Seguidores

domingo, 24 de junio de 2012

Mi secreto- Cap 22


Decisiones… La toma de ellas o la falta de las mismas algunas veces está por encima de nosotros. Pero estar perdidos puede llevar a encontrar lo que menos se espera… Así fue para mí, yo huía por falta de determinación sobre un asunto que tenía más de tres años sin poder cerrar; él, él huía de todo para evitar ser la persona que todos esperaban debía ser. A veces, el azar, puede tomar por nosotros la decisión más inconveniente, pero también la más memorable.

Mis recuerdos ya viejos hacían constancia de ello.


A VECES EL AMOR DURA, PERO A VECES SIMPLEMENTE DUELE


Original de Sissy



No sé bien como llegué a casa ni cómo empecé a juntar todas mis cosas para aventarlas dentro de la maleta. Estaba entumida pero ansiosa por hacer algo, cualquier actividad mecánica que no me dejara pensar. Iba de aquí por allá buscando y arreglando compulsivamente todo lo que era mío y lo que debía dejar como antes de mi llegada. No lloraba, no podía ni siquiera sentir el dolor que me estaba consumiendo ante el completo entumecimiento en que se encontraba todo mi interior.

Cuando me pareció que tenía todo listo paré un momento y, sin pensarlo mucho, encendí mi computador para ubicar el teléfono de la aerolínea. No importaba cuanto costara adelantar el boleto, ¡me iría de ahí en cuanto pudiera! Aún así, sentí una enorme desazón cuando sin problema alguno hicieron mi cambio muy eficientemente, sólo indicándome estuviera con mucha antelación en la terminal para hacer mi documentación. Al colgar, sabía que las cinco de la mañana era la hora requerida para mi vuelo internacional, el cuál saldría tres horas después.

Finalmente, al toparme con las manos vacías de actividad, sentí el estrés subir por mi espina y acomodarse encima de mis hombros y cabeza de un modo tan agobiante que, literalmente me fui encogiendo y achicando hasta sentir que su peso era demasiado para sostenerme si quiera en pie. Eventualmente me derrumbé en la cama y al fin los sollozos se me escaparon hasta adueñarse de mí, dejándome convulsiva de dolor físico e incapaz de parar el llanto y los lamentos.

No escuché el auto de mi hermano llegar a casa, ni tampoco escuché cuando abrió la puerta del cuarto; sólo me di cuenta de que no estaba más sola cuando él me tocó el hombro con cuidado. Grité horrorizada de pánico al contacto asustándolo de paso aún más aparte del hecho de encontrarme así de desbaratada. Cuando le vi bien y comprendí que se trataba de Arturo el que estaba parado al lado de la cama, no le di tiempo de hacer más antes de lanzármele encima tirándole golpes, furiosa. Sólo logré asestarle unos pocos antes de que me tomara por las muñecas y me detuviera a pesar de que yo me revolvía frenéticamente intentando soltarme y agredirle más.

-¡¿Qué diablos te pasa Nina?!

-¡Imbécil! ¡Estúpido! ¡Desgraciado!

-¿Qué? ¿Estás loca? ¿Qué tienes?

-¡Fuiste tú! ¡Maldito, tú!

Él ya empezaba a molestarse con mi conducta.

-¡Cálmate neurótica! ¡Dime que tienes!

-¡Eres un pendejo! ¿Cómo pudiste meterte así en mi vida? ¡No te importaba! ¿Qué le dijiste a Robert?

Mi hermano se quedó quieto un instante comprendiendo el origen de mi rabia y su respuesta fue enojarse mientras soltaba mis brazos de su agarre.

-¿El muy marica te lo contó?
-¡Déjate de excusas, estúpido! –Le golpeé el pecho con el índice, una vez más.- ¿Qué carajos hiciste para que él me botara así?
-¿Te terminó de verdad? –parecía genuinamente sorprendido-.
Giré encima de él furiosa haciendo grandes aspavientos al cielo con mis brazos.
-¡Por supuesto que me dejó, imbécil! ¡Te odio! ¡Te detesto! ¡Me lo quitaste! ¡Me destruiste!

-¡Yo no te quité nada! ¡Él fue el que lo hizo! ¡Él fue el que sabía que no iba en serio contigo y que era mejor dejarlo por la paz!

-¡¿Y tú, cómo podías saber si lo nuestro era en serio o no?! ¡Eso era cosa de nosotros, maldito!

-¡Tiene novia, por Dios, Nin! ¡Estaba jugando contigo! ¡Y tú te creíste que iba en serio! ¡Eso fue lo que le dije!

¡Que hiciera las cosas bien!

-¡Yo sabía que tenía novia! ¡Sabía todo! ¡Y aún así lo íbamos a intentar! ¡No está casado con ella! ¡No tiene hijos con ella! ¿Acaso de verdad crees que nadie puede quererme? ¿Qué soy tan estúpida? ¡Ah! ¡Pero sí que soy estúpida! ¡Confié en ti! ¡Te hablé de mis planes! ¡Te tomé en cuenta! ¡Y tú me traicionaste! ¡Me manipulaste! ¡Creíste que no podía gustarle de verdad a alguien como él!

Mi hermano estaba anonadado y molesto con mi retahíla; habíamos peleado muchas veces antes, pero nunca me había hecho tanto daño como en ésta ocasión. Lo detestaba.

-¡Te calmas, ya, Nin! ¡Ya basta de sandeces! ¡Tú fuiste la que se anduvo con mentiras y escondiendo, jugando a la fan número uno, y dejándote usar de marioneta de ése galancillo de cine!

-¿Tú que sabes de él? ¡Chismes de Internet, ¿no?! ¿No fuiste capaz de conocerle un poco como la persona real que es en el tiempo que lo trataste? ¡Yo sí, y es alguien bueno debajo de toda esa fama! ¡Alguien que me gustaba, mucho!

-Nina, entiende… Él no me hubiera hecho caso si le importaras tanto. ¡Me hubiese mandado al cuerno! Cuando uno de verdad quiere a otra persona, se pone mal si se tiene que separar de ella. Créeme, yo lo viví, yo me divorcié.

-¿Cómo se pone? ¿Cómo yo acaso? –lo reté a admitirlo-.

-Sí… Pero tú estás encaprichada, viviendo una fantasía, un romance de verano.

-Idiota.

-¡Nina, ya párale a tu drama! ¡Ya me estás hartando!

-No, tú no tienes idea… No sabes lo que hiciste. Vine aquí para sanar; para calmarme y poner mi vida en perspectiva y admitir muchas cosas que podrían no ser muy agradables. Y lo estaba logrando, todo gracias a él, a lo que volví a sentir con él. Y tú lo orillaste a botarme.

-¿Qué no escuchaste? ÉL TE DEJÓ. ÉL NO LUCHÓ. ¿Cómo puedes no entenderlo?

-Porque te conozco, porque sé quién eres y cómo actúas. Porque odio que siempre quieres mandar en la vida de todos y tener la razón. Porque según tú, tus buenas intenciones justifican tu pasión por controlar. Y por si no te has enterado, ¡por eso te divorciaste!

El golpe bajo surtió efecto. Mi hermano se puso furioso.

-¡No te metas con mi vida! ¡No sabes ni la mitad de lo que yo viví con mi mujer!

-¡Tú tampoco de mí y Robert!

-Yo estaba casado, idiotita. Tú eras una nena de secundaria cuando yo ya estaba sosteniendo un hogar. No sabes la gran diferencia que hay entre un matrimonio y un romancillo común.
-Tú no sabes que tenía yo con él.
-Sé que ni siquiera negó que estaba con esa chica Kristen. Que no me dijo que me abstuviera, que te hirió con gran facilidad. ¡Eso sí se! Tienes que entender hermana, que me duele verte así, pero hubiera sido peor que cambiaras toda tu vida por nada, y que ya instalada aquí, te toparas con ese rechazo.

Rechazo… Rechazo… Esa maldita palabra resurgió desde el fondo de mi alma, donde había querido acallarla con mi ira; pero era el sentimiento que más me carcomía. Robert me había rechazado finalmente. Y en eso, mi hermano tenía razón. Dejé caer los brazos a mis costados y abandoné mi pelea… Nada iba a cambiar que Robert me había dejado tan fácilmente.

-Me voy mañana mismo Arturo, ya cambié mi vuelo.

-¿Qué?

-Me voy de madrugada, no te molestes en llevarme al aeropuerto.

-No seas absurda, ¿te falta sólo un día más y pretendes adelantarte? Es estúpido.

-Ya está hecho, no tiene caso discutirlo también. Ya recogí mis cosas y arreglé la casa. Sólo tengo que pedir un taxi para esas horas mañana.

-Nina… ¿en serio te vas?

-Sí, Arturo… Estoy muy cansada… Ya no quiero hablar más contigo, me voy a dormir en cuanto arregle lo de mi transportación.

-Nina, no seas necia. Yo te llevo.

Lo miré desdeñosa y agotada.

-Como quieras. Entonces, me voy a dormir ya. Déjame sola por favor.

-Nina…

-No tengo más que decir.
Él suspiró vencido.

-¿A qué hora te llevo?

-Necesito estar ahí a las 5 a.m.

-De acuerdo. –Se dio media vuelta para salir, pero ya en la puerta se detuvo a mirarme de nuevo- Nina, hermanita. Lo siento.

Lo fulminé con la mirada y le di la espalda sin contestarle. Al ver mi actitud, Arturo no insistió más y me dejó de nuevo sola.

Con lentitud me desvestí y me metí a la cama sin más aspavientos, la alarma de mi teléfono ya estaba dispuesta desde antes. Cerré los ojos e intenté dormir, pero la verdad fue que nunca lo logré; las imágenes de todos los días vividos ahí y el cómo había terminado esa fantasía, se clavaron en mis párpados por encima de mi voluntad. Sollocé casi todas las horas que estuve en esa cama por última vez.

El aeropuerto se sentía frío por la madrugada, así como mi despedida para con mi hermano. No lo perdoné por entrometerse, pero tampoco tenía el ánimo ya para seguirlo condenando. Lo dejé hablar lo que quiso de disculpas y de cariños a la familia aunque mis respuestas no pasaron del mínimo requerido de palabras. Finalmente, se dio por vencido y me abrazó con fuerza y delicadeza a la vez a modo de despedida.

-Que tengas buen viaje Nina, cuídate mucho, y… De verdad, lo lamento.

-Okay, gracias. Adiós Arturo.

Las más de dos horas que pasé sola en la sala de espera fueron mortales y al sumarle casi cinco más de vuelo aguantando las ganas de seguir llorando, era obvio que estaba agotada al pisar el suelo de casa. El maligno sol me golpeó el rostro dolorosamente cuando salí de la terminal con mi equipaje. No había nadie para recibirme. Yo misma le había exigido a Arturo les pidiera a mis padres no se preocuparan en ir por mí y que siguieran con su rutina normal de los sábados que implicaba club y tenis, tomar un taxi de vuelta a casa era sencillo.

Cuando finalmente estuve en mi hogar, reporté mi llegada para tranquilizarles y me negué a su petición de reunirnos a comer alegando estar muy cansada, lo cual era verdad. Me puse a deshacer las maletas mecánicamente, con todos mis lentos movimientos llenos de tristeza. Pasados unos minutos en mí faena, me congelé repentinamente cuando mis manos se toparon con su camiseta de algodón dentro de la bolsa de la ropa sucia. La levanté lentamente frente a mí y con agarre tembloroso la acerqué al rostro; las falsas alegrías se proyectaron sobre de ella como en una pantalla y al mirarme de vuelta en casa, sola, empecé a llorar y ya no paré.

Me dolía el corazón, me dolía respirar, me dolía cada pensamiento que tenía. ¡Qué ilusa! ¿Cómo podía haber sido tan ingenua? ¡Cómo me odiaba a mí misma! Permitirme haber caído así de fácil en palabras, en sus besos, dejado que mi cuerpo me ofuscara y dominara mí ser. Robert nunca había sido real y yo había caído en un mundo de fantasía. Ahora estaba de golpe en el suelo y el desplome me había dejado totalmente fracturada.

En algún momento me eché en la cama y eventualmente me quedé dormida de agotamiento físico y mental, rendida hasta el alma. Cuando mis padres llegaron a casa y me buscaron en mi habitación no quise levantarme de mi lugar y luego de besarles y charlar brevemente, me dejaron sola de nuevo para dejarme seguir con mi descanso, ajenos a mi malestar verdadero.

Aunque me volví a dormir, el hambre se encargó de despabilarme de un modo bastante ruidoso cerca de las diez de la noche. De mal genio me levanté de la cama y con facha espantosa pasé primero a saludarles y de ahí a la cocina, sintiéndome ya enferma por falta de alimento en casi un día.

Esos actos cotidianos, comenzaron a sentirse insípidos, exasperantes. Comprendí entonces, conociéndome bien, que así iba a ser mi vida ahora… Monótona, agotadora, una lucha constante contra la depresión que apenas si había controlado... ¡Eso, si es que yo lo permitía!
¡Malditos hombres y maldito poder que les daba sobre mí! ¡Qué rabia! ¡Qué tristeza! ¡No quería sufrir de nuevo de ese modo por nadie! Me limpié una lágrima que se resbalaba traicionera por la mejilla con enojo, ¡no más! ¡No! ¡Nunca!

Terminé mi improvisada cena y regresé al cuarto. Pronto tendría que enfrentar muchas cosas más aún. Imanol entre ellas. Antes de dormirme busqué mi teléfono celular y, por costumbre, lo puse a cargar. Entonces, al encenderlo, la alarma de mensajes comenzó a sonar y me sorprendí; nadie sabía que había vuelto a casa aún, ¿quién podría ser? ¿Acaso…? Pulsé el botón de recuperar y me topé con tres llamadas perdidas de un número que decía “imposible de identificar”, y además había varios mensajes en mi buzón de texto. Nerviosa, los abrí.

-“… ¿Nina, dónde estás?...”
-“… Nina, te estoy esperando afuera de tu casa, necesito hablar contigo…”
-“… ¡Nina, no pienso moverme de aquí hasta que te vea!...”
-“…Nina, ¿por qué te fuiste así? ¡Sin despedirte!…”
-“…Nina, ¡contesta!...”
-“…Nina, supongo me lo merezco, pero por favor, contesta…”
-“…Nina… ¡Odio esto! Lo lamento…”

Ese era el último y yo estaba boquiabierta. ¡Hombre estúpido! ¡Al demonio con él! Si en verdad le sorprendía que lo hubiese plantado, era un tipo muy ególatra. ¿Acaso pensaba que yo iba a correr a su lado con unas cuantas palabritas? ¡Imbécil! Imaginarlo enviando todos esos textos me dio una malvada satisfacción y un vuelco inesperado a mí noche.

-¡Apréndete bien ésta lección, inútil inglesito paliducho! ¡Yo no soy desechable!- le dije a la pantalla de mi teléfono y lo apagué con una cruel y burlona sonrisa gozando al extenderse por mi rostro. La fractura de mi ser se reconstruía con demasiada velocidad, y esa prisa, estaba dejándome monstruosamente deforme.

-------------0-------------

¡Uf! Si me pusiera a describir tan detalladamente lo que fue mi vida posterior a mi llegada, jamás acabaría, así que me limitaré a lo que considero relevante para cuestiones de confidencia. Más de una seguramente se preguntará qué diablos sucedió luego de aquellos mensajes, pero les debo decir que la vida implica más que una respuesta a un evento en particular. La mía en específico se trazó en resolver lo inminente y evidente: Imanol. Y para ello, procuré guardar lo vivido aquellas dos semanas en un cajón, bajo llave, escondido, y celosamente resguardado. Ni si quiera mi querida amiga Moka supo todo. Era difícil desahogarse sin poder contar el porqué estaba yo tan cambiada en tan poco tiempo; ya que mi metamorfosis fue evidente para todos aquellos que me conocían bien.

Moka sólo supo que había vivido un romance de vacaciones en esos días en el extranjero, pero que el chico en cuestión había resultado ser un pedazo de carne y nada más y que aún así, había comprendido gracias a él que Imanol ya no sería parte de mi futuro jamás.

Moka saltaba de alegría luego de toda una tarde, y buena parte de la noche, cuando le conté, lo que decidí podía compartirle, de mi affaire y la conclusión a la que había llegado respecto a mi “novio”/“ex-novio”. Ella simplemente no quería que yo volviese con Imanol por mucho que había vivido conmigo la etapa del gran amor y plenitud que alguna vez habíamos compartido Ima y yo. Como mi mejor amiga, quería verme feliz y al igual que muchos, no pensaba que yo podría serlo con él. Se sintió mal cuando le dije que el “galán europeo” que había ligado había resultado un idiota, pero a la vez feliz de que el tío me hubiese hecho darme cuenta que el mundo era enorme y yo estaba para disfrutarlo.

-Amiga, él te lo dijo bien, “hay muchos peces en el mar”. Volviste hecha una sirena… ¡Y te ves lista para comértelos a todos! ¡Vale! ¡Yo te ayudo!

Reí cuando me lo dijo, Moka siempre intentaba darme los mejores ánimos. ¡Si tan sólo supiera quién era el tipo en cuestión… me mataba! Pienso que a ella le hubiera sido imposible entender que yo estuviera así de desapegada de Robert, su sueño de hombre; porque para Moka, Rob era una sexy fantasía, a la que le perdonaría todo por tenerlo a su lado. Pero para mí, él era real, demasiado real como para soportarlo.

Imanol fue otro asunto, me vi con él hasta el martes, ya que le oculté mi retorno adelantado arguyendo agotamiento y trabajo atrasado para no verle tan pronto. El tiempo extra lo utilicé para visualizar y planear como le iba a decir que lo nuestro había terminado definitivamente y esperaba no tener que contarle que le había sido infiel, si es que así podía considerarse al no estar juntos en realidad.

Como es lógico, aquello fue agotador. Imanol alegó frenéticamente no lo dejara, me rogó, me amenazó, se apoyó en recuerdos hermosos del amor que habíamos tenido; pero fue inútil. A pesar de saber que él siempre iba a ser una parte de mi esencia, ya no le amaba del modo que él quería. Y por increíble que parezca, lloré un poco cuando nos despedimos, cuando él me dejó por última vez en la puerta de mi casa y hasta lo besé en los labios a modo de despedida. ¡Pobre Imanol! ¡Si sabía yo bien lo que él podía estar sintiendo con mí rechazo!

En mi trabajo volví con ganas recargadas, pero sin tenerlo como mi única opción. En eso Robert sí que había tenido razón, ¡había mucho más allá de mi pequeño mundo original! Y estaba dispuesta a recorrer caminos distintos tanto como me fuese posible. Lo ridículo es que las oportunidades se presentaron por sí mismas y un día ya me hallaba viajando al viejo continente trabajando para una reconocida casa internacional de libros, dueña de varias editoriales bajo su firma. Desde ahí, me moví a más países y no paré hasta que me convertí en una de sus mejores representantes en América al cabo de unos años.

Sí, hubo algunos hombres en mi camino, pero ninguno logró abrirse paso a mi verdadero ser. Moka lo había pronunciado bien; me había convertido en una sirena y al final, sólo los aturdía con mi engañoso canto. Una cena, una compañía, un poco de sexo, pero nada más.

Me han de odiar algunas al leer cuanto he cambiado, pero también hay algo que no les he contado, un secreto más grande aún. Algo que ha permanecido inmutable para mi sorpresa desde la noche de mi regreso a casa…

Los correos electrónicos que él me escribe con regularidad y a los cuáles, tardé un tiempo en tener los cojones de responder.

-------------------------------------------

Uf! Uf! Uf!
¡Sí!, ¡me lo tenía guardado! Disculpen la angustia que les causé, pero así fue como pasó. Robert sigue en su vida.

De aquí en adelante les voy a contar lo sucedido en esos años entre ellos a grandes zancadas. ¿Recuerdan me han dicho varias que son muy parecidos esos dos, que ojalá terminen juntos? Pues sí, son parecidos, con almas bohemias y temperamentales; a veces raros, a veces tu persona favorita.

Espero sigan conmigo el final del sueño.

Cariños: Sissy

P.D: ¡Ay! Esa Adele parece que hubiese soñado mi sueño o sido Nina por una noche. ¿Quieren saber cómo se siente Nina ahora de verdad? Escuchen y lean la traducción al español.


14 comentarios:

Sissy dijo...

Amiga! Bienvenida casa! Te extrañe muchísimo! Hay veces como esta, que me molesta demasiado la distancia! Te mando abrazos miles y mucho cariño! No hay palabras a veces para expresar la alegría que se siente...
Te quiero:
Sissy

María Lourdes dijo...

Sissy, un capítulo genial!!!!
Lo disfruté muchísimo...sin pensarlo te acompañaré al final de este sueño....sea lo que sea a lo que conlleve todo esto...
Muchos besitos tanto para ti como para Coka.
Saludossss!!!! :)

kdekrizia dijo...

Ay Sissy este capítulo es super coherente con la personalidad de Nina, creo que casi todas nosotras hubiéramos reaccionado de una manera muy parecida. Aunque sigo sin entender muy bien las razones que le da Robert. Me ha encantado como pasas por las emociones de Nin de una forma tan delicada y al mismo tiempo muy dolorosas. Esperare el siguiente capítulo con impaciencia. Besos a todas las chicas de Forks y a ti especialmente al igual que a nuestra Coka viajera.

Bell.mary dijo...

Hola Sissy, que te puedo decir me has dejado con un nudo en la garganta al leer pero sobretodo al palpar el sufrimiento de Nin que para muchas creo que hubiera sido muy dificil recuperarse o saber que hacer con todo ese dolor pero la verdad es que Nin como siempre con un temple y una gran fortaleza supo retomar su vida claro con cambios porque despues de lo vivido seria dificil seguir siendo la misma, me agrada que alla encontrado cosas nuevas que le motiven y es una pena que aun no encuentre a un ser especial pero creo que es porque siempre habra una comparacion con lo vivido con Rob porque dejo una gran huella que sera dificil de borrar,,,,,,,,, me dejaste intrigada con esos correos que le escribe me gustaria saber que le escribio............ que te puedo decir simplemente un capitulo maravilloso que no importa el tiempo que esperamos por el y sobre todo con todo el corazon te seguire hasta el final de esta grandiosa historia que me ha quitado el sueño mas de una noche.......Gracias por compartirla.......Besos y cuidate mucho.

Bell.mary dijo...

P.D. se me olvido que gusto que estas de regreso Coka nos has hecho mucha falta y te extañamos mucho......
La casita no es lo mismo sin ti.....
Besos

Anónimo dijo...

hola..me gusto el cap...pero pleas no te olvides de cronicas universitarias sii...

att: violet...

Sissy dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
María Lourdes dijo...

Como bien dice el refrán: no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes (aunque muchas veces suene duro decirlo...)

SONIA dijo...

ME!!!!!!!!!MUEEEEROOOOO!!!!!, NO CREO QUE YO HUBIERA REACCIONADO IGUAL QUE NINA....POR QUE SI CON MIS RELACIONES PASADAS CON HOMBRES QUE NO VALIAN NADA FUI UNA ARRODILLADA, CON ESTE HOMBRE ESTUBIERA LAMIENDOLE LOS ZAPATOS....POR ESO EN MAS MI NUEVA HEROINA ES NIN....JAJAJAJA, EXCELENTE CAPI SISSY, YA QUIERO LEER QUE SIGUE Y SABER QUE OTROS CORREOS LE ESCRIBIO ROBERT Y QUE PIENSA, QUE SIENTE....POR QUE ALGUN SENTIMIENTO DE REMORDIMIENTO HA DE TENER POR FALTA DE COJONES....BUENO MIL BESOS Y COMO SIEMPRE FIRME AL PIE DEL CAÑON ESPERANDO QUE ACTUALICEN. MUA.

Bell.mary dijo...

Por Dios Sissy me vas a matar, me dejaste ahora con mas ganas de seguir leyendo y estare esperando con ansias el siguiente capitulo que promete mucho........Gracias por este adelanto

wichelitap dijo...

waaa, dos veces escribi, y veo que ninguna de las veces se guardo... arg!!!! que rabia... al parecer desde mi cel no se quedan.... :S
Sissy el cap esta incre, y el adelanto que pusiste estuvo de infarto!!!! Moría!!! me mata la curiosidad por saber lo que sigue... muero!!!
Sissy incre...
Desde el primer día comente, pero lastimosamente no se subieron...
Besos...!!!
XOXO

nydia dijo...

Hola nena ya te extrañaba ,me encantooooo el capitulo fue fantastico ,eres genial,además me dejas con ganas de masssss....Gracias linda....Besos a todos las chicas...

Leticia dijo...

OMG!!!!! Siguen en contacto!!!!! Quiero otro capi yaaaaaa, me muerooooooooooo.

healcar dijo...

No puede ser que ya el fin de esta hermosa historia este tan cerca . Esta deviera ser una historia como las mil y una noches jaja tienes un gran talento Sissy.