.

Anónimo dijo...

Puffff te pasasteee!! Increible el capitulo!! Me encantaron sus celooos!! Me encanta esta historia!! Increible trabajo! Gracias por lo que haces! Eres la mejor! Saludos
Ma Veronica.

Anónimo dijo...

uyyyyy que emocion ay coka es perfecto:D

Anónimo dijo...

muy buen capitulo increible
pero tengo una consulta que paso con la historia "ANGEL" era una historia buenisima y con solo dos capitulos quede muy enganchada volveran a escribirla o ya no la haran seria genial que la retomaran

Leticia dijo...

Wuow, wuow y más wuow!!!!!
Super genial Coka, me encantó este capi, te lo juro, me encanta cuando Robert se pone todo celoso (a mi no me importaría que me cele ;-)) y la parte donde hablas del blog jajajaj Super! 'La cacería del vampiro no se que' juajuajua XD esa parte me encantó!!!
Besotes y nos leemos después.

kdekrizia dijo...

Alfombra roja está cada vez mejor, me gusta como enlazas las ideas y mezclas situaciones. Menudos son los dos en estas situaciones. Esperare el siguiente capítulo.Besos.