Seguidores

miércoles, 15 de febrero de 2012

Mi Secreto- Capitulo 18


ÉL


Original de Sissy
Más tarde por la mañana nos levantamos y a medio vestir nos dimos por aliviar el malestar que aún nos embargaba por la noche de copas. Intenté hacer un desayuno que curara nuestros estómagos, pero como buen inglés, no tenía demasiados condimentos en su cocina, así que me conformé con unos huevos fritos y tostadas de pan. Él preparó un café que olía a gloria y sacó un galón de jugo a medio consumir para calmar la sed de ambos.

Luego de alimentarnos, nos tumbamos en el sillón con más café en las manos.

-¿Te molesta si fumo Nin?

-Hum… preferiría que no lo hicieras, si no te importa… Ya apesto demasiado a humo por anoche.

Se acercó a mi juguetón y me olisqueó el pelo mientras yo reía.

-No, no es tan malo… Deberías haber olido el mío cuando filmaba Harry Potter, aquel ir y venir por el estudio no daba tiempo más que para tumbarme en casa por la noche cuando regresaba.

Coreé sus risas y me lo imaginé claramente en su antiguo departamento compartido en Londres, entre todo el desorden que dos chicos podrían tener viviendo solos.

-¡Ja! Pero recuerda que soy mexicana, me gusta estar limpia.

Sonrió malicioso.

-Si quieres puedes ducharte aquí, no me molestaría enjabonarte el pelo.

Reí con más ganas.

-No tengo ropa limpia.

-Ponte algo mío, niña, recuerda que aún me quedan cosas de la lavandería.

Volví a reír al recordar su cara de espanto luchado por su maleta.

-En algún momento tengo que regresar a casa.

-¿Tienes prisa de verdad?

-No, en realidad no…

-Entonces, te quedas y te presto lo que quieras -dijo muy ufano mientras me guiñaba un ojo-.

-De acuerdo - tomé un sorbo de mi café para luego recostarme sobre el respaldo, muy relajada-

-¡Uf! ¡Lo siento! Pero de verdad quiero un cigarro Nina.

-Vicioso.

Soltó una risilla cuando se levantó para buscar su cajetilla y un cenicero. En un momento estaba de vuelta a mi lado y me enroscó con su brazo izquierdo a su costado mientras exhalaba humo hacia el lado opuesto.

-Bueno… Y ya que ya pasamos por tantos pretextos y aclaraciones… Hay algo que sí quiero saber de ti Nin.

-¿Qué?

-Okay… Cuéntame qué pasó con Él. ¿Por qué te duele tanto?

Me sorprendió un poco su petición, pero no dudé en contestar.

-Pues lo básico ya lo sabes Robert; aquél dulce chico, mi novio de la universidad, se volvió un Otelo monstruoso, inseguro, agobiante... Su cuñada y una “amiga” se encargaron de hacerle creer que yo era una mentirosa, que me fascinaba en conquistar hombres a su espalda y burlarme de él. Poco a poco lo creyó todo; ¿por qué no iba hacerlo?, se suponía que ellas dos lo querían mucho y confiaba en ellas; pero nunca me lo preguntó a mí, sólo se volvió hosco y celoso. Era agotador estar con él, quise muchas veces romper la relación, alejarme; pero no podía porque yo le amaba mucho y, cada vez era más difícil salir. Eventualmente, sus celos se volvieron algo peor, destructivo y tuve miedo. Finalmente, cuando su amor-odio llegó a ser peligroso, logré dejarlo, pero desbaratada.

Lo sentí exhalar molesto, mas no me interrumpió.

-Yo misma no sé bien porqué le estoy dando entrada a mi vida de nuevo… Pero es que hemos hablado y le noto muy distinto; él descubrió por sí mismo la verdad, sólo que muy tarde. Creo que al principio de nuestro reencuentro yo sólo sentía la necesidad de cerrar círculos, de entender porqué no me creyó, de sanar y luego dejarlo ir… Pero ahora, no se… Es otra persona… Como yo… Puedo sentirlo.

-¿Cómo puedes estar segura de que ha cambiado?

Bufé sarcástica.

-Es difícil de explicar, pero lo siento adentro… lo conozco de mucho tiempo.

-Mmm… Te juro que estoy intentando entenderte, pero no se me da Nina.

-No eres el único, yo incluida.

-¿Y entonces?

-No se… Es algo muy fuerte.

-Voy a sonar vulgar Nina, pero… ¿Estas segura que no es por el sexo por lo que estas enviciada con él?

Me removí nerviosa, discutir con él de mi vida sexual estando medio desnuda no era muy cómodo que digamos…

-Espero que no… No lo se…

-Es que... si te soy sincero… No me gusta la idea de que te toque… -Y le sentí acercarme a él aún más-.

-Yo… No te burles… Él fue el primero…

Lo sentí tensarse e inhalar sonoramente mientras contenía el humo unos instantes.

-¿Hace cuanto lo conoces?

-Mucho, desde que tenía dieciocho años.

-Eras una niña.

-No tanto.

Volvió a prolongar su respuesta tras una bocanada y cuando habló note una leve agudeza en su voz.

-¿Y él… es bueno?

Dudé un poco… Sabía a lo que se refería.

-Sí.

-¿Mejor que yo?

-¡Por favor! ¿Cómo puedes preguntar eso?

-¡Ya! No puedo evitarlo, me enoja imaginar que él te pueda tener como yo.

Me encogí de hombros, explicarle a Robert lo que él mismo significaba para mí era muy comprometedor y por muy sincera que quisiera ser, no podría decírselo. Simplemente no podía hacer eso.

-¡Oh, vamos! No empieces.

El gruñó un poco pero lo dejó ir, al menos por unos momentos.

-¿Y…? ¿Tú alguna vez le diste motivos para volverse tan loco de celos?

Le dí un empujón en su costado, irritada.

-No. Yo… No creo en la infidelidad… -Elevé las cejas al comprender que mis acciones no coincidían con mis palabras-. Antes de que digas nada, espero me creas cuando te digo que nunca antes había hecho esto con nadie. No quisiera que me hicieran algo así y por eso no lo hago…

-Sí lo comprendo. Yo tampoco entiendo por qué las personas engañan; mis padres se conocieron cuando mi mamá tenía diecisiete años y mi papá veinticinco. Aún están juntos y se ven felices. Yo crecí creyendo que se puede estar juntos toda tu vida…

-Sí, yo también. Mis padres están igual que los tuyos.

-Me alegro por ti.

-Sabes, ahora te entiendo menos… No comprendo como alguien como tú puede estar… -vaciló un momento-, enamorada, de alguien así. Porque… Lo quieres, ¿verdad?

-Sí.

Recargada en su costado, sentí claramente como se agitó su respiración.

-Estas loca -dijo secamente mientras exhalaba humo-.

-¡Hey! Sin juzgar.

-No puedo evitarlo. Él me cae mal. Deberías mandarlo al infierno en cuanto se te acerque el muy pendejo.

-¡Oye! No se supone que tú me salgas con esos comentarios. Lo que necesito es un amigo, un amigo hombre para variar, que trate de ayudarme.

Aún teniéndome abrazada me miró muy elocuente y elevando una ceja, contestó.

-Pero yo no soy sólo tu amigo Nina, ¿es que no lo entiendes? A mí no me puedes pedir que te diga que haces bien en seguir tus instintos respecto a él, yo no soy el indicado. Lo que sí puedo decirte simplemente es que, aún sin conocerlo, lo detesto.

Le sostuve la mirada, muda, sorprendida por la fuerza de las emociones reflejadas en sus ojos; y antes de poder desviar la vista sentí como me halaba hacia él para besarme.

Ese beso fue distinto, posesivo, duro y algo torpe; y me incomodó. Yo fui la que me separé empujándolo por el pecho.

-No.

-¿Qué?

-No está bien.

-¡¿Qué?!

Sentí la molestia subir por mi garganta.

-No es justo.

-¿Qué cosa?

-¡Esto! Qué pretendas imponerme esto; ¡y menos así!

-Te explicas ya, por favor Nina, -dijo fingiendo no entender-.

-No es justo que tú no quieras que te diga ahora como me siento por él cuando tú fuiste el que preguntó y además… yo me la he pasado escuchándote quejar de tus problemas con Kristen desde… ¡siempre!

-Pero no es lo mismo, ya no…

-¿Ah sí, por qué?

-Por esto.

Y volvió a acercarse, sólo que esta vez me besó el cuello despacio mientras frotaba la piel debajo de mi busto. Un escalofrío delicioso me recorrió por la espalda, pero no me dejé desviar.

-¡Hey! ¡Ni creas que lo voy a dejar pasar así de sencillo!

-No estaba intentando eso… -dijo inocentemente con una sonrisa socarrona, a la cuál respondí con una mirada de sarcasmo mientras él se encogía un poco en respuesta-. Okay, pero tienes que aceptar que ahora es un poco raro para mí…

-Para mí también, pero si somos honestos, me has estado besuqueando casi desde que nos conocimos. Platicarme de ella no te impidió faltarle al respeto.

Me soltó un poco y me miró levemente retador.

-Besar no cuenta como infidelidad.

-¡Hombres! No puedo creer que digas eso, ¡por supuesto que cuenta! ¡Y más si yo ni te me había insinuado, me porté muy decente contigo!

-¡Ah! ¡Pero soy “Robert Pattinson”, dime si no te pasó por la cabeza saltarme encima en cuanto me reconociste! -trató de bromear para distraerme-.

-Eso no importa, porque no eras real, eras un actor, un desconocido… ¡Y no quieras escaparte! Tú muy contento, viviendo tu “romance de verano” y luego al cajón de las anécdotas, ¿no?

Respingó sorprendido.

-No eres eso Nina, es lo que estoy tratando de decirte.

-Pues entonces, sea lo que sea esto, vamos a aclarar algunas cosas, Robert.

-¿Cómo qué?

-Como el hecho de que por encima de lo que venga luego, somos amigos también y yo me siento muy a gusto con esa parte; y si te he estado apoyando con tus problemas lo menos que espero de ti es lo mismo.

Abrió los ojos, pillado y desarmado.

-Entonces… ¿Estas diciendo que estas bien con lo extraño de, nuestra situación?

-Siempre hay una primera vez -y exhalé un poco cansada-; aunque nunca esperé verme envuelta en una relación así en mi vida -y espero no volver a estarlo, pensé para mí-, porque es muy complicada. Pero tu lo dijiste hace rato… ya pasamos por pretextos y aclaraciones…

-Hum… okay… -dijo mientras terminaba su cigarrillo y lo aplastaba en el cenicero frente a nosotros, haciendo una pausa evidente-. Pero aún así, él no me cae bien, ni creo que lo haga nunca, aunque llegue a conocerlo y verte feliz.

Elevé las cejas en comprensión.

-Supongo que eso es aceptable.

Me miró por un momento en silencio, evaluándome.

-¿Le vas a contar de mí?

Respingué desconcertada, ni siquiera lo había considerado… Se suponía que lo nuestro era algo así como un secreto.

-No lo sé… supongo… en algún momento, si es adecuado.

Sonrió malicioso.

-¿Qué le dirías? ¿Qué conociste al hombre de tus fantasías? ¿Qué te encanta que te haga esto? -y volvió a besarme el cuello, raspándome apenas con su incipiente barba-.

Suspiré nerviosa por lo placentero de su contacto; pero no le dejé ganar.

-Sólo si tú le dices a Kris cómo cedes a mi control cuando te toco también -y acompañé mis palabras de una caricia por su vientre bajo mientras lo sentía agitarse con mis dedos y sonreí astutamente-.

-Supongo que nos limitaremos a contarles que somos muy buenos amigos, de esos que nacen apenas se saludan.

Dejé escapar un bufido divertido…

-Si mi amiga Moka supiera que tú eres mi amigo, ¡se muere! ¡Y me mata!

-¿Moka? -sus ojos rieron divertidos- ¿Se llama así?

-No bobo, le decimos así por dulce. Somos amigas desde hace mucho y es la única que, bueno… ¡me va a matar! -Se rió conmigo sin saber el porqué.- Bueno, es que a ella también le gustan mucho los libros de Twilight, y… tú, en específico… -Solté una sonora carcajada-.

-¿En serio? ¿Es un mal compartido?

-Sí. -seguimos riendo por lo bajo, divertidos por la confesión ajena-. No sabes cuantas veces deseé poder contarle que te conocí; porque es mi mejor amiga, pero como se pusieron las cosas, opté por no hacerlo.

-Deberíamos sacarnos una foto juntos, imprimirla y te la firmo, para que se la regales.

-La harías muy feliz.

De repente se volvió a concentrar en mí.

-Oye… en serio, ¿por qué no nos hemos tomado ninguna fotografía?

-Te lo prometí, por tu seguridad.

-¿En serio?

-Sí.

-¡Nah! Confío en ti… Además, me encantaría me cuentes la cara de tu “novio” -carraspeé en corrección-. Okay… tu... lo que sea… -soltó una risilla-, cuando nos vea juntos y sepa que somos muy buenos amigos.

-Hum… Tú enséñasela también a Kris y dile lo mismo.

Me miró con suficiencia.

-No tendré que hacerlo, ¿acaso no has visto los videos que hay de nosotros en Youtube? Ella seguro los mirará más pronto que tarde; tiene aún más fijación que yo por revisar nuestros nombres en línea.

-¿En serio, hay videos? ¡Pero si he procurado desaparecer cuando te ubican!

-No has sido muy buena.

-¿Y qué vas a contarle?

-Que eres mi amiga, y que tú y tu hermano me dieron hospedaje en San Diego. ¿La verdad no?

-¿Y de lo otro?, -lo miré mordaz-.

-Creo que eso nos atañe sólo a nosotros, al menos por ahora. Tu misma has dicho que por encima de todo, somos amigos.

Mis propias palabras me atraparon, pero eran ciertas, ¡ojala y al menos nuestra amistad sobreviviera a la distancia! Sonreí ante lo complicado de la situación y de lo desfachatado de nuestra aceptación, luego me volví hacia él y lo besé en los labios sintiendo como respondía feliz. De repente, me reí burlona en su boca y sus ojos en silencio me interrogaron alegremente sobre el por qué.

-Por cierto… Eres muy torpe cuando estas celoso.

Se encogió de hombros desechando la vergüenza y torciendo la cabeza en una mueca divertida.

-Pues sí, soy celoso… Y no creo que nunca se me pase respecto a ti.

Coreé su risilla.

-Mmm… Eso es alimento para mi ego.

-Tómalo como broma si quieres -su risa no concordaba con sus palabras-, pero es cierto… Soy muy básico en ese sentido y tú… -con su dedo recorrió mis labios-, bueno, tú eres mí Nina.
-----------------------------------------

¡Awww! ¡Derramé miel, pero me encantó! ¿Por qué no puede ser real?

Cariños, siempre:

Sissy


13 comentarios:

Nad dijo...

wow!!! Me encantó. Ah! que Nina tan suertuda ;D

bell.mary dijo...

Hola Sissy me encanto el capitulo y sin duda tienes razon porque no es reeal??? creo que cualquiera moririamos si llegara a pasarnos pero bueno soñar no cuesta nada jajajajaaja..........
me gusto el juego de palabras en las explicaciones que se dieron, es muy evident que ellos son mas que amigos solo espero que cuando pase todo en verdad puedan conservar una bonita amistad, aunque el ya declaro que ella es de el pase lo que pase,,,,,,,
Gracias Sissy por comparttir este bonito capitulo cuidate mucho..Besos

Axavenus dijo...

Que emoción... "mi nina" morí cuando lo leí, todo miel y es fantástico. me pregunto si de verdad serán capaces de ser solo amigos... jijiji
Total en tu cabecita loca todo puede pasar para nuestro placer...

Que emoción

Un beso
Axavenus

Sissy dijo...

¡Awww!¡Chicas!
Siempre me matan de emoción con sus comentarios!!!
Agradezco enormemente que les guste mi historia, que sueñen conmigo que algo así pudiera ser real. Cuando lo soñé, lo fue para mí.
La historia avanza y el tiempo se termina; mi sueño sí tuvo un final, así que yo ya sé como acaba todo ésto y sólo les puedo adelantar que Coka y yo hemos discutido mucho del él, ya que a ella ya se lo conté... No sé, cada vez me es más difícil escribir y creo que es porque no quisiera que esto acabe... ¡En fin! Ya veremos cuánto más toma en contarse todo.

Las quiero!!!
Sissy

lisy dijo...

Sissy me encanto el juego de palabras que tubieron en sus explicaciones. Sus mentes estaban al filo con sus preguntas y contestaciones, y como tu lo dices se derramaba miel por tadas partes.

Ha sido un exelente capitulo, y lo he disfrutado a mi gusto.

Gracias Sissy, eres un amor!

Besos y abrazos,

LISY

Leticia dijo...

Sissy, me encatoooooo!!!!! mne gusta muchisimo tu historia porque muero de ganas que me pasara a mi jajaja :D Este capi me gusto mucho, los muestra muy espontaneos, te quedo muy lindo. Espero el proximo, besitos ^_^

Angeles Nahuel dijo...

Pro problemas me desconecte solo 5 días...5 días de pues de estar casi a diario pendiente.. y fijate..justo publicas CUANDO NO ESTOY.. cueck!...
Pero la espera valió la pena, me encanta este capitulo, la "intimidad" que logran, ojala que no pierdan la amistad, y a mi tampoco me gusta el novio... me da mala espina.
Finalmente después de leer todos los capitulos nuevamente.. saco una conclusion profunda.... QUE SUERTUDA ES NIN!!!

kdekrizia dijo...

Me ha encantado el capítulo como todos los que escribes, se intuye el final, que pena. Tendría que ser eterno.

angela dijo...

excelente este cap... esperando el prox con ancias.. tenias dias desconectadisima de mundo blogero por falta de tiempo y me lei los ultimos 4 capitulos en una sentada.. excelentes de verdad.. ya quieo el proximoo :D

María Lourdes dijo...

que suerte!!!! ojalá fuera real!!!! :)

healcar dijo...

Eres increible me encanto, me gustaria ser Nina y poder detener el tiempo y volverme diabetica con tanta dulzura jajaja. No puedo parar de leer

Alexandra Garrido dijo...

cada dia me gusta mas!!!!!
espero que tenga un final feliz!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Genial Genial, que romantico y sus celos son adorables... Nina es muy Astuta jajaja.Hayyyyyyy no paro de suspirar gracias Sissy.

Pao