Seguidores

miércoles, 27 de abril de 2011

Mi Secreto- Capitulo 10

Decisiones… La toma de ellas o la falta de las mismas algunas veces está por encima de nosotros. Pero estar perdidos puede llevar a encontrar lo que menos se espera… Así fue para mí, yo huía por falta de determinación sobre un asunto que tenía más de tres años sin poder cerrar; él, él huía de todo para evitar ser la persona que todos esperaban debía ser. A veces, el azar, puede tomar por nosotros la decisión más inconveniente, pero también la más memorable. Mis recuerdos ya viejos hacían constancia de ello.

Bla Bla Bla

Original de Sissy

Dejé a mi hermano mirando un parido en el televisor después de que limpiáramos todo. Ésta vez se abstuvo de comentarios cuando le dije que iba a visitar a Thom y casi me ignoró, ¡bendito juego de soccer!

Entre más lo pensaba más tonta me parecía a mí misma, ¿Acaso tenía 15? ¿Acaso era una temblorosa virgen en camino al calvario? Ahora tenía vergüenza no de mi humano cuerpo, sino de mi idiotez y del juicio que iba a enfrentar… Subí las escaleras de su departamento y golpee a la puerta; cuando oí sus pasos aproximarse retrocedí incómoda pero también me planté sin saber cómo iba a explicarme.

-Nina - Me miró inexpresivamente y tampoco me hiso espacio para pasar. Me sentí peor.

-Hola Robert, mmm… ¿Cómo estás? ¿Te has sentido cómodo en el depa? ¿Cenaste?

Él arqueó las cejas intrigado pero me siguió la corriente.

-No está mal, de hecho desde que desapareciste no he salido, así que ya me hice en casa y sí; ya comí, solo, gracias.

Su acusación no me pasó desapercibida y exhalé con remordimiento.

-Si… Bueno, yo… venía a hablarte sobre eso, ¿puedo pasar?

Me miró escéptico por un segundo, pero luego se hizo a un lado y yo me instalé en el taburete de la salita, él lo hiso sobre el sillón a la expectativa, pero su seria expresión no me daba pie para imaginar qué había pensado él sobre el motivo de mi huída.

-Yo… quería disculparme contigo Robert, fui muy grosera al plantarte así.

-En eso estamos de acuerdo, porque yo ya repasé muchas veces la situación y no creo haber hecho nada que te alterara para salir como flecha disparada.

¡Uff! No me la estaba poniendo nada fácil.

-No, tienes razón, no fuiste tú, sino yo… -Apenas dije eso y noté que se le alteraba el rostro y apretaba la mandíbula. Me espanté.- Bueno, en realidad es muy posible que te mueras de risa cuando me explique… -Sus facciones sólo se endurecieron más- Yo… Me alteré, porque…bueno, después de todo, yo… ¡Ay! Está bien, no hay otro modo de ponerlo… Yo… te encontré, demasiado atractivo en tu cocina y me sentí muy incómoda por ello.

Robert pestañeó por un momento aún con las facciones serias y vi en ellas también como poco a poco procesaba mi confesión a medias.

-¿Demasiado “atractivo”? -me observó notablemente confundido- ¿”Atractivo”? ¿Quieres decir que huiste porque te gusté? ¿Estás hablando en serio? No, espera… ¿Atractivo como en que te entraron ganas de saltarme encima? -La burla empezó a brillar en sus ojos-.

Suspiré mientras quería de nuevo que me tragara la tierra y asentí como cordero.

-Sí, yo… te lo dije, es gracioso, pero… simplemente pasó así.

-Entonces… Estás loca, ¿no? -¡Uy! Ahí estaba la frase… el fin de todo… Y de repente la burla pasó de sus ojos a la sonrisa-, ¡No inventes Nina! ¿¡Te entraron ganas, en la cocina, y mejor saliste corriendo!? Unas horas antes me diste una lección sobre seducción y después… ¡Ja! ¿En serio fue eso? Debes tener una imaginación muy sucia… ¡Ja!

¡Se estaba riendo de mí! ¡En verdad se estaba riendo de mí! Sentí el rubor cubrirme de pies a cabeza y fluctuaba entre la vergüenza y el enojo de verme humillada por culpa de mis hormonas.

-¿Oye Nina, a lo mejor me equivoco y… eres virgen? Porque entonces, yo me voy a sentir mal por haberte besuqueado cuando a mí me ganó el impulso... Pero… Aunque pensándolo mejor… Besas muy bien para ser virgen, no… me quedo con lo de tu imaginación.

Me sonrojé aún más ante sus sornas y por la livianéz con que tomó mis deseos.

-¡Ya basta! ¡No abuses de mi momento de estupidez!

Soltó la carcajada de lleno mientras se mesaba el cabello con ojos brillantes de alegría.

-Por favor Nina, me la vivo acosado por mujeres de todas las edades y he escuchado de todo para ligarme. No tienes idea de lo que algunas son capaces de hacer para acostarse conmigo… ¡Ja! Es muy divertido descubrir que después de todo tú no eres tan perfecta…Aunque… - y siguiendo con su juego; me lanzó una mirada terriblemente sexual mientras hacía gesto suave y estudiado con sus labios que no ayudó nada a controlar mi vergüenza ni mis pensamientos-, ciertamente podría tener sus ventajas saber ésa información…

-¡Ya! -Reventé- ¡Déjame en paz! Presumido. Y no te estés creyendo tanto conmigo.

-Bueno, ¿y qué hiciste al irte? ¿Te diste un baño de agua helada por horas o qué? No estás vestida igual que en la mañana -seguí su dedo acusador hacia mi blusa y me sentí expuesta y ansiosa de recuperar el control; le lancé una mirada envenenada y llena de rencor-. Mira Nina, aunque estoy disfrutando de tu momento de debilidad también aprecio tu honestidad; la verdad no sabía que te había hecho y estaba preocupado. Llegué a pensar que lo mejor era irme de aquí también.

-¿También?

-Si…

En ése momento sentí mi oportunidad y la aproveché.

-Oye Robert, si ya que estas satisfecho de burlarte de mí, ¿podríamos cambiar de tema?

-Está bien… Ya no digo más. ¿De qué quieres hablar ahora?

-¿Quisiera me contaras la verdad sobre el por qué me buscaste a mí en vez de a algún conocido?

La chispa se le esfumó de los ojos y volvió a enseriarse.

-¿Para qué? Quiero decir, estoy aquí, ¿no?

-Por lo mismo que yo fui honesta contigo y aguanté todas tus bromas.

Exhaló incómodo y luego me miró por debajo de las cejas, dudativo.

-Okay… Es justo…Tal como te lo dije me fui a ver a Kristen ése mismo día, pensé que se sentiría feliz de verme y… creo que así fue en parte. Pasé la noche allá y todo iba bien, pero al día siguiente me echó… -Se levantó de pronto y caminó hacia la cocina- Disculpa, pero quiero un cenicero, voy a fumar si es que te lo voy a contar todo.

Yo no me moví ni contesté. Lo vi abrir y cerrar gabinetes y remover cajones hasta que finalmente encontró algo adecuado para la ceniza; en cuanto estuvo satisfecho con su herramienta se volvió hacia la sala encendiendo el cigarrillo en el aire, se plantó frente a mí y dio un largo golpe a su tabaco, exhalando lentamente el humo de la primera bocanada y luciendo lejano.

-Y bien… ¿no tienes nada que decir ahora? -Estaba molesto y sarcástico-.

-¿Quieres que lo haga?

-No, en realidad, no -Se llevó la mano al pelo nervioso-. Tampoco quiero desquitarme contigo, ni que me tomes a mal. Kristen me hiso sentir muy frustrado, impotente… Manipulado… Y, solo… Sentí que necesitaba a alguien que me quisiera de verdad, por mí; a alguien real y leal. Tu rostro fue el primero que se me vino a la mente y en mi enojo, simplemente me monté en el avión y me vine.

Me dejó muda y le miré tratando de saber si acaso mentía.

-Pero, ¿Qué acaso ustedes dos no son pareja? ¿Qué quieres decir con que te echó? No lo entiendo.

-Ya somos dos -fumaba sin fijarse si quiera en mi-. Te lo dije en el aeropuerto, ella es complicada… Me vuelve loco con su forma de ser. Me harta sentirme usado, pero a la vez no la puedo dejar. Ella es como una droga para mí. Es encantadora, sexy, atrayente y cuando estamos juntos… Es como si todo alrededor fuese una borrosa pintura de oleo derritiéndose con el calor -Se levantó de nuevo y dio unos cuantos pasos sobre sí mismo-. Pero de repente se pone maniática y me aleja. Teme mucho que nos fotografíen y que nuestra relación la desacredite como actriz… En realidad, a veces me parece paranoica… Todos los días revisa el internet como en uno de esos capítulos de “Gossip Girl”, para ver si hay algún chisme sobre ella o nosotros. Es estúpido.

El primer cigarrillo no se apagaba aún en el cenicero cuando ya encendía el siguiente. Yo me sentía incómoda con todo lo que acababa de oír ya que se parecía mucho a mi antigua relación con Imanol. Yo sabía muy bien lo que era estar enganchada con alguien que te hace daño, que quieres dejar pero no puedes y al reflejarme en Robert sentí rabia y desdén para con la chica.

-¿Quieres oír algo aún más ridículo? -No esperó mi respuesta a pesar de mirarme directamente con sorna- Tengo estrictamente prohibido hablar de nosotros si ella no está presente… Si lo hago, dice que no volverá a confiar en mí y que en ése instante me puedo olvidar de “nosotros” para siempre. ¿¡Lo peor!? Es que obedezco a esta “Lolita” como pendejo.

Ambos nos miramos comprensivamente… Si tan sólo él supiera cuanto lo entendía…

-¿Y qué piensas hacer…? Es decir, ahora que estás acá. Ella, ¿lo sabe?

-No. Simplemente me esfumé. Aquello no fue exactamente una pelea, ella salió con que no la dejaba concentrarse en el rol; que la distraía y que necesitaba mantenerse de un humor frágil y sarcástico y bla, bla, bla… Yo ya sé lo que eso quiere decir en realidad.

Me removí un poco incómoda en el taburete, sobre todo porque no pude evitar imaginarlo al lado de Kris, de modos que no me convenía mirar.

-No pienso llamarle, ni nada hasta que tenga que ir a Vancouver. Si ella quiere silencio, eso tendrá -Exhaló humo y luego de una pausa me miró-. Ahora ya sabes que hago aquí, ¿te molesta que te haya buscado bajo estas circunstancias? Si así es, puedo marcharme.

Lo pensé sólo un segundo antes de contestar.

-No. No me molesta, creo que de nuevo, me alaga tu confianza. Además, recuerda que yo también estoy aquí por algo similar. Hace sólo unas noches hablé por última vez con Imanol y no hemos quedado en nada tampoco… así que… estamos en las mismas.

Me miró desde lo alto arqueando una ceja.

-Había olvidado lo de tu “ex”. ¿Sigues en el limbo amoroso?

-Si

-Quizá no deberías volver con él. No te imagino con alguien tan celoso e inseguro. Aunque, evidentemente eres alguien con mucha paciencia y confianza en las personas.

-Oh, no te creas eso Robert. De hecho, soy muy difícil para “dejar entrar” a cualquiera en mi vida. Y como te conté, lo de Imanol conmigo es complicado y no tan fácil de enterrar.

-Bueno, Kris y yo tenemos que trabajar juntos y fingir que somos una pareja para la eternidad, ¿Acaso tú también tienes que tener contacto forzado con él?

-No, pero es como una ciudad de círculos cerrados, siempre tendré que toparme con él… A menos que me mude.

-No te oigo muy deseosa de seguir a su lado.

Me irrité como cada vez que alguien se metía con mi vida amorosa, pero por primera vez me abrí un poco al tema mientras le contestaba.

-Tampoco es así Rob, le amé muchísimo, con una pasión que me sorprendió a mí misma. Él era mi fuerza vital y sin él me sentía agotada… cada vez que terminábamos era extenuante, y luego, al reconciliarnos; nos amábamos como si fuéramos lo único que existiera para el otro.

Para éste momento de la plática Robert se había sentado finalmente y ya no fumaba de modo compulsivo, estaba totalmente entregado a lo que escuchaba y eso me animaba a seguir hablando por fin con alguien de mi dolor.

-Suena muy fuerte tu lazo con él.

-Lo era… No sé si lo volverá a ser. No sé si aquel amor que sentí único pueda resurgir luego de tanto daño.

-Aún lo amas.

-Siempre voy a quererlo, él fue mucho, demasiado en mi vida.

-¿Qué fue lo que te hiso para que finalmente lo dejaras?

Una punzada de dolor me abrió de nuevo el agujero en mi pecho, tan enorme como siempre y los recuerdos de aquella noche me impidieron seguir.

-Lo siento, pero eso no te lo puedo contar aún. No te ofendas, pero es muy personal y doloroso. No estoy lista para compartirlo.

-Discúlpame, no quise ser imprudente Nina. Imagino que debe haber sido algo muy fuerte para que hayas logrado decidir a separarte si dices haberle amado tanto.

Él simplemente no tenía idea de cuánto había sufrido yo con aquella ruptura. No creía que nadie pudiera ponerse en mis zapatos y sentir de verdad el dolor y el duelo que esa decisión me había costado. Ni siquiera podía hablar de ella dos años después, y nadie podía entender el por qué le abría la puerta a mi vida de nuevo a alguien que me había destrozado de ése modo. Nadie que no fuera yo.

Robert y yo callamos por un rato. Ya sabíamos mucho el uno del otro y no necesitábamos seguir platicando de cosas tan íntimas por más tiempo. Sin embargo, se había creado una nueva capa en el lazo de la extraña amistad que crecía entre nosotros y al menos a mí, me hacía sentir más cómoda en su presencia. Por supuesto que me ahora me quedaba claro que entre él y yo podría darse algo más que una llana amistad, pero… ¿una relación cerrada? Eso sí sonaba muy improbable.

Comprender eso, sentada frente a él, no me importó en lo absoluto. De hecho, intuí que él podría ser la pieza que faltaba para por fin poder sanar mis heridas y recuperar mi vida. Le sonreí relajada y noté lo cercano que ahora estaba sentado él de mí, habiendo cerrado el espacio poco a poco mientras conversábamos. Era evidente que él también estaba muy a gusto conmigo.

-¡Uff! Creo que podríamos mandar a los fantasmas a pasear ya, ¿no? ¿Qué tal si mejor planeamos que vamos a hacer mañana tú y yo?

Me sonrió por debajo de sus ojos y suspiró.

-¡Claro! ¿Tienes algo en mente? ¿O simplemente nos dejamos llevar por el día?

-Bueno, ¿te parece si mañana temprano paso por ti para dar una caminata por el circuito de la playa?

-Suena bien, pero primero tendremos que ir a comprar filtro solar, Edward Cullen no puede tener un bronceado californiano.

Reí de buena gana al oír el nombre del personaje e imaginarme al vampiro rojo de sol besando a su Bella, -“…Edward, tu piel brilla como millones de rubíes… ¿tienes fiebre?...”-. Robert también rió ligero.

-Por supuesto.

Miré mi reloj, sorprendida de descubrir que había pasado más de una hora desde mi llegada y decidí retirarme recordando que el secreto de una buena conversación era marcharse dejando a la contraparte deseando más. Me puse de pié feliz de que todo hubiese salido tan bien y Rob me imitó.

-¿Te marchas ya?

-Sí. ¿Te veo un poco antes de las ocho? Así evitamos toparnos con mucha gente.

-Perfecto.

Ya estábamos afuera de su departamento, pues yo misma me había dado paso y ahora me detenía en el descanso de las escaleras y le sonreía tranquila.

-Hasta mañana Robert.

-Hasta mañana Nina.

Se acercó a mí despacio y me besó de lo más natural en los labios, pero no fue más allá; ninguno de los dos intentó profundizarlo, porque entre nosotros despedirnos así era ya normal.

-¿Te confieso algo más Nin? -Yo asentí con la mirada- No eres la única con imaginación viva. Los ruidos que oíste anoche… Fui yo. Tu hermano tiene la culpa por sugerir que me alejara de tu cuarto.

Me reí con la mirada pero callé. ¡Si tan sólo supiera!
-----------------------------------------------------------------------
Con mucho cariño para mi amiga Coka y para las chicas del blog. Gracias por sus ánimos y hermosas palabras.
Sissy

13 comentarios:

coki cullen dijo...

jajajaja! me encanto!!! anda que no ha aprovechado robert para reirse!!! jajajajaj, aunque el momento del bronceador y edward brillando como rubies ...me rei mucho tambien...jajajja
y vaya vaya con el pervertido... menos mal que no entro unos momentos despues en la habitacion...jajajajajja

muchos besos.. y un capitulo genial!!!

anamart05 dijo...

Me ha ENCANTADO y sobre todo estoy feliz, que "a pesar de la maternidad" (y no es pq sea algo malo sino pq al principio es algo "extenuante" el estar 24 h con el bebe y la teta fuera, ja, ja) te queda tiempo para escribir estas cosas tan maravillosas.
¿De donde sacas el tiempo? A mi no me quedaba ni para respirar (hoy en día tampoco lo tengo,pero bueno..)
De verdad, espero que estes mejor por lo de tu papa, que desde el cielo estará contigo continuamente y ... bueno no quiero ponerte triste.
Desde España muchos besos, y felicidades. (Ya estoy esperando el nuevo capítulo, ja,ja..)

nydia dijo...

dios como me as hecho reir quien se imaginaria tomando el pelo asi,,,Me encanto...Sigue asi linda...Besos...

lisy dijo...

Sissy, Nos has pintado a un Robert tan humano, tan simple, como cualquier joven, sufriendo porque la muchacha que el quiere lo ve sin importancia. Vaya que Kristens esta bien loca tratando asi a un hombre como El.
Que buena puntada esa de "brillando como rubies" por el bronceado... jajaja

Que bueno te quedo el capitulo, Sissy!

Besos y abrazos,

LISY

Axavenus dijo...

Ya extrañaba tus capitulos... eres muy buena!!!
Me gusto mucho... Espero que las cosas se den mejor entre ellos.... =)

Camila dijo...

Sissy me lo devore, empece y no pude parar!
me gusto ese par de cómplices hablando, pero coqueteando!
El no lo puedo imaginar de otra forma, y el giro de la historia con Kriss... pero igual ellos que si, que no ... y el picarón noooooo... hay que veo que se avecina algo HOT HOT ... o ya estaré delirando!! Espero que n ^U^

Bueno, como siempre te digo GRACIAS!! Aquí estaremos esperandote el tiempo que sea, eso si, primero, lo primero es decir... tu y la beba! Te extrañamos!
Un beso y un abrazo!

Leticia dijo...

Syssi, me encantoooooo!!!! Que suerte que tiene Nina, como la envidio, yo tambien queiro un beso de Robert!!!! Quiero el proximo capi!!!!!

Angeles Nahuel dijo...

Encuentro tan entretenida esta historia, con lo de los rubies me he reido tanto q mi sister llego y me pregunto cual era el chiste, se lo conté pero como no conoce de la historia no capto, entre mi decia .. se nota que no es fans..jijij... ojala pronto te vuelva a leer (ya he releido como 3 veces cada capi..jiji)

bell.mary dijo...

Simplemente me encanto el capitulo,me fasina la manera en que se van dando las cosas como sin querer comienzan a abrirse para contarse cosas tan personales, pero bueno que le pasa a Kristen porque lo trata asi, no se da cuenta del gran hombre que tiene a su lado......
Esta historia te tiene siempre intrigada por lo que sucedera y te deja con ganas de mas y mas....

Gracias por esta historia y espero
leer pronto el proximo capitulo.
Besitos.

bell.mary dijo...

Por cierto me dio mucha risa lo de " brillar como rubies" por lo del bronceado me encanto jajajaja....

darlyn dijo...

wow!! m encanto el capiitulo, m encanta cmo describes a edward,sencillo,etcetc ejjejeje pero buenoo sigo a la espera de un prox capiituloo, shayss amo el blog!

angela dijo...

jajajaja que picarroo mi robb..!! jajaj deox deox que buena historiaa.. son las 3 y 20 de la madrugada y io sigo aqui jaja xD

healcar dijo...

me encanta como van las cosas y espero que esa picardia que hay entre los dos no desaparezca (de verdad que envidia Nin) en los próximos capítulos, de nuevo te felicito.