Seguidores

lunes, 28 de octubre de 2013

Contigo en el Alba-Capitulo 8



EL PEQUEÑO ACCIDENTE


 ORIGINAL DE KOKORO BLACK


Renesmee POV

—¡JACOB! ¡JACOB! —grité llorando desconsoladamente.

—¿Nessie? ¿Nessie? ¿Estás bien? Nessie despierta.

Abrí los ojos y Jacob estaba aun lado de mí, moviéndome con su cálida mano para despertarme. Lo miré con mis grandes ojos marrones y cristalinos por culpa de las lágrimas que había en ellos. Me encontraba en el cuarto de Jacob tirada en su cama y no había más luz que la de la luna traspasando la ventana.

—¿Un sueño? ¡Fue un sueño! —grité anonadada y me lancé a sus brazos, sin poder parar de llorar.

—Tranquila mi niña, ya pasó. Solo fue un sueño.

Él acariciaba mi cabello con suavidad y cariño. Yo simplemente me acurruqué en sus brazos, respirando el olor de su cuerpo y tranquilizando mis nervios.

—Fue tan real… lo juro.

—Ya mi princesa, todo esta bien. Yo estoy contigo.

Esas palabras fueron como medicina para el dolor. Él tenía razón. Yo lo tenía a él, para lo bueno o para lo malo, pero yo tenía a Jacob Black a mi lado, aun no era el día de la boda, y todavía estaba a tiempo de tomar decisiones.

—¿Te encuentras mejor?

No me había percatado de que ya no lloraba, solo seguía fundida en sus brazos, suspirando un poco resentida.

—Sí, gracias.

Me sonrojé un poco y lo solté. Ya bastante lo había incomodado, con despertarlo en la madrugada gritando su nombre. ¡Dios! ¡Qué pena! Debía dejarlo ir a descansar, aunque… no quería que se fuera.

—¿Y puedo preguntar que soñaste?

Por un momento dudé en contarle, pero mejor me limité a colocar mis dos manos en su rostro y mostrarle las imágenes de mi sueño. Por un momento lo vi helado, su rostro no mostraba expresión alguna.

—No dejare que eso pase. No dejare que llegue hasta ese punto.

Me sonrojé totalmente y retiré mis manos de su rostro. No supe que responder.

—OK, estaré en el cuarto de al lado. Dejare la puerta abierta, por si me necesitas. ¿Está bien?

Simplemente asentí con la cabeza. Él se alejó de mí, dio la vuelta y cuando estaba en el marco de la puerta…

—¡No te vayas! Quédate a dormir conmigo…

Me tapé la boca. Aquellas palabras salieron de mi inconsciente. Mis verdaderos deseos, salieron a flote sin que me diera cuenta. Jacob me miró fijamente con una expresión serena y llena de bondad.

—¿Aun tienes miedo verdad?

Y eso era, tenía tanto miedo de soñar lo mismo de nuevo. Tenía miedo de verme lastimando así a tanta gente por una decisión mal tomada, de verdad esa pesadilla había hecho que me doliera el pecho. El sufrimiento de mi familia, el de Nahuel, el de Jacob y hasta el mío propio, todo ese sufrimiento causado por mi culpa. Miedo era poco. Estaba aterrada.

—Un poco…

Traté de fingir. Pero él se acercó a mí y me indicó con sus dos hermosos ojos que me hiciera para un lado. Yo lo obedecí, se recostó aun lado de mí y me tomó una mano.

—Descansa, que yo cuidare tus sueños… como si fuera un lobo si es necesario.

Me sonrío. A pesar de la oscuridad, su sonrisa deslumbraba e impactaba en mis ojos. ¿Es que acaso no había algún defecto en él? Mi corazón se desbordaba por alcanzar al suyo.

No respondí nada, no creí que hiciera falta, sólo cerré mis ojos tratando de encontrar los brazos de Morfeo. Pero los brazos de Morfeo se podían ir al demonio si tenia tan cerca los brazos de Jacob Black, quien por cierto tomaba una de mis manos. ¿Cómo se supone que me duerma si mi sangre esta hirviendo por el hombre que se encuentra aquí a mi lado? Tener a la tentación en carne y hueso desconcentraba mi búsqueda de Morfeo.

—Y es que tú y yo… somos el uno para el otro —canturreó Jake en un susurro.

Mis ojos se abrieron como platos. ¿Jake estaba cantando? ¡Sí, Jake estaba cantando! Tenía los ojos cerrados y con su mano libre empezó a acariciarme el cabello mientras sus labios cantaban una canción, que yo desconocía… pero a mi me parecía hermosa.

Él y yo... el uno para el otro… me fascinaba.

Cerré más fuerte los ojos y me dispuse a escuchar su melodía.

—si tú no estas, yo ya no puedo respirar. Es que no ves, que tú eres para mí. Lo he leído en tu mirada y está escrito así… aquí en mi corazón—

¿Destino? ¿Jake se refería al destino? Yo soy suya, eso me esta tratando de decir.
Yo soy suya… sin duda alguna.

Seguía repitiendo la misma estrofa y tarareando la canción, hasta que de un momento a otro… me quedé dormida en sus brazos.

El sol azota mi rostro, por un momento no reconozco en donde estoy. Hasta que me llegó su olor.

Mmmm delicioso…

¿Dónde está Jacob? me pregunté a mi misma ya que volteé y no lo vi por ninguna parte. ¿Acaso abajo olía a huevos, tocino y pan tostado? Corrí escaleras abajo y me percaté que ahí estaba él, terminando de servir el desayuno… sin camiseta por cierto.

¡Carajo! ¿Lo hacía adrede o qué? ¿Quería que me comiera el desayuno o que me lo comiera a él? Sonreí como boba.

—Buenos días dormilona… que fachas.

Me giré y corrí a verme en el espejo que estaba colgado en la sala. Traía mi pijama que consistía en una blusa de tirantes -que me colgaban por los brazos-, con un pantalón -esos que parecen de toalla, que son muy suavecitos-, mi cabello parecía árbol mal cortado y mi cara… ¡Dios! parecía un jodido mapache. Anoche no me había desmaquillado. Sin duda, un payaso de circo.

—Que.. que pena— sonreí.

—Aun así nunca había visto a un monstruo del lago Ness más sexy que tú.

Me sonrojé de inmediato y subí los tirantes de mi blusa en cuanto noté donde estaban fijos los ojos de Jake.

—Muy gracioso… —respondí sarcásticamente.

—Vamos Ness, sabes que eres sexy.

—¡Ya basta! —grité más roja de lo normal y después suspire —No más sexy que tú…— musité al final entredientes para que él no alcanzara a escuchar.

—Espero y te guste el desayuno.

—Se ve delicioso— concedí alegremente.

Y era verdad. Se miraba muy apetitoso mi desayuno, aunque no más apetitoso que el mismo chef…

Jake acomodó los platos servidos en la mesa. Yo tomé asiento a un lado de él y nos dispusimos a comer en calma. De vez en cuando Jake decía alguna broma de la cual los dos nos reíamos a nuestras anchas con nuestras bocas llenas de pan tostado. Así, como cuando era una niña.

Así, cuando era más feliz que nadie.

—Y… ¿Qué haremos hoy? —pregunté cuando ya habíamos acabado de desayunar.

—Mmmm —meditó un momento— a decir verdad no estoy seguro… simplemente soy feliz con estar a tu lado— Mi corazón brincó por ese comentario. —pero… —agregó pensativo— quizás podríamos ir a andar en moto. ¿Qué te parece?

—¡Si!, solo anduve como 2 veces en la moto, me parece estupenda la idea. ¡SIIIII!— En verdad parecía niña, pero la idea me emocionaba.

—Bien, entonces no hay nada más que decir.

Lavé mis platos sucios y subí las escaleras, corrí a mi maleta, saqué ropa, mis pinturas y cremas, corrí al baño y me dispuse a tratar de embellecerme. Aunque Jake había dicho que me miraba… s-e-x-y -me cuesta trabajo creerlo- muy a pesar de eso, no pensaba salir de esa manera a la vía pública.

—Nessie, ya sal de ahí, yo ya estoy listo y tú llevas ahí como una hora.

—¡Como eres exagerado! ¡Ahí voy!— grité mientras terminaba de acomodarme el último de mis bucles.

—Ya, listo —abrí la puerta del baño, para encontrarme a un impaciente Jake— ¿Cómo me veo?

Se me quedó viendo, muy lentamente de arriba para abajo, estudiando cada parte de mi cuerpo. A decir verdad, me dio pena y no pude evitar sentirme acalorada y sonrojada… de nuevo.

—Mmmm no se…— primero tenía cara de asombro en su rostro pero después pasó a cara de duda.

¿Acaso me miraba mal? ¡Qué horror! ¡Sabía que ese pantalón de mezclilla, con esa blusa a tirantes azul y las botas negra no se me miraban bien! Me di la vuelta para volverme a meter al baño, pero sentí su enorme mano tomando uno de mis brazos.

—No seas tonta, Nessie.

—Ya sé que me veo horrible ¡Déjame cambiarme!

—¡Ni de loco! A lo que no me refería con el "no se" era a que no sabía como describir tanta belleza delante de mí. Simplemente me deslumbraste.

—Mmmm…— puse un dedo en mi barbilla con una expresión dudativa—¿Deslumbrarte? —sonreí pícaramente— Sí, es algo que sabemos hacer muy bien los vampiros.

—Pues aunque podría rebatirte diciéndote que a ti te sale a medias porque solo eres mitad vampiro…. Realmente nunca podría porque a mi me lo haces todo el tiempo.

¿Así que deslumbro a Jake? Interesante. No pude evitar sentirme feliz. Tenía el toque de la familia Cullen.

—Y yo, ¿Cómo me veo?— preguntó en son burlón.

A decir verdad no me había percatado con atención de su vestimenta. Llevaba un pantalón de mezclilla entero, una camisa de tirantes gruesos negra -muy pegada a su cuerpo por cierto-, y unas botas negras.

Guapo era poco… ¡Era hermoso! Con decir que casi sentí que se me salía la baba…

—Muy apuesto— musité quedito con las mejillas rojas.

Sonrío ampliamente, dejándome ver sus dientes blancos.

—Gracias. Pues ahora a la aventura.

—A la aventura— dije sonriéndole también. Verlo feliz en verdad me hacía sentir feliz.

--------------------------------------------------------------------------------

Jacob POV

Llegamos a un campo abierto. Ya la había traído aquí para que practicara hace 3 años.

Traíamos las viejas motos patrocinadas por Bella y a Nessie no pareció incomodarle, de hecho, creo que ni le tomó importancia al reconocerlas. Su actitud había cambiado mucho, al parecer solo se quería divertir a mi lado y eso es exactamente lo que le iba dar: mi compañía y toda la diversión que fuera posible, y no solo eso, también todo el amor que corre por mis venas.

—A ver quien llega primero a esa colina de allá— dijo apuntando una colinita a lo lejos.

—Bien, solo espero que no te vayas a caer de la moto ¿eh?

—Tú cállate y ya veras…— dijo muy seria, montándose en la moto y acelerándola, haciendo un ruidajo que ya no podía escuchar si me llamaba. Yo también me monté y aceleré la mía. Entre el ruido alcancé a escuchar un —Fuera— y arranqué la moto.

El día había sido muy divertido, y en la décima carrera no pensaba dejar que Nessie me ganara.

—¡Eres lenta!— le grité carcajeándome.

—¡No más que tú!— gritó ella volteando a verme. En ese momento su moto chocó con una pequeña piedra y por andar distraída perdió el control de la moto.

Nessie rodó con la moto.

La vi con ojos de pánico. No lo podía creer. Miraba como Nessie rodaba, hasta que se detuvo cayendo la moto arriba de ella.

—¡Nessie! ¡Nessie!— la voz se ahogaba en mi pecho. Aceleré mi moto para acercarme a ella, en cuanto estuve lo suficientemente cerca apagué la moto y corrí desesperadamente a ella. No le podía pasar nada malo, a ella no, a ella no. Sentía mis ojos vidriosos. Esto era mi culpa.

—Nessie ¿Estás bien?— Quité la moto sin ningún problema. Ella estaba ahí, toda enterregada.

—¡Auch! Eso me dolió— hizo un mohín sentándose y sacudiéndose la ropa.

¡Estaba bien! ¡Mi niña estaba bien! Se me quitó un gran peso de encima. Quiso ponerse de pie y por supuesto que me apresuré para ayudarla. Su rostro palideció.

—Creo que se me hinchó el tobillo.

—Déjame revisar.

Efectivamente, estaba muy inflamado, probablemente fue cuando la moto le cayó encima. Me acerqué a ella y limpié su lagrima con mis labios… quería sentirla cerca. Sentí su corazón palpitar fuertemente, igual que el mío.

—Dejaremos las motos aquí, yo luego vengo por ellas con Seth, te llevare al hospital.

—¡No al hospital no! sabes que me curo rápido. Llévame a tu casa, por favor.

—Vamos Ness, Qué tal si te lo dislocaste ¿eh? Mejor deja que te revise un medico.

—¡No! Además un medico común, con instrumentos comunes no podría revisarme.

Eso era cierto, su condición de vampiresa era el pequeño inconveniente.

—Está bien, pero si no te curas pronto, soy capaz de llevarte de las greñas con el mismo Carlisle ¿de acuerdo?

—Sí, de acuerdo.

—Bien— la tomé entre mis brazos y de un solo movimiento y con mucho cuidado la coloqué en mi espalda tomándola de las rodillas y tratando de no tocar el tobillo. Ella enredó sus brazos en mi cuello. Sentía sus pechos en mi espalda y por un momento mis mejillas estaban coloradas y mi corazón se aceleró aun más porque sentía el ritmo del suyo en esta.

Fascinante.

No dije nada, ni ella tampoco, simplemente me dediqué a correr. Lo único que queria era llegar y colocarla en la cama. Solo quería que descansara. Sin más ni más. Llegamos a mi casa, me apresuré a abrir, subir las escaleras y me senté con cuidado en mi cama. Ya que me aseguré de que Nessie me soltó e intentaba acomodarse, me giré para acomodarla y a quitarle los zapatos.

—No Jake, ¿Qué haces?

—¿Qué no es obvio? Quitarle los zapatos a la cenicienta.

Vi que deliciosamente se sonrojó. Yo con cuidado le quité el zapato y de repente escuché que su corazón se aceleraba aun más.

Me provocaba, cada vez que la escuchaba palpitar así, me provocaba a un nivel inexplicable. Fui por el botiquín de primeros auxilios y saqué los vendajes. Eché otra ojeada a su tobillo, y empecé a acariciarlo.

—Nessie, debo quitarte el pantalón y ponerte un vendaje.

—¿Qué? ¿Quitarme el pantalón? —en sus mejillas rebosaba el color rojo. Le sonreí a todo mi esplendor.

—Vamos Nessie, la mezclilla no me ayudara para vendarte el tobillo.

—Pues yo me lo puedo quitar sola.

—Anda, quiero ver eso. Quiero ver como brincas en un pie para quitarte el pantalón— me ocasionaba gracia imaginarme la escena. Vi su carita de puchero como si fuese una niña. Mi niña.

—Esta bien pero no veas.

— ¿Y cómo se supone que haga eso?

—Como quieras pero no veas.

—De acuerdo, pero si te toco algo por ahí por no ver…. pues no te quejes.

Su cara de puchero era fascinante combinada con el rojo de su rostro, y la palpitación de su corazón. Provocarme era poco, me estaba volviendo loco.

—Esta bien puedes ver… desvísteme.

—Pues si me lo pides así…. —me carcajeé

—Sabes a lo que me refiero— dijo rodando sus ojos y sin perder esa tonalidad rojiza de su hermoso rostro.

Lentamente desabroché el botón de su pantalón y bajé la bragueta. Ella no hizo ningún movimiento, nada, solo su respiración estaba muy alterada. Mucho. Estaba atenta a cada uno de mis pasos. Tragué saliva antes de proceder a bajar su pantalón.

Creo que estoy sudando… ¡En verdad creo que estoy sudando!

Traté de respirar hondo, pero eso empeoró las cosas porque solo logré impregnarme aun más del olor de Nessie y empezó a darme vueltas la cabeza. Estaba emocionado por quitarle los pantalones a Nessie… creo que soy un jodido pervertido. Me reí internamente.

Me concentré en el propósito. ¡Vendar a Nessie! ¡Vendar a Nessie! ¡Vendar a Nessie! ¡Desnudar a Nessie! ¡NO! ¡Vendar a Nessie!

Reuní todo mi autocontrol y tiré suavemente de su pantalón tratando de fijar mi vista a sus pies. Mientras más tiraba de su pantalón más podía admirar sus hermosas piernas blancas. No pude evitar dar un leve vistazo hacia arriba y alcancé a distinguir sus pantaletas de seda azul.

Me recordé constantemente ver solo abajo. Abajo. Abajo. Arriba… le dediqué otro vistazo a…. ¡Abajo! ¡Abajo!

Tenía que controlarme así que traté de pensar en lobos, no se me ocurría otra cosa. Con cuidado terminé de quitarle el pantalón, le puse una pomada antinflamatoria y me dispuse a vendarla suavemente y concentrándome en no lastimarla.

—¡Listo! ¡Ya estas!

Me levanté, tomé la cobija y la tapé. La verdad es que quería salir de ahí, no quería permanecer ni un momento más si no, era capaz de lanzarme sobre sus labios. Debía ir a tranquilizarme, quizás debía ir con Seth para poder recoger las motos. Sí eso era lo mejor.

—Nessie voy a…

No pude terminar la frase porque Nessie se había colgado a mi cuello, parada con un solo pie, con la cobija tirada en el suelo. Su olor me embriagaba, estaba a punto de explotar, rodeé su cintura con mis brazos y la acerqué todo lo que pude a mi cuerpo. Sin poder controlarla... mi mano izquierda bajó hasta que sentí la seda de su ropa interior bajo mis dedos.

—Nessie ¿Qué estás…

—No digas nada. Es que… —se sonrojó aun más. No pensé que eso fuera posible—no pude soportarlo más.

Ella se sentía igual que yo. No era el único loco sintiendo cosas y teniendo pensamientos "impuros". Su actitud me lo decía todo, ella me deseaba tanto como yo a ella. Sus labios se entreabrían gritándome en silencio, yo entendí su idioma porque los míos también lo conocían. Me acerqué más a ella, y me detuve frente a sus labios, su respiración golpeaba en mi cara, y sin poder resistir más… —Nessie no necesitas decir nada— me tiré a sus labios.

Ella inmediatamente respondió a mis labios mientras sus dedos se enredaban en mi cabello. Mis manos comenzaron a acariciar sus muslos y sus glúteos de arriba a abajo. Su espalda se arqueó.

Eso me fascino.

Sin separar mis labios de los suyos me zafé de ella y la tomé entre mis brazos, cargándola con cuidado. Ella volvió a enredar sus brazos en mi pelo y con mucho cuidado la recosté en la cama.

Temía que su tobillo terminara más lastimado por mi culpa pero eso no me detuvo para seguir besándola. Mi lengua se abrió paso por sus labios, ella me permitió pasar, cuando la suya paso a la mía… yo con todo el gusto del mundo le admití el acceso. Un beso como muchos y a la vez como pocos. Un beso que me ahogaba totalmente y a la vez me llenaba la cabeza de aire. No podía dejar de besarla ni tocarla. No me atreví a nada más, ni ella tampoco. Nos abrazamos tirados en la cama, y nuestros labios se rehusaban a separarse.
No me importaba nada más, solo éramos Nessie y yo. Creo que hasta que nos dolieron los labios de tanto besarnos fue que nos separamos. Esa noche no iba a pasar nada más, no teníamos prisa. Yo estaba convencido de que teníamos toda la eternidad para poder estar juntos.

—Te amo— susurré mientras seguía acariciando su cuerpo.

—Y yo a ti— respondió sonriente.

--------------------------------------------------------------------------------


Espero que no me maten por que lo de la boda había sido un sueño XD ¿Qué creían? ¿Qué lo había cortado así todo horrible? XD No soy tan mala. Espero que tengan pan tostado para la miel que derrocha la historia ^^. Los quiero a todos y dejen sus reviews que son las vitaminas de todos los días…
Kokoro

¡¡CHIKAS SALUDEN A KOKO CON UN BONITO COMENTARIO, ESTA DE CUMPLEAÑOS HOY Y QUE BUEN REGALO!!!

4 comentarios:

María Veronica dijo...

Feliz cumpleañooooos!!!!! Y Felicidades por un grandioso capítulo! Cuando el amor ya no se puede ocultar suceden este tipo de cosas! Me encanta este jacob tan cariñoso y sarcástico <3 esperando con ansias en próximo capítulo

Vanessa De Leon Perez dijo...

Feliz cumple genia. Quiero massssss como me gusta está historia. Va todas me gustan. Que pases lindo bella

Bell.mary dijo...

Tarde pero !!!FELIZ CUMPLEAÑOS!!! Kokoro espero que hayas disfrutado mucho de tu día y te deseo todo lo mejor ...un fuerte abrazo.
Si que nos asustaste en el capitulo pasado con esa boda la verdad que si me lo crei por completo jejeje que bueno para Jake que fue solo un sueño así tiene tiempo para poder convencerla que el quedarse junto a el es la mejor decisión que ella puede tomar tendrá que recurrir a todos sus encantos su aunque la verdad se le nota a Nessi que esta igual que el de enamorada sólo hay que darle tiempo para que lo asimile ;)
Gracias a Kokoro y Coka ...besos <3<3<3

Blanca Estela dijo...

uppss tarde pero feliz cumple te mando las mejores vibras y sobre el capitulo de verdad me espante con la boda pero muy buen capitulo