Seguidores

jueves, 8 de abril de 2010

Cronicas Universitarias, Capitulo 1


BIENVENIDOS NOVATOS
Capitulo escrito por Coka y Lullaby




Intro Lullaby


Mi mirada vagaba por toda la habitación que había sido mía por los últimos 17 años, me mordía un dedo nerviosa buscando que más meter dentro de la maleta que descansaba arriba de mi cama revuelta. Esa noche no había podido dormir en absoluto ya que mi sistema había luchado en la oscuridad contra los nervios, la ansiedad y la inseguridad… me preparaba para dejar mi casa atrás, con todo lo que eso conllevaba… dejar en el pasado mi niñez, mi habitación de tonos rosados, mis libros que me habían acompañado desde la infancia cruzando por una tempestuosa pero igualmente tranquila pubertad y una dolorosa adolescencia, me preparaba para dejar mi mundo atrás y comenzar con una nueva vida… una vida universitaria.

“Calma Lu… tranquila, no te vas a morir, eso seguro…” me decía internamente tratando de controlar fallidamente mis ánimos. Posé mi mirada sobre mi escritorio de caoba y vislumbré lo que quería llevar a mi nueva vida, mi cuaderno de anotaciones… donde me daba la libertad de reflejar mis pensamientos y mis breves momentos de ensoñación… porque si, era después de todo una eterna soñadora.

_Lu! Ya es hora_ gritaba mi madre desde el piso de abajo, ahogué un gemido de resignación y metí con torpeza en la maleta los últimos vestigios de mi paso por esa casa, cerré mi equipaje con mis rodillas ejerciendo presión sobre ella, la tomé y dando una última mirada a mi habitación albergando la esperanza de volver al menos a dormir una vez más en mi mullida cama, salí rumbo a la sala donde esperaban mis padres.

Era una contradicción de sentimientos, una colisión de emociones varias las que experimentábamos con mis padres en esa salita de aeropuerto esperando que llamaran para embarcar al avión que me llevaría hacia lo desconocido. Mi madre se comía literalmente las uñas tratando en vano de serenarse y mi padre tenía esa mirada de indiferencia leyendo una de las revistas que se encontraba por allí, aunque de vez en cuando me miraba nervioso de reojo y sonreía cuando me pillaba observándolo,

_Papá!..._ murmuré riendo _suéltalo… no te aguantes, mira que en cualquier momento me voy_ dije apuntándolo con el dedo, lo conocía lo suficiente como para saber que se moría la lengua para decirme algo. Suspiró bajando la revista y me miró con esos profundos ojos cafés iguales a los míos,

_Bueno… hija, yo…_ me miró frunciendo el entrecejo mientras yo con un movimiento de cabeza le pedía continuar con su perorata _ Lullaby, te extrañaré horrores hija_ murmuró avergonzado mientras agachaba la cabeza. Sonreí ante la ternura que me provocaba eso y lo estreché fuerte entre mis brazos, _es una vergüenza que me estés conteniendo a mí siendo yo el que tendría que hacerlo…_ dijo lanzando una risita nervios,

_Dejémoslo así… privilegios de hija única cuando parte a estudiar_ dije riendo. Mi madre se acercó luego de ver la escena y nos abrazó a ambos cual abrazo grupal, entonces escuche por los altoparlantes el anuncio de mi vuelo hacia Seattle Abracé torpemente a mi madre que ya tenía las mejillas brillantes por las lágrimas y con un gesto de la mano a modo de saludo los dejé atrás para adentrarme en el avión, me senté en el asiento que me habían designado y con encendí mi ipod.

El avión surcó el cielo, pero para mí eso pasó desapercibido, dormí la mayor parte del vuelo y escuché mi música la otra parte mientras engullía maní salado, maldije internamente haber dejado en la maleta mi libro del momento “Aprendiz de vampiro”. En unas horas llegamos al aeropuerto internacional de Seattle, el cielo estaba encapotado como es costumbre en esa zona pero el aire se podía sentir cálido aún, era primavera y era la parte más agradable del año.
Sabía lo que debía hacer, meses atrás habíamos venido con mi madre para conocer el lugar donde iba a pasar mis años universitarios y solo me quedaba encaminarme hacia allí e instalarme, conocer a mis compañeros y reconocer el campus universitario.

Estaba yo fuera del aeropuerto, luego de buscar mi equipaje, con la intención de tomar un taxi, pero me encontré con que no había taxi alguno, solo me quedaba espera a que llegaran. Miré mi reloj y me di cuanta de que era justo el mediodía y ya me comenzaba a rugir el estómago. Por el rabillo del ojo me di cuanta de un taxi que venía directo a mí para aparcarse a mi lado pero justo cuando iba a abrir la puerta alguien más se me adelantó dándome un empujón.

_Hey… este es mío_ dijo la voz de una mujer mientras yo me tambaleé a punto de caer al suelo, la miré de soslayo y solo pude ver una cabellera castaña que le llegaba a la altura de la cintura. Era injusto, una rabia tremenda encendía mi sentido de la defensa… no, no, no… eso no se iba a quedar así. Ella aún no subía al taxi cuando yo me reincorporé rápidamente y tomándola del brazo, con el que llevaba su maleta, la jalé hasta apartarla de la puerta del auto,

_¿Tuyo?... yo estaba esperándolo, yo estaba a punto de entrar!_ grité con toda mi rabia contenida, ella me miró con sus ojos echando chispas y rió descaradamente en mi cara, miré alrededor y solo unas cuantas personas nos miraban reacios, quería testigos, alguien que le pudiera decir a esta intrusa que yo estaba primero,

_Consíguete tu propio taxi_ murmuró soltándose de mi agarre, ahora fui yo la que reí en su propia cara,

_Consíguelo tú!_ le dije y empujándola con maleta y todo me metí en el taxi ante la mirada aprensiva del chofer que veía a través del espejo retrovisor,

_¿Qué?!_ le dije aún alterada por el pequeño percance con la mujer esa _yo lo vi primero_ dije acomodándome la ropa, él solo movió la cabeza mientras arrancaba, le indiqué al chofer el destino y hacia allí fuimos.

¿Decir que era maravilloso el campus de la universidad?, ¿Qué estaba nerviosa ante tal magnitud de las instalaciones? ¿Asustada por la cantidad de alumnos que recorrían el lugar? No… nada de eso tenía respuestas certeras que atinaran con lo que en verdad sentía, pánico era el menor de los sentimientos que en ese momento me embargaban, pero asumir mi situación fue lo que me empujó a entrar al edificio donde se suponía debía estar el área de informes
_Hola! Bienvenida…_ me dijo la mujer detrás del escritorio en el que debían supuestamente darme información,

_Hola, gracias… mmm_ me rasqué la nariz con gesto pensativo _quiero saber cuales son mis clases y si ya puedo subir a mi cuarto para poder instalarme_ ella me miró con una de esas sonrisas fingidas y luego de preguntar por mi carrera me dio un itinerario de mis clases,

_Puedes subir a tu cuarto si ya lo conoces, supongo que tu compañera de cuarto ya está allí instalada o sino la puedes esperar, a ver un momento…_ dejó de hablar para rebuscar algo en una lista _Oh, bueno, Coka es el nombre de tu compañera de cuarto. Supongo que aún no ha llegado así que procura dejar el cuarto en condiciones para cuando te toque recibirla_ dijo de manera automática, supongo que formulaba las mismas palabras una y otra vez con cada uno de los estudiantes _cada sección del edificio tiene un residente de campo, es decir un estudiante que te ayudará a situarte en el lugar y que despejará cada duda que a ti se te presente…_ miré a mi alrededor y veía a los estudiantes entrar y salir del edificio, me preguntaba si ya había llegado mi compañera de cuarto _... a demás no podrán hacerse fiestas en los días hábiles ya que toda organización social queda a cargo de las distintas fraternidades que tiene el campus…_ la escuchaba si, pero tenía mis ojos puesto en lo que sucedía a mi alrededor. _... la biblioteca esta en el edificio B que está al sur del campus y abre durante toda la noche, está a cargo de un estudiante de los cursos superiores…_

_Ok.. ok, mmm… iré a instalarme primero y supongo que sacaré mis dudas con el residente_ dije obligándola a callar su perorata _muchas gracias por todo y… adiós_ di media vuelta para salir del edificio y miré a mi alrededor, visualicé el edificio donde se suponía iba a vivir y decidida me encaminé hacia allí.

Los corredores estaban atestados de estudiantes, muchos de ellos recién llegados como yo y otros que andaban por ahí repartiendo instrucciones, me dirigí, a sabiendas de donde iba a vivir, a las escaleras y llegué más que agotada al tercer piso. Rebusqué en mis bolsillos un pequeño papel en que tenía anotado el número de mi habitación,

_mmm… habitación 72 ¿Dónde estas?_ dije para mí, unos cuantos estudiantes distraídos pasaron atropelladamente y allí apareció, la dichosa habitación numero 72. Me detuve ante la puerta y golpeé…
Nadie…

Golpeé de nuevo ante la duda,

_¿Qué estoy haciendo? Se supone que es mi habitación… ¿quién golpea en su propia habitación?_ dije para mí misma, rodé los ojos riendo ante mi estupidez y abrí la puerta.

_¿Hola?_ murmuré asomando mi cabeza levemente, no quería encontrarme con alguna escena comprometedora como las que se suelen ver en las películas en las habitaciones universitarias. No había nadie a la vista así que me adentré a la habitación y dejé mi maleta en la cama que estaba junto a la ventana, miré a través de ella y vi lo que me había tocado atravesar para llegar a esa ventana, un mar de alumnos iban de aquí para allá y se adentraban en los distintos edificios. Al parecer mi compañera de cuarto aún no aparecía así que me limité a acomodar mi ropa en mi respectivo mueble, mis libros en la mesa de luz y las fotos de mi familia pegadas en la cabecera de la cama… quería tenerlos cerca de mis sueños.

En eso que estaba acomodando mis zapatos en uno de los armarios del único closet que había en la habitación, sentí que se abrió la puerta de golpe, cuando miré me percaté que una mujer con una maleta en su mano y la otra llena de folletos y papeles, entraba a la habitación, esa sería mi compañera de cuarto… Extrañamente su cabello castaño hasta la cintura me resultaba vagamente familiar, pero jamás imaginé que pronto me encontraría con tamaña sorpresa… cuando ella dejó su maleta en el suelo y levantó su cabeza para recorrer la habitación con su mirada, me di cuanta de que mi destino me había preparado una de las peores experiencias universitarias. Ella posó sus mirada sobre mí y mirándome de arriba a abajo de manera incrédula me dio su cariñoso saludo

_¿Tú?_ escupió con desagrado, yo la miré frunciendo el ceño mientras reconocía esa mirada irritada y de odio,

_¿Tú?_ dije denotando sorpresa… ¡maldición!, la loca del taxi sería mi compañera de cuarto.


Intro Coka


Sobre la mesa de mi mesita existían 1000 folletos de Universidades, desde hace casi 3 meses vegetando sin más motivo que ser leídos y releídos, los había repasado una y otra vez, siempre existía algo que no me gustaba, algún detalle que transformaba mi búsqueda en una angustiante carrera por decidir antes que las fechas de cierre me impidieran postular, finalmente postule a 3, aunque siempre supe que era Seattle la mejor opción para mí.

Yo vivía con mi familia muy lejos de ese lugar, en Nueva York y nadie entendía porque estando en una ciudad tan mágica y cosmopolita yo quería atravesar medio país para ubicarme lo más lejos posible de allí, la verdad es que nadie sabía que era eso justo lo que yo quería, con un padre y una madre abogado, tres hermanos que también aspiraban en seguir a sus progenitores, yo era el “bicho raro” de la familia, era además de la única chica, la artista de la familia, supongo que mis padres solo esperaban que el ir a la universidad me asegurara un buen marido que salvara mi futuro, ya que nada bueno podía salir de un lugar en que te cobraran un palo por enseñarte a pintar y cortar papelitos decía mi padre, procurando que yo lo escuchara.

No me importaba lo que pensaban ya estaban mis tres hermanos para que ellos se realizaran, contra todo lo que puede pensarse de una chica como yo que vive en un hogar con tres hombres, ellos se portaban bastante bien y me querían mucho, Cosme, Iñaki y Borja eran para mi mis ídolos, mis tres mosqueteros y nos proferíamos un amor ciego e infinito, yo era la niña de sus ojos, por lo que cuando les comente que me iría a vivir a Seattle, les dio el disgusto más grande de sus vidas, Borja intento todo para que no me dejaran ir e Iñaki hablo con papa amenazándolo de no seguir leyes si me permitían matricularme allí, solo Cosme no dijo nada abrumado por la pena seguramente, ya me conocía y sabia que lo que me proponía lo hacía a como diera lugar.

-¡Están locos si pretenden dejarla ir!, cualquiera la engañara, ya vez como la miran nuestros compañeros cuando vienen!-decía Borja muy enojado.

-¡Si además que es linda la jodida!, ¡y si alguien intenta atacarla, no Dios mío!-Se apretaba la cabeza Iñaki.

-Nadie le hará daño, porque entonces iriamos tras él y lo mataremos lentamente para luego volarles los sesos, además ella no se dejara jamás, no es tonta, es muy precavida, es mas lista que todos nosotros juntos- Dijo Cosme para tranquilizar los ánimos.

Yo los miraba con amor como se paseaban por fuera de mi pieza cuando guardaba mis cosas dentro de la maleta. Ellos hablaban en voz alta muy molestos y maldecían a mis padres que habían autorizado tamaña tontería.

-¡Con la de universidades de arte por acá a una cuadra!, ella no, tenía que buscarse la más lejana, solo para jodernos la vida- Gemía Borja por los rincones.

-¡Iremos los tres a dejarte y de paso nos dejaremos ver para que sepan que no estás sola, que ya saben a qué atenerse si intentan cualquier cosa!- Dijo Iñaki.

-Pues yo no iré, si sale por esa puerta que no me vuelva a hablar en su vida, no la visitare ni contestare sus llamadas-grito Borja desde su cuarto.

Lentamente me despedí de todos los integrantes de mi familia, mis padres esperaban en el auto y yo bese y abrace a mis hermanos, a mi nany y a nuestra mucama de años, abrace a mi perro y Salí corriendo para que no me vieran llorar, Borja no bajo.

Cuando íbamos camino al aeropuerto sonó mi teléfono, era Borja, estaba sollozando, me hizo jurarle que lo llamaría cada día y que escribiría cada semana contándole todo, que si algo no me gustaba no dudara en subirme al avión y volver a casa que ya se encargaría el que nadie me pidiera explicaciones, que me amaba y que esta separación sería muy dura para él. Cuando colgué sentí que mi último lazo con New York ya estaba suelto.

Al despedirme, mama y papa estaba felices por mi nueva etapa y solo me pidieron cuidarme y traer un novio listo en mis próximas vacaciones, eran muy predecibles pero yo no les daría la satisfacción tenía claro lo que quería en mi vida y no era casarme.


El avión partió y yo respire profundo, por primera vez, a solas conmigo misma, sin nadie a mi lado rogándome que me cuide o que haga esto o aquello, era libre por fin!

El avión aterrizo sin novedad y yo corrí a buscar mi maleta, ese era el juego que tenia con mis hermanos siempre que aterrizábamos desde que éramos unos críos, ¿quien sale primero?, cuando me sorprendí corriendo a toda prisa por los pasillos pensé “que te pasa Coka”, respire profundo y decidí ser una “nueva Coka”, lo primero seria calmarme, tome mi maleta y salí a la calle, pero una vez allí me fije que solo había un taxi y estaba parando justo delante mío, volvió la niña que hay en mi e intente tomarlo, pero de pronto apareció una chica y de un golpe me saco de escena. La gente es bastante violenta en este lado del país parece.

-Este taxi es mío!, consíguete tu propio taxi!- gritaba mientras me sacaba del brazo del auto y me lanzaba lejos con maleta y todo.

La muy maldita me había dejado fuera de juego y con el orgullo bastante maltratado, me incorpore y pensé con la garganta apretada, que distinto habría sido todo de estar con mis hermanos ellos no habrían dudado en dejarla fuera de juego de dos gritos, pero bueno la “nueva Coka”, debía aprender a arreglárselas solas, que triste estaba, no era un buen comienzo.

-¿Vas al Campus de Seattle?-me dijo un chico guapísimo mientras me recogía del suelo, yo quede extasiada nunca había visto nada igual era un adonis. Y estaba heladisimo a pesar que estaba frio pero no a ese punto.

-Me llamo Edwards Cullen, ¿quieres compartir el taxi conmigo?, bueno conmigo y mis hermanos, Jasper y Emmet- yo, sentada en el asiento delantero los miraba por el espejo del retrovisor sin dar crédito a lo que veía, eran tres chicos uno más bello que el otro, uno rubio, otro, de pelo castaño y el que me había saludado con su pelo broncíneo, no eran muy parecidos pero algo identificaba claramente como familia, porque los tres tenían un color ámbar extrañísimo en los ojos y eran muy pálidos.


-Bueno nos vemos, ¿como te llamabas?-dijo el chico que me había recogido del suelo.

-Coka- dije casi sin voz, mientras los miraba alejarse, eran un espectaculo verlos desplazarse que no solo yo apreciaba en ese momento, pues varias chicas volteaban con la boca abierta mientras se daban de codazos, pense "seguramente que deben haber pensado que era medio tonta", yo seguia parada como estatua aun medio aturdida por la impresión. Bueno algo bueno por algo malo.

Fui directamente a la secretaria donde me dieron mi horario y el check-in de mi habitación, era la número 72, le pregunte a la mujer si sabia donde estaba ubicada, pero ella ya estaba ocupada con otra estudiante, al parecer su atención era solo mínima por alumno. A tirones subí mi maleta al tercer piso y camine hasta el fondo de un largo pasillo donde nadie se movió ni un centímetro para que yo pasara con todos mis bolsos. Finalmente encontre la puerta, y l abrirla me quede con la boca abierta (no podía creerlo).

-¿Tu?- en la habitacion estaba la misma chica que me había botado sin ninguna piedad al pavimento en el aeropuerto, era ella con la que compartiría mi pieza durante todo el año, parece que todo confabulaba para que volviera a los brazos de Borja lo antes posible.

-Que gusto!- le dije mientras volteaba para acomodar mi ropa que no tenia cupo en ningún lado porque ella con su singular amabilidad había ocupado todos los espacios.

12 comentarios:

Ada Cullen dijo...

Ahi niñas me encanta este capitulooo y de seguro me encantara este fic aaa Lu si eres malita mu Lu pbre Coka porque la toiraste jajajajte imagin siendo asi odiosaaa nooo tueres mi Soool te amooooo mi Luuu ... aa quiero concoer a la que complete ese trioo

Anónimo dijo...

Me encantó! original como todo lo que haces mi Lu, en serio que eres mala, como me reí con lo del taxi, pobre Coka, pero ella sacó lo mejor se fue con los cullen.Aunque seguro pronto también lo conoceras, a tu Edward ja ja, hermoso, sigan por favor! ya quiero leer otra vez.

Annita

jenn dijo...

yo pregunto.. quien se queda con edaward??? jajaj
es igual lullaby queda emmet!!! jaja
chicas muy bueno el capi coka te hubieras hecho la dolorida asi edward te hacia unos mimos jajaj
bsss chicas

neny writter cullen dijo...

aaaaahhhh
combinacion peligrosa ustedes dos! ^^

Coka y Lu?? casi me caigo de espaldas cuando lei que escribian algo juntas jajaja y el primer capi lo adore!!!

Me encanta...estoy ansiosa por saber mas ^^

Besos chicas y espero con muchas ganas el siguiente capi

Lumy cullen dijo...

Lu y Coka el fic estuvo excelente, me gustaría conocer cuando seguirian con esta emocionante historia. Les envío muchos saludos!!!

Anónimo dijo...

hay no que buen comienzo! me encantó! Lu como siempre tú y tus letras que son perfectas y Coka que lindos hermanos que tienes, buen trio jaja. Espero más y que sea pronto, sigo esta historia, besos y abrazos a ambas.

Lesly

Anónimo dijo...

hola soy Lore, primera vez que me paso por aki, ke emocion y cuando es los encuentran? se me hace que estos vampiros sonm mas liberales no? me gusta sigan los hacen bien, ya quieroleer los lemons, si viennen de lula y coka muchio mejor. Sigannn

☪VampiChelle☦ dijo...

Jajajajajajajaj quedo superr!!!!!!!!!! Sigan asi chicas!!

CARMEN dijo...

Esta muy divertida la historia, seguro me enganchare de ella.

saludos.


carmen molina

dDanyelha Cullen dijo...

Me encantooooo
ok eso se keda corto
me super hiper mega ultra fascino
enserio
me mori de la risa por lo de "tu"
bueno asi se me edjo k me ganen el taxi dijo kien no kiere ir con edward,con jazz y emmett
jajaja
kuidense
xoxoxo
atte:dDanyelha Cullen (SoDhaa)
lo de soda no es por la soda es xk me llamo Sofia Daniela y las iniciales son So y Da
no estoy tratando de copiarme ni nada

Anónimo dijo...

hola soy algo nueva por favor sigue inspirada por que es muy mueno lo que escribes. creo que debes unir a coka con Emmet creo que arian una muy buena historias

chau

y segui inspirada

bell.mary dijo...

Hay chicas muy buen inicio pinta para mucho esta historia, hay que ver quien Coka quien quisiera ir en un taxi con esos bombones jajajjaja.
Saludos y muchos besitos a las dos.