Seguidores

martes, 27 de agosto de 2013

Alfombra Roja- Capitulo 24



Mi historia comienza con un loco sueño que nos llevo a mi y Alexa a juntar peso a peso para estar en la alfombra roja en el estreno de Eclipse, solo para conocer al hombre de nuestros sueños, estariamos alli para verlo pasar, para mirarlo todo lo que duraran esos 10 segundos, todo el esfuerzo lo valian esos 10 segundos, aveces la vida es eterna en 10 segundos.

Pero algo cambio todo, algo que hice lo cambio todo, cambio el curso de mi vida para siempre, y debo agregar que no me arrepiento de nada

BASTA YA!
capitulo con Lemon


La mañana fue realmente hermosa, los miedos se esfumaron, por fin éramos solo él y yo sin secretos que pudieran alejarnos, estaba dispuesta a soportar lo que viniera, ya nada detendría este amor, ni ella con todo su veneno, ni las miles de fans que no nos veían con buenos ojos, nadie nunca más podría interferir, lo nuestro era a prueba de las balas más rápidas y peligrosas que pudieran existir.

Fui la primera en despertar y lo observe embelesada mientras dormía, esa incipiente barba que tantos problemas habían causado a los maquilladores de twilight, sus labios de un rosa intenso imposible de definir descansaban relajados como esperando un beso, sus largas y tupidas pestañas y sus espesas cejas,… “perfecto” era lo único que se me ocurría, quería besarlo suavemente en toda la cara, pero sabía que si lo hacía, él se despertaría, entonces tuve una loca ocurrencia, cogí el celular que me había devuelto y le tome una foto, con tan mala suerte que el click del obturador lo despertó. Ahí estaban esos ojos de un verde azulado, anonadándose con toda su hermosura.

-¿Qué haces bella durmiente?, o mejor dicho, bella adolescente- dijo cerrando los ojos y sonriendo.

-Pesado-dije y él me abrazo enredando mis piernas con las suyas, peludas y largas.

-Suéltame o grito- le advertí sabiendo que lo que venía era una sesión de cosquillas tremendas, pero esta vez me equivoque.

-Pues sí que vas a gritar, ya verás- me dijo y se puso sobre mi rápidamente y de un solo movimiento ya estaba dentro de mí con esa mirada de posesión que acompañaba siempre su primer embiste

-Eres tan mía, que tu cuerpo no se resiste, es como si estuvieras hecha para mí- dijo y comenzó su exquisito bamboleo.

Yo gemía, mientras Rob me balbuceaba frases al oído que sabía que ponían a mil, así nos pasamos gran parte de la mañana hasta que el telefonillo del velador grito desde su rincón, nosotros estábamos en nuestra segunda sesión amatoria y él había decidido probar posturas un poco más atrevidas, siempre con la mayor de las suavidades, por lo que contestar en ese momento era más bien complicado.

Cuando pudimos estar disponibles, decidió consultar al registro del teléfono y devolver las llamadas que entraron durante esa mañana. Supe que era Rose nuevamente al teléfono porque él adquirió un tono serio y profesional.

-Ok, ok, estaré en 30 minutos- dijo y corto.

-Gatita, me tengo que ir, estaré en locación y luego por la tarde revisando guiones y tomas con la producción. ¿Nos vemos para la cena?, lo siento pero había olvidado que la grabación comenzaría temprano hoy, me confundí- dijo Rob disculpándose y también lamentando tener que separarse.

-¿Gatita?, ¿desde cuándo me llamas así?- pensé

-Me gusta como ronroneas cuando te hago el amor, ¿no se?, se me ocurrió, solo vino a mí- dijo.

-Cursi- dije para molestarlo

-Sí, hasta la muerte, pero no se lo cuentes a nadie, solo lo hago cuando estoy enamorado; eso podría acabar con mi fama de macho Alfa- dijo Rob mientras se paseaba desnudo por la habitación buscando el pantalón del pijama.

-¡No tienes fama de macho Alfa!- le grite

-¿No?- dijo asombrado

-No, más bien eres para las chicas todo eso que dijiste que no le cuente a nadie- le dije riéndome entre dientes.

Él se acercó y me beso apasionadamente para salir corriendo a la ducha. Treinta minutos después me despedía de él en la puerta de la habitación.

-Si quieres puedes ir a conocer el pueblo, aquí no pasa nada, te diría que fueras con Rose, pero sé que tú y ella no se llevan,… mmm… puede que alguien del elenco esté disponible, pregunto y te aviso por el móvil- dijo haciendo la señal del teléfono con la mano.

-Ok, cuídate- le dije y le volví a robar un beso antes de perderlo por ese día.

Una vez sola en la habitación, decidí tomar un baño de tina y me prepare para tener una tarde muy relajada, no pensaba salir del hotel, así que nada me apuraba, luego aburrida decidí buscar en internet “Robert Pattinson”, como lo hacía siempre antes que esta locura me alcanzara, esperando a ver si aparecía mi nombre por algún lado, me encontré con quince millones de entradas, casi se me cae la boca al suelo, cuando leí el primer links, que rezaba “la nueva novia de Robert Pattinson, atacada por sus fans en el aeropuerto de Brasil”, era un video amateur tomado tal vez por un móvil, ahí estaba yo gritando e intentando zafarme de los tirones que me daban de todos lados y Robert, empujando con toda su alma a las chicas que parecían poseídas por alguna fuerza maligna, a pesar de su cara de horror y de algunas de ellas que lo abrazaban e intentaban besarlo, él no soltaba mi mano y con la otra alejaba desesperado a las locas fans que sin piedad me movían de un lado para otro, ni luces de Bill el guardaespaldas, seguramente fue el momento en corrió por ayuda, por largos tres minutos eso fue una real locura, vi en vivo y en directo como me iban despojando de la ropa a mí y más lentamente a Robert pero con el mismo entusiasmo. 

La chica que me había tomado por el gorro jalaba mi pelo sin piedad, lo más impresionante era su cara de odio estoy segura que de haber tenido un arma me suelta dos balazos en la cabeza de buena gana.

Quede en shock al ver cuánto odio me tenían sus más acérrimas fans.

-Dios mío, si me encuentran por ahí, no tendrán piedad de mi- pensé aterrada, en esto sonó el timbre de la habitación y casi pego un grito del miedo.

Cuando abrí la puerta vi a Taylor Lautner parado frente a mí con un jockey y su hermosa sonrisa.

-¿Te asuste?, me dijo y volvió a sonreír. (¡Chico deja ya de sonreír por dios!)- pensé

-Eh, estaba un poco ensimismada en mis cosas- me disculpe.

Le deje entrar y me dijo que Robert le había pedido que me acompañara a dar un paseo por el pueblo o donde yo quisiera ir. Me pareció un gesto muy amable de su parte.

-Sabes, mmm… no sé si realmente es buena idea- en  mi cabeza el video del ataque estaban presentes una y otra vez como un sinfín.

-No pasa nada, aquí es muy tranquilo, somos casi de la casa- me dijo tranquilizándome Tay.
Claro si lo agarraban no sería para patearle el trasero, agarrárselo quizás, pero no para pateárselo eso era seguro.

-Eh, no sé...- dije sin querer rebelar el real motivo de mi negativa.

-No te preocupes, nadie te tocara, te lo juro- me dijo y levanto la mano en señal de promesa, lo ame el triple, además de lindo, bueno era todo un caballero.

-Está bien, bajo tu responsabilidad- respondí no muy segura de mi decisión.

-Si Sr, sr- dijo y se cuadro divertidamente como los soldados.

-¿Te vestirás o vamos así , porque eso sí sería una buena noticia en los periódicos- dijo señalando mi bata.

¡Ups! no había notado que lo había recibido solo con la bata y completamente desnuda debajo de ella.

-Perdona- dije y salí corriendo al cuarto.

-Tranquila a mí no me molesta, ya he visto a un par de chicas desnudas- dijo bromeando.

“Un par”, si claro una centena seguro, pensé. El chico era un cañón seguro que debían entrarle a saco de todo tipo de mujeres, peques, adolescentes, mayores y bastante creciditas también.

Salí con buzo, capota y lentes, cuando Taylor me vio así sólo sonrió y yo sabía porque, se reía de mi inseguridad

-¿qué es lo que te preocupa?- me dijo frontalmente.

-¿nada por?-conteste evadiéndolo.

-cuando te dije que nada te pasara, no te mentí – me recrimino por no confiar en él.

-Ok- le dije y me baje la capota en señal de confianza. Partimos caminando por la calle sin rumbo conocido.

Me pregunto si estaba así por lo del aeropuerto y le dije que en parte por eso, pero sobre todo por el futuro, por lo que las fans pudieran hacerme en venganza por desarmar ese amor tan idílico que ellas habían venerado, Taylor me dijo que mientras antes se aclarara que Robert y kristen ya no estaban juntos sería mucho mejor y ellas se irían acostumbrando poco a poco, no les quedaba otra cosa.

Intentaba asimilar que su pensamiento era correcto, pero aún estaba muy asustada. Mientras caminábamos él me contaba de algunas anécdotas con las fans que él recordaba, como para que me relajara y me riera a sus expensas.

-Sabes una vez después de largas y extendidas sesiones de promoción en Paris, llegue a mi hotel y me dirigí a mi pieza para encontrarme con una chica desnuda dentro de mi cama, que me explico tranquilamente que yo sería su regalo de cumpleaños- me dijo sin mirarme asumo que la historia le avergonzaba.

- ¿qué paso?- pregunte intrigada.

-Tuvimos un buen festejo ella y yo esa noche- … nooooooo- volvió a reírse- fui al cuarto de baño, saque una bata y le pedí que se vistiera, en ese momento ella abrió la cama y lo que vi me dejo helado.

-¿Qué?-seguía mas intrigada aun.

-El cuerpo más perfecto que había visto, seguro era resultado de alguna que otra cirugía pero aunque fuera asi, ya no podía retractarme, ella tampoco pasaba de los dieciocho, y yo menos, me contuve sabes, aunque hasta el día de hoy no la olvido, no puedo, esa imagen la tendré grabada de por vida, jajaja soy un libidinoso, ¿no?…jajaja, bueno soy un hombre al fin y al cabo.

-Búscala- le dije resuelta.

-Nooo, que voy a decirle, ¿sabes hace dos años en Paris, estuviste en mi habitación desnuda y no dejo de pensar en follarte desde entonces?, jajaja, noooo- dijo riéndose sonoramente una vez más- seria patético.

Me calle y pensé, ¿cuantas cosas le abran pasado a Rob también?, ¿y cuantas habrá aceptado callando? ; Me molesto la idea e intente pensar en otra cosa.


Mas tarde...


Almorzamos en un lugar pequeño y muy tranquilo, conversamos de la vida y lo que era convivir con la fama, por lo que pude concluir el chico tenía una vida bastante relajada fuera de la locura de Twilight y pasaba su tiempo entre sus deportes, sus amigos y su familia

-¿Cómo lo haces para sacudirte la fama y que esta te deje vivir?, ¿por ejemplo para salir tranquilo con una chica?- le pregunte intentando obtener respuestas que me ayudaran a planificar una forma de actuar tranquila y segura.

-Sólo lo hago, evito multitudes por supuesto, no soy un loco como Rob que insiste en arriesgarse e eventos masivos y karaoke en cualquier bar – dijo riéndose de su amigo.

-¿Debe ser molesto para tus novias no poder ir a ningún lado?- seguí preguntando.

-Por lo general no salgo de casa con las chicas- dijo serio.

Me reí por lo bajó sin querer agregar que yo con tamaño novio tampoco saldría de casa, cuando entendió mis risas sarcásticas se adelantó a mis conclusiones aclarándome que no era el casanova que habían pintado los medios y que era bastante formal en sus relaciones, agrego que sólo Sara Hicks había llegado a ser su novia, las demás no habían sido hasta el momento nada tan importante.

-¿Pero y Taylor Swift?, pensé que tú y ella...- le dije intrigada nuevamente.

- No ella es algo, uff,… "extraña", compleja, como decirlo sin ofenderla, bastante difícil. Prefiero olvidar esa etapa- dijo arrugando la nariz risueño.

- Pero, ¿Lily Collins? Y ¿Selena?- seguí

-Lo de Lily fue sólo promocional, un arreglo de la producción, aunque es una chica muy agradable y tierna, no es mi tipo, ¿sabes?, sus cejas …, no me acaban de convencer, son más tupidas que las mías, Selena si me gustaba, pero ella buscaba una relación más sería de lo que yo podía ofrecerle con 17 años, ella está siempre sola por lo de su carrera musical llena de obligaciones y quiere un chico que este ahí siempre, un perrito faldero y yo no puedo ser eso.

-¡Claro tu eres un lobo!- dije y él soltó a reír a carcajadas.

Cuando estábamos a pocas cuadras del hotel un grupo de chicas nos intersecto de improviso y me sobresalte, pero enseguida note el espíritu reinante y nada tenía que ver con lo vivido en el aeropuerto, ellas solo querían pedirle un autógrafo a Tay, él muy tranquilo firmo todo beso en la cara a las chicas y se tomó una foto con cada una de ellas

-¿Que se siente?- me dijo una de ellas de improviso.

-¿Qué se siente?, ¿qué?- le dije sorprendida

-Qué él te bese, que te acaricie, que te mime - decía la chica mirándome con embelesada admiración y excitación, como esperando una de esas respuestas épicas.

-Nooo, yo no soy su Chi....- alcance a decir antes que Taylor tomara mi mano y besara suavemente mis labios- me quede helada como pingüino.

No había notado que ya varias chicas habían adivinado su presencia y se acercaban rápidamente hasta donde estábamos, en breve sería un mini tumulto.

-Vamos amor, nos esperan- me dijo mirándome directo a los ojos

-Ok, vamos- respondí aun perpleja por el beso.

Nos despedimos rápidamente mientras él les decía adiós a las chicas con la otra mano. Caminamos derecho por la calle siempre de la mano y cuando doblamos la esquina, Taylor la soltó

-Perdona pero debíamos salir de ahí pronto, antes que se produjera un gentío y sólo se me ocurrió eso para hacerlo lo más de prisa posible.

-Tranquilo, solo es que no estaba preparada para ese beso- le dije excusándome.

El sonrió y seguimos caminando.

-Te digo una cosa, jamás estarás preparada para mis besos- dijo y me cerro un ojo coqueto.

Cuando ya estábamos cerca del hotel, Taylor me pidió que lo acompaña a tomarnos un café porque le apetecía uno y no quería tomárselo solo, aún faltaban varias horas para le cena donde seguro se reunirían todos. Accedí, yo tampoco tenía mucho que hacer hasta la noche.

Cuando entramos a la cafetería, inmediatamente note la presencia de Gerónimo que estaba solo comiendo algo en un rincón del lugar.

-¿Ese no es el nuevo novio de Kris?- me pregunto en voz baja- vamos a saludarlo.

-Yo prefiero pasar, él no es de mi total agrado- le dije decidida

Me miro extrañado, pero obedeció y camino en el sentido que yo había virado. Pedimos un café a la mesera y nos sentamos uno frente al otro, conversamos de su niñez en Michigan y me conto como había llegado a Twilight, él no era un principiante en este mundo, desde pequeño había estado en la televisión, participando de comerciales, series y películas y había audicionado pensando en que era una buena oportunidad para llegar al cine y a un mercado más adolecente, pero nunca pensó en lo que se convertiría esta locura. Nos pasamos una hora y media hablando de todo hasta que por casualidad mire la hora y eran pasadas las ocho de la tarde, asi que le dije a Taylor que debía irme.

Ya dirigiéndonos a la salida la vimos entrar buscando a Gerónimo. Era Kristen.

-¡Tay, que sorpresa!, ¿no te vi hoy en el set?- le dijo como si yo no existiera.

-No Kris, no tenía tomas hoy, solo fui a vestuario temprano, mañana comienza para mi- respondió mientras la abrazaba con mucho afecto, se notaba que la quería mucho.

-Bueno seré tu suegra asi que de ahora en adelante deberás tratarme con respeto- le dijo bromeando sobre la trama.

-Bueno linda, nos vamos- le dijo Taylor besándola otra vez y ella lo abrazo de manera exagerada, mientras me miraba burlona.

Terminada la plática, seguimos nuestro camino.

-¡Tay!, tu madre me dijo que te cuidara, por lo que te recomiendo no salir por ahí con mujerzuelas, podrían dañar tu imagen- grito antes que saliéramos y delante de toda la gente que allí se encontraba.

No aguante más su grosería y dispare contra ella toda mi furia.

-¡No te metas conmigo!, ¡ni siquiera te conozco!, ¡la única mujerzuela aquí eres tú!- le grite enfurecida- Robert no volverá a tus brazos, ¡ya supéralo!

-Estúpida, tu tendrás lo que mereces, como que me llamo Kristen- me dijo escupiendo el odio que la corroía.

Tay tomo mi mano y me saco de allí empujándome suavemente mientras ella me miraba con un dejo diabólico en la mirada.,

Caminamos callados hasta el hotel, pero antes de llegar me detuve y le pedí que no mencionara el incidente a Robert, él ya tenía el bastante con los ataques que ella dirigía directo a él. Taylor accedió y me dijo que me tranquilizara porque de lo contrario Rob lo notaria de todos modos.

Entramos callados al hall y luego al ascensor.

-Eres de armas tomar tu niña, jamás bese a una chica tan belicosa - dijo y sonrió. Me sonreí y le dije que eso tampoco podía contárselo a Robert

Iba a meter la tarjeta en la ranura y la puerta se abrió, Robert ya estaba en casa duchado y listo para cenar.

-¿Cómo les fue?- pregunto con una mirada bastante glacial, inmediatamente note que algo andaba mal y me preocupe.

-Muy bien, Tay me acompaño durante todo el día, fue muy amable- le dije sonriendo para cortar la tensión.

El chico se despidió en la puerta y me beso suavemente la mejilla.

-Gracias Coka, me encanto pasear contigo- dijo muy caballerosamente- a ver si repetimos, bueno cuando se pueda.

-Muchas gracias a ti por acompañarme hoy- le sonreí con los ojos de Rob quemando mi mejilla.

La puerta se cerró y Robert no dudo en acribillarme.

-¿Me perdí de algo?- dijo secamente

Lo mire extrañada

-¿qué dices?-le devolví la mirada molesta.

Entonces el Robert que yo conocía se transformó en otra persona, enojado me dijo que muy Taylor podría ser, pero yo era SU CHICA y no le gustaba tampoco ver cómo me volvía loca por pasear con uno de sus amigos, que habíamos estado casi diez horas fuera del hotel y sobretodo ese beso de despedida le parecía muy poco inocente.

-¿Estas bromeando?- le pregunte perpleja por su pataleta.

-En absoluto, no me gusto lo que vi, pero fue tu actitud lo peor de todo, como lo mirabas mientras se despedían, seguro que eras una de esas locas de twilight que se hacen llamar, ¿Cómo era?, mmm… “Suiza”, dime, ¿el lobo también te ponía?,… responde, ¿no sé qué está sucediendo aquí?, pero lo que sea no es bueno para mí por lo menos. Yo lo miraba atónita, no podía creer lo que me estaba diciendo.

-No sé quién secuestro a mi novio y te dejo a ti en su lugar, no tengo tiempo para escuchar estupideces, me voy a bañar, antes que te mande directo al diablo por deslenguado y grosero- dije metiéndome al cuarto de baño.

Rob entró como una tromba furioso, exigiéndome que no le dejara hablando solo, que yo no era aquí la dueña de la relación y que no podía hacer lo que se me viniera en gana, que le debía respeto, aunque fuera por ser la otra mitad de la relación.

Por un momento su actitud me asusto, pero no me amilane y comencé a desvestirme sin escucharle, a medida que me desprendía de la ropa, la fuerza de su proclama se fue relajando y para cuando me metí a la ducha sus palabras eran una simple conversación.

-No quiero que se te acerque más, no quiero, no me gusta, please- decía ya casi en susurro.
El jabón corría por mi espalda y yo me esparcía la espuma por todo el cuerpo, de pronto lo vi tras el vidrio del shower door, ya no hablaba, solo miraba mi cuerpo embelesado.

-¿Que pasa Robert?, ¿ya se te paso el enojo?- le respondí sonriendo bajo la ducha en el mismo momento que él se desvestía a toda prisa para meterse bajo el tibio chorro de agua y comenzar a amarme allí mismo.

Nuestros cuerpos se necesitaban y se buscaban con desesperación, él pellizcaba mis senos y yo gemía.

-No lo vuelvas hacer, por favor- dijo suplicante en mi oído

-¿Que hice?- pregunte coqueta

-Coquetear con él, pasar demasiado tiempo con él, yo soy tu hombre, solo yo puedo tenerte asi- dijo y me invito a agacharme para luego penetrarme de un solo embiste, fuerte posesivo y pasionalmente.

El sexo con enojo fue genial, aunque luego tuve que volver a bañarme, su cabeza ya estaba en paz y su alma libre de inseguridades.

Después de la ducha...


Mientras me vestía me explicaba que esa noche iríamos a un bar, luego de la cena donde se podía bailar y emborracharse sin problema.

-Es un tema el alcohol en este elenco, para todos es lo máximo beber hasta morir- le dije pareciendo mi madre.

-Coka somos todos jóvenes y es una etapa, con este frio el alcohol te sienta de maravilla- dijo él y me sonrió.

-Ok, ok- dije sin ánimo de ahondar en mi percepción.

Me dijo que su enojo se debía a la impresión que le había causado de que Tay viniera por mí y me acompañara por largas diez horas, él era un chico amistoso pero con las chicas era bastante retraído, él lo quería mucho pero no confiaba en nadie. Pobre de Robert.

-Tú lo enviaste a mi puerta- le reproche

-Yo no lo hice, solo le dije que estarías sola y aburrida todo el día, por eso me sorprendió tanto verle aquí contigo y con ese nivel de intimidad entre ustedes,… y bueno también como te pones en su presencia.

-¡Para!, basta ya de esa tontería, no estoy de humor para tus celos, sobre todo que son imaginaciones tuyas, nada ahí entre él y yo apenas lo conozco- le dije seria, aunque me guarde lo del beso porque habría sido una bomba de tiempo lista para explotar en presencia de su amigo.

Salimos rumbo al restaurant dispuestos a divertirnos esa noche, sabiendo que ella podía estar ahí junto con los demás, pero que podíamos hacer solo evitarla lo máximo y no cruzarnos en su camino.

-Ey gatita, mañana tendrás una sorpresa inesperada- me dijo prendiendo un cigarrillo, mientras esperábamos el taxi.

-¿Ensayaremos las posturas del Kama Sutra, que aprendimos?- le dije riendo morbosa

-No eso lo tendrás esta noche y bueno parte de la mañana también, no mi sorpresa es más bien romántica, romántica-cursi- me dijo sonriendo.

Me subí al taxi pensando cual sería la sorpresa..
 ---------------------------------------------0---------------------------------------------------
A este fic ya le queda poco, pero aun tenemos historia que contar, nuestro chico, sabemos que no es una persona muy segura de si mismo y por ende los celos se lo comen vivo, Coka no se dejara aplastar y manejara las situaciones como una campeona.

No te rindas Coka, nadie dijo que seria fácil  aunque aun nos queden olas grandes que correr.

Gracias Chicas, COMENTEN!!!

8 comentarios:

María Veronica dijo...

feliz de ser la primera en comentar pero estoy segura que no la primera en leerlo! comenten que a coka le encanta nuestra opinion!! bueno tuve que leer el capitulo pasado para poder entender por que ya habia mezclado algunas historia!!! nuestro robert tan sencillo e inseguro y tay tan sexy y hot! esta historia me encanta por que pudo ser muy posible y tan real!!! no quiero que termine :( coka felicidades otro capitulo maravilloso! saludos!!! Ma Veronica

Sissy dijo...

Hola amiga! Me he leído el cap en un instante y de nuevo me recordó a la canción esa que te dije con la escena inicial tan candente. Ji i ji...
Me gustó mucho el detalle con Taylor, no podías evitar darte el gusto de imaginartelo besándote, verdad? Ja! Peo lo lindo es que, aunque encuentra muy atractivo a este chico, no le correspondió el beso ni intentó nada más con él -que parece muy dispuesto a coquetearle de más si esta Coka se dejase-. De todas formas me alegro de que haya decidido guardarselo para sí dicho evento, porque si Robert se puso celoso nada más de verlos tan cercanos, seguro le monta una de Otelo si se entera!
Ah! Y por cierto... Qué entretenido fue ver como esta Coka ya no es tan inocentona, bien que sabía que lo iba a calentar de verla desnudarse... Ja ja ja ja ja!
Besos: Sissy

maty dijo...

hola coka... esta padricimo el capitulo un rob muy celoso, un taylor muy atrevido.... pero una coka muy gozada jajaja cada vez odio mas a la kris es una arpia.. pero bueno lo bueno k coka y rob siguen felicies :D k pasara cuando llegue sus padres a vancouver .... espero con ancias el proccimo capitulo

saludos

krizia cullen dijo...

Hola Coka. Ya no recordaba lo inocentona que eres en este personaje. JAJAJAJA parece que esta chica ya aprendió como seducir a este Rob. Me divierte leer sobre este Rob un tanto celoso, romántico y cursi, ahinssss lo adorooooo.
Kristen se las tendrá que ingeniar mucho para vengarse de ti.
Tay muy, muy lanzado, jajajaj vivir para ver.... Bsossssss.

Leticia dijo...

Jajajaa ese Tyler, ningún perezoso XD Me gustó mucho el capi Coka, aunque me cuesta imaginar a Kris así de mala. La visión de Coka sobre el ataque que sufrió, uf, me puso los pelos de punta. Espero que nos puedas regalar otro capi pronto.
Besos.

Bell.mary dijo...

Hola Coka excelente capitulo me encanta ver a este Robert todo celoso y reclamando a su chica, y eso que no se entero del beso con Tay sino imaginate como se pondria jajajajaja sin duda esta Coka ya sabe muy bien como calmar los celos de su hombre me encanto esa escena como el leon fue domado poco a poco al verla desnuda creo que nuestra Coka ya no es tan inocente jejejejeje ya sabe como librar bien sus batallas que bueno que puso en su lugar a Kristen pero no creo que sea la ultima batalla que tenga que librar, asi que aqui estaremos junto a ella para apoyarla en su camino................
Gracias Coka por el capitulo y por compartir esta linda historia.....
Besos

Wichelitap dijo...

Coka... Hasta q al fin puedo leer el cap.... Me E N C A N T O....
Espero puedas subir el sig cap pronto....
Nos estamos leyendo...
XOXO

karen itzel perez dominguez dijo...

Primero que nada felicidades por el capitulo, quedo bastante bien echo, uf pobre cocka lo que tiene que pasar por ser novia de Robert Pattinson y por favor que ya Kristen pase pagina, parece una cria de cinco años actuando de esa manera Robert ya no es suyo.