Seguidores

miércoles, 13 de julio de 2011

Alfombra Roja 10- El beso


Mi historia comienza con un loco sueño que nos llevo a mi y Alexa a juntar peso a peso para estar en la alfombra roja en el estreno de Eclipse, solo para conocer al hombre de nuestros sueños, estariamos alli para verlo pasar, para mirarlo todo lo que duraran esos 10 segundos, todo el esfuerzo lo valian esos 10 segundos, aveces la vida es eterna en 10 segundos.

Pero algo cambio todo, algo que hice lo cambio todo, cambio el curso de mi vida para siempre, y debo agregar que no me arrepiento de nada.


EL BESO



Sus labios tocaron los míos en forma tan suave que pense que mi corazón saldría despedido por mi boca hacia el infinito, mientras sus labios se acoplaban a los míos milímetro a milímetro tan lentamente que pensé que no sobreviviría para terminar ese beso, recordé la escena en la pieza de Bella cuando Edwards le pide que lo deje intentarlo, mi mente voló sobre las nubes hasta que de pronto aterrizo violentamente en un suave roce de su lengua tibia y dulce, que al tocar mis labios provoco que mis rodillas comenzaran a tiritar de manera desbocada. Era tan fuerte la vibración que Robert se alejo de mí y yo una vez mas quise morir por ser tan estúpidamente débil. Él sonrió y tomándome fuertemente por la cintura con la clara convicción de que esta vez no me dejaría que escapar, volvió a mi boca nuevamente con claros deseos de dejar la ternura para después. El beso comenzó a subir el calor de mi piel completamente, estaba comenzando a quemarme a fuego lento, mientras yo sentía su apriete cada vez mas estrecho. Me pareció que a él este beso también comenzó a excitarle por el ritmo que tomo su roce.

Fue justo en ese momento que sonó el teléfono de la habitación. El continúo besándome sin hacer ni caso, pero cuando este sonó por tercera vez, no pudo evitarlo más.

Lo escuche decir “maldición” en el momento que separaba su boca de la mía.

-Me disculpas, solo un momento- dijo y yo me quede parada como en el juego de la momia sin poder moverme, con los músculos atrofiados y los labios ardiendo.

Ringgggggggggggg, ringgggggggggggggg, ringggggggggggggg seguía sonando.

-Alo, si soy yo- dijo muy secamente.

Yo me moví como por instinto acercándome a la pieza intentando escuchar que era lo que sucedía. La conversación era extraña porque a ratos no tenía sentido, me faltaba la parte que no escuchaba pero intuía.

R: Acabo de cenar, gracias…

Pausa

R: No, ya es muy tarde planeo meterme en la cama pronto

(Esa frase hizo que vinieran a mi todas las tontas ilusiones, sonreí sin querer y me sonroje ante las posibilidades)

Pausa

R: No creo que sea buena idea, no estoy solo.

Pausa

R: Pues lamento mucho que no te agrade mi proceder a mí tampoco el tuyo. En todo caso hace tiempo que ya no es de tu incumbencia.

Pausa

R: Te equivocas ella no está aquí para eso y tampoco te debo ninguna explicación. Lo único que quiero es que te dediques a lo tuyo y que mortificarme deje de ser tu deporte favorito.

Pausa

R: Porque no te entretienes con ese que estaba contigo en el muelle, parecías muy a gusto, ¿no?

Pausa

R: Te equivocas no estoy celoso, hace tiempo que tu cruel proceder dejo de afectarme, no volverás a dañarme nunca mas, ok?

En ese momento creí escuchar lo suficiente para sentirme un títere de esta obra y saber exactamente que lo que yo sospechaba era correcto. Yo estaba ahí para vengar a un chico enamorado y despechado que lo único que esperaba era que quien amaba, probara un poco de su propia medicina y aprendiera la lección. Abrí la puerta lentamente y entre el ascensor para apretar el numero de mi piso varias veces y salir de ahí lo antes posible.

Baje en el ascensor como con la sensación de quien se libra de un accidente aeronáutico y sigue vivo solo con la sensación de “¿por qué a mí?”, la situación era totalmente injusta, si bien yo era una pobre chica común y corriente, tenía mis principios tan claros que intentar hacerme la loca pensando en que Robert de verdad se estaba fijando amorosamente en mi, era una total imbecilidad. Todo tenía una explicación y lamentablemente no era amor el término exacto.

Yo analizaba lo sucedido aun sintiendo como ardían mi boca por la presión con que atrapo mis labios los últimos segundos, su sabor continuaba en mi boca, estaba triste pero en shock, sentía que la vida era injusta, seguramente olvidaría detalles hermosos del encuentro, olvidaría lo que me provocaba, la temperatura, su olor, olvidaría todo lo maravilloso que adornaba el momento. En ese momento y como en un acto irracional decidí escribir todo lo que paso en la cena desde que me invito a su habitación, lo guardaría para siempre en mi alma, solo para mis ojos y tal vez para Alexa quien sabia se alegraría o entristecería con mi historia sin jamás acusarme de nada, ni contar nada a nadie. Comencé a escribir mi relato y procure ser lo mas detallista posible, alcance a escribir todo lo que paso hasta que entre al ascensor cuando hui de su beso. Rápidamente guarde mi libreta en el cajón del velador y conteste.

-¿Habitación 323?, no corte le van a hablar-dijo la voz de una recepcionista.

-Coka, soy yo Robert, ¿Por qué te fuiste?- dijo con voz totalmente intrigada.

Yo guarde silencio.

Él prosiguió.

-No quería obligarte a nada, ni lo pienses así, solo te llamo para que sepas que fue una velada muy linda... Gracias-dijo muy tiernamente.

-No te preocupes, yo estoy un poco cansada y ahora prefiero descansar para lograr recuperarme, nos vemos mañana- dije lo más compuesta y cínica posible.

-Está bien nos vemos mañana, intenta dormir rápido porque pasare por ti temprano, tipo 5 AM, grabamos a primera hora-respondió como recobrando su confianza.

-Eh…mm…no sé si me iré tan pronto a la isla, quizás iré mas tarde, ¿puede ser?- le dije intentando con toda mi alma que no siguiera preguntando, porque tal vez mañana a esa hora, estaría rumbo al aeropuerto para ir a casa, aun no lo sabía.

Él se quedo mudo al teléfono, y yo sentía una respiración un poco entrecortada, tal y como lo conocía lo imaginaba tomando su pelo de forma compulsiva, intentando entender lo que me sucedía.

-Tienes razón en estar molesta, no debí atender el teléfono, pero sabía que no pararía de llamar hasta que contestara y pensé que era mejor hacerlo rápidamente y cortarle aunque no suelo tener mucho éxito con esa estrategia- se disculpo de manera un poco desesperada.

-Por favor, no me cuentes nada, no necesitas disculparte, son tus cosas, tus temas, nada tengo yo que ver ahí… en verdad no quiero saberlo- le dije como para cerrar el capítulo.

El volvió a callar en el teléfono.

-Quisiera contártelo todo, de verdad pero por un lado tenemos un acuerdo de confidencialidad con la Productora y por otro lado no quiero ocupar mi tiempo contigo hablando de ella- explicaba intentando hacerme cambiar de parecer o mejorar la situación.

Yo no sabía cómo dar por terminada la llamada.

-Robert, si me explicaras de alguna forma lo que sucede aquí, tal vez entendería la actitud de ella, la tuya y qué papel tengo yo en este juego- le dije ahora ya sincerándome.

Sentí que corto violentamente el teléfono. Ahí estaba otra vez el caracol Pattinson, jamás lo entendería, jamás podría lidiar con esta situación que claramente era más complicada de lo que parecía.

De pronto sonó el timbre de la habitación. Impresionada pensé ¿quien querría hablar conmigo a las dos de la mañana?, y al abrí la puerta y ahí estaba él parado con una mano en su cintura y la otra en su pelo.

-¿Porque crees que estoy jugando contigo?, ¿porque piensas así de mi si apenas me conoces?- dijo bastante molesto.

-¿Estas loco, no puedes merodear los pasillos del hotel a esta hora?, y además golpear a mi puerta a esta hora- le dije molesta y asombrada.

-¿Puedes contestar mis preguntas?-me dijo ahora con los brazos cruzados en su pecho.

-Porque, si tu no contestas ninguna de las mías- me sonreí porque recordé la escena del invernadero de la primera película Twilight.

El sonrió porque entendió la broma.

Mientras miraba nerviosa el pasillo decidí que lo mejor era hacerlo pasar. Lo tome del brazo empujándolo a dentro, lo único que no quería eran problemas extras.

-Quiero que me cuentes que pasa con Kristen, lo siento veo imposible tener una relación de amistad sin sincerar algunos puntos importantes- le dije evitando mirar sus ojos, para no desviar mi atención.

-Si así lo quieres te contare todo, pero para esto necesitamos una botella de whisky y mucho hielo- dijo sentándose en un sillón.

12 comentarios:

Axavenus dijo...

Wow!! que capitulo
me encanto Coka... genial de verdad porque siempre digna aunque sea Rob

Me encanto muero por más!!!

Besos

Axavenus

titaling dijo...

wow wow coka tambien necesito un trago estoy completamente intrigada...sus palabras de verdad se nota la deseperacion y el beso me dejo en shock tiene que haber mas de esos. quedo buenisimo siguele porfa
Un saludo a todas

LISY dijo...

Que telefono tan inoportuno. Porque no lo detuviste para que no contestara?

Que capitulo, me hizo cambiar de una emocion a otra y otra mas, te quedo estupendo amiga. Te felicito porque tienes una mente prodigiosa.

Besos y abrazos,

LISY

Anónimo dijo...

hay que alegria me ha dado ver que habias actualizado!!! me encanta esta historia y el capi ha estado genial! el momento en el que la beso... estubo genial!!! (que envidia) jajajajja pero bueno por fin parece que se van a ir aclarando las cosas...que intriga!!!!

coki cullen

Anónimo dijo...

Me encanta esta historiaa, es increiblemente buena jajaja!! Gracias por este capitulo estuvo impresionante!! Saludos
Ma veronica.

SUHEY dijo...

Coka vaya capi, ese teléfono grrrrrrrrrr jajajja, cada vez que leo esta historia, te envidio jujujuju, super capi, nos llevas como en una montaña rusa, de una emocion a otra!!!

Gracias !!!

anamart05 dijo...

Que alegría ver que habías actualizado!!
Con el beso aún estoy en estado de shock, y la conversación con whisky apunta a que será memorable....
Te quedo fantastico el capítulo. Felicidades Coka

bell.mary dijo...

Que capitulo tan bueno Coka ese telefono tan inoportuno yo que tu le hubiera aventado algo para que dejara de timbrar jajajajajaja
me encanta tu manera de actuar que no porque sea Rob le vas a pasar todo esta bien que quieras que te deje claro que papel juegas en todo esto, y no sean malitos inviten un trago no jajajajaja
Saludos y besitos

Mel dijo...

uuuu!! yo lo hubiese hecho sufrir mas! jajaja loca! me encanta ya lo sabes!!! y quiero accion!! quiero Lemmon!! jajaja

te adoro besitoo

Mel

Irene Comendador dijo...

¿Esta en tu habitación?
aaaaaaaaaaaa
madre mia esto se pone interesante, ademas quiero saber mas de esa conversacion sobre Kristen, quiero ver que leches pasa con la bruja esta, que ya toca las narices mas de la cuenta, con eso de interrumpir vuestro beso, jajajjaaj
Un beso nena y esperando por el siguiente
MUAC!!!!!!!!!

Leticia dijo...

me gusto, me gusto, me gusto!!!! cada vez me engancho mas a esta historia... que le contara????

Camilaloto dijo...

Odieeee ese ring... pero te digo la verdad, me encanta Kiki ya la quiero y los veo juntos y wowwww. Pero ver esta version ella malvadilla me hace querer golpearla y tu dandote besos con Robbbbbbbb alucino!
Gracias!!! Kisses!