Seguidores

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Traicion Imperdonable- capitulo 4 (Cunning Angel)


Capítulo 4
Escrito por Cunning Angel

Se acercó cual bandido en un hogar ajeno y se dedicó a observarla. Acechándola en silencio como si se tratase de una victima en manos de un depredador, mientras se deleitaba con la gracia en que su cabello arremolinado se esparcía en toda su extensión por la blanca almohada.
Bella no había cambiado sus gustos en cuanto a la moda con el pasar de los años y él lo agradecía, ya que era lo único que quedaba intacto con el correr del tiempo. La única evidencia que tenía de que lo suyo fue real, de que su esposa era dulce e inocente, de que ella le amaba con locura como él a ella.
Su esposa continuaba siendo la chica sencilla de la cual se enamoró, nunca optó por lo extravagante, más bien lo de ella se limitaba a unas cómodas zapatillas y unos jeans.
Entonces algo en ella llamó su atención. Bella traía puesta su polera…
_________________________________________________________
— ¿Qué sucede?
— Nada.
— Edward, no soy tonta ¿Por qué me miras así?
— Te ves adorable cuando usas mi ropa
— Lo siento, es que no encontré por ningún sitio la mía
— No hay problema mi vida, de hecho te queda mucho mejor que a mí
___________________________________________________________
Finalmente optó por dormir en el sofá, no quería despertar a Bella, y su habitación estaba convertida en un caos.
___________________________________________________________
— ¿Cómo lo haces?
— De que hablas…— preguntó indeciso
— ¿Cómo es que consigues ser tan perfecto en todo?— él no respondió. Se acercó con lentitud hacia ella y le cobijó entre sus fuertes y reconfortantes brazos. El único lugar en el que ella se sentía realmente segura.
Inclinó su rostro y susurró en su oreja, aún con su cabeza escondida en el pecho.
— Bella, amor yo no soy perfecto en absoluto, por el contrario, tengo cientos de fallos. Sin embargo, eres tú, mi vida, y tu amor incondicional hacia mi persona lo que me impulsan a ser una mejor persona.
— Me parece un sueño, aun no consigo convencerme de que esto es real. — confesó Bella mientras le envolvía la cintura con sus brazos. Puso toda su fuerza en ese abrazo, como si en ello se le fuese la vida, ya que le aterraba perderlo, él era su fortaleza, su refugio, su motivo para levantarse a diario; Edward se había convertido en la razón de su existir.
No sé en qué momento comenzó a llorar contra su pecho. Pero su ángel sí lo notó, ya que al instante sintió sus tiernas manos posarse con dulzura sobre su rostro y atraerla hacia él. Edward le besó con todo el amor que le profesaba, no le importó que su fina camisa se encontrase manchada con sus lágrimas, ni que prácticamente ella estuviese arruinando su noche de bodas con su llanto de niña insegura.
Él sólo se dedicó a besarla, con amor y entrega, con cariño y pasión.
— Mi vida, esto es real— musitó contra su boca— Tú y yo estamos juntos, y nada ni nadie podrá separarnos.
— ¿Me oyes? — sus expertos dedos secaban los hilos de lágrimas que surcaban su rostro con tal adoración, que la hacía sentir la mujer más hermosa del universo.
— Te amo, eso nunca cambiará. A partir de hoy eres mía para siempre Bella, no sólo ante los ojos de Dios, sino también bajo los estatutos de la ley.
— Lo sé, por un momento me dejé llevar por el miedo, creí que terminarías aburriéndote de mi.
— ¡Isabella! Nunca en tu vida vuelvas a repetir algo como eso. Estos cuatro años a tu lado han sido suficiente, me costó convencerte de que te convirtieses en mi esposa, pero ahora que al fin te tengo conmigo no te dejaré ir nunca ¿me oyes? Estarás atada a mí por el resto de tu vida amor mío.
Finalmente sonrió, pero no sólo era un gesto. Era una sonrisa real, una que había nacido desde lo más profundo de su ser. Ella era feliz, Edward le hacía feliz.
Nuevamente sus labios se adueñaron de los suyos, y con exquisita lentitud una de las manos liberó su cabello de las horquillas, y las castañas ondas cayeron cubriendo la zona que su hermoso vestido dejaba al desnudo, Edward removió el cabello de sus hombros y los comenzó a besar.
Cada beso otorgado por su esposo le parecía el cielo, tal vez no sería su primera vez, pero si sería la primera noche que pasarían juntos como esposos. Esto era mucho más una noche de bodas, mucho más que una entrega mutua, esta noche simbolizaba el inicio de una etapa en conjunto.
La primera de muchas noches en compañía del otro, el comienzo de un verdadero proyecto de vida.
— Te amo— le susurró en su oído antes de bajar el cierre del vestido de novia y lograr que cayese al piso.
__________________________________________________________________
Los fuertes rayos del sol adentrándose por la ventana llegaban directo a su rostro, logrando así que terminara por despertarse de una vez. No tenía idea de que hora era, sólo tenía claro que su pequeña Nessie debía tomar su leche matutina.
Se levantó rápidamente, ganándose un molesto dolor de cabeza.
¿Porqué demonios la gente solía tomar champagne? Aquello no importaba, definitivamente nunca más volvería a consumir algo que contuviese un solo grado de alcohol.
¡¿En que demonios pensaba cuando decidió emborracharme?! —pensó Bella.
_______________________________________________________________
— ¿Estás loca?
— No Bella, por el contrario, intento hacer que entres en razón. Que luches por salvar tu matrimonio amiga.
— Alice tiene razón, amiga, piensa en Nessie por favor ¿Qué podría salir mal? — preguntó una muy ilusionada Rosalie.
— ¿Y qué pretendes, que le haga una cena con frutillas y crema? ¿Que actúe como si nada hubiera pasado y juguemos a la casita?
— No, Bella, nadie dice eso, bueno lo del Champagne estaría bien.
— ¡Alice!, perdónala Bella. Lo que ella intenta decir es que, de vez en cuando una mujer debe hacer sacrificios. Tú le amas Bella, no intentes negarlo.
— ¿Y de qué me sirve? ¿De qué demonios sirve este maldito amor? Si solo consigue dañarme.
¿En que me ayuda que mi último pensamiento al dormirme por las noches sea él? Si nuestros contactos son nulos.
¡Dime Rosalie! ¿En que me beneficia amarlo? ¡Si desde hace dos semanas Edward dejó de compartir nuestra cama y se trasladó a la habitación de huéspedes! — ambas le observaban atónitas, supo que no era buena idea ir a casa de Rose, pero eran sus amigas. Y desde hace bastante tiempo que venía rechazando lo inevitable.
Las extrañaba, y no por intentar fingir que todo iba bien las alejaría. Sin embargo, no quería que la viesen en ese estado. Con el rostro hinchado y anegado de lágrimas, no, no deseaba que le viesen así de débil.
— Lo siento amiga, de verdad perdóname. Yo sólo quería lo mejor para ti, no pensé que las cosas estuviesen así de mal. Por favor olvida todo lo que dije. —Susurró en su oído Alice, mientras sus frágiles y tiernos brazos la acunaban. Su amiga lloraba con ella, convirtiendo su dolor en parte de ella, sufriendo con ella, poniéndose en su lugar.
No quería que ellas sufriesen, pero a la vez agradecía la empatía que le mostraban. Sabía que sus consejos iban únicamente guiados en pos de su bienestar y el de su familia.
Fue por eso que optó por seguir aquel consejo, pese a que le dijeron que no era necesario.
Sin importarle que algo en su interior le alertara, haciéndole sentir extrañamente nerviosa, era un sentimiento poco habitual, no eran nervios e inseguridades por la intriga acerca de cómo tomaría Edward aquella cena, no, esto iba mucho más allá.
Continuó con la preparación de la dichosa cena en honor a su aniversario. Aquello era casi masoquista, más que simbólico le parecía irónico…
Esperanza…
Por más que luche contra su corazón, aquello fue más fuerte y no pudo evitar ilusionarse ante la idea de celebrar su aniversario juntos.
Pensó que el hecho de que cumplieran sólo cuatro años de matrimonio, sería un indicio de que no todo estaba perdido. Creyó que al estar recién comenzando tendrían más posibilidades de arreglar lo suyo.
En resumidas cuentas, albergó esperanzas. Sin embargo su esposo no llegó.
Lo peor no fue que faltase, a esas alturas ya debería estar acostumbrada, sus constantes horas extras en la empresa deberían de quedarse grabadas en mi memoria.
Lo que le dolió fue darse cuenta de que por un segundo llegó a pensar que él llegaría.
Creyó que podrían conversar las cosas, hablar de sus diferencias ¡Maldita sea!
Pensó que se acordaría, tal vez no esperaba una rosa ni un regalo, pero al menos su presencia, tal vez si la hubiese llamado… ¿Llamarla?
¿Edward llamando para avisar que llegará tarde?
Ilusa.
Al parecer la conversación con las chicas sólo había conseguido lavarle el cerebro.
¿Realmente había creído que Edward y ella tendrían alguna oportunidad juntos?
Aquello era sencillamente absurdo…
Entonces cayó en cuenta de que era una mujer joven y atractiva. No por que su esposo no supiese valorarla se echaría a morir.
Su preciosa Nessie descansaba en su cama, era increíble como con sus tres añitos recién cumplidos demostraba poseer una personalidad tan atrayente. Se dirigió a su habitación para comprobar si dormía y una vez confirmó aquello regresó al comedor.
Destapó la botella de champagne con un solo pensamiento en mente.
Celebraría su aniversario, aunque fuese el último…
_________________________________________________________________
Claramente no pensaba. Sin embargo algo tenía claro, se mantendría alejada de las bebidas alcohólicas.
Ignoró el molesto dolor de cabeza que le oprimía y se dirigió hasta el cuarto de Nessie.
Su angelito se encontraba durmiendo aún, por lo tanto disponía de tiempo para preparar su desayuno.
Caminó hacia la cocina evitando hacer ruido para que su hija no despertase y entonces le vio. Recostado sobre el sillón, visiblemente incómodo, con un gesto de dolor tatuado en su rostro estaba Edward, su Edward.

8 comentarios:

nydia dijo...

hola esta grandioso este capitulo despues de tanta espera ,,,eres grandiosa y porfavooooor no dejes de escribir besos desde Ecuador

Ivonne dijo...

alfin un cap la espera se hizo larga pero balio la pena gracias me animaste el dia y como siempre esperando el suiguiente cap

Ivonne dijo...

alfin un cap la espera se hizo larga pero balio la pena gracias me animaste el dia y como siempre esperando el suiguiente cap

Anónimo dijo...

me enacanta esta hist por fin despues de tanto tiempo ya me preocupaba k no la continuaras.

a ver que pasa ahoraa!! estoy ansiosa jijijiji


vero canada

Lizeth dijo...

uyyy fue un largo tiempo sin saber de ti pero bueno estuvo muy bueno el capitulo y el que viene se que va a estar mejor porfis no te demores mucho esta vez yo se que tienes mas cosas que hacer pero pliss trata de sacar tiempito saludos desde colombia.

Cynthia dijo...

Está más que magnífico,no tengo palabras para describirlo!!!ERES GENIAL!!Pero por favor no nos hagas esperar tanto para el siguiente capi que estoy intrigadisimaaa xaoo besitos desde Españaa

Auramont dijo...

hola no había leído este escrito esta muy lindo expresas mucho y usas un lenguaje muy sutil y correcto te felicito por favor sigue , espero el sgte.te invito a mi blog no es un fic solo un cuento pero creo que te gustara. auramont.blogspot.com

Leticia dijo...

Para cuando el proximo cap???? esta muy buena la historia!