Seguidores

viernes, 19 de noviembre de 2010

Mi Secreto- Capitulo 4





¿VIDA O ARTE?
Escrito por Sissy

Cuando llegamos a los mostradores de la aerolínea, la fila de clase premier estaba prácticamente vacía. Esta vez, Rob fue quién se encargó de todo mientras yo avergonzada, le daba mi pasaporte y visa al empleado para hacer el papeleo y remplazar mis boletos.

Aunque había alegado bastante tratando de hacerle entender que no podía gastarme ciento veinte dólares en la mejora de mi asiento, y que tampoco quería que él lo hiciera; él simplemente sacó el efectivo de su cartera y pagó, aclarándome varias veces que era su invitada.

Dentro de mí, estaba preocupada por la situación. ¿Qué significaba toda ésa cortesía? ¿De verdad sentía tanto aprecio por mi actitud, o se trataba de un “control de daños” para evitar despilfarrara toda la información apenas me quitara la vista de encima? Fuera lo que fuera, ahora tenía por delante un vuelo de cuatro y media horas para compartir con él.

-¿Lista? -dijo mientras yo guardaba en el bolso los documentos- Al parecer será un vuelo tranquilo -Y señalándome la sala de espera VIP lo seguí hacia ahí-. ¿Notaste que sólo hay otra persona registrada en nuestra sección? Tiene sus ventajas viajar en un lunes tan temprano por la mañana después de todo… -Y rió de su propio comentario. Yo no me sentía con ánimos festivos para imitarle. Desconfiaba de su despreocupada actitud.

-Thom… Urr… Rob, sigo muy incómoda por todo esto, no se como pagártelo.

Me miró por encima del hombro con evidente picardía mientras seguía avanzando.

-Si insistes tanto; ya se me ocurrirá algo luego, no te preocupes -Y me guiñó un ojo.

Sólo me quedé boquiabierta ante su comentario sintiendo un escalofrío nervioso recorrerme la columna. No dije más, mi humor me fallaba en ésos momentos.

La última media hora pasó volando y pronto nos encontramos siendo guiados a nuestros amplios asientos de piel por la asistente de vuelo. Estábamos en filas separadas pero no importaba, en un área prácticamente vacía cualquiera se podría cambiar de asiento en cualquier momento.

La comodidad del suave y amplio rellano, más la almohada y cobija que había aceptado me fueron seduciendo apenas despegamos y por extraña ocasión, me quedé dormida rápidamente sin prestarle atención al film que pasaban. Rob por su parte, había sacado hacía rato un par de libretos de su mochila y se puso a leer en silencio al ver que yo había caído rendida.

No fue un sueño profundo, nunca lo eran cuando viajaba, pero la voz de la azafata no me molestó al preguntarme si deseaba desayunar…

Abrí los ojos sin prisa y con una sonrisa adormilada le hice el gesto de aceptación. Giré un poco el rostro hacia la izquierda y noté que Rob me miraba amablemente mientras se quitaba los audífonos de su reproductor de música.

-¿Descansaste bien?

Me estiré un poco y sonreí más al acomodarme la frazada en el regazo. -Si, gracias. ¿Me dormí mucho tiempo?- Y busqué por la ventana la luz del sol para indagar.

Él se encogió de hombros tranquilamente -Poco más de una hora.- Cerró el librito que traía entre manos y con la cabeza me hizo un gesto para que me acercara -¿Quieres venirte para acá? Estoy aburrido de leer-.

Asentí felizmente y me alisé el cabello reajustando la coleta de caballo antes de sentarme con él.

-¿Qué lees?

-Guiones, propuestas de trabajo que me ha dado mi agente a considerar.

-¡Oh! ¿Son buenos?

Suspiró jugando con su pelo y con cara de incertidumbre.

-Mmm… Bueno, uno es de época y gran presupuesto, y el otro es un pequeño film independiente. Aún no he decidido nada sobre ellos.

Estiré mi mano curiosa hacia las páginas empastadas -¿Puedo?-. Él asintió y me los pasó. En la primera página de cada uno había una síntesis de la trama y una nota en tinta sobre el papel que le ofrecían. Dí una breve leída a cada uno, después de que me diera su consentimiento y se enfocara en la película de abordo.

Mientras más leía, más me atrapaban, le imaginaba a él hacer y decir las cosas ahí descritas. En una era lo que se dice un “encantador de serpientes”, peligroso y atractivo; y en la otra un joven normal, metido en una serie de eventos que se enredaban cada vez más.

No podían ser más distintas historias, pero ambas me sonaban bien.

Después de unos quince minutos, le toqué el brazo y él se quitó los auriculares para por fin hablar.

-¿Y? ¿Qué opinas?

-¡Que interesantes scripts!

-Sí, pienso igual, pero por el momento sólo puedo tomar uno, mis compromisos con Summit no me dan tiempo para más.

-¡Ah!

-¿Qué te dice tu instinto?

-No lo se, no es tan fácil Nin. Me presionan mucho por tomar el grande, pero aunque esté lleno de actores de renombre, no es garantía… Eso ya me pasó una vez…-Comprendí se refería “Remeber Me”, el cuál yo misma sólo había visto en DVD.

-No se si lo entiendas, pero en ésta industria puedes ser olvidado muy fácilmente y no quiero ser como aquel actor principal de “Star Wars”, cuyo nombre real nadie recuerda. Si me equivoco en un par de veces al hilo… podría quedarme sin trabajo los próximos diez años…

Claro que entendía lo que él me contaba, había leído sobre lo que fue para el después del Mega Blockbuster del 2005. Los titulares lo nombraban como el “próximo Jude Law”, pero aún así había estado desempleado y quebrado por dos años… Cosa que no le iba a recordar ni a compartir; mi orgullo no me lo permitía.

-Tienes razón, debes ser cuidadoso… ¿Qué dice tu gente cercana? ¿Cómo te apoyan?

Él entornó las cejas sorprendido por mi interrogación.

-Nin, mi familia está en Inglaterra, al otro lado del mundo de mi trabajo… Mi nov… -se corrigió a sí mismo- Mis amigos están ocupados con el mismo dilema. Yo no quiero ser un súper-star, quiero ser un buen actor, que es muy distinto.

-Sabes, me alegra oírte decir eso. Ojala lo logres Rob, creo que ahora tienes las oportunidades y las ganas de conseguirlo.

Me sonrió alegre, reafirmado.

Pensé en silencio que, para ser actor, no era tan vanidoso, sino más bien un chico inseguro.

-Bueno, ya hablamos mucho de mí… En realidad, lo que me gustaría es saber más de ti, de quién eres tu -Y me lanzó una de sus sonrisas devastadoras, de esas que hacen perder el hilo de tus pensamientos si tienes sangre caliente en las venas.

Aún sin poder reconectar mi mente y mi lengua, y gracias al cielo, regresó la sobrecargo. Sin embargo, ésta me miró indignada por mi cambio de asiento y me interrogó secamente si iba a tomar mis alimentos ahí. Luego de nuestra mutua afirmación nos entregó los kits de aseo.

Su reprochante mirada me miraba fugazmente mientras disfrutábamos de las agradables y calientes toallas para las manos y siguió así para cuando me frotaba con los antibacteriales de aroma a menta.

-Bueno, mi vida no es muy interesante Rob, trabajo para una universidad en el departamento de literatura y hace un año firmé un contrato como freelance para una casa editorial internacional. Mis funciones son las de dar conferencias y talleres de investigación así como introducir los nuevos materiales a empresas y grupos.

-Eso es interesante Nin, me imagino que entonces, como freelance tienes que viajar mucho también, ¿no?

Asentí brevemente.

-Sólo por temporadas del año, principalmente me la paso estudiando y revisando nuevas teorías y sus aplicaciones prácticas. En la universidad coordino maestros, contacto otras universidades y en general, hago funciones administrativas. Aunque de hecho, tengo siempre a mi cargo un grupo para mantenerme en trato con los chicos.

Rob bajó la vista hacia su camiseta y sonrió burlonamente.

-“Los chicos…” -Soltó una risita.

-¿Qué? -Lo miré sin entender.

Habló entre risas.

-Es que hablas de los demás como si fueses de verdad muy mayor… ¡Ya me imagino que para ti, entonces, yo no soy mas que “un chico” con tus gloriosos cuatro años de diferencia!

Su reflexión me hizo pestañear varias veces, ¿acaso lo había tratado yo así? ¿Con condescendencia? En el trabajo era una respuesta automática para el trato con bachilleres y jóvenes universitarios que a veces querían pasarse de la raya conmigo. No podía tener tan corto margen de diferencia y permitir me sobrepasaran.

-Oye, Rob, perdón… ¿Acaso te hice eso en algún momento?

El se encogió de hombros sin mirarme, aún divertido por su comentario y mi atragantada respuesta.

-Bueno, no estuvo tan mal… De hecho, eso me hizo sentirme más seguro a tu lado ésta mañana… “Miss Cougar…” - Y soltó la carcajada.

¡Oh, por Dios! ¿Tan obvio había sido mi subconsciente en la cafetería? En el fondo sí me sentía culpable de que me gustara un chico menor que yo -él-. Si por mi trabajo era Tabú, por mi vanidad era un gran problema. ¡Ay no! Tenía que demostrarle, por amor propio, que estaba errado; y mentir, mentir, mentir como la mejor actriz.

Reí con él aparentemente comprensiva para seguirle el juego y luego llevarlo hacia el mío.

-Oye, lo lamento si herí tu vanidad Rob, en casa tengo práctica en espantar niños de mi hombro… -¡Listo! ¡Las palabras perfectas para golpear su ego! Y surtió efecto de inmediato.

-Yo no soy ninguno de tus niños, Nin -contestó algo molesto-, podré verme menor de lo que soy, pero en Hollywood se crece rápido o te devoran…

La conversación se quedó ahí, por que en ése momento llegaron nuestros alimentos y bebidas. Entonces, noté de nuevo a la asistente de vuelo, pero ahora las miradas eran constantes y brillantes sobre de él; y además, hubo una excesiva muestra de escote… Todo parecía sacado de la escena en el restaurante italiano del libro. La descarada mesera tratando por todos lo medios de llamar su atención e ignorándome a mi… ¡Valla con la imitación de la vida al arte!

-Hum -susurré-, ¿viste lo que yo vi, Rob? -Y con los ojos muy abiertos le señalé discretamente a la sonrojada sobrecargo que miraba excitada y continuamente en nuestra dirección.

Él bufó levemente, con suficiencia, respaldando su punto…

-No me digas que estas celosa…Mmm? Te dije que no soy, un chico.

¡Argh!!!! Seguía insistiendo con lo suyo… No iba a dejarme ganar la batalla. Saqué mi sonrisa enigmática del saco de trucos y la usé.

-No, no se trata de eso, “guapo”; se trata de que en cualquier momento voy a presenciar, en primera fila, acoso sexual femenino… -Y me puse a imitar a la chica, con exceso de dulzura en la voz, y cuidando de hablar bajito para que el otro pasajero no me escuchara.

-“Señor Pattinson… ¡Ay! ¡¡Soy su gran admiradora!! ¡Creo que es guapísimo! ¡¿Me podría dar usted su autógrafo?! ¡Ay! ¿Puedo darle un beso???...” Y me reí como niña feliz de mi perfecta imitación de sus melosas fans.

-¡Con que no se quiera sentar en mis piernas para la foto…! ¡Ugh! -Fingió preocupación siguiéndome el juego-.

Me reí burlona…

-¡Ah! Eso depende de ti absolutamente, yo no tengo inconveniente de moverme a mi asiento -Hice un ademán de levantarme-.

Me miró con cara de horror.

-¡No te atrevas! Pensé que eras mi protectora, no me dejes solo ahora.

Volví a mi lugar y reímos juntos de saber que yo no andaba lejos de la realidad, por que tras la cortina, una falda marino se removía nerviosa en su pequeño cubículo, posiblemente esperando la oportunidad perfecta.

-No te preocupes, no lo haré… Pero no puedes evitar que me divierta a tus costillas después de que tú lo hiciste conmigo -Y le guiñé un ojo traviesa.

-¡Eres malvada! -Sonrió con ojos brillantes, la alegría traspasando los odiosos lentes de contacto.

-¿Para que son los amigos, hu? “En las buenas y en las malas para reír juntos…”

Me miró impresionado por un segundo y luego, movió su brazo hacia mí, en lo que casi fue un intento de tomarme de la mano… que terminó en un reacomodo innecesario de su vaso. Escondió la mirada y acalló una sonrisa en el perfil.

-Tienes razón, para eso están los amigos…

Yo suspiré tranquila.

Batalla ganada. ¿Aún seguiría la guerra?

Al vuelo aún le quedaban horas.

-------------------------------------------------------------------------------------------

Lo sentí breve, pero ya son cinco páginas, es mejor dejarlo aquí y elaborar para el siguiente.
No hay paracaídas disponibles. Espero ustedes no decidan saltar por las ventanillas de aburrimiento.

Sissy

12 comentarios:

Lisy dijo...

Sissy vas muy bien y no esta nada aburrido.aunque si cortito pero espero que subas pronto el suiguiente. Yo sigo leyendote.
Gracias por tu dedicacion para con tus lectoras.
Carino s y abrazos de (No se si me permitas llamarte amiga)una fiel seguidora,
LISY

Anónimo dijo...

quiero mas xfavor

~°~ PoEtEsS ~°~ dijo...

Quiero mas... Esta historia va genial y de verdad que me quita el sueño, espero subas capi pronto...

Besos :)

Cynthia dijo...

Aburrimiento?pero que dices?Si la historia está genial de verdaD ME ENCANTA!!Tienes muy buena imaginación y quién sabe nada es imposible,todo prodría pasar :D espero impaciente el siguiente capi,gracias besos

Yess Evenson Masen dijo...

Dios Sissy, cada dia me dejas mas atrapada con tu historia es genial!!!; amo este capi, muchas gracias por publicarlo y brindarnos mas de tus maravillosas ideas..
Besos Yess*.*

Fafi dijo...

Estubo genial!!
Me encanta, sigue asi!!
Bss!♥

Mel dijo...

Estuve con una sonrisa boba todo el rato que lei el cap y escribo el coment!! jajaja.. que lindo!!

Anónimo dijo...

no es para nada aburrida!!! me encanta!!!! si es breve... pero como dicen sisi, si es breve dos veces buenos!!! jejeje es genial! sigue preciosa! felicidades.

coki cullen españa

SissyTheAngel dijo...

Chicas!!!
Mil gracias por sus comments! Estuve fuera de la ciudad por varios días y ha sido una sorpresa fabulosa encontrar todo ésto tan bonito de su parte.
Wow!

Coka, mil gracias por seguir adelante con ésta locura. Te quiero muuuucho.

Sissy

bell.mary dijo...

Claro que para nada es aburrida es una historia diferente y muy interesante, creo que cualquiera hemos so~ado alguna vez con vivir una aventura asi..............
Sigue adelante no te preocupes que aunque sea corto valio la pena y es lo importante...........
Saludos y besitos.

angela dijo...

ni que alla mil ventanas recurriria a ellas.. jeje me encanta la historia.. tiene de toodoo jeje eres muy inteligente y perspicaz.. me encanta la historia de verdad

healcar dijo...

buenisimo, Sissy te felicito y por suerte no tengo que esperar sigo leyendo, me atrapaste en este sueño!!!