Seguidores

martes, 11 de octubre de 2011

A la caza del Vampiro- Capitulo 26

¿Hasta que punto somos capaces de llegar? ...
Lo sabíamos muy bien.
Meticulosamente tramamos nuestro plan, todo estaba dispuesto. Cruzaríamos el mundo para tenerle.
Atrás dejamos la sensatez y nos entregamos a la demencia.
Él debía ser nuestro... Robert sería nuestro

DESPUES DE ANOCHE

Horas más tarde, sobre la que había sido mi cama matrimonial…

Era difícil dar una buena explicación a todo esto, la situación era absolutamente inentendible, yo ahora era vampiro y había sido poseída totalmente por el amor, dos cosas que nunca concilie que podrían suceder y menos al mismo tiempo. En mi cabeza aun podía sentir los acordes imaginarios de la canción de “Never think”, mientras observaba el rostro de quien era ahora mi compañero, el mismo que un día fue el motivo de todas mis fantasías hoy dormía junto a mi apaciblemente. Yo miraba sus ojos con sus largas pestañas, su mentón cuadrado y su boca, su boca roja rubí que siempre me volvió loca, dibujada sobre ese rostro casi transparente, estaba claro este chico pálido no era de este mundo. El tiempo pasaba y él simplemente dormía.

Si… los vampiros también podían dormir, lo que no era cosa fácil de entender, en mi cabeza los pensamientos se tejían de un lado a otro, primero con la idea mítica de que estos seres descansando durante el día en ataúdes y fosas putrefactas, hasta la versión Twilight en que ellos simplemente jamás dormían. Por un momento me costó entender que yo también era ahora parte de estos seres fantásticos y oscuros que siempre me fascinaron… de pronto una pregunta vino a mí, ¿y porque yo no tenía sueño ni dormía como él?.

Debían haber pasado veinticuatro horas como mínimo en que no paramos de amarnos ni un solo minuto, habíamos probado todas y cada una de las posturas que alguna vez conocí, era claro que él conocía una media docena mas que yo por lo menos, el caso es que ni estaba cansada ni tenía ganas de parar. De pronto el hambre empezó a provocarme dolor en el estomago y mis tripas crujieron, era dolor real, mi garganta ardía como cuando te va a comenzar un resfrío de esos que te tumban en la cama.

La sensación no paro se acrecentó y en unos minutos fue realmente doloroso, me levante para no despertarlo con mis gemidos, no podía pensar del dolor y no sabía cómo podría parar esta sensación. Me fui directo a la cocina y tome un vaso de agua, pero fue como tomar aire, nada paso. De pronto un puntazo en la garganta me doblo en dos y un grito salió de mi garganta sin poder evitarlo.

-¿Que sucede? – pregunto asustado Rob desde el cuarto, mientras en un abrir y cerrar de ojos ya estaba junto a mí.

-No sé, me duele, me duele mucho…no puedo soportarlo- dije gimiendo y apretando mi garganta.

-Tranquila, tengo algo que te aliviara- dijo y salió en dirección al living donde estaba su mochila. Volvió trayendo una bolsa negra a la que le puso una pajita.

-bebe- dijo pasándome la bolsa.

-¿Que es?- pregunte

-Coka, bebe antes que vuelvan los puntazos que serán cada vez mas dolorosos- dijo Rob señalando la bolsa que me había pasado- Perdona por haber olvidado atenderte antes de que llegaras a esto, me distrajo la situación en la que nos encontrábamos… perdóname amor.

Lleve mis labios a la pajita y absorbí, entonces el mas dulce néctar bajo por mi garganta como un bálsamo que relajo cada uno de los músculos de mi cuerpo, yo bebía sin poder parar, era el liquido mas exquisito que nunca antes había probado en mi vida, solo la extensa sesión de sexo que habíamos tenido, podían parecerse “algo” a lo que me provocaba esta bebida.

-Tienes que parar, no puedes beber todo de golpe, tu cuerpo se descompensara- me dijo Robert mientras intentaba que yo parara.

Yo lo escuchaba y en verdad quería hacerle caso pero no podía, sufría una especie de frenesí orgásmico de esos que no puedes parar, mis dientes se aferraron con mayor fuerza a la pajita y mis manos se transformaron en garras que se asían a la bolsa como si en ello se me fuera la vida.

-Coka, por favor intenta encontrar tu centro, debes recuperar la cordura, esto solo te nockeara y volverás al coma profundo en el que estabas… ¡te perderé una vez mas!- grito mientras se acercaba dispuesto a arrebatarme la bolsa.

Sentí que de mi pecho emergió el primer y mas poderoso gruñido, solo parecido al efecto que puede hacer el intentar arrebatar un hueso a un perro hambriento.

-Amor por favor no me obligues a utilizar la violencia contigo, si me obligas tendré que lastimarte, prefiero eso a perderte nuevamente- me dijo suplicante.

De pronto la bolsa voló de mis manos y aterrizo en el piso, entonces una mancha rojo oscuro ensucio mi ropa y el suelo. Rob me había quitado de un manotón lo que tenía entre mis manos.

Mi reacción instintiva fue atacarle y me agazape para hacerlo como un tigre a punto de caerle encima a su presa. De pronto mi reflejo en la ventana me mostro una Coka fuera de sí y con toda la boca y la ropa manchada de un liquido rojo, era realmente una criatura horrible, el shock del momento me obligo a detenerme.

-¿Que es esto?- dije tocándome la boca y mirando mis manos, con todo el asco del mundo.

-¿Que crees tú?- respondió Robert mientras se mantenía aun alerta a un posible ataque.

-¡Responde!- grite alterada

-Es lo que te mantendrá viva y junto a mí, tu alimento de ahora en adelante y para siempre- me dijo bajando los ojos.

Guarde silencio, relaje mi posición para sentarme en el sillón con una mescla de tristeza y vergüenza, yo había sido la que había actuado como una loca demente frente a esta necesidad, ¿Qué pasaría cuando tuviera a una presa viva?, ¿Qué pasaría cuando me transformara en un monstruo depredador? Comencé nuevamente a intentar llorar.

Robert volvió a acercarse sigiloso y se sentó a mi lado.

-Tranquila, no será siempre así, solo son estos primeros tres días, por eso no puedes estar en la calle. Yo te proveeré de alimento, tu solo disfruta del proceso mi amor- me dijo lo mas suave posible.

-Y como lo obtienes, ¿matas gente Rob?- le pregunte intentando que por favor no me dijera “si”.

-Tengo un bróker que me la provee, Coka en este mundo existen personas dispuestas a todo por dinero, sobre todo si eres millonario.

-¿De verdad, alguien te provee de sangre?- le dije horrorizada. ¿Sabes por lo menos de donde la obtiene?- le argumente desde lo mas profundo de mi conciencia.

-Lo compra en varios bancos de sangre, tiene amigos en estos lugares que seguramente lo roban de sus bóvedas…, una noche lo seguí para verificar si estaba todo en orden, te juro que preferiría chupar ratas en las cloacas que atacar a alguien o que alguien resultara herido por alimentarme- respondió y yo lo ame nuevamente, con más fuerzas.

Me acerque y lo bese apasionadamente así sucia como estaba, él deslizo su boca sobre la camisa que yo me había puesto a la rápida antes de salir huyendo del cuarto por el hambre. Su boca mordía mis pezones sobre la camisa y yo nuevamente hervía en sus manos. Mientras me ponía a mil nuevamente otra vez recitaba mensajes sucios en mis oídos que sin necesidad de poseerme me llevaban justo al umbral del más delicioso orgasmo.

-“Puedo besarte entre las piernas eternamente, ame su sabor, eres exquisita, y ahora que eres vampiro me vuelves loco, quiero estar con mi lengua permanente bajo tu calzón”- me dijo mientras sus ojos se ennegrecían.

-¡Estas loco!- le dije y volvimos a entregarnos al juego del amor, esta vez el ritmo era un poco más frenético. Mientras veía su boca aullando de placer pensé nuevamente en Alexa y me sentí mal por ella, aunque yo sabía que si ella supiera que finalmente una de nosotras había conseguido su sueño junto a él, estaría feliz.

-Rob- dije mientras él suplicaba que el ritmo no parara.

-Uff...amor...Mmm…no pares…eres fantástica…amor como te siento aquí abajo…abre tus ojos que quiero mirarte a los ojos mientras te poseo...- Robert estaba en otro mundo y se lo estaba pasando de lo mejor.

-Rob, debes escucharme…Dios!!- en ese momento sentí sus tiritones sobre mí, y supe que lo había perdido.

Diez minutos mas tarde, cuando ya se había repuesto, me abrazo y pregunto ¿Qué pasaba?

Comencé hablando de la fidelidad y de lo poco que creía en ella, sus pupilas se dilataron.

-¿Como es posible que hables de eso?, si yo ya no puedo amar a nadie mas- me dijo sintiéndose claramente ofendido.

-Se que te volverás a enamorar, te paso con Kristen y te volverá a pasara en 10 o 100 o 1000 años, ¿quien sabe cuántas veces?- dije muy convencida.

-Eso no pasara, tu eres mi compañera y ahora solo somos uno.

Me sonreí.

-¿Porque no me crees?, nunca encontré la persona que me complementara y fuera solo felicidad estar junto a ella, lo que estoy viviendo es lo mejor que me ha tocado vivir en la vida, ¿crees de verdad que soy tan estúpido para echarlo todo a perder?- Rob estaba comenzando a molestarse.

-¿Que pasara con Alexa?- pregunte con miedo.

-Hablaremos con ella, Alexa también es importante para mí, ella lo sabe y lo entenderá- dijo Rob muy resuelto.

Aunque no me quedo muy claro cuales serian sus próximos movimientos, decidí aclarar solo una cosa.

-Robert Thomas Pattinson, escúchame… no espero fidelidad ni la voy a prometer (él apretó el entrecejo), solo quiero que me prometas “lealtad”, esa sí que no la voy a transar- dije y lo mire a los ojos.

-No sé de que hablas con todo esto de la lealtad y fidelidad, que para mí son la misma cosa- respondió seriamente- ¿Y cómo es eso que no vas a prometer fidelidad?

-La fidelidad es esperar que el otro jamás sienta nada por nadie mas, y eso es demasiado altanero, no controlas la vida, ni las personas ni las necesidades, no sabes tampoco como se teje el destino ni los afectos, pero lo que si puedes controlar es no fallarle a la persona que tampoco te fallaría, el amor a veces se parece mucho a la calentura y nos nubla, solo que antes tenemos un segundo, solo un segundo para evitar destruir el corazón de los que amamos y ese segundo puede llegar a definir nuestros destinos. Si me vas a reemplazar por alguien quiero ser la primera en saber y no la ultima. ¿Comprendes?

-Comprendo- dijo él y me abrazo- De todas maneras…no sucederá.

------------------------------------------------------------------------------------
"Solo el amor consigue encender lo muerto", una frase tan hermosa de Silvio Rodriguez que hoy me describe totalemente, espero que disfruten el capitulo.

7 comentarios:

bell.mary dijo...

Hola Coka me encanto el capitulo, Rob tratando de hacerte entender que realmente te ama, ahora a esperar que sucedera cuando Alexa se entere de todo.........
Sabes me encanto tu descripcion de fidelidad y tienes toda la razon, no podemos esperar que siempre los sentimientos sean los mismos o que no cambien, mas sin embargo esperamos la lealtad de nuestra pareja en este momento y como bien dices ser la primera en enterarse si sus sentimientos cambian.......... Besos y recuerda simpre vendran tiempos mejores.

LISY dijo...

El capitulo contiene muy buena filosofia a cerca de la lealtad y la fidelidad, es facil creer que es lo mismo pero no lo es.

Coka esta pensando en su amiga Alexa, y aunque antes tubieron problemas anteriormente a causa de celos y desconfiaza, la lealtad a la amistad que se tenian las ayudo a volver a ser amigas. Ahora Coka estaba pensando (como preparando el terreno) como iban a vivir, cuando su mejor amiga regresara, ya que Robert las ama a las dos y quiere tenerlas junto a el y Coka quiere prepararse para arreglar la situacion, antes de que esta se presente.

Rober esta confundido y cree que lealtad y fidelidad son la misma cosa. Pero Coka le aclaro la gran diferencia.

Que gran inspiracion tubiste escribiendo este capitulo, amiga Coka. Esta simplemente bello !

Besos y abrazos,

LISY

Alejandra Henriquez Lopez dijo...

Este capitulo me ha gustado mucho amiga. Creo, y te lo digo sin pelos en la lengua, que es el mejor que has escrito hasta ahora.
Continua asi, deleitandonos con tus magia y tu pluma.


Te quiero mi coka... Fuerza, fuerza.

Con cariño:

Alexa Cullen

nydia dijo...

OMG Coka te as lucido fantastico en este capitulo enseñandonos la difrencia de cosas e ilusionandonos con tus letras que nos atan cada vez mas............Besitos.............

KARLA dijo...

QUE BELLO CAPITULO... MUCHOS SENTIMIENTOS...MI COKA ESTUVO SUPER ESPECIAL....ME ENCANTO SIMPLEMENTE...
ESTAREMOS ESPERANDO TUS DEMAS HISTORIAS QUERIDA...
CUIDATE!!!
BESOS Y ABRAZOS...
KARLA

Anónimo dijo...

Un gran capitulo, saludos
Ma Veronica.

kdekrizia dijo...

Me encanto el capítulo hay muchos sentimientos en él.La fidelidad ,la lealtad, muy bien expiesta tu opinión. Esperare con impaciencia los siguientes capitulos tanto de este como de los demás fincs. Besos desde España.