Seguidores

domingo, 19 de agosto de 2012

El diario secreto de Adele-Capitulo 2



Hace unas semanas una noticia irrumpió en varios portales de internet, con el titulo que rezaba “Robert Pattinson se pelea con Adele en una fiesta”, cuando se le pregunto de qué se trataba la famosa discusión, él respondio algo sin mucho sentido.


Un sueño trajo consigo una revelacion. Si tienen ganas y tiempo yo puedo contarles de que se trató en realidad la pelea.



MAGICAS COINCIDENCIAS


Mientras muchos estaban entrampados componiendo las canciones que presentarían a la comisión examinadora, yo tenía una docena de ellas y mi problema era no saber cuál elegiría. La eleccion de las canciones indicadas marcarian el debut o la despedida de todos estos promisorios artistas. Mis creaciones estaban plagadas de sentimientos, en todas ellas estaba mi alma a pedazos y Robert también.


El grupo era de unos treinta artistas, aunque solo diez visitaríamos todos las locaciones, el resto solo podían elegir un máximo de 10 destinos pudiendo tener en su gira solo dos de ellos realmente importantes y todo dependía de las calificaciones y las recomendaciones de la comisión. El tema no me preocupaba en lo más mínimo, yo sabía que obtendría el máximo de notas y a menos que hiciera una audición desastrosa, no perdería la opción de ir a todos los lugares de la gira.

En mi país esta gira era esperada año tras año, porque traía consigo el semillero de lo mejor de la nueva música británica, y muchas veces los asistentes eran los primeros espectadores de las nuevas corrientes musicales, que luego saldrian al mundo para popularizarse, asi sucedió con el britpop, el folk británico, el punk, etc.


Yo estaba emocionada porque salvo un par de veces que había visitado las afueras de Londres, nunca había ido más allá de lo que puede demorar un viaje de ida y vuelta durante el día. Mamá estaba un tanto intranquila porque serian seis meses de gira y ella no tendría ni el tiempo ni el dinero para viajar a mi encuentro, imposible que hiciera un alto, ella estaría ganando el dinero que hiciera posible mi estadía en ella, la gira era costosa y no existían becas para cubrir este tipo de gastos. Ella echo mano a todos nuestros ahorros y jamás se quejó de que este viaje estuviera agotando sus reservas, al contrario se mostraba cada vez más animosa, aunque yo sabía lo triste que estaría, jamás nos habíamos alejado más de dos días. De todas formas yo ya estaba bastante crecidita para afrontar este desafío sola.


Junio 2007


Fueron tres meses previos de preparación muy arduos, de mucho trabajo, las canciones ya habían sido elegidas y los artistas para cada concierto también y se trabajaba sin cesar en los ensayos, los días pasaron y yo intente dedicar todo mi tiempo en ello, para no recordarlo y dejar que mi alma tuviera un descanso.


Asi por fin se inició la gira y en todas ellas el éxito fue enorme, para todo el grupo y en especial para mi actuación. Por lo general nos presentábamos en lugares conocidos como semilleros de artistas, lugares insignes. Yo iba contándole a mamá todo lo que sucedía, cada vez que podía me metía a un ciber café y le relataba con lujo de detalles paso a paso lo que yo estaba viviendo.


Los días se sucedían felices, tenía bastantes amigos, muchos de ellos conocidos del curso del verano aquel que compartimos con Robert, la verdad es que teníamos un grupo bastante interesante y entretenido, estábamos todos en lo mismo, forjándonos un sueño y entregándolo todo, por lo que el “post-tocatas” siempre iba acompañado de una reunión masiva en el hostal donde nos alojábamos, y nuestras conversaciones estaban llenas de la adrenalina por las emociones vividas en cada lugar donde nos presentabamos, estas jornadas solían durar hasta el amanecer. Para mí que nunca tuve una vida tan bohemia todo era nuevo, durante esas jornadas probé el alcohol por primera vez y tuve mi primera borrachera, suerte que estaba con mis buenos amigos y ellos me cuidaron en todo momento, lo que no me salvo de una tremenda reprimenda de mi maestro, por no estar en condiciones de cantar al otro día. Moverme de la cama era imposible, mi cabeza quería estallar y con solo sentarme sentía unos horribles deseos de devolver.


Agosto 2007


Las fechas se fueron sucediendo y yo me fui convirtiendo en el número más esperado donde aterrizábamos, no sé si la fama de la gira de ese año me precedía pero mi turno en el escenario era aplaudido con euforia.


Aquella noche, estábamos en Liverpool y el lugar era el famoso bar “La caverna”, famoso por ser el primer lugar donde tocaron los Beatles el 61, antes de ser mundialmente famosos, el sitio era más bien pequeño, aunque por su carácter histórico, tocar aquí era casi onírico para cualquiera que quisiera dedicar su vida a la música, era una suerte de talismán. El lugar era pequeño y muy caluroso y esa noche estaba particularmente repleto, en la entrada se hacían colas interminables para poder acceder al interior del local, entre músicos, bohemios, artistas y turistas, el local estaba hasta los bordes. Debo confesar que esa noche extrañamente no estaba nerviosa, me sentía energizada por el aura del lugar, solo quería salir cuanto antes al escenario para entregar todo lo que había en mí y compartirlo con la audiencia.


Mi espíritu me ayudo esa noche a cantar como nunca, incluso al terminar la última de mis tres canciones el público se quedó varios minutos en silencio y fue cuando abrí los ojos que el lugar se vino abajo en aplausos, fue una noche mágica, aunque lo más mágico estaba a punto de suceder. Cuando estaba saliendo rumbo a las bambalinas una mano me sujeto por la muñeca, asustada jale de ella y al percatarme que era Robert, me quede helada.


-Adele, ¡soy yo!, ¿me recuerda?- me dijo Robert sin soltar mi manga.


-Robert, ¿qué haces aquí?- fue lo único que alcance a exclamar antes que el resto de los chicos que lo habían conocido se lanzaran sobre él para saludarlos efusivos por el reencuentro.


Durante todo lo que duro la noche seguimos hablando, debo decir que yo no quise monopolizar su atención, porque el grupo que habíamos formado ese verano que estuvimos todos era bastante considerable, ellos le comentaban sobre la gira y el éxito que estaba teniendo yo en cada uno de los lugares que tocábamos, Robert me miraba de reojo y sonreía nervioso. Después de más de una hora, él tomo mi mano y me alejo un poco del grupo, lo que el resto noto y los hizo retroceder un poco dirigiendo su atención a los números que seguían sucediéndose en el escenario.


-Adele, esa actuación fue tremenda, eres la mejor, la mejor, siempre te lo dije y nunca me creíste- me dijo muy eufórico.


-¿Y tú?, ¿cómo fue que llegaste hasta aquí?, ¿Estas de vacaciones o estudias aquí?- le pregunte aun sorprendida.


-No vine por el fin de semana, estudio en Londres- me respondió, mientras pedía una copa- me entere que la gira estaría aquí el fin de semana y quise probar suerte a ver si los podía encontrar, en realidad estoy aquí porque quería volver a verte, cuando vi tu nombre en el cartel en la entrada lo hice todo para poder entrar, ocupando mis dotes de galán estúpido con la relacionadora que no supo quien era, hasta que le mostré en el movil mi foto vestido de Cedric. Fue patético.


-¡Que coincidencia entonces habernos encontrado!, ¿no?- le dije coqueta.


-Adele, siento no haber cumplido con mi promesa-dijo saliendo del contexto de la conversación.


-¿Que te sucedió?- le dije intentando no parecer desesperada.


-Lo que imagine que sucedería, mi padre se negó terminantemente a pagar la academia y mamá no quiso contradecirlo, después de todo no sería por mi culpa que ellos se disgustarían, ¿sabes?, ellos son muy unidos y no quiero verlos enojados por algo que tenga que ver conmigo- dijo tristemente


-¿Aunque sea el destino de tu vida?- le dije con un tono irónico implícito.


-Adele, actuar también me gusta y ya vez que no se me da tan mal, fui a un casting masivo y fui seleccionado entre más de cuatro mil chicos- dijo sonriendo a modo de disculpa. ¿Viste la película?- dijo intentando suavizar lo tenso de la situación.


-¿Pero actuar era tu vida?, ¿pensé que era la música?, ¿porque renunciaste sin pelear?- le pregunte reprochándole su manera de afrontar su vida sin pelear.


Entonces él se quedó en silencio, para luego tomar mis manos y mirarme a los ojos.


-Adele créeme que no era solo la música lo que impulsaba a pelear por matricularme en la escuela- dijo sosteniendo mi mirada.


Mis ojos bajaron inmediatamente avergonzados.


-Varios castigos y quedarme sin mesada durante seis meses fueron los estímulos que ocupo mi padre para convencerme. Cuando la escuela ya había comenzado, me dijo que una vez terminado el curso de teatro podría estudiar lo que quisiera, y fue solo eso lo que me llevo a volver a hablarle- me dijo aun intentando que yo comprendiera lo difícil de su situación.


-¿Porque nunca viniste a la escuela?, podrías haberme…eh… habernos encontrado, ¡estabas a cuatro cuadras de tu casa!- le dije enojada.


-Créeme que lo pensé muchas veces, pero habría sido más triste, más doloroso, todo mi ser quería estar ahí- me dijo Rob ahora con desesperación.


-No te creo- le dije levantándome del asiento.


-Es la verdad, Adele, no existió ni un solo día que no pensara en ti- dijo otra vez con desesperación, mirándome a los ojos. En ese momento otro chico carilindo se nos acercó para decirle que ya se iban.


-Bueno, que te vaya bien Pattz, cuídate- le dije mientras me intentaba alejar de allí lo más rápido posible, mi corazón estaba a punto de explotar de la pena.


-Eh… no voy yo me quedo con ella Tom,… con ella y otros amigos, nos vemos en casa- le dijo al chico que había venido a buscarlo, mientras sostenia mi mano para que no me marchara. Él lo miro con mucha extrañeza, y le pidió que se alejara de donde estaba para hablar más íntimamente. En el rincón del bar ellos hablaron por largos minutos, el amigo parecía muy molesto de que Rob se quedara, el chico me miraba de reojo hasta que por fin le paso unas llaves y se fue.


- ¿Te quedaras?- le pregunte extrañada


-Absolutamente, ¡esta noche solo somos tu y yo Adele!- me dijo sonriendo.


Una vez terminada la tocata nos fuimos todos al hostal donde estábamos alojando y allí continuamos la jornada, mientras yo me servía un whisky, Rob me miraba extrañado de reojo.


-¿Ahora bebes Adele?- me pregunto a modo de reproche.


-Muchas cosas te perdiste de experimentar conmigo- le dije envalentonada por el licor que ya corría por mis venas. Él sonreía.


Todos bebíamos bastante, yo veía como Robert se servía una copa tras otra y luego llenaba la mía.


Sentados en el suelo mientras los chicos cantaban y reían, Robert les contaba lo que había sido su experiencia con el cine de Hollywood, con los actores y la alfombra roja. Al parecer Robert tenía varios proyectos en camino y por el momento solo esperaba la concreción de ellos, por lo pronto a fines de año viajaría a España para estar durante nueve meses filmando una película de presupuesto independiente sobre la vida de Salvador Dalí.


-Entonces serás el famoso Salvador, ¿quién será tu co-estrella?- le dije aún más ebria que antes.


-No será ella, será él, es un español que hará el papel de Federico García Lorca, el único gran amor que dicen que tuvo el pintor- me respondió.


-¿Que dices?, ¿será una película gay?- dije ahora tras el cristal de mi copa, cada vez más desteñida en mi criterio.


-Se puede decir que si, tendremos escenas difíciles- me respondió torciendo un poco la nariz.


-Uff, no sabía que eras de esa corriente Pattz, ahora lo entiendo todo- dije mientras me levantaba para ir al baño intentando caminar derecha. El licor estaba haciendo mella en mis comentarios cada vez cargados de más resentimiento.


Él se quedó mirándome muy sorprendido por mi manera de actuar; sin darme cuenta me siguió no sé si motivado por la preocupación o por la necesidad de una aclaración inmediata.


El baño quedaba en el segundo piso, junto a los dormitorios y cuando salí me lo encontré de golpe.


-¿Qué haces aquí?, ¿me seguiste?- le dije irónica en medio de una sonrisa.


-Quiero que me digas que fue lo que intentaste decir con eso de “ahora lo entiendo todo”- me dijo molesto.


-Ay Pattz, está más que claro, nunca me buscaste porque no soy tu tipo, a pesar de todo lo que dijiste esa última vez en la estación, la verdad es que no soy ni tu tipo,… ni tu género, parece- le dije intentando avanzar, pero él me volvió a bloquear.


-Te equivocas, lo que dije es verdad, jamás deje de pensar en ti- dijo Rob con los dientes apretados.


-¡Por favor!, terminemos con esto- dije intentando con un manotazo que me dejara pasara, pero él tomo mi brazo en el aire y lo puso en la pared y luego acerco su boca a la mía y la beso apasionadamente.


Cuando se separó de mí, seguía mirándome a los ojos mientras jadeaba. Ese había sido mi primer beso de amor y mi corazón se salía por la boca. Aun mareada como estaba, no podía dejar de estar totalmente excitada.


-Yo…, Adele…, estoy loco por ti, desde el primer día que nos conocimos, ¿que no te diste cuenta?, ¿no fui lo suficientemenete tonto?, ¡nunca hice nada para ocultarlo por dios! , jamás pensé que nos separaríamos, pero sucedió y no sabía cómo solucionarlo, no sabía cómo volver a ti- me dijo y volvió a besarme, entonces yo lo tome con ambas manos y lo bese. El deseo era total presa de nosotros, tome su mano y me dirigí a mi habitación, una vez allí sin prender la luz empezamos a desnudarnos y a los poco minutos estábamos entregándonos de la manera más embriagante y feliz que jamás pude imaginar.


Esa noche junto con escuchar que ese beso en la estación lo obligo a pasar muchas noches sin dormir pensando en mí, también escuche mil “te quiero”, un montón de “eres la mejor”, y otras tantas “no te dejare ir otra vez”, pero la noche acabo y luego vino el cansancio profundo y con ello el sueño que todo apacigua.


Un timbre de móvil llamando, una y otra vez nos despertó. Rob demoro varios minutos en contestar, adormecido lo cogio y cuando lo hizo, estoy segura que no sabía dónde estaba, hasta varios segundos después. La conversación podía escucharse nítida porque el silencio en el lugar era sepulcral y el tono del teléfono era altísimo. Todo el hostal dormía producto de la parranda del día anterior.


-Alo… ¿quién es?- dijo Rob con una voz de ultratumba.


-Soy Tom, ¿dónde estás?, ¿Dónde te metiste?- contesto una voz desesperada en el auricular.


-Eh…espera, mmm no lo tengo muy claro (yo miraba hacia la pared y él hacia la puerta)- dijo Rob, estoy seguro que miro a su derecha para comprobar que era yo la que dormía a su costado.


-Pattz, ¿dónde te quedaste esta vez?, ¡sucio!.- volvió el tipo en el teléfono.


-Eh… por ahí (esa fue la primera vez que me negó de muchas que vendrían)


-¿No me digas que te quedaste con la gorda de anoche?- le dijo su amiguito Tom y yo acuse el golpe cerrando mis ojos fuertemente, esperando que era lo que él respondía.


-Mmm, parece…- dijo bajando la voz para que yo no despertara.


-Dios mío, ¿desde cuándo perteneces al Greenpeace, loco borracho?, ¿salvando ballenas varadas en los bares?- dijo su amigo al teléfono para posteriormente lanzar una carcajada.


-Ya me conoces como soy cuando me emborracho- respondió Robert cobardemente. (eso dolió aún más)


-Pues como no te vengas ahora Kelly nos deja aquí y no tenemos con quien regresar a Londres, además está furiosa porque dice que eres un puto y que quizá con quien la engañaste anoche, ¿pusiste en silencio sus llamadas?, cielos Robert teniendo a la chica que tienes te vas por ahi levantando espantos - dijo el amigo ahora levemente preocupado. (eso dolió aún más que lo anterior, ¡Rob tenía novia!)


-Ok, ok… salgo para allá ahora mismo, no le digas nada, yo hablo con ella cuando llegue.- dijo y cortó.


Lo sentí vestirse muy apurado, intentando ser silencioso. Cuando termino y se paró de la cama, me quede esperando que me dijera algo, pero los segundos pasaban y la voz no salía de su boca, yo continuaba bajo las colchas, suplicando para que no hiciera lo que estaba a punto de hacer, pero aquello sucedió, despues de pasar unos minutos sin decir nada, tomo su billetera, su reloj y su teléfono y sus pasos se dirigieron a la puerta.


-¡Que te vaya bien Robert!- no pude evitar decirle cuando tomo el pomo de la puerta.


-Ehh…Adele…yo… no quería despertarte- dijo estúpidamente.


-No te preocupes, está todo bien…nos vemos…por ahí- dije intentando con todas mis fuerzas que mi voz no se quebrara, solo eran segundos antes que se fuera, debía soportar solo unos segundos, luego lloraría todo lo que quisiera.


-Te llamaré, lo juro, perdóname debo irme, me esperan- y diciendo esto, sin esperar respuesta salió por la puerta y la cerro con un certero golpe.


Y yo pensé, “si me hubieses pedido el número, quizá podrías llamarme”, adiós Pattz, adiós amor.


No me levante en todo el día, por un lado porque apenas podía caminar y por otro, la tristeza me dejo sin fuerzas, ese hombre se había llevado todo junto con mi honor, todo lo poco que había dejado la última vez, ahora estaba vacía, ahora sí que el dolía, dolía como el diablo. ¿Porque habia creido en sus palabras?, ¿porque caí tan fácil?, si yo para él, solo era otra chica borracha en un bar, en una noche cualquiera.

------------------------------------------------------------------------------------
Pues dejenme decirles que esto no le ha pasado a pocas chicas, la vida esta llena de chicos que no tienen los huevos para amar a la chica imperfecta, el tema es que la mayoria de las veces nos enamoramos del chico malo y queremos creer que sera todo lo que una embriagante noche puede rezar y no, la vida es como es y debemos abrir los ojos, al fin nos engañan porque nos dejamos, bueno Adele le tocara vivir un par de estas tristezas, hasta que aprenda la leccion, lo malo es que luego nunca resultamos ser las misma y cuando llega el indicado los amamos a medias. Les dejo el tema preciso para acompañar el capi.


10 comentarios:

Lourdes dijo...

Coka,
que triste caopítulo!!!! :(
Siento en mi corazón todo lo que pudo sentir Adele en ese momento...por desgracia, muchas veces las lecciones de la vida son muy duras de soportar y sobre todo de sobrellevar y nos hacen tanto daño que nos hunden y nos aprisionan cada vez más y listas para creer y seguir adelante, caemos una y mil veces en el mismo juego y tropezamos con la misma piedra...hasta que por un y otro motivo, despertamos de ese letargo...y en ese momento, la única pregunta que nos queda por hacer es ¿seré buena para alguien? ¿algún día alguien me corresponderá como yo le correspondo?
Esperemos que Adele despierte y encuentre esa fuerza para seguir adelante y amar y, lo más importante, dejarse amar por la persona adecuada.
Mil besos Coka y felicidadessss por el capítulo!!!! :)

Anónimo dijo...

Un capitulo muy triste pero lo mejor de todo es que es algo que sucede en la vida diaria y que al final nos marcan para toda la vida. Increible tu Don para escribir Coka, gracias por tu trabajo. Saludos, Ma Veronica.

Bell.mary dijo...

Hola Coka un excelente capitulo aunque un poco triste por lo que le sucedio a Adele desgraciadamente son cosas que siempre suelen suceder como bien dices existen personas que se dejan llevar mas por el que diran que por lo que verdaderamente importa, y no pueden valorar la esencia de un persona, sus sentimientos y su forma de ser, es tan triste ver como la gente suele despreciar a la gente solo por la apriencia que tienen sin darse la oportunidad de conocerla, como en el caso de Tom que la verdad esos comentarios a cerca de ella hizo que ya no me cayera tan bien.........pobre Adele ahora se quedo peor que la primera despedida porque como dijo se llevo lo poco que le quedaba,,,,,,,,,,Gracias Coka por el capitulo y felicidades por esta gran historia......Besos

Sissy dijo...

oh! Oh! OH!
Puf!
Estoy pasmada Coka!
Qué perfecto capítulo!
Qué nítida y hermosa descripción de sus vivencias!
Qué duro sufrir un rechazo así, siendo una cría. ¡Pobre Adele! ¡Qué estúpido Patzz! ¡Qué pedazo de mierda el Tom! -...¿"Green Peace"?...-
Me has dejado fascinada por el cómo trajiste a la vida a cada uno de ellos en éste capítulo. Sus emociones, el descontrol, el sufrimiento y la decepción.
Y lo peor... En la vida real sucede tal cual como lo describes. Las apariencias físicas pesan mucho en el momento de mayor fragilidad -la juventud-.
Estas experiencias te forman de un modo o de otro. Si eres de los afortunados con belleza te transformas en alguien seguro, pero ansioso por que te reafirmen. Si por el contrario careces de físico agradable, o te amargas, o te las ingenias para salir adelante de un modo u de otro...

Tocaste un punto tan delicado en la psiquis femenina con éste capi que dudo que alguna de nosotras, mujeres y lectoras tuyas, podamos evitar sentirnos identificadas en algún momento con Adele en éste golpe bajo que le dió Robert. Sí, se puede ser bonita, pero siempre hay alguien más atractivo que sobrepasa.

¿Alguien recuerda a Jennifer Aniston y angelina Jolie? JAJAJA!!! Ahora sí ya me pasé, pero no voy a borrarlo. Rían conmigo chicas!!!

Besos y cariños como siempre amiga:

Sissy

SONIA dijo...

HOLA COKA...BUENO EL CAPI MUY BUENO!!!AUNQUE MUY TRISTE....Y SI, DE ALGUNA FORMA TAMBIEN HE SIDO DEL GRAN NUMERO DE MUJERES USADAS PARA UN REVOLVON Y LUEGO ECHADAS AL OLVIDO....PERO GRACIAS A DIOS ESO FUE HACE MUCHOS AÑOS, CUANDO ERA MUY JOVEN Y BUSCABA SENTIRME QUERIDA EN LOS BRAZOS DEL PRIMER BABOSO QUE ME DIJERA COSAS QUE DESEABA ESCUCHAR...EN FIN, VOLVIENDO AL CAPI...MUY CRUEL LO QUE LE HIZO ROBERT A ADELE, ESPERO QUE LLEGUE EL DIA EN QUE SE ARREPIENTA POR ELLO. BESOS

Maritza Cullen dijo...

“si me hubieses pedido el número, quizá podrías llamarme” que tonto por que le hace eso ...Confieso que yo le creí todo lo que dijo y después cuando lo de la llamada no sabia si decir groserías o llorar .
Me encanto el capitulo espero que continúes con esta historia

coka dijo...

Maritza, por lo general nunca contesto y dejo que se expresen libremente, pero en esta ocacion creo que es valida la excepcion, yo creo que Rob si siente las cosas que dijo esa embriagante noche a Adele, el tema es que es un crio y pesa mucho mas la aceptacion de sus pares que su propio sentir, el ya ha tocado la fama y puede tener a la chica que desee,el problema es que el quiere a Adele, ese sera el gran problema, mucho despues cuando los afectos se confundan el tema se pondra mas complicado, ya sabes, aun no conoce a Kriste...y ella pondra su mundo de cabeza.
Toda esta explicacion es para decirte que Rob no esta mientiendo, solo se miente asi mismo...

LISY dijo...

Coka, A mi me dolio mas el que Robert se comportara de esa forma ya que yo no lo puedo imaginar, ni siquiera remotamente, con un comportamiento asi.

Adelede, verdaderamente esta muy enamorada y es la unica forma de que lo quiera aun despues de esa conversacion telefonica que Rob tubo y que se despida de el con un "Adios amor".

Es muy posible que solo sea cobardia de Rob y verguenza con el amigo por la forma que el vio a Adele, y si ya tiene a alguien mas, con mejor presentacion, sabe que lo van a criticar por andar con alguna chica pasada de peso siendo que el esta para andar con las mujeres mas lindas y esbeltas.

Gracias Coka por tu tiempo para escribir para nosotras, a pesar de que tienes tus problemas en casa (espero que Columba ya este mejor) pero sigue escribiendo que eso te relajara y se convertira en la terapia que te ayudara en todo momento, amiga.

Besos y abrazos,

LISY

kdekrizia dijo...

Hola Coka, ya leí los dos capis de este nuevo fic. Real como la vida misma. Pienso que has decidido tocar un tema muy controvertido como es el del sobre peso en la mujer y su influencia en los hombres. Excelente elección este tema. Ademas lo complicaras con el amor, el sentimiento eterno por naturaleza. Auguro mucho sufrimiento y mucho dolor por parte de Adele. Aunque triunfe en la música ese pesar siempre le acompañara.
Besos y cúrate ese enfriamiento.

desdemalokdes NIA dijo...

Creo que esto ya se parece demasiado a una telenovela, una película. Si, ya se que es un fic, pero esto ya es demasiado irreal, no crees? Si, ya se que esto no le pasa a pocas chicas, pero ya se tornó demasiado dramático. Tu historia como que ya no me convence mucho. Aunque sea mitad ficticia. Esperaba algo más real.