Seguidores

lunes, 11 de enero de 2010

A la Caza del Vampiro. Capítulo 3

CAMBIO DE PLANES

Capitulo escrito por Coka



Diario de Coka
Londres, 18 de noviembre del 2010
.




Estaba pegada al teléfono esperando que sonara para recibir las indicaciones que nos llevarían directo a la gloria… (esperaba la llamada de mi amigo Pato, diciéndonos ¿donde y cuando? debíamos presentarnos para la filmación, solo quedaban dos días!), pero la llamada no llegaba. Justamente estaba pensando en eso cuando las noticias en la televisión llamaron mi atención.

“Es una locura lo que está sucediendo en la plaza del Big ben, son más de 500 chicas las que llevan aquí desde ayer buscando su mejor ubicación para ver a su Ídolo, Robert Pattison, aun quedan 2 días para la filmación y esto ya parece Woodstock. Entrevistamos a algunas de ellas y dicen que harán lo que haga falta para poder estar cerca del famoso actor”

Continúe mirando el noticiero y la cosa pintaba fea, mientras mas expectación se creaba en torno al famoso comercial, mayor eran las posibilidades que en último momento nos bajaran del proyecto.

“—Mmmm, esto pinta feísimo—”. Me dije mientras la cabeza se me llenaba de malos augurios. “—¡Y Pato que no llama!—“

La espera ya se estaba transformando en angustia.

Intenté dormir pero fue imposible, las horas pasaban lentísimo y lo único en que podía pensar era en que pronto estaría con mi gran amiga y que no podía decirle que había tratado pero no lo había logrado, la sorpresa sabría muy amarga.

Finalmente me dormí por eso de las 6:00 AM y cuando desperté salí corriendo a medio vestir

“—Tonta cómo pudiste quedarte dormida en un día tan importante—”. Me reprochaba con los dientes apretados, mientras corría por las calles en dirección al aeropuerto.
Además aun no me acostumbraba a manejar en el sentido contrario de las calles y como era natural me puse a llorar de rabia porque ya me veía estrellada contra algún vehículo o cualquier otra cosa, era difícil determinar las distancias desde la otra esquina.

Ufff. Pero pensaba en Alexa y me la imaginaba sola en el aeropuerto esperándome eternamente, abandonada.
¡¡Nooooo!!. Debía llegar.

Entré corriendo como las locas por la entrada principal en dirección a la pantalla de arribos y me percaté que su vuelo venía con retraso y recién ahí pude respirar.

Entonces pude pensar en cómo le daría la noticia.

“Debí haber traído una cajita con el papelito dentro”.
“Debí haber traído un corpóreo de Robert Pattison para darle la buena nueva”…“Debí, debí”… En fin ya no lo había hecho y lo único que tenía claro era que debía decírselo lentamente porque le podía dar algo, pero apenas la vi por la puerta de arribos salí corriendo y me arroje a sus brazos, saltando como canguros y llorando de alegría.

Mientras la ayudaba con sus maletas ella me contaba el viaje muy entusiasmada, pero yo no la escuchaba lo único que podía pensar era “—¿Como se lo digo?—” , y se lo solté sin más…

—Ale te tengo que decir algo—.

Ella me miro con los ojos redondos: —Que ha pasado Coka—. Me dijo mientras se empezaba a poner blanca como mi vampiro

—¿Pero Ale que te pasa? Estas blanca como un papel—. Le dije mientras le frotaba el brazo.

—No… pasa nada… Dime por favor—. Me dijo en un hilo de voz.

Entonces sin más se lo solté en forma atropellada y sin anestesia:
—Vamos a conocer a Robert en persona…—

En ese momento Alexa cayó al suelo como un piano desde un décimo piso, no pude afirmarla se fue en piquero al suelo.

—Ale, ale, despierta.
Dios mío que me asustas, ale por favor!!— Le dije mientras trataba de pararla y se me acercaron varias personas a ayudar.

—Esta ebria—. Dijo uno de los que se acerco.

Gire para mirarlo con odio.

—Y a usted que le importa, váyase de aquí—. Le respondí apretando los dientes llena de odio.
En ese momento Alexa abrió un ojo y me miro,

—¿Es verdad lo que escuche?—. Dijo mientras se sobaba la cabeza.

—Si claro que es verdad—. Contesté con una gran sonrisa.

Le conté todos los detalles, por lo menos 4 veces, mientras nos íbamos a casa. Alexa estaba pero que no podía en su cuerpo, saltaba de alegría.

—Bueno, ¿Como te has sentido aquí”?, estás viviendo como los Volturi con tanto lujo, jajaja—. Decía mientras se doblaba de risa.

—De nada me vale, estoy más sola que el perro, Edu se la pasa de convención en convención siempre fuera del país casi la mitad del mes, los restantes días vuelve tardísimo y cuando llega esta muy cansado, yo lo entiendo esta es una gran oportunidad y debe dedicarle bastante tiempo.
Y esa es mi vida, muy lejos de los míos y muy sola—. Le dije mientras le preparaba un café para que despertara de una vez aunque no sabía si era necesario, Alexa estaba hiperventilada.

—¿Pero y porque no tienes un hijo?—. Preguntó con cara extrañada.

—La verdad es que un hijo es una gran responsabilidad y quiero que la crianza sea compartida, para que traer un hijo si estaremos los dos igual de solos, nada cambiara, Edu me ha prometido que solo serán 3 años —. Le respondí esperanzada, aunque me parece que será mucho más que eso.

El resto del día estuvimos acordándonos del encuentro que armamos con otros fans que conocimos cuando se estreno Luna Nueva, fue increíble, ese día volvimos a los 15 otra vez, hoy 2 años después volvíamos a sentirnos así.

Llegó la noche y seguíamos hablando, solo el sonido de las tripas nos dijo lo tarde que era.

—Edu se fue hace dos días a Francia y aun no llama, bueno estará ocupadísimo, ya me llamara en cualquier momento—. Le decía mientras preparaba algo para cenar.

Yo sabía que Alexa me conocía bien y sin mirarla sabia que me miraba de reojo con tristeza porque ella adivinaba que mis ojos estaban llenos de lagrimas.

—¿Sabias que cuando éramos novios no podíamos parar de hablar?. solo soltábamos el celular cuando estábamos juntos, nos amanecíamos hablando, que sed teníamos el uno del otro, era casi una droga estar conectados, hoy miro hacia atrás y de ese sentimiento ya no queda nada—. Agregué mientras con el revés de la mano me quité muy escondida la lagrima que ya rodaba por mi mejilla.

Lo peor de todo es que aun le amaba intensamente pero el tiempo y el desamor tenían mi corazón muy lastimado.
Me había venido al otro lado del mundo con la esperanza que un nuevo comienzo seria una nueva oportunidad para nosotros, Edu estaba tan entusiasmado que nuestra conexión revivió mientras duro todo el proceso del cambio pero a 1 mes de llegar éramos otra vez dos extraños.

—¿Bueno y a qué hora es y donde?—. Preguntó entusiasmada mi amiga para cambiar el tema.

Esa era justo la pregunta que no quería oír, porque tendría que decírselo, entre nosotros no existían los secretos.

—Este…bueno…me tienen que llamar—. Los ojos de Alexa se pusieron muy tristes, ahora éramos dos locas muy tristes. —Pero tranquila, ya sabes que soy bruja y llamará mi amigo en cualquier momento para darnos los datos—.

—Ahora ya no hay vuelta atrás, ahora solo quiero verlo. Me niego a volver sin verlo—. Expresó Alexa envalentonada, y soltamos una risa al unísono, el ruido del teléfono nos dejó heladas…corrí por el pasillo a contestar la llamada..

—¿Hola amor, estas ahí?—. Saltó el contestador

—Si aquí estoy amor, llegó Alexa, está conmigo (edu al otro lado del teléfono no oía nada)
Amor te llamo solo para que sepas que estoy bien, en Francia tenemos una tormenta horrible y es casi imposible comunicarse (se oía interferencia), te llamare apenas pueda, te amo, cuídate... Y el teléfono se corto...

Otra vez sola a este lado del teléfono, bueno esta vez no estaba sola, Alexa estaba conmigo, me reí sola.

—¿Te parece que hagamos una maratón de Crepúsculo, hasta Eclipse? —- Le dije cambiando de tema.


—¡¡¡Siiiiiiiiiiiiii!!—. Gritamos las dos, era nuestra veinteava vez, nos preparábamos sicológicamente para cuando Amanecer se estrenara estuviéramos con las imágenes frescas.

Durante la noche volvimos a llorar, reírnos, suspirar y reafirmar nuestro amor por La Saga, al final de la tercera película estábamos nuevamente comprometidas en matrimonio con Edwards.

Ring, ring, ring… Sonó el teléfono.

—¡Alo!—. Dijo un acentillo español al otro lado del auricular.

—¡Patoooooo, por fin eres tú!—.

—Escúchame Coka, no tengo mucho tiempo, hay un cambio de planes—. La sangre se me heló y sólo tuve oxigeno para decirle:

—¿Que?—

—En 20 minutos te pasara a buscar una camioneta para llevarte al plató donde se filmará el comercial—.

—¿Pero ahora?—- Le dije entre feliz y horrorizada

—Si. Cambio de planes guapa, se está liando la de Dios en la locación del comercial y Robert P. dice que no va ahí ni de coña, por lo que la grabación es secreto de sumario. Tu solo estate lista cuando te pasen a buscar de lo contrario se van sin ti, no hay tiempo.
Esto es una locura Coka, ya te contare, este tipo me tiene hasta los huevos, se cree Michael Jackson, estoy que mando todo a la mierda, si no fuera por la pasta.

Bueno, lo dicho guapa, nos vemos…

Ahhhh, no preguntes nada al chofer, ya te contare—. Cortó y nosotras nos miramos perplejas, el sueño comenzaba.

6 comentarios:

Ladyclumy dijo...

Hay que nervios ya tambien me iria al fin del mundo con tal de verle en persona y sin contar que me daria un infarto si lo pudiera ver de cerca, que nervios.

Besos Lady

Lullaby -Ѽ- dijo...

uyyyy se vana a conocerlo si si si!!!!! que envidia Coka!!!! Lo cuentas de una manera que pareciera que fuera rela!!! besos... sigo...

isabella macouzet dijo...

¿ya lo conoceran? creo que me leere otro capi porque quiero saber que mas pasa, no es justo les tengo enviadia, si yo lo conociera...

besos

irene dijo...

Madre, madre, madre, ¿y ahora que hago?
y es que me dejas con una emocion que hasta parece que yo os este acompañando en esa locura, pobre Edward, acosadito siempre, pureeee...

Creo que todavia tengo tiempo de unop mas, jajajaj
mi marido me amta hoy, me esta esperando pero esto es de extrema urgencia, mi mente no aguantara mucho sin otra dosis.
jajajaaja

besos chicas

Britt Nox dijo...

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhh!! mas finoooooo!!! Lo amo...!!!!

LISY dijo...

Claro que Alexa estaba ebria, pero de la emocion. Conocer a robert , no es cualquier cosa. Es lo maximo !

Que buena idea lo del maraton de Twilight, asi la espera no es tan dificil.

Besos y abrazos,

LISY