Seguidores

viernes, 22 de julio de 2011

Mi Secreto- Capitulo 11



Original de Sissy

EL MARATÓN


Desperté muy tranquila ese viernes, Arturo ya se había marchado para el trabajo y parecía contento de que yo ya hiciera mi vida sola; a fin de cuentas, él ya era un divorciado acostumbrado a su soltería. Me puse ropa deportiva y ya en la cocina me bebí el jugo que amablemente me había dejado mi hermano mientras mordisqueaba un pan integral. Mi único maquillaje era un poco de corrector de ojeras y un brillo labial que me eché en el bolsillo para reaplicarlo cuando fuese necesario.

Cuando llegué por Robert él me abrió aún con el pelo revuelto de cama pero sin más, se montó una gorrita encima y cerró la puerta tras de sí con una alegre sonrisa. Estaba guapo aún en pantalones tipo karate y una camiseta desfajada. Esta vez, no hubo beso de saludo.

Tomamos el auto no sólo por las compras, sino porque en realidad el mar estaba a varias cuadras abajo y parecía lo más lógico.

El aire junto a la playa era fresco para mi camiseta sin mangas e hice una nota mental para la próxima vez; me alegré de comprender que seguramente habría varias “próximas veces”. No había demasiadas personas en el lugar y pudimos trotar tranquilamente por una hora hasta que coincidimos que ya era suficiente y buscamos relajarnos cerca del expendio de energéticos. Por la forma en que Robert sudaba fue evidente que no era muy dado al ejercicio y no pude evitar comentarlo a son de burla.

-¿Te cansaste mucho?

Él rió un poco mientras tomaba de su vaso extra-largo.

-¿Tan evidente es?

-Sólo un poco.

-Nah… no me dejes quejarme, la compañía nos aseguró que nos van a hacer sufrir con la preparación física para el film. Se necesita practicar mucho para tener control de tus músculos y poder fingir una pelea sin que en realidad golpees a alguien accidentalmente. La verdad es que soy delgado por naturaleza, pero necesito entrar en tono. No quiero que me vuelvan a criticar tan despiadadamente por pintarme el abdomen; especialmente cuando Taylor anda por ahí todo el tiempo son camisa… ¡Es agobiante!

-¡Ah! ¿Entonces si era cosa de aerógrafo?

Se sonrojó un poco, pero rió desfachatadamente y yo con él.

-Sí, también es por lo paliducho que soy… Bueno, Kellan también es pálido y no necesita de aceites ni luces… ¡Ja! No me dejes seguir o me voy a ahorcar soloMe reí bastante cuando siguió con sus anécdotas de las bromas que él y los demás le jugaban a Tay en medio del clima frió de Canadá… -“Cosa de testosterona, supongo…”-.

Cuando el sol en la playa empezaba a sentirse fuerte decidimos regresar y buscar algo para almorzar. Terminamos en un pequeño merendero y revisando un periódico en busca de actividades para el fin de semana. En la página de cines encontré algo que me hiso chillar de risa.

-¿Algo bueno?

Lo miré como niña traviesa muy divertida.

-De hecho… esto tiene potencial -Y le pasé la hoja señalando un maratón de Twilight y New Moon para ésa misma tarde y noche. Me miró horrorizado-.

-¿Estás loca? ¿Te das cuenta cuantas pequeñas dementes podrían lanzárseme en tumulto?

-Bueno, es que siempre has dicho que no has visto verdaderamente los films como un espectador. Creo que si vas bien disfrazado y entramos un poco tarde, podrías salir ileso. ¡Vamos! Sería divertido me siguieras contando todos esos pequeños chismes mientras vemos las pelis.

-¡No! ¡Por nada del mundo me arriesgo a que nos maten un grupo de adolescentes hormonales que quieren que las muerda!

-¡Anda! ¡Hazlo! Si accedes a mi idea te prometo que no repelo a lo que tú escojas luego…

Muy tarde me di cuenta de la tontería que acababa de decir, fue la pícara mirada que me lanzó la que me hizo captar muy tarde el doble sentido de mis palabras y comencé a reírme al mismo tiempo que él se me acercaba sugerentemente.

-¿Lo que yo quiera, eh? Esa idea me agrada. Puede que tengas un trato aquí…

Me reí un poco más fuerte sin poder evitarlo, de todas formas sabía que estaba bromeando pero me daba curiosidad qué se le podría ocurrir.

Algunas tazas de café después salimos del lugar que ya empezaba a llenarse por la verdadera hora del almuerzo americano.

De vuelta a casa me estacioné el auto y bajamos bastante animados por la charla sobre música que habíamos sostenido durante el camino. Cuando ya nos despedíamos él recordó algo y regresó un poco para evitar gritar.

-Nin, por cierto, no te había dicho que el estudio me proporcionó un teléfono cuando llegué a Los Ángeles. Si me das el teléfono de tu casa sería bueno y aunque el mío sea temporal, podrías localizarme también…

La idea me encantó y le invité a seguirme mientras le anotaba en un papel que encontré en la sala tanto el número de mi hermano, como mi propio celular. Me sentí risueña al entregárselos, pero no quise se notara demasiado así que disimulé con conversación.

-Oye Rob, voy a checar cuáles son los planes de mi hermano y a contarle que tú y yo saldremos esta noche. Si me llamas en una hora te cuento ¿te parece bien?

-Perfecto.

Ahora sí nos despedimos con ése beso ligero en la puerta y mientras él se alejaba desgarbadamente, yo empecé a canturrear.

Mi hermano estuvo encantado con mis planes de nuevo, ya que a él lo habían invitado a una cena y aunque había comentado me llevaría, tampoco le pareció mal quedarse libre de compromisos conmigo. Eso sí, prometió llegar a casa poco después de las seis para vernos un poco al menos.

Quedé libre para comer y estuve meditando si cocinar algo e invitar a Rob para de ahí irnos… ¿Acaso era demasiado tiempo juntos? Se lo dejaría a él al simplemente mencionar que comería sola en casa.

Cuando me llamó, de inmediato se invitó a comer y propuso que él haría lo mismo por mí en cuanto pudiera. Dos horas después, alimentos listos, bañada y arreglada, me puse a matar el tiempo en mi computadora. Apenas al abrir mi correo me topé con una solicitud de chat de un tal “Patty” con el adjunto “hola miss cougar”; me reí bastante al aceptarlo como contacto y descubrir que no había tirado a la basura aquél papelito con mi e-mail. Dejé de navegar cuando el timbre de la casa sonó. Al abrir la puerta para recibirle me alegré de no haberme sobre-arreglado con mis jeans y unas zapatillas planas; él se había puesto unos jeans oscuros y una camisa desfajada con unos tenis converse de mezclilla, mi blusa no era para tanto tampoco, pero no había empacado nada que no me favoreciera, así que me sentí a gusto con mi aspecto.

La comida fue muy amena y cargada de bromas sobre mis alumnos, Kristen e Imanol jamás aparecieron en la conversación. Cuando mi hermano llegó ya habíamos aseado la cocina y casi terminábamos el café, Arti no se sorprendió de hallar a Thomas conmigo pero si hiso bromas al respecto, sólo que en ésta ocasión no le permití victimizarme intacto y Robert sólo reía con ganas de oír nuestras mutuas pullas.

La entrada al pequeño cine la hicimos de acuerdo al plan para que no le reconocieran, cuando entramos a la sala ésta estaba totalmente a oscuras y el film ya iba en la parte en que Bella manejaba hacia el bachillerato en la vieja camioneta roja; nos sentamos bajo el proyector y lejos de las chicas que cuchicheaban escena tras escena, quedando claro que nosotros podríamos hacer lo mismo que el resto de la audiencia.

-¡Ay! ¡Esto es doloroso! Mira nada más que ridícula mirada de odio le estoy “lanzando” en esa escena. Los lentes de contacto eran muy duros y casi no los aguantaba, creo que me esforzaba en parecer peligroso pero toma tras toma no lo lograba y luego de veinte Catherine tuvo que darse por vencida con mi cara de “odio estos malditos lentes”… ¡Ja!

Cuando la película llego al momento en que Bella se desangraba por las heridas, él rompió a reír…

-¡Que mal lo hiso Kris en ésa escena! ¡Por favor! Parece que está enferma del estómago y a punto de vomitar. ¡JA!

Me reí con él y no fuimos los únicos en la sala. Cuando la primera proyección estaba por terminar él huyó a los baños y esperó ahí hasta que yo le avisara que de nuevo todo estaba a oscuras con New Moon.

Cuando volvimos a nuestros lugares Robert estaba bastante relajado y divertido, casi no conversamos durante ésa proyección hasta que llegamos a la parte de Italia.

-¡No! ¡No! ¡No! Maldita escena del aerógrafo… -Varias chicas voltearon molestas hacia nosotros y él se hundió en el sillón apenado- No sabes lo que costó de tiempo esa toma en específico -cuchicheó muy bajo en ésta ocasión-, ella se lanzaba corriendo a mis brazos y en muchas ocasiones me hizo perder el equilibrio, incluso una vez rodamos por el piso aplastando al hombre estaba agazapado atrás de mí para sostenerme por el trasero… ¡Ja! Creo que a él le tocó la peor parte del golpe… Ése día Kris también se torció un tobillo en la fuente, pasé la noche cuidando de ella…

Se calló de golpe y yo dejé de sonreír también, las anécdotas cesaron ahí. Al acabarse la cinta y abrirse las puertas de emergencia para dejarnos salir esperamos a que la sala se vaciara evitando a las suspirantes chicas que habían gritado de emoción cuando Edward le proponía matrimonio a Bella.

La salida del teatro daba a una calle menor y menos alumbrada, tardamos un poco en ubicarnos y caminar hacia dónde habíamos dejado el auto; unas chicas pasaron por nuestro lado adelantándose y hablando fuertemente sobre Edward y Robert a la vez. Al mirarlas bien noté que aún estarían en el bachillerato y ninguna de las dos era precisamente una belleza americana.

-¡Uff! ¡Cómo me encanta la historia, pero sigo extrañando que no hayan filmado la escena en que él destroza el piano furioso con su familia! ¡Cómo me gustaría poder tener un Edward Cullen en mi vida! Un chico que me amara de ése modo tan incondicional, aunque a veces pueda ser un verdadero idiota, ya me encargaría yo de hacerle entender que no tiene que ser tan mártir por amor.

-¿Te imaginas lo que sería toparse con Edward Cullen un día? Quizá yo sería igual de torpe que Bella, tampoco soy nada especial.

-Pero ahí están mal Denna; Kristen Stewart es muy bonita y ya no se ve tan a lo “Bella” en la segunda peli, aunque pienso que quizá la estén poniendo así porque así es como Edward y Jacob la ven.

-Kristen Stewart es tan tonta como Bella, toda timorata… Te aseguro que ella y Robert Pattinson si andan.

-Pues todo mundo dice que sí, pero no hay ninguna foto de ellos por fuera de los eventos. Es decir, no he visto una sola foto en que en sí se les vea acaramelados el uno con el otro.

-Hummm … -Ambas niñas suspiraron tristemente- ¡Si tan sólo supiera lo afortunada que es de tenerlo a su lado! Es una tonta bonita, el amor no es nada fácil de encontrar y ella lo desperdicia así.

-Si yo pudiera conocer a Robert Pattinson creo que le diría que pienso es genial y muy guapo y que le deseo lo mejor con ésa chica, pero que si no es feliz, que no se aferre…

Las chicas habían llegado a su auto y pararon la conversación un momento sin reparar en nosotros, orgullosas de sus palabras y sin pena ante dos extraños pasando por ahí. Rob y yo no habíamos dicho nada mientras habíamos caminado detrás de ellas, pero algo en el rostro de él denotaba que había puesto atención a las ensoñaciones de las muchachitas.

Cuando ellas ya encendían el auto él paró en seco, me miró y me hiso una seña de pausa con el dedo antes de darse vuelta repentinamente hacia el vehículo casi en movimiento. Yo me quedé muy sorprendida al imaginar lo que estaba por hacer y por la posibilidad de tener que salir corriendo si resultaban ser un par de chifladas.

-¡Disculpen! -Llamó a la ventanilla sin tocarla en realidad. El rostro de la conductora pasó de huraño al shock total con una palidez visible aún en la oscuridad.

La niña detuvo el motor ahí mismo y salió a trompicones del interior.

-Robert…Robert… ¡Robert!

-Por favor, no griten… ¿podrían evitarme un tumulto peligroso? Quisiera simplemente conversar un poco con ustedes.

Las chicas tragaron aire temblorosas y con sonrisas histéricas lucharon por controlarse mientras asentían y le rodeaban. Yo seguía guardando distancia como mera observara ante lo loco de sus acciones.

-Mi amiga y yo no pudimos evitar escuchar su conversación -las chicas me miraron sonrientes por un segundo y luego salí de su radar-; quiero decirles que agradezco el cariño con que hablan de mi y de mi trabajo. No lo sé bien, pero por lo que oí de su charla me parece que aún no han encontrado a su Edward; no se preocupen la mayoría de los chicos de diecisiete años aún son unos tontos. Estoy seguro que con el tiempo él llegará, ustedes son buenas personas y eso no pasa desapercibido.

Las muchachitas temblaban de felicidad y le miraban con adoración, sentimiento que empecé a compartir. Seguían mudas pero en recuperación y sin perder la sonrisa una de ellas por fin habló.

-Señor Pattinson, ¿podría darle un abrazo? Es usted tan bueno como imaginaba.

Robert asintió suavemente y las dos chicas se lanzaron sobre él felices, una de ellas incluso se animó a plantarle un beso en la mejilla antes de soltarlo.

-¿Nos dejaría sacarnos unas fotos con usted? Nadie en la escuela nos va a creer sin ellas.

Un par de minutos después los cuatro nos despedíamos con más abrazos para ambos por parte de las chicas. La última de ellas también me dijo algo al oído antes de soltarme.

-No sabes cuánto quisiera ser tú y poder tener a Robert para mí sola. Me alegro que en realidad no sea Kristen con quién él sale.

Me dejó atontada por un momento, pero no hubo tiempo de corregirla antes de que se volteara a darle un último abrazo a Rob y caminaran hacia su auto entre risillas.

Robert y yo hicimos lo propio y observé como él sonreía satisfecho de cómo habían resultado las cosas. Ya dentro y a puerta cerrada hablé por fin.

-¡Eres increíble! Te arriesgaste mucho pero hiciste muy felices a esas dos chicas, les devolviste la confianza y mañana serán dos de las más populares en su escuela en cuanto empiecen a enseñar todas esas fotos.

-Son buenas niñas, me alegro por ellas… -Sonreí en acuerdo pero no quise profundizar más en su motivación y recordé lo que la chiquilla me había dicho. Sí, era afortunada, por el tiempo que esto durara lo valdría, al cuerno si no tenía futuro o me hería…- ¿Nin, quieres ir por unos tragos? No quisiera irnos a casa aún.

Sonreí un poco y asentí un par de veces aún pensando en mi conversación interna.

-Sí, creo que es una buena idea. Vamos, creo que vi un pequeño lugar cerca del puerto que tiene potencial.

Avisé a mi hermano por un mensaje para que no se preocupara y nos dirigimos ahí. En la penumbra del bar y luego de un par de vodkas y buena conversación; me sentí bien de finalmente aceptar lo que tenía ante mí y decidí que si él buscaba cobrarse mi palabra, no me importaría en lo más mínimo. Era una mujer afortunada.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------
Éste capítulo es para Coka otra vez, porque una noche chateando, ella misma me dio casi todas las ideas para hoy. Amiga, de nuevo, gracias por la pensar en lo del cine y las adorables fans. ¡Besos!

Sissy

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Demasiado bueno este capitulo y la historia! Ustedes son increiblees! Gracias por estas historias, besos!
Ma. Veronica

julibeth dijo...

oooohhhhhh sissy como siempre un capitulo esquisito muchas gracias por regalarnos tus pensamiento e ideas un besote grandote y un fuerte abrazo para ti y la princesita...

Axavenus dijo...

Se me hace tan corto!!!...
espectacular Sissy genial, me gusto muucho el capitulo, espero pronto el otro es uno de mis favoritos así que pronto!!

Cariños

Axavenus

LISY dijo...

Gracias Sissy que capitulo tan bonito y alegre, se rien y bromean en todo momento, tal y como es en la vida real una amistad que esta floreciendo. Y ya le dio besito de despedida.

A ver que pasa despues del trato que hicieron, y las copas que se estan tomando.

Sissy, Gracias por escribir para nosotras a pesar de estar tan ocupada. Esta magnifico el capitulo te felicito!

Besos y abrazos para ti y tu princesita,

LISY

nydia dijo...

Hola chicas son geniales me encanto ,fue maravilloso...Siguan asi...Besos...

EBC dijo...

Genial el capi, pero deja con ganas de más.
Mmmmmm, ¡quién pudiera estar en ese coche cuando Rob toca la ventanilla...!
Muchos besos y salu2 desde España

coki cullen dijo...

jajaja! no me imagino a rob en el cine!!! jajajaja menudo riesgo no!! pero que dulce ahi diciendole a las chicas...menudo pasmo!

muy guay el capi!!

bell.mary dijo...

Muy buen capitulo Sissy quien no quisiera ser las chicas de ese carro imaginate que Rob te toque la ventanilla, me muero ahi mismo, pero sin duda quien mas quisiera ser es Nin para compartir con el tantas cosas y sobretodo empezar una bonita amistad, ahora tendre que esperar a ver que se le ocurre a el para cobrarse lo que le prometio Nin.........
Gracias Sissy por darte un tiempo para nosotras y compartir tu talento.
Besitos para ti y tu princesa

Camila dijo...

Me encantan cuando este par son tan relajados y se gozan su compañía. A mi también se me hizo cortito (pero se, que eso sucede cuando la historia es buena).

Gracias por seguir compartiendo con nosotras tus sueños y pensamientos!

Cuídate tu y la beba!
Un abrazo y besos!

Leticia dijo...

Me gusto mucho!!!!! Hayyyy como me gustaria poderme encontrar con Robert tambien...

darlyn dijo...

sissy,m encanto , m dio musha gracia leerlo,n sabes cuanto amo la historia,espero a subas luego el sgte cap adioss!!

angela dijo...

jajajajaja tan bello rob..!!! io me lo imaginoo asi tan lindo y unico.. jeje que super capi.. espero el otro con muchas anciass..! besos