Seguidores

sábado, 28 de julio de 2012

Mi Secreto- Capitulo 24


Decisiones… La toma de ellas o la falta de las mismas algunas veces está por encima de nosotros. Pero estar perdidos puede llevar a encontrar lo que menos se espera… Así fue para mí, yo huía por falta de determinación sobre un asunto que tenía más de tres años sin poder cerrar; él, él huía de todo para evitar ser la persona que todos esperaban debía ser.
A veces, el azar, puede tomar por nosotros la decisión más inconveniente, pero también la más memorable.
Mis recuerdos ya viejos hacían constancia de ello

ADICTO



Viajé mucho ese año y me eché encima diferentes “amigos “durante ese tiempo también, las únicas constantes en ese periodo fueron el trabajo, el ejercicio y los correos, que aunque disminuyeron en número, siempre estuvieron ahí.

Siempre dolían, pero cada vez menos. De hecho, era agradable recibirlos ya; como a un viejo amigo que no te deja sola a pesar de estar muy lejos. Mis otros “amigos”, los reales, me mantenían ocupada cuando yo quería. No es que me hubiese vuelto una promiscua, para nada, pero simplemente ya no le daba la importancia que la falsa moral señala sobre el tema. Yo ya no era una nena desde hacía mucho y mis caballeros eran buena compañía. Cuando por ejemplo, Joel quiso enseriarse conmigo, simplemente me alejé. Ninguno de ellos me llenaba del modo que lo hubiese querido, nadie era completamente lo que yo deseaba para acompañarme el resto de mi vida. ¡Lástima! Eso hubiese sido lindo.

A mediados del año Robert me contó de su trabajo en “Bel Ami”, una película de época basada en la novela homónima. Estaba feliz, su personaje de Georges Duroy era diametralmente opuesto al galán romántico que había interpretado hasta ahora y le presentaba nuevas posibilidades. El reparto estaba cargado de reconocidas actrices y actores. Tenía que probarse ante la crítica, el film no podía fracasar. Y por sus compromisos de trabajo y las diversas locaciones, la filmación iba a ser muy espaciada a lo largo del año.


“…Ojalá quieras leer la novela; es muy buena y comprenderías de lo que te estoy hablando. Claro que es un reto. Georges es un desgraciado y manipula a las mujeres a través del sexo… ¡Básicamente voy a ser un actor porno parte del tiempo! ¡Ja! Me alegro que Kris venga de este mundo, porque pienso que a una mujer normal, como tú, podría resultarle muy difícil lidiar con la idea de que su novio tenga sexo por trabajo con varias mujeres. ¡Por muy actuado que éste sea! Si con lo raro que soy ¡a mí me molesta mucho la idea de que Kris tenga este tipo de escenas!, aunque yo lo haga. Me imagino que tú, lo detestarías, ¿no?...


¿Qué ha sido de tu vida? ¿Eres una mujer casada o estás libre? Quizá ya conociste a alguien… Esas preguntas me molestan tanto como si tú fueses la que actuara en un film así…

¡Vaya si soy un orate!

Cuídate Nin.

Robert


¡Si tan sólo supieras Rob! No creo que pudieras reconocerme ahora y no ha pasado ni un año completo desde la última vez que me viste. Pero sí, tienes razón, es muy difícil saber que tienes sexo con otra mujer.

Establecida ya en mi puesto, me dio otro ataque de inseguridad con ese correo y esta vez me teñí de pelirroja. ¡Cómo me divertí ese par de meses que mantuve el color! Los hombres respondían demasiado bien al tono y la verdad era que luego de tanto tiempo en el gym y las horas dedicadas, había perdido dos tallas y ganado formas definidas. Finalmente, mi estatura cuadraba –en mi autoestima-, con mi apariencia física. Sí, es odioso aceptarlo porque hace retroceder el movimiento feminista más de 40 años, pero la verdad es que una buena pinta te permite abrir más puertas; lo difícil es mantenerlas así. Y yo me esforzaba mucho en mi trabajo.

No hay mucho que contar por algún tiempo, todas saben de los mensajes. Moka me mantenía al tanto de lo que pasaba con las re-filmaciones de “Eclipse” y yo lo hacía en secreto de Robert. Los chismes mostraban una casa en las colinas de Los Ángeles que al parecer ellos dos comprarían para su “nido de amor”. Miré las fotos con hastío. Me cansaba recibir sus contradictorios correos, por mucho de que eran cada vez más discretos. Había confidencias sí, pero ya rara vez hablaba de nosotros y nuestro pasado.

“… No sabes qué alivio siento de contarte esto, son cosas que a Kris no me atrevo, no creo que ella lo entendería… Es mi novia, pero la conozco. Tú en cambio… ¡Ja ja ja! , ¡Nunca me dices nada!...”

¡Qué incongruente! Quizá el tiempo había finalmente borrado el amorío y dejado sólo a la amiga que yo había sido de él. A veces eso es lo más conveniente para la memoria. ¡Qué mal que yo no pudiera dividir ambos recuerdos!

Finalmente vino la premier en noviembre y como siempre, vi la película con las chicas. Fui la menos emotiva de todas y me corté del plan de cenar posterior a la salida. Me urgía llegar a casa a llorar. Había sido una pésima idea verlo en la pantalla grande besar a Kris/Bella, horrible. Esa semana me la pasé llamando a mis “amigos” para tratar de sacarme de encima el sentimiento. ¡Qué ganas tenía de escribirle y decirle que me dejara en paz! Sólo que sabía que eso no iba a funcionar para olvidarlo.

Fui una masoquista de primera y estuve pegada en mis ratos libres a los blogs en busca de noticias suyas, examinando fotos y cualquier cosa que llenara mi ansiedad. Algo que me convenciera de superarlo. No lo logré.

Diciembre trajo otra felicitación electrónica. Acababa de entrar a mi bandeja y no lo sabía porque recién había encendido mi computadora, esa ignorancia cambió mucho las cosas.


Navidad
________________

PATSY

Para Nina
___________________

Nina, estoy en casa para las fiestas. Apenas dejé las filmaciones ayer 23 y de inmediato volé a Londres, tengo un Jetlag impresionante y es muy raro estar tan desorientado del sueño estando en mi propio hogar. Regreso al trabajo en Enero así que apenas me adapte aquí tendré que hacerlo de nuevo allá. Es bueno poder estar con la familia en estos días. Espero que tú también tengas esa bendición. Quizá Kris venga otra vez, pero como estamos terminando de filmar Amanecer y nos vemos todo el tiempo, no importará tanto si no lo logra; aún así me gustaría poder darle su regalo a tiempo. Es algo especial que mandé hacer para ella. Estoy nervioso temiendo la reacción que vaya a tener cuando lo vea. No te puedo contar nada más, pero si aún sigues informada de mí, te vas a enterar tarde o temprano. Ojalá te alegres por mí.

No sé si estas casada o no, si te conozco aún, diría que no pero no lo sé con certeza. Si es así, espero estés contenta con tu decisión, ¡que vaya si me la impusiste a mí! ¡En fin! Espero estés bien y tengas felices fiestas y un estupendo 2011.

No sé cuánto tiempo más voy a escribirte, parece que ya no eres más que un recuerdo, uno bueno; pero lejano ya. Aún lamento el daño que te hice, ojalá puedas perdonarme lo idiota que fui algún día.

Cariños:

Robert



Me sentí desolada ante su último comentario. Finalmente se había decidido a olvidarme y el corazón se me retorció como si una maligna mano invisible se me hubiese metido en el pecho para apretarlo hasta hacerlo polvo. Además, ¿a qué se refería con lo de su regalo para Kris?

Era mi culpa, yo nunca lo había contactado y él se había esforzado más de un año, ¿quién aguantaba eso? Bien conocía yo el cuento de, “El Soldado de los 100 Días”; que trataba de un enamorado que esperó bajo la ventana a su doncella como prueba de amor por 100 días, y cuando ella, por fin se convenció de que era digno y salió a su encuentro… En el día 101… Él se había marchado. Yo era esa tonta del cuento.

Hacía mucho que había bloqueado a Robert de mis contactos para evitarlo a toda costa furiosa de despecho y ahora, impulsada por el mismo sentimiento y también enorme tristeza; lo saqué de mi lista negra en el computador.

No habían pasado ni cinco minutos de esa acción y mientras que yo releía el último párrafo de su e-mail, una ventana de conversación brincó en mi pantalla.

-¡Nina! ¿Estás ahí?

Me aterroricé en el acto, era él mismo. Londres estaba a seis horas de diferencia en los usos horarios y él estaba despierto muy temprano por la mañana.

-Nina, ¡contéstame! Sé que estás conectada.

Dudé demasiado en responder a su demanda.

-Nina, por favor, si estás ahí, di hola al menos. La educación no le hace daño a nadie.

¡Dios mío! Me temblaban las manos y la respiración se me cortaba. ¿Qué iba a hacer?

Mi pantalla vibró con un zumbido de parte suya.

-Feliz Navidad Nina. Espero estés bien…

Intenté dejar pasar ese mensaje, pero finalmente, perdí la voluntad dominada por mis manos.

-Hola Robert.-escribí-

De inmediato hubo respuesta.

-¡Nina! ¡Por fin! ¡No lo puedo creer! ¡Nina! ¿Cómo estás?

Dejé de respirar. Con terror y de un solo movimiento, apagué la computadora. Luego la arrojé al piso sin pensar en su bienestar. Un momento después estaba desesperada reiniciándola. Entré de nuevo y de inmediato saltaron los mensajes que me había escrito en el interludio.

-¿Nina?

-¿Te fuiste? ¿En serio?

-¡Mujer, por favor!, ¿otra vez me plantaste? ¿Nunca vas a cambiar de opinión?

¿Qué podía contestarle? ¿De verdad me atrevería a hablar con él luego de tanto tiempo? Estuve mirando la pantalla sin saber qué hacer, meditando estúpidamente qué decir. Luego de un par de minutos su avatar lo marcó como ausente y con esa señal enfrente, me decidí a escribir:

-Feliz Navidad para ti también Robert.

-Gracias Nina.

La respuesta fue inmediata aún con su supuesta ausencia de conexión. ¡Había sido un ardid! No pude dar marcha atrás, me había pescado con algo muy simple.

-Buenas noches.

-Es de mañana aquí Nina... ¿Cómo estás?

-Me voy ya Robert, es muy tarde aquí. Cuídate.

-¡No! ¡Espera! ¡Hay tanto qué podemos platicar! ¡Quédate! Por favor.

-Lo siento… Hoy no… Adiós.

-Nina, no seas así, quédate. Ha pasado mucho tiempo. Además, sería un bonito milagro de navidad.


Bufé sarcástica. ¡Él y su labia! Sí, había mucho que podríamos platicar, ¿en verdad quería hacerlo? ¡Claro que sí! Pero temía mucho volver a caer, aún con él tan lejos.

-¿Nina?

-Estoy aquí, desvelada, terminamos la cena hace rato.

-¿Cena?

-Sí, nosotros celebramos la navidad en la Nochebuena con una cena en familia y luego nos damos los regalos.

-No lo sabía. Nosotros celebramos por la mañana del 25. Yo estoy despierto desde temprano porque traigo desordenes de sueño a causa de la diferencia de horarios con América.

Yo no quería soltar nada muy personal en esa conversación, no tenía caso.

-Bueno, entonces podrías empezar a ayudar con el desayuno, supongo.

-¿Yo? ¡Ja! Soy un desastre en la cocina, aunque, de hecho… Ya está todo casi listo. Creo que sólo falta que los demás se levanten. Quizá si me pongo a hacer ruido…

-Mmm… Acá, ya todo terminó, pero quería mandar algunas felicitaciones de último momento a algunos amigos y por eso estoy despierta…

-¿La pasaron bien?

-Sí, gracias. Espero tú también lo hagas.

-Gracias Nin.

Ambos nos quedamos callados un momento, había mucho qué decir, pero también resultaba incómodo.

-Bueno, Robert, ya me voy ahora sí.

-Nina

Mi puño estaba recargado sobre mis labios, sellándolos, nerviosa.

-Dime.

-Gracias… Por responder. Ha sido bueno saber de ti finalmente.

Suspiré cansada.

-Sí… bueno… Cuídate Robert.

-¡Espera!

Me mordí los labios, ansiosa; ya quería desconectarme y calmar el latido de mi corazón.

-¿?

-¿Podrías contestarme algo?

-No se… Quizá. ¿Qué cosa?

-¿Te casaste con Imanol?


Dudé un poco antes de contestar, tentada a mentir y herirlo. No lo hice, mi verdad podía ser aún más hiriente si es que alguna vez llegásemos a hablar de nuevo.

-No, no estoy casada.

-Me alegro. Bueno, es decir… ¿Estás bien con esa decisión?

Mi ceño se elevó meditativo, ¿qué clase de pregunta era esa?

-Sí.

-¿Demasiado personal?

-Algo… Es raro hablar de nuevo contigo.

-¡Dímelo a mí! Es como si de repente me hubiese contestado un fantasma.


Él y sus expresiones. Seguía sin tener un filtro entre su mente y su lengua. Me reí un poco, porque tenía razón, se sentía muy extraño estar hablando con alguien que había evitado por tanto tiempo.

-¡Buh!

-¡Boba! Lol. ¡Sigues igual!


Elevé una ceja divertida y llena de sarcasmo. Aquella broma había surgido sin pensarlo, pero su afirmación no podía estar más lejana de la verdad.

-No. En realidad, no.

-¿?

-Demasiado largo para contarlo.

-¿Habrá tiempo alguna vez para ello, Nin?

-No lo sé Robert.

-Ok… No quiero presionar mi suerte.

-Haces bien.

-De acuerdo.

Una pausa de nuevo, ninguno de los dos se animaba a seguir. Yo, por temor y ¿él?

-Bueno, ahora sí, adiós Robert.

-¿Te parece mejor, hasta pronto Nina?

Se me detuvo la respiración un instante.

-Robert…

-¿Por favor?

-No me presiones.

-Está bien.

-Feliz Navidad para ti y tu familia. Que la pases bien con Kris.

Ahora fue él quien tardó en contestar.

-¿Recibiste mis correos?

-Sí.

-¿Los leíste?

-Sí

-¡Oh!

¿A qué se refería con esa expresión?

-Esto es un poco vergonzoso. Es decir, no es lo mismo… Ahí eras una imagen, un recuerdo silente. Era fácil decir demasiado una vez que me acostumbré a estar sin respuesta. Creo que… Bueno, no. No puedo disculparme, no del todo. Cada cosa fue real en su momento, pero hubo demasiado que no dije. Ahora temo que mucho de lo que escribí haya sonado diferente de lo que quería decir. ¡Ay, Nina! Tienes razón… Es mejor dejar esto para otra ocasión, espero ahora sí me des oportunidad de explicarme.

Me sentí empoderada en mi inseguridad, nivelada en nerviosismo.

-Después. Quizá.

-Ok. Cuídate mucho Nina.

-Igualmente Robert.

-Hasta pronto.

-Adiós.

Esta vez sí que apagué la portátil por el resto de la noche. La navidad ese año fue muy distinta a la anterior, llena de felicidad, remordimientos y ansiedad. ¿Qué había hecho al contestarle para luego volverlo a dejar? ¿Qué habría pensado él? Algo sí era seguro, no iba a caer pronto en la tentación de volver a contestarle de nuevo. No. El saberlo avergonzado me dio la fuerza de voluntad necesaria para cumplir mi cometido.

Toda esa última semana de diciembre me ocupé muy concienzudamente de evitar me atrapara en línea luego de aquella conversación, y si por casualidad me encontraba, simplemente tornaba mi estado a “Ocupado” y al parecer, eso bastó para que él entendiera.

Sólo una vez me topé con un mensaje de su parte:

-“De acuerdo, no presionaré más mi suerte...”


Durante poco más de tres meses sólo recibí un correo más, pero no me entristecí demasiado. Él no me evitaba en realidad, nunca desaparecía cuando coincidíamos en línea y a veces dejaba mensajes en su avatar; sólo unas pocas palabras que sabía yo entendería, como por ejemplo, “Jane Austin…”. Estos pequeños detalles comenzaron a liberar el nudo que había en una parte de mi espíritu. Dándole paz y cierre a la herida que ahí quedaba.


Rolling Stones

________________

PATSY

Para Nina

___________________

Hola Nina, ¿Cómo has estado? Sí, a mí mismo me sorprende estar sentado aquí, escribiéndote; pero debo confesarte que, como dice la canción… “Los viejos hábitos difícilmente mueren”; espero no te moleste con mis cosas.

Estoy a punto de empezar con las entrevistas y giras promocionales de “Water for Elephants” y como siempre, estoy ansioso. Demasiada prensa. Tú una vez me diste el consejo de que me tratara de acostumbrar a ello y aunque lo intento, sigue siendo un reto. No sé cómo lo hace Reese, mi co-protagonista, Ella está en esto desde niña; y es una persona muy fuerte debajo de toda esa dulzura.

¿Conoces su historia personal? Ella vivió su divorcio publicado en todos lados y me dio buenos consejos sobre tomar las cosas con calma respecto a Kris. Supongo se vio reflejada en edad con ella y sabe de lo que habla. Quizá es un poco tarde para ello, pero creo que puede tener razón. ¡Hum! Éste medio donde trabajo es muy difícil de manejar.

De verdad intento me tomen en serio y dejen de meterse en mi vida privada, pero es casi imposible. He tomado la decisión de sonreír fingiendo que sé la respuesta al secreto más antiguo del mundo y parece me está resultando. ¡Ojalá y la película funcione! ¿Irías a verla? Me gustaría saber qué opinas de ella.

Robert

P.D: ¿Cuándo podremos charlar de nuevo? Se sintió bien la última vez. Sólo espero tú señal.


Esa era buena pregunta, ¿cuándo estaría yo dispuesta a hacerlo? ¿Podría mantener la distancia? ¿Evitar se diera cuenta cuánto me había marcado el tiempo a su lado y su rechazo? Examiné mi espíritu ante esas dudas y lo noté más sereno. Me alegré mucho de sentirme así luego de tanto tiempo.

Con esa pequeña novedad en mi vida, vinieron varias más. Poco a poco y sin darme cuenta, dejé de “salir” con “mis caballeros”, ya no era tan divertido o necesario como antes. Algunos lo entendieron y mantuvieron su amistad conmigo, otros, simplemente se sintieron abandonados y se alejaron. Nadie de ellos me hirió. Esa era mí prerrogativa.

El film se estrenó a finales de Abril en América y había promocionales por todos lados. En una de mis noches de melancolía me quedé mirando un especial por televisión acerca del film incluyendo entrevistas con el casting principal y el director. Ahí estaba Rob, tan adorable como siempre, con esas expresiones suyas hablando de lo interesante que había sido filmar esa historia y de sus maravillosas co-estrellas. Su cabello estaba mucho más corto y de un color distinto, su apariencia muy prolija. Cuando fue el turno de Reese, la estelar femenina, se deshizo en halagos para con Robert cuando expresamente le preguntaron por él, llamándolo “un adorable caballero” y un excelente compañero de trabajo, humilde, esforzado y tímido, “…reservado en realidad…”, fue la frase exacta que empleó. Me pregunté a qué se referiría en específico, pero tenía una buena idea al respecto.

Me alegró saber que Robert se estaba abriendo paso en su carrera. Esperaba de verdad el film fuese bueno y le ayudara a seguir creciendo. Yo no podía desear otra cosa. Luego de haber leído su carta y hablado con él en navidad, mi corazón estaba más tranquilo. Aún me preguntaba en ocasiones qué habría pasado si me hubiese animado a contestarle desde un inicio pero había bien que me había pasado de orgullosa con él y que yo misma había construido mi presente. Y si era sincera, empezaba a sentirme a gusto con él.

En la empresa había problemas de adaptación a la era digital. El lanzamiento de las iPads un año antes había revolucionado todo el mercado y los libros estaban siendo señalados como dinosaurios en vías de extinción. Todos aquellos que amábamos la lectura no podíamos entender ésta tendencia pero sabíamos que algo teníamos que hacer. Me mandaron en muchos viajes tratando de involucrar a más clientes con nuestros productos y conocer sus necesidades.

En éste trajín, me dieron un compañero especialista en sistemas y desarrollo, Aarón. Él era quién se ocupaba de instalar los softwares y ajustar los protocolos a las necesidades de cada cliente. Era una persona interesante, muy inteligente, con la misma edad y gustos musicales afines; pero de ahí en fuera, discutíamos por todo. Lo curioso fue que luego de la adaptación a no estar sola y entenderlo mejor, las discusiones se tornaron amenas, motivantes. Siempre me la pasaba bien a su lado cuando cerrábamos el día de trabajo.

Como buen hombre, se me insinuó sin vergüenza alguna pero como yo no estaba de humor para montarme ése lío encima, lo corté en seco argumentando que acababa de salir de una relación agotadora y que no estaba lista para volver a las andadas. Él respetó mi posición sin gran alharaca; pero con tanto viaje, sabía que era cosa de que yo cediera un poco y él estaría gustoso de compartir la cama conmigo. Mientras tanto, se convirtió en un excelente amigo.

Mi recién encontrada estabilidad se vio desbalanceada cuando una tarde, tomando café con Moka y hablando para no variar de la saga y Robert, me soltó una bomba sin saberlo.

-Oye, ¿viste las escenas que se filtraron por internet de la película?

-No… ¿Qué se ve?

-¡Uf! Pues obvio, se ve a Bella vampira y algo del parto, ¡ah! ¡Y también unas escenotas de cama que dan gusto!

-¿Ah sí?

-¡Sí! ¡No sabes! ¡Ugh! ¡Cómo me encanta el chico! Me encantaría tenerlo bien cerca y poderle decir, “…Señor Pattinson, estoy completa y locamente enamorada de usted…”

Ambas soltamos una buena carcajada. Ella por la falta de vergüenza en su comentario y yo por imaginarme qué pasaría si algún día, en efecto, le pudiese yo presentar a Robert.

-¡Están comprometidos, sabes!
-¿Quiénes? –Dije mientras tomaba un sorbo-.
-Robert y Kristen.
-¿Qué? –Traté de controlar mi rostro y pasar mi trago, en ambos sentidos.-

-Sí, ayer me metí a buscar noticias de la peli y me topé con una foto donde ella trae un anillo que dice “Rob”, al parecer desde diciembre. Y no se lo quita para nada pero tampoco suelta prenda al respecto. ¿Se habrán casado en secreto? ¡Uf! ¡Qué romántico! ¡Ay! ¡Pero como la odio! ¡Si tan sólo ese hombre supiera cuanto me gusta...! ¡Son unos pesados manteniendo todo en secreto! ¡Por supuesto que están juntos! El mismo David Slade casi lo confirmó en los comentarios del DVD.

Ya tenía la mandíbula trabada. No podía creerlo, ¡¿qué?! ¡Un anillo! ¿Boda? Entonces recordé lo escrito en su mensaje de invierno…

“…Estoy nervioso temiendo la reacción que vaya a tener cuando lo vea. No te puedo contar nada más, pero si aún sigues informada de mí, te vas a enterar tarde o temprano. Ojalá te alegres por mí…”

Cerré los ojos hundida en el silencio de mi mente creando vívidas imágenes que mi locura no refrenaba. Lo vi ahí, en la sala de la casa de sus padres, pidiéndole matrimonio a ella. Mi respiración se tornó agitada y entrecortada, como si hubiese corrido un maratón.

-¿Nina? ¿Estás bien? Te ves rara.

Pestañeé asustada por la voz de Moka. Aquella nausea que me acosaba cuando estaba verdaderamente estresada de angustia me tomó por asalto y casi vomito ahí mismo.

-¡Nina! –Moka, se veía asustada de verdad- ¿Qué tienes?

-Me siento mal… Necesito irme a casa… Mi estómago…

-Sí, sí… ¡como quieras! ¿Te llevo yo? ¿Puedes manejar?

-¡No! No… Sí puedo… Pero… -se me vino otra horcajada-, Lo siento Moka… Me tengo que ir. –Hice el ademán para buscar mi cartera en el bolso, pero ella me cortó- Yo pago, no te preocupes. ¿Segura que no me esperas para llevarte? Puedo volver luego por mi auto con mi novio.

-No… Ya… Es que… ¡Ugh!

Corrí al baño porque sabía que no iba a poder controlarme.

Hacía mucho que no lloraba tanto como lo hice esa noche en mi cuarto.

Para la mañana siguiente todo se veía distinto. Ya estaba harta de él y de sus tonterías e incongruencias. Era hora de ubicarme por completo en la realidad; empezando por ponerlo en su lugar.

------------------------------

Mmm… ¡Difícil!, difícil de intentar narrar en poco espacio tantos eventos.

Lo estoy intentando.

Cariños: Sissy

P.D: ¿Qué por qué “Rolling Stones”? Ah, por una vieja canción de ellos, “Old Habits Die Hard”. Y no, no es por Alfie, aunque… viendo el video, no queda tan mal, ¿vedad?

Subtitulado para ustedes como cortesía de la casa.


11 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta historia definitivamente cada capitulo se torna mas interesante, excelente trabajo Sissy!!! Saludos, Ma. Veronica.

Sissy dijo...

En los capítulos anteriores varias de ustedes me han dicho que admiran el coraje de Nina, por tener la fuerza de mandarlo al diablo, pero por ahí alguien también notó que ella es una cobarde que no se atreve a pedirle deje de buscarla.

Sí, tienen razón ambas partes. Sí que lo quiere, ¿por qué? ¡Quién sabe! Así es cuando uno se enamora... Pero no tiene las agallas tampoco de decirle, "dejala a ella y entonces volveré".

Creo que ella piensa que no es su lugar exigir eso tampoco, ¿debería hacerlo? Está tan enganchada con lo que sintió, siente y sigue recibiendo de él que no puede ser una persona normal otra vez...


Uh... Me da un poco de risa como varias de nosotras la tratamos como si fuera Nina una persona real, y nos enrolamos en sus asuntos de verdad a ratos.


¿Saben? Tengo una curiosidad... Algo boba, pero bueno, voy a decírcelas, je je... Quisiera saber cómo se imaginan físicamente a ella; si se animan, aparte de comentarme el capi, me gustaría me lo contaran las que quieran.
¡Cuídense mucho y por acá nos leemos!

Cariños:
Sissy

Anónimo dijo...

MADRE MIA!!!! pobrecita....si es verdad que fue valiente de mandarlo lejos... pero decirle que la deje de buscar es otro tema... quien seria capaz de desvincularse totalmente de el??????.....
coki cullen

Anónimo dijo...

pues yo me la imagino de lo mas normal!!!! que creo es lo que busca el dentro de todo ese mundo...normalidad....

coki cullen

Anónimo dijo...

Hola soy violett. Y me fasina esta historia ps: Espero que Nina se rebele jaja

Bell.mary dijo...

Hola Sissy hasta ahorita te pude comentar,,,,,,, me encanto el capitulo casi me muero cuando Rob le pregunta a Nin que si esta conectada, creo que al igual que ella estaria debatiendome entre contestarle y no, porque si bien es cierto que ella ha sido muy valiente con todo esto a la vez tiene miedo de hablar con el y que la desarme por completo porque al final de cuentas no quiere perder contacto con el aunque solo sea a traves de la compu y ver lo que el le escribe sin necesidad de contestarle simplemente quiere saber que sigue ahi,,,,,, ahora viene lo dificil sabiendo que el ya esta comprometido y tratando de olvidarla,,,,,,, espero que Nin tome la mejor decision para ella......
En cuanto a como es ella me la imagino alta, delgada, pelo lacio nada que ver con Kris sobre todo con mucha personalidad, alegre y muy divertida, creo que una persona normal con la cual el se sentiria agusto y por eso tuvo esa quimica.........
GRacias Sissy por el capitulo.....Besos y cuidate mucho.

Anónimo dijo...

Hola Sissy me encanta tu historia es hermosa.
A Nina me la imagino alta, delgada de muy buen cuerpo, cabello rubio, totalmente opuesta a Kristen, y creo que es una chica muy valiente, pero cuantas no quisieramos haber estado en su lugar y tal vez haber regresado con él y vivir esa aventura sabiendo que no era para siempre pero haber disfrutado el tiempo que durara, aunque después doliera el alma.
Por favor sigue deleitandonos con tu magnifica historia ya que nunca nos cansaremos de ella.

SONIA dijo...

ME ENCANTO EL ADELANTO Y SOBRE TODO LO DE HUMO ENTRE OREJA Y OREJA EN LUGAR DE CEREBRO...JAJAJAJAJA, MUY GRACIOS. UN BESO.

Lourdes dijo...

Sissy, me encantó el adelanto del capítulo....ya tengo ganas de leerlo entero!!!! Nos has dejado con la miel en los labios y te lo agradezco mucho porque así puedo disfrutarla muchísimo más después, en el momento de la publicación :)
Cómo me imagino a Nina???? pffff, eso es una pregunta complicada....creo que guapísima, con un cuerpo impresionante y con un interior aún más increible, sin dos pies izquierdos y muy segura de si misma y muy fuerte, aunque no lo aparezca, pues, no ha tenido las suficientes agallas para parar todo el meollo....pero creo que en el fondo si lo es...pues mucha gente no creo que tenga el aguante de sopotar toda esta situación.
No lo se...más o menos así :)
Espero que todo te vaya bien y que disfrutes de este gran fin de semana y de la semana en general.
Muchas gracias por compartir este adelanto!!!! :)
Te lo agradezco enormemente!!!
Besitos
Lourdes

healcar dijo...

Siempre me sorprendes, este capitulo esta super. No se si todavia chequeas los comentarios ya que hace casi un año de la publicacion de este pero de todas formas te felicito por el talento y yo me imagino a Nin alta de muy buen cuerpo, con una sonrisa franca y muy bonita

Anónimo dijo...

Wowww que capitulo!

Pobrecita la noticia del compromiso debió ser terrible, hasta se me hizo un nudo en la garganta de ponerme en su lugar.
Pobre computador de Nin debe de ser de muy buena calidad, con tanto maltrato y golpe ya se hubiera averiado de no ser así jajaja.

Se que es un poco tarde pero para mi, todo este mundo es nuevo, por lo tanto: Me imagino que Nin es muy guapa, y tiene el encanto de la mujer Latina, muy sensual y divertida jajaja.

Saludos
Pao