Seguidores

domingo, 14 de septiembre de 2014

Contigo en el Alba- Capitulo 17

Hace 10 años fue la última vez que "nos visitaron" los Vulturi…Hace 3 años deje de crecer…
Hace 2 años que no veo a Jacob Black…
Hace un año que soy novia de Nahuel y…

Dentro de 2 semanas me caso con él…y aunque lo amo, hay algo que no me deja estar tranquila… algo que me corta la respiración y no me deja dormir… ¿Me estaré equivocando?


Renesmee 

*Todos los personajes y nombres le pertenecen a Stephenie Meyer.

¿MORTAL?

ORIGINAL DE KOKORO BLACK




Jacob POV

Amanecí con un terrible dolor de cabeza. Todo me daba vueltas. Me di la vuelta para ver a Leah sentada aun lado de mí. Había pasado una semana desde la vez que ella y yo habíamos pasado la noche juntos. Y a pesar de mis estupideces de borracho, Leah no se molestó conmigo. Hablamos claramente ya que estuve consiente y decidimos que la amistad era el mejor camino para ambos.

—¿Volviste a beber anoche verdad?— tenía una mirada recriminadora.

—Tal vez…— confesé avergonzado.

—¡Hay Jake! No tienes remedio…— dijo con una media sonrisa.—Vengo a decirte algo importante— terminó borrando toda expresión de alegría en su rostro.

—¿Qué sucede?— me desconcerté un poco.

—Los Cullen vienen a Forks… y ella viene con ellos.

Me levanté a prisa de la cama con el corazón palpitando como loco.

—¿Estás segura?— pregunté desconcertado.

—Sí, eso fue lo que Seth musitó. Vienen a la boda de Charlie y mi madre… ¿recuerdas?
Oh, cierto. Lo había olvidado, la boda era mañana. Charlie y Sue habían decidido casarse después de 11 años. ¿Sonara raro no? ¿Para qué casarse a estas alturas? Pero ellos argumentaban que se están volviendo viejos y que querían que su compromiso fuera oficial, para que el día que se tuvieran que ir de este mundo estuvieran en paz con ellos mismos. La verdad es que la más entusiasmada con la idea era Sue y a Charlie no le quedaba de otra que complacerla.

—Sí, lo recuerdo. ¿Cuándo llegan?— me apresuré a preguntar.

—Esta noche…— susurró ella.

¿Esta noche? Ella estaría tan cerca de mí. Se me dibujo una sonrisa en el rostro después de tanto tiempo. Pero… ¿qué me encontraría al verla? ¿Una Nessie feliz? ¿Una Nessie triste? ¿Una Nessie que me había olvidado?

No sabía si podría soportar encontrarme con eso.

—Tranquilo, Jake…— dijo con rostro pasivo —la tipa tendría que estar loca para haberte olvidado. No te preocupes. Tengo el presentimiento de que esta visita te beneficiara mucho. Solo debes de luchar. Lucha por ella. Si ella te ama dudo que pueda resistirse a tus ojitos de corderito a medio morir— dijo con una simulación de sonrisa.

Yo volteé a ver a Leah incrédulo. Qué bien me conocía. Sabía lo que estaba pensando. Ella tenía razón, tenía que confiar en su amor. Nunca le había quitado la esposa alguien... pero siempre había una primera vez. No me podía rendir. No, todavía no. Si esa mujer me seguía amando… me la robaría si eso fuera necesario.

—Gracias Leah. Tienes razón, yo luchare por ella— musité volteando a verla, para notar su rostro triste.

¿Por qué jamás pensaba en ella?

—¿Tú estarás bien?— pregunté angustiado de lastimarla con mi indiferencia y mis estupideces.

—Claro que sí, ¿qué no te lo musité una vez? Soy una chica lobo— sonrío ampliamente.
Le pagué devolviéndole la sonrisa. Leah era la más fuerte de toda la bola de por aquí. Su fuerza me inspiraba confianza.

—Oh, Jake… ¿qué crees que pase cuando ella se dé cuenta de que tú…

—No lo se —la interrumpí— Yo sé que se sorprenderá, pero no se cómo reaccionara.

—Espero que no chille a tus pies.

—Igual yo— respondí preocupado —Igual yo…


Renesmee POV

—¿Cómo se lo explicare mamá? Lo más probable es que no me crea…— musité con temor en mi voz.

—Él te creerá, después de todo, has vuelto por él, por su hijo— mamá me miraba con ojos totalmente compasivos.

—Pero él cree que me casé con Nahuel, eso fue lo que le hice creer. Además estuve ausente por más de un año. ¿Qué tal si me manda a volar?— pregunté angustiada.

—No lo hará. Él te ama Nessie, y en cuanto sepa porque te fuiste, no podrá decirte nada acusatorio, pero quizás se oponga al igual que nos oponemos tú padre y yo. Es que, Nessie debe haber otra manera de que tú y Jake estén juntos… —musitó con voz ahogada.

—No, no encuentro otra salida. Además ya tuvimos esta plática mamá y recuerda que no voy a cambiar de parecer.

—Pero Nessie, eso de ser como una humana es…

—Una locura, lo se, pero esa locura me permitirá estar con Jake.

—Pero yo no soportaría verte morir Nessie

—Mamá, tu tienes a papá que te consolaría por toda la eternidad, pero dime, ¿a mi quien me consolara si muere Jake? ¿eh? No es lo mismo que si llorara en tu hombro o en el de papá. No podría vivir una eternidad sin Jake a mi lado. Por eso acepté la idea de Nahuel. 

Por eso me fui. Por él, para poder estar con él. Mi ultima esperanza.— musité con la mirada baja.

—No sabes las veces que estuve a punto de ir y traerte de las greñas o de correr y decirle a Jake toda la verdad… pero tenía miedo de que te volverás a enojar conmigo y ya no quisieras hablarme de nuevo, además de que Rosalie me lo impidió infinidad de veces.— confesó avergonzada.

Sí, la tía Rosalie, siempre leal, siempre de mi lado. Sonreí imaginándomela montando una escena frente a mi familia si alguien se atrevía a revelarle a Jake el plan que se formuló ese día de la boda…

El día de la boda.

Cerré los ojos y vi como una película el recuerdo del "día de mí boda" claramente.

Susurraba en mi mente un juramento de despedida para el hombre que amaba y creía totalmente perdido:

Adiós Jacob.

Mi corazón siempre será tuyo. Quizás mi cuerpo ya no te pertenecerá… pero ya una vez fue tuyo y me has marcado para siempre. Me siento morir por saber que no volveré a verte… pero es lo mejor para los dos. Te prometo que siempre te tendré presente y que jamás olvidare tu esencia, tu voz, tus caricias o tu cuerpo… es lo único que puedo hacer por ti. Te juro amor eterno desde la oscuridad y el secreto.

Hasta siempre amor mío…

Lloraba mientras volteaba a ver a Nahuel cuando el padre le hacia la pregunta. Él me miró profundamente a los ojos… yo había tratado de sonreírle, pero al parecer solo una mueca apareció en mi cara. Vi que Nahuel cerró los ojos mientras el sacerdote terminaba de hacerle la pregunta y después los abrió súbitamente para contestar:

No, no puedo casarme contigo.

No lo podía creer. Nahuel me había rechazado.

Me tomó de las manos y me vio a los ojos.

Tenemos que hablar— dijo cerca del oído. Asentí desconcertada y me dejé guiar por él hacia el interior de la casa. Vi a la tía Rosalie correr y saltar hacia él.

—¡Detente tía!— grité antes de que lo lastimara.

Lo matare— escupió enfadada apretando los puños de su camisa.

¡No! Por favor déjame hablar con él. ¡Suéltalo!— grité molesta.

Mi tía lo soltó y vi la cara de papá detrás de ella.

Déjalos ir, Rose necesitan hablar— dijo mi padre.

De inmediato supe que papá había leído la mente de Nahuel y ya sabía lo que yo debía de saber.

Vamos— dijo Nahuel llevándome lejos de la discusión que estaban teniendo la tía Rose y papá.

Entramos a la casa y nos dirigimos a mi cuarto, yo estaba totalmente desconcentrada.
Nahuel me había rechazado.

Ciertamente sentía una paz interior. No sabía si sentirme bien o mal porque me había rechazado, pero tenía una extraña sensación de bienestar conmigo misma, no lo podía evitar.

Siéntate— dijo tocándose el puente de la nariz, como si estuviera meditando las palabras a expresar.

Tomé asiento en mi cama sin perderlo de vista, estaba totalmente atenta a cada uno de sus movimientos. Como si mi vida dependiera de ello.

Ya se porque te querías casar conmigo— empezó con voz suave.

Yo traté de meditar el significado de esas palabras. ¿Cómo que sabía por qué me quería casar con él? ¿A qué se refería Nahuel?

Bueno… mejor dicho, ya se porque no puedes estar con Jacob Black.

Mi Corazón se aceleró. ¿Cómo lo sabía? ¿Quién se lo había dicho? ¿Cómo se había enterado?

Te escuché a ti y a la chica Quileute hablar antes de la ceremonia. Yo venía a hablar contigo, necesitaba saber si estabas segura de esto. Perdón, no era mi intención entrometerme pero es que la puerta estaba abierta y pues…

No pudiste evitar escuchar— complementé.

Pues sí, una vez que entendí de que hablaban no pude separarme de a un lado de la puerta— confesó.

Nahuel… Yo...— mordí mi labio inferior, estaba totalmente apenada y sin palabras. Él lo sabía todo, él sabía que lo iba a utilizar para tratar de olvidar a Jake, o peor aun, para que Jake se mantuviera alejado de mí.

No necesito explicaciones— dijo interrumpiendo mis pensamientos. Como si supiera lo apenada que me sentía, como si me comprendiera. —Pero déjame te digo que aquella chica tiene razón Nessie, él te ama, tú lo amas… no necesitas sacrificarte y ser infeliz, deberías de aprovechar todo el tiempo que pudieras estar a su lado. Yo si fuera tú… eso haría— dijo con su mirada en el suelo un poco nublada.

Nahuel… yo… yo decidí hacerte feliz— musité acercándome a él.

¿A costa de tu felicidad? No gracias. Preferiría morir antes que eso.

No digas eso.

Es la verdad. Creo que aun no comprendes lo mucho que te amo. Y por lo mismo, no me puedo quedar a tu lado viendo como te haces infeliz y al mismo tiempo me haces infeliz a mí.

Empecé a llorar como una niña pequeña que necesitara protección y consuelo. Pero el único que estaba ahí para dármela, era el hombre que estaba parado enfrente de mi… sufriendo igual o peor que yo… y todo por mi culpa.

Nahuel perdóname— susurré entre mi llanto.

Él se acercó a mí y me estrechó entre sus brazos. La sensación era cálida y pacificadora. Nahuel sin duda era un caballero, el mejor prospecto para cualquier chica… cualquiera menos yo. La tonta hibrida enamorada de su mejor amigo: un licántropo.

Ve por él…— me susurró cerca del oído.

Me separé precipitadamente de él y lo miré profundamente.

—¿Cómo me pides eso si ya sabes porque no puedo estar con el?— pregunté con todo el dolor que mi corazón me podía dar.

Tal vez haya una forma…— contestó Nahuel.

¿Una forma? ¿Una posibilidad para Jake y para mí?

No te entiendo— respondí francamente.

Mira no es una idea que me agrade mucho y de hecho no sé si sea posible. Necesitaríamos buscar a mi padre y preguntarle qué hacer ya que él fue quien me comentó esta teoría hace algunos años. Pero escucharte llorar como lo hacías, me dejó pensando y ver tu triste rostro en la ceremonia me impulsaron a renunciar a ti y comentártelo, es una idea loca y quizás no nos lleve a nada, pero ya te correspondería a ti tomar la decisión de si lo quieres intentar o no.

Yo seguía sin entender. ¿Una teoría? ¿El padre de Nahuel? ¿Una locura? Necesitaba saberla.

Dímela por favor… dímela— sonó casi como una suplica.

Nessie, ¿no te ha pasado que cuando dejas de tomar sangre mucho tiempo sientes como que eres menos veloz y menos fuerte?

Sí, y me siento totalmente sedienta— contesté sonriendo.

El punto es… bueno… hace cuatro años me topé con mi padre por España, mientras tía Huilen y yo recorríamos el mundo. Fue un rencuentro algo extraño. Tenía muchísimos años de no verlo. Él no había cambiado nada, seguía igual de loco experimentando, haciendo locuras y viajando de ciudad en ciudad huyendo de los Vulturi. Una misión difícil, me confesó— hizo una pausa como si estuviera meditando mi semblante.

Prosigue por favor.

Bueno… a pesar de eso, él seguía experimentado y su última teoría me llamó la atención.

¿Y cuál era?

¿Qué te parecería convertirte en humana?

—¿Humana?— pregunté sorprendida… ¿acaso eso podía ser cierto?

Imaginarme como una humana común y corriente había sido mi más grande anhelo de niñez, cuando quería ir a la escuela y tener amigas. Privilegio del cual no podía gozar por mi constante crecimiento. Pero… ¿humana? Si yo fuera humana entonces…

Él y yo podríamos estar juntos.

La idea me pegó de golpe haciendo que mi corazón se contrajera. Sentí como el suelo se movía y un profundo mareo me hizo tambalearme, di un paso al frente y sentí como perdía la conciencia. De eso no recuerdo nada hasta que Nahuel logró despertarme.

—¿Estás bien?— preguntó angustiado.

Sí, creo que es solo la emoción del momento— contesté incorporándome.

—¿Segura que te sientes bien?— preguntó preocupado.

Sí, lo estoy. Me he sentido un poco mal esta semana, pero es porque no he comido bien y por todo el ajetreo— contesté despreocupadaPero por favor continua— supliqué
Me miró con desconfianza pero creo que se rindió y prosiguió.

Él cree que si nuestra dieta fuera exclusivamente de comida humana…

¿Nosotros nos convertiríamos en humanos? ¡Es absurdo!

Lo se. Pero él cree que seriamos algo así como humanos, aunque nuestra naturaleza hibrida no se perdería.

No entiendo…

Sí, es que no nos convertiríamos en humanos, más bien seriamos como uno. Nuestro cuerpo empezara a envejecer y seremos débiles, pero si volvemos a alimentarnos como vampiros.

Entonces ¿el envejecimiento se detendría y recuperaríamos nuestra fuerza y velocidad?

Pues sí, básicamente esa es la teoría.

¿Y la pudo comprobar?

No lo se. A mi me había parecido una locura y no le puse mucha atención. Además él desapareció días después y desde ese entonces no he sabido nada de él.

Empecé a tratar de procesar toda la información que Nahuel me había arrojado. No era seguro, tal vez una locura… pero era una oportunidad.

Tú que dices Ren… quieres intentar buscar a mi padre y ver si es eso posible. Convertirte en humana, para que tengas una vida mortal a su lado.

Una vida mortal a su lado… ¡POR SUPUESTO! ¡Incluso mataría por lograr eso!

Vamos… quiero intentarlo, al cabo que ya no tengo nada mas que perder.

Pero Ren, necesito que seas consiente de que no es algo seguro y que quizás podrían ser solo especulaciones.

Correré el riesgo. Pero, no quiero que Jacob se entere.

—¿Estás segura?

Si, no quiero que se cree falsas esperanzas.

—¿Y qué piensas hacer? Lo más probable es que él te busque. Si él te ama la mitad de lo que yo te amo, tarde o temprano vendrá a buscarte…— dijo sin titubear.

Mis mejillas se tornaron de un fuerte color carmesí y bajé mi cabeza avergonzada.

Nahuel me amaba en serio. Tanto así que se estaba sacrificando por mi felicidad. Jamás tendría como pagarle lo que intentaba hacer por mí.

Pues... le hare creer que nos casamos.

—¿Eso no empeoraría las cosas?

Tal vez, pero solo así dejaría de buscarme. Si las cosas salen bien, vendré a explicable y le contare toda la verdad. Si él me ama como yo lo sé, sé que me escuchara y me creerá.

¡Dios! ¡Qué tonta fui! yo pensaba que en unos días volvería y todo saldría bien. Pero tardamos más de un año en nuestra búsqueda… más de un maldito año.

Creer que me escucharía y me comprendería fuera una tontería de mi parte y aun más hacerle creer que me había casado. Porque ha pasado más de un año y lo más probable es que él ya no quiera escucharme.

Puse mi mano en mi frente, me dolía la cabeza de recordar mi fatal error. Pero a decir verdad había valido la pena, ahora por lo manos sabía que la teoría de teoría no tenía nada y podía hacer una vida mortal con Jake.

—Nessie… creo que te dejare sola para que pienses— dijo mi madre sacándome de mi mundo.

—¿Perdón? ¿Qué decías?— pregunté desorientada.

—Que tengo siglos hablándote y no me haces caso— dijo con una pequeña sonrisa.

—Perdón, es que ando distraída.

Mi madre se acercó y me besó en la frente.

—Lo se, es por eso que te dejare sola con tus pensamientos.

—Gracias— susurré agradecida.

—¡Ah! Y no te preocupes por Taylor. Esta con el consentidor de su abuelo— dijo sonriente.

—Sí, a papá no parece que le haya disgustado la idea de ser abuelo— contesté con una sonrisa.

—¡Bromeas! Anda como loco. Taylor por aquí. Taylor por acá— y soltó una carcajada que sonaba como música para mis oídos.

Mi madre sonrió más despacio y me dejó sola con mis tortuosos pensamientos.

Taylor.

¿Cuál seria el futuro de mi hijo un tercio vampiro, un tercio licántropo, en tercio humano? ¿Predominaría alguna característica en el?

Lo curioso de Taylor es que no parece ser rápido, ni muy fuerte, le disgusta un poco la sangre aunque parece que también siente la sed y por eso la toma, no tiene ponzoña, y crece impresionantemente rápido. Me preocupa un poco su condición, a veces no sé que esperar de él.

—¿Preocupada?— preguntó Nahuel entrando en la habitación y acercándose a mi lentamente.

—Un poco…— confesé.

—¿Y qué se siente? Estás tan cerca de hacer tu sueño de estar con él realidad.

—Nerviosa. ¿Qué tal si las cosas no salen bien? Y estoy preocupada por algo más…

—¿Taylor?

—Sí. No me puedo convertir en mortal sin saber que tipo de futuro le depara a mi hijo— confesé mortificada.

—Mira Ren, has sufrido demasiado y ya te mereces ser feliz. Además Taylor estará bien, él será más o menos como tú y yo, no te preocupes.

—¿Cómo no preocuparme si planeo ser mortal y lo más probable es que mi hijo viva eternamente? ¡No puedo dejarlo solo!

—Para cuando ese momento llegue, Taylor será un hombre y te entenderá. Él solo querría que su papá y su mamá estuvieran juntos.

—Tal vez tengas razón.

—Claro que la tengo, además Taylor conoce a Jacob solo por tus recuerdos y aun así lo quiere. Imagínate cuando convivan juntos. No le puedes quitar eso a tu hijo. Ya lo tuvimos separado de Jacob por un año, no dejes que pase más tiempo.

—Lo se, ha pasado un año desde que nació. Me asusta.

—¿Qué cosa?

—Tiene solo un año y aparenta tener como 4 años. Crece más pronto que nosotros.

—No te preocupes, quizás la sangre de licántropo lo hace crecer mas rápido. Ya veras que él estará bien. Tú estarás bien— dijo acercándose más a mi y rodeándome con sus brazos.

—Además… si las cosas no salen como tú quieres, siempre estaré yo ahí para cuidarlos y protegerlos— susurró en mi oído.

Mi corazón se aceleró a toda maquina. Para mi no había otro hombre que no fuera Jacob Black. Desde el momento que me di cuenta de mi embarazo no podía separar mis pensamientos de mi bebé y de su padre. Pero no podía negar que sentía cosas por Nahuel. Su bondad y su entrega me habían impresionado bastante.

—Gracias Nahuel… en serio— y me zafé de su abrazo.

No quería que nada me perturbara, en este momento debía ser fuerte.

Falta un día para que pudiera ver a Jacob. Necesitaba todas las fuerzas del mundo.
Todas.

Ahora sí mis amados lectores, necesito que pongan atención en este capitulo ya que revelare los últimos detalles que nos dan pie para el final de esta historia que pronostico terminara pronto.

Espero no haberlas saturado de información, pero ustedes merecían saber que rayos había pasado ese día. Ahí está para que no me maten: no se casaron y claro que Taylor es hijo de Jake ¿Qué pasara cuando Jacob se dé cuenta de que Nessie tiene un hijo suyo? Recuerden que no quedan mas d capítulos y estoy sumamente agradecida con cada uno de ustedes... los amo.

En serio que todas se van al cielo en donde un Jake o un Edward o una Alice o una Leah o él o la que más les guste, los recibirá con los brazos abiertos. 

Mil besos... las y los adoro
Kokoro

4 comentarios:

María Veronica dijo...

Me encanta esta historia tan apasionada y cada capítulo con más sorpresas!!! Saludos a todas y espero que estén muy bien! Quiero el próximo capítulo rapidoooo!!!

sarita celeste barrios barrios dijo...

hola kokoro me encanto este capitulo y si ya me imaginaba que era hijo de jacob pero me sorprendiste con eso de ser mortal mmm como tomara jacob la noticia y que sera lo que ha hecho jacob me dejaste con la intriga mmm ahora esperar el próximo capitulo me dejaste intrigada excelente capitulo hee.....

Bell.mary dijo...

Oh Kokoro pero que capitulo tan bueno, ya me imaginaba que Jacob era el padre de Taylor pero estuvo muy bien explicar todo lo sucedido, lo que me sorprendió fue la idea de Nahuel era por eso que buscaban a su padre, ser humana ,lo que el amor puede hacer, con tal de estar con la persona amada eres capaz de renunciar a lo que sea incluso a la eternidad por que al final de que le serviría sin Jacob.
Que sera lo que Jacob hizo y que causara sorpresa a Nessie ... sera que el también dejo de convertirse para poder envejecer, puede ser o veremos que sorpresa nos tienes.
Ahora a esperar por el reencuentro de este par de locos enamorados y ver que piensan de la decisión de Nessie.
Gracias Kokoro por compartir un capitulo mas de esta bonita historia y muchas gracias Coka por publicarla....Besos

ShaDowcita ~ dijo...

Ayyy muero de la emoción!!!
Ya quiero leer el final jajaajja, gracias Kokoro!!