Seguidores

martes, 9 de abril de 2013

El diario secreto de Adele- capitulo 5

Hace unas semanas una noticia irrumpió en varios portales de Internet, con el titulo que rezaba “Robert Pattinson se pelea con Adele en una fiesta”, cuando se le pregunto de qué se trataba la famosa discusión, él respondió algo sin mucho sentido.

Un sueño trajo consigo una revelación. Si tienen ganas y tiempo yo puedo contarles de que se trató en realidad la pelea.



CRAZY FOR YOU


Original de Coka

Septiembre 2008

Había pasado tal vez unos nueve meses y en mi mente nuestra despedida seguía viva en mi memoria como si hubiese sido el día anterior, la imagen de sus ojos tristes parados en mitad de la calle quemaban en mi memoria y destrozaban mis defensas, llevándome a pensar una y otra vez si hablaba en serio o simplemente era otra más de sus mentiras. Soñaba muchísimo con él y solía pensar que el sentimiento del que hablaba, cada día me envolvía más con la certeza de que su confesión era honesta. Esa maldita sensación me estaba volviendo loca.

Mientras mi vida amorosa iba cabeza abajo, mi carrera profesional tenia saltos vertiginosos, después de que un pequeño sello me reclutara y nos enviara en una gira de tres meses por todo el reino unido, tiempo que dedique por entero a escribir y componer siempre en compañía de mi querido amigo Jack, Columbia Records nos ofreció un contrato millonario que me catapultaría a lo más alto de la Meca de la música, aunque al principio estuve algo dudosa de cuál sería el resultado, cuando los ejecutivos me pidieron que les mostrara algo del material que tenía, solo me basto darles algunas de las canciones que tenía en el archivo para que quedaran absolutamente fascinados y decidieron que se grabaría todo un disco con el total de las canciones cuanto antes.

Cuando eso estuvo listo decidieron que me enviarían directo a los EEUU, para lanzarlo en gloria y majestad. Fue todo tan rápido que apenas pude sopesar lo que estaba sucediendo.

Mi disco no tenía nombre y me pidieron pensar en alguno que me hiciera sentido, no había duda el álbum solo podía llamarse “Robert”, pero claro, yo no podía ser así de honesta, por lo que decidí que se llamaría “19”, que eran los años que tenía en eso entonces, así podría llevar un registro cronológico de lo que sería mi música y mis vivencias, todo en uno, como si fuera un diario, mi diario secreto.

Justo después de estrenar el primer single del álbum, en Marzo de ese año me embarque en esa gira por Norteamérica que fue breve pero suficiente, el objetivo por esta vez era visitar lugares claves, ya tendría yo mucho tiempo para volver una y otra vez.

Mamá me despidió en el aeropuerto, estaba tan emocionada que si no llevara zapatos con pesadas suelas seguro saldría volando de lo orgullosa que estaba de mí, la bese brevemente y le dije que escribiría cada día y la llamaría cada vez que me trasladara de lugar.

-Jack, tengo miedo- le dije cuando estábamos en el avión rumbo a Norteamérica.

-¿Miedo?, ¿porque?, estamos a punto de tocar el cielo niña- me dijo sin dejar de leer la revista que había tomado para entretenerse.

-¿Y si fracaso?, ¿si mi voz no es suficiente?- le dije asustada.

-Tu voz lo es todo Adele y jamás dudes de tu talento, debe ser tu motor, yo jamás he dejado de creer en ti, por eso es que estoy aquí sentado justo a tu lado… ¿de verdad no tienes idea de lo grande que llegaras hacer, no? - me dijo mirándome a los ojos y esperando una afirmación de mi parte, él también se estaba jugando la oportunidad de ser compositor de su propia música, cuando accedió a dirigir y musicalizar mi carrera.

A pesar de todas mis ganas, mi maltratado ego me atacaba una y otra vez diciéndome al oído que no era lo suficientemente buena para lograrlo.

Del brazo de mi amigo recorrí cada emisora y lugar que nos indicó el sello. Ellos me habían preparado, para estar impecable, me dieron ropa y dinero para que nada me faltara.

El grupo estaba conformado por algunos músicos que habíamos sugerido nosotros y otros eran músico pertenecientes al sello Columbia, aunque al principio de la gira no nos conocíamos, luego de tres meses éramos todos muy buenos amigos.

Una noche de Junio en que aun estábamos en Norteamérica, mientras miraba televisión vi una noticia que me dejo en shock:

“Después de dar un vistazo al Set de Twilight, pudimos obtener algunas tomas de lo que es el estreno más esperado de este año, “Crepúsculo”, la historia de amor entre una humana y un vampiro algo particular”

“Robert Pattinson y Kristen Stewart son los responsables de dar vida a los protagonistas de esta romántica historia, y es de esperar que sea lo que sus fans anhelan, por el momento el set está lleno de fanáticas que día y noche aguardan pacientemente por un autógrafo o una foto en compañía de alguno de estos actores”

Yo escuchaba lívida y luego de ver la nota completa y escuchar como las fans entregaban sus opiniones sobre el resultado de estas filmaciones y oír una y otra vez que Robert era el chico que “cualquier mujer desearía como novio”, ¡hermoso!, ¡bello!, ¡es totalmente Edward Cullen!, las entrañas se me revolvieron y pase el resto de la noche llorando y vomitando abrazada al baño. ¡Porque tenía que reaparecer en mi vida!, ¡porque!, ¿por qué nuevamente debía oír hablar de él?, ¡ahora tendría que escuchar de él en cada minuto de lo que me quedaba de mi gira por EEUU!, justo ahora que ya me sentía un poco mejor, justo ahora que mi cabeza estaba en otra cosa más importante, mi futuro.

La nota contenía una pequeña entrevista de ellos dos en el set, vestidos como sus personajes en el que Robert se veía feliz y sonriente mientras coqueteaba con su co-protagonista, la nota sugería que habían muchos rumores en torno a esta tremenda química. Yo lo conocía bien, esos ojos no me engañaban, a él ella le gustaba, reconocí esa cara de embobamiento con que solía mirarme cuando yo le cantaba; Kristen tocaba sus orejas y él la dejaba, ella decía en broma que Robert era muy guapo y él cerraba sus ojos en señal de vergüenza y timidez, claramente entre ellos algo estaba pasando. ¿No podía ser cierto que ahí estaba yo viendo por televisión como él se estaba enamorando de otra?, quería morir, quería que algo milagrosamente me quitara la vida para no sentir como nuevamente mi corazón volvía a despedazarse.

A la mañana siguiente Jack, como cada mañana llamo al anexo de mi habitación y luego a mi móvil pero no respondí. Cuando no pudo más de la ansiedad fue a tocar a mi puerta y estuvo ahí por lo menos 10 minutos tocando sin que yo respondiera.

-¡Adele!, ¿puedes tener la amabilidad de responder?, de lo contrario iré por la llave maestra alegando que te suicidaste y que tenemos que echar abajo tu puerta.

-¡Vete!- fue lo único que respondí

-No, ¡no me iré, lo siento!- me respondió tozudo.

-Por favor te lo pido, necesito este día para estar a solas, dame solo un día y estaré mejor- le dije deseando con todo el alma que por solo una vez en su vida me hiciera caso.

-¿Que sucedió?, no me iré de aquí hasta que me lo digas Adele Laurie.- respondió muy en su ley.

-Me siento fatal, estuve toda la noche vomitando, ¿entiendes?- le dije ya sin fuerzas para continuar la plática.

-Ok,… ¿pero qué te lo provoco?, algo sucedió de lo contrario habrías contestado el teléfono y me lo habrías dicho cara a cara, Adele te conozco y sé que algo grave sucedió- me dijo insistente y sin escuchar mis suplicas.

-Vete- le dije volviendo a la cama.

-No me obligues a botar la puerta para preguntártelo personalmente- me dijo ya alterado, seguramente temiendo lo peor.

Me acerque a la puerta y la abrí lentamente, intentado poner mi mejor cara de enferma.

-¿Esto querías ver?, ¿mi cara de difunta?, ¿no puedo acaso indigestarme y no querer levantarme?- le dije haciendo enormes esfuerzos para mantener la compostura.

-Claro que sí, ¿pero porque has estado llorando tanto?- me dijo sin una pizca de duda en sus palabras, Jack me conocía bien.

-¿Llorando?, ¿estás loco?, mi cara es por vomitar tanto- le dije emulando una sonrisa para darle credibilidad

-Adele- dijo muy serio.

-De verdad- le dije sonriéndole aún más.

-¿Te parece que te espere en el hall para que vayamos por una infusión a la tetería de más abajo?, y allí me cuentes que está sucediendo- me dijo mirándome compasiva pero impositivamente.

-Jack…- le respondí, intentando echar mano a mi último recurso… la lastima, pero no funciono.

-Te doy quince minutos o volveré a subir- dijo y camino por el pasillo en dirección a las escaleras.

-Dios, ¡eres un pesado!- le dije mientras juntaba la puerta derrotada.

-Un pesado que te quiere como a mi hermana- dijo mientras tomaba las escaleras y desaparecía.

Veinte minutos baje al hall, no sin antes intentar maquillarme un poco para ocultar mi profunda tristeza. Caminamos las dos calles que había entre el hotel y la tetería sin hablar ni una palabra.

Al llegar nos sentamos en una mesa apartada, Jack pidió dos tés uno verde para él y otro de Melisa para mí.

-¿Que sucede linda?- me dijo mientras nos servían.

-Nada importante-le dije terca.

-¡¿Nada importante?! para alguien que tiene cara de funeral eso no parece muy real- me dijo serio.

-Jajaja… buena broma- le dije mirando por la ventana pero sin realmente ganas de sonreír.

-Es Robert otra vez, ¿no?- me dijo y me dejo helada.

No pude evitar asombrarme tremendamente, ¿Cómo podía saber que esta tristeza tenía que ver con él?- pensé

-¿Cómo lo sabes?- le dije ya sin ocultarlo más.

-Solo por él te pones así de mal, recuerda que ya conozco tus trastornos. Además llevo viendo a Robert en cada vitrina y programa de farándula por el asunto de Twilight, esperando pacientemente que tú lo notaras, pero como sigues en ese estado de soport que solo la música te quita, ni siquiera lo has notado.- me dijo sorprendido de mi despiste.

-¿De verdad?, nunca lo mencionaste- le dije ahora yo más asombrada

-¿Para qué?- respondió.

-Para advertirme por lo menos, ¿no?, ¡ese maldito desgraciado!, no deja de torturarme con su presencia. ¡Maldito!- le dije con los dientes apretados.

-Maldito, ¿por qué?- pregunto confundido.

-No te diré lo que no tienes por qué saber, solo diré que es un maldito cerdo que me destrozo la vida – le dije escupiendo resentimiento.

-No lo es- dijo muy decidido.

-¿Que sabes tú?, para ti solo es tu “amigo” Robert.- le dije ahora molesta con Jack por tomar partido por él.

-Lo sé todo Adele, hasta lo que jamás quisiste contarme- me dijo y sentí un profundo temor y pudor por constatar que mi amigo ya sabía cómo Robert me había despreciado.

Mientras tomaba mi te, Jack me contó que aquella noche en que lo deje plantado en el bar, Robert no se fue y se quedó allí con él toda la noche, que se emborracho tanto que debió llevarlo a su casa porque entre las chicas que no paraban de acosarlo y el estado en el que se encontraba era muy peligroso dejarlo abandonado a su suerte, después de todo también era su amigo.

-Adele, él no es un mal tipo, quizá algo niño e inmaduro cuando debió ser un caballero contigo- me dijo mientras yo evadía avergonzada su mirada.

-Jack, él jamás fue un caballero y la verdad no se para que vino ese día a la graduación, ¡solo para arruinar lo que debió ser el mejor día de mi vida!- le dije con los ojos inundados de lágrimas.

-Viajo para decirte que te amaba- respondió.

-¡Mentira!- le conteste y volví a mirar por la ventana para que no viera como las lágrimas resbalaban por mis mejillas sin poder contenerlas.

-Solo escuchas lo que quieres, por eso te va como te va en el amor, eres tan terca como una mula- me dijo enojado.

-Solo te lo dijo eso para quedar bien Jack- le dije mirando mis dedos que sujetaban la taza de té.

-Nooo, él viajo desde España solo por siete días para encontrarse contigo y disculparse, quería recomponer todo, decirte que te amaba, que había sido un estúpido, pero no quisiste escucharlo, tu orgullo te dejo sorda y ciega Adele- me dijo Jack insistiendo. Su taza de té seguía intacta.

-Pues no estoy para esperarlo eternamente- le dije intentando dar un buen argumento a esta confesión.

-Eso está claro, pero no me digas que no te quería, porque fue conmigo y lloro toda la noche por ti, intentando que yo le llevara donde tu vivías y seguir allí humillándose más aun, para ver si de esta forma conseguía convencerte; la verdad es que creo que solo por eso se quedó allí en el bar- dijo y sobo sus manos nervioso.

Me quede muda, no podía creer lo que mi amigo me estaba contando.

-¿De verdad lloro?- le dije sorprendida

-Sí, lloro como un niño toda la noche, tanto que tuve que sacarlo de ahí antes que comenzara a dar lastima o de que alguna pedorra lo fotografiara y difundiera esas fotos.

-¿Porque no me dijo?, ¿Por qué no intento disuadirme cuando salió por mí a la calle?- le dije extrañada.

-¿No te lo dijo? o… ¿no quisiste escucharlo?- respondió.

En ese momento Jack saco de su billetera un papel doblado en muchas partes y me lo entrego.

-Esto escribió para ti, pero nunca pudo entregártelo, me dijo que comenzó como un recordatorio con las notas que no quería olvidar decirte aquella noche, pero término siendo tan extensa que se transformó en una canción. Él me la entrego para que te la diera en algún momento que yo considerara adecuado, y yo creo que eso es justo ahora, toma- me dijo y me paso el papel.

Cuando la desdoble y comencé a leerla, las palabras eran tan bellas como la más hermosa de las sinfonías. “Tienes nombre de Ninfa”, repetía la canción, “porque naciste para ser mi musa”, “soy solo una pelusa en tu bello abrigo”, las frases hablaban de amor total de entrega, de oportunidad, una oportunidad que podía salvar su vida, a medida que leía las frases se juntaban y volaban desde el papel a mi alma, los ojos no paraban de recepcionar lágrimas y tenía que hacer esfuerzos para que no cayeran sobre el papel, cuando termine de leerlo no podía dejar de sollozar. Era él sin dudas, era su forma de escribir, con esa belleza que solo el solía lograr cuando componía.

-Debo buscarlo, debo, debo hablar con él Jack, debo pedirle que me perdone- le dije angustiada, secando mis lágrimas con el dorso de mi mano.

-Adele, han pasado más de nueve meses desde aquella noche, sé que quieres y necesitas hablar con él, pero debes entender que las cosas pueden haber cambiado, la gente a veces cierra ciclos y les pone llave- me dijo tomando mis manos para calmarme.

-Lo sé y pagaré el precio que aquello signifique, después de todo lo merezco por ser tan estúpida y creer en todo el mundo menos en mi corazón, ¡yo lo sabía!, algo muy dentro de mí siempre supo que la historia no estaba cerrada, Jack, él y yo tenemos esto pendiente, sé que él me escuchará- le dije esperanzada.

-¿Estas segura?, ¿esto no te hundirá más profundo aún, si sale mal?, no quiero encontrarte con las venas al aire en tu habitación un día de estos- me dijo sin una gota de humor.

-Debo hacerlo Jack, no puedo dejar pasar esto, antes que nada debo preguntarte algo- le pedí.

-Dime

-¿Por qué nunca mencionaste nada de esto?- le dije sin poder comprender que ocultara esta confesión por tanto tiempo.

-Porque pensé que podías superar lo, después de todo él también se portó mal, muy mal y en cierto sentido se merecía lo que le sucedió- me dijo protector como era.

-Pero… ¿pudiste haberlo intentado, no?- le dije sin entender mucho sus razones.

-Adele, de buenas a primeras tampoco habrías querido escuchar nada que tuviera que ver con él- me dijo y estaba en lo correcto.

-Jack, ¿Rob,… te contó todo lo que sucedió entre nosotros?- le pregunte con mucho pudor

-Todo- dijo.

Me calle de vergüenza por no haber sido yo capaz de contárselo a mi querido amigo.

-¿Me ayudaras a encontrarlo?- le pregunte ansiosa.

-Por lo que escuche ahora están en Oregón filmando, y nosotros la próxima semana estaremos allá, no te preocupes yo me encargare. Haré todo lo posible- me dijo amablemente.

-¿Querrá verme?- le pregunté

-No lo sé Adele- me dijo

-------------------------------------------------0------------------------------------

A la semana siguiente


No pare de soñar con él toda esa semana, tuve un par de concierto y cante como nunca, con todo el sentimiento, por primera vez pensé que él tal vez también ya habría escuchado hablar de mí por esos lugares, mis canciones estaban en todas las emisoras. ¿Habrá escuchado alguna de mis canciones?, ¿intuirá que todas son para él?

Cuando llegamos a Oregón, estaba impaciente, nos hicieron una nota de uno de los canales más importantes del estado y yo procure enviarle un mensaje subliminal a Robert, que Jack no aprobó para nada.

-Adele, ¿conocías Oregón?- me pregunto la reportera

-No, jamás había estado en EEUU, pero estoy muy feliz de estar aquí- respondí esperando que la chica me contra preguntar “¿Por qué?” y lo hizo

-¿Algún motivo en particular?- dijo ella muy ilusionada

-Aquí se filma actualmente Twilight, ¿no?, soy fanática de esa saga y sobre todo del vampiro- le dije risueña y coqueta.

-¿Conoces al protagonista?, tengo entendido que es británico y de Londres como tú- me dijo ella esperando obtener algo mas

-Si lo conozco, y me encanta… me encanta para el personaje, claro- dije y mire de reojo a Jack que hizo una señal de negación con la cabeza.

Cuando salimos de allí, Jack estaba muy enojado. Me subí con él al carro y no me hablaba.

-¿Que pasa contigo?- le dije

-¿Que estás haciendo Adele?, esto no es un juego- me dijo sin mirarme

-¿Porque estas tan molesto?, solo lo hice para que Rob si lo escucha este predispuesto a recibirme- me explique.

-No es así como se hacen las cosas, esto es trabajo Adele y lo debes tomar como una profesional, es tu carrera lo que está en juego aquí, te pido por favor que tu vida privada quede fuera de la gira por favor- me dijo al borde de la furia.

-Tampoco es para que te enojes tanto- le respondí abrumada.

- ¿Que pretendes?, ¿llegar a él de rodillas otra vez para que te patee el trasero? No es así como nos gustan las cosas Adele, te lo digo porque soy hombre, esta vez por favor no seas extrema, intenta equilibrar las cosas, ni tanta pasión ni tanta frialdad, de lo contrario pensará que estás loca.

-Él sabe quién soy, me conoce mejor que nadie- le dije resuelta

-No Adele, tú crees que él es el mismo que conocimos, pero no lo es han pasado más de dos años y ya es un hombre, y uno bastante famoso, la verdad no se bien como nos acercaremos a él, no sé si nos recibirá- dijo dudando.

-Jack, si quieres yo puedo buscarlo, tú no tienes para que involucrarte en este lío, no quiero que esto sea un problema para ti, finalmente es algo entre él y yo- le dije disculpándome – perdona por lo de la entrevista fui muy inmadura, nunca más volverá a suceder.

-Adele, prefiero yo andar por ahí buscándolo, no quiero que nada malo te ocurra, y tampoco quiero que él se vengue de ti y te humille, ¿entiendes?, esta vez no lo permitiré- me dijo y me abrazo tiernamente.

-Ok, ¿entonces?, ¿cuándo lo llamaras?- le pregunte para cerrar el temas.

-No lo llamare, iré al Set, ya hice una cita- me dijo y mi corazón comenzó a latir desbocado.

Pasaron dos días y Jack se juntó con Robert, él accedió a recibirlo inmediatamente, ellos estuvieron juntos todo ese día y yo estuve dando vueltas como un perro enjaulado en mi habitación, fue inútil intentar leer una frase del libro que había comprado para evadirme, solo pensaba en que estaría sucediendo entre ellos y en qué le diría él a Jack. Luego de todo un día en que mi amigo no contesto mis múltiples llamadas, 35 eran las llamadas perdidas y 0 las respuestas.

Espere hasta las 3 am que regresara sentada afuera de su habitación, pensando en que tal vez podría venir con él, pero no fue así. Al fin me dormí porque el cansancio me venció.

-----------------------------------------------------------0--------------------------

Horas más tarde


-Adele, Adele, despierta… - me dijo una voz mientras me remecía

-Mmm, Jack… ¿eres tú?,… ¿porque no contestaste nunca mis llamadas?- le dije cuando estuve consiente que era mi amigo el que me estaba despertando.

-Tenía el teléfono en silencio porque sabía que me llamarías sin parar- me dijo mirándome con cariño.

-¿Cómo te fue?, ¿qué dijo él?, ¿me recibirá?, ¿vendrá?- le pregunte todo de golpe.

- ¿Te recibirá?, ¡Claro que sí, tu eres la gran Adele!, y el solo un actorcillo incipiente, jajaja- dijo sonriendo.

-Pero, ¿vendrá?- dije suplicante.

Mejor que eso, vendrá a tu concierto mañana- respondió muy conforme con lo que había logrado.

-¿De verdad?- dije asombrada.

-¿Y luego podremos hablar a solas?- le pregunte anhelante.

-Seguro que sí, de todas maneras casi todo el elenco vendrá al concierto, te aman.

-¿No jodas?- dije maldiciendo.

-Si todos quieren conocerte y yo pensé, que mejor excusa que invitarlos a todos para que él no pueda rehusarse- dijo Jack.

-Le hablaste de mí

-Rob pregunto antes que yo le dijera nada- me dijo Jack.

-¿Y?- le dije

-Adele, lo importante de toda la conversación es que aún está loco por ti, aunque…- dijo y callo negando otra vez con la cabeza.

-¿Aunque?- dije temerosa

-Nada, sensaciones, tonterías, pero bueno él vendrá mañana a tu concierto y luego nos iremos por ahí, allí podrás conversar con él tranquilamente, ¿te gusta la idea?- me dijo volviendo a sonreír.

-Mi querido Jack, ¿Qué haría sin ti?- le dije abrazándolo

-Nada, lo sé- dijo el besando mi mollera.

----------------------------------------------------------------------------------------------

Que capitulo que me hizo hacerlo y re hacerlo muchas veces, tenia que contar que se había equivocado pero con sensatez, debía ella misma mirar su estupidez y reaccionar y ojala que lo hayan sentido coherente, a mi me gusto, pero es una opinión algo subjetiva, ¿no?, jajaja...

A esta Adele aun le faltan algunos malos ratos y alegrías, y lo que puedo decir es que no se como acabara pero claramente el presente nos va dando indicios de como terminara, la vida no siempre tiene finales de cuento, ni siquiera para esta princesa tan soñadora.

Les dejo una canción con subtítulos que va con este capitulo y es de su álbum 19, ¡que mejor!



7 comentarios:

Bell.mary dijo...

Hola Coka que buen capitulo, me ha gustado muchisimo, que bueno que por fin Adele se dio cuenta que se equivoco al precipitarse a juzgar a Rob, ahora hay que esperar a ver que sucede con este reencuentro porque despues de tanto tiempo y estando el iniciando un proyecto nuevo y que promete mucho puede que las cosas hayan tomado un rumbo distinto, veremos que sucede............
Me encanta esta historia y como dices la vida no siempre tiene finales de cuento, y te lleva por diferentes caminos veremos que le depara a Adele.

Gracias Coka por publicar el capitulo y aqui estaremos al pendiente de esta bonita historia...Besos

Anónimo dijo...

gracias...padrisimo capitulo...me encanto Coka...porque realmente que sabemos de rob antes de k...zorra..lo siento...no puedo evitarlo...me encanta esta realdad alterna sigue asi y publica pronto..besos.
lizzz
mexico

maty dijo...

este capitulo esta genial Coka k emocion k al fin adele se dio cuenta de los verdaderos sentimientos de rob y que se reencontraran y k padre k a la historia entren los demas personajes de la saga... felicidades coka y a esperar el proximo, como siempre un gusto leerte :D

Anónimo dijo...

Muy buen capitulo, ya hacia falta esta historia!! Gracias de nuevo por tu excelente trabajo! Un saludo, Ma Veronica.

Sissy dijo...

Coka:
Leí el cap. hace dos días, pero desde mi celular. En toda la semana no he tenido la Ipad y por las noches... Ni hablar con el marido sentado a mis espaldas! Tú ya sabes como está el sentimiento respecto a éste pasatiempo.
Pero hoy pude por fin conectarme temprano y quería felicitarte por el desarrollo de la trama y decirte que me fascina la voz con que estás narrando ésta historia. Es tan vívida, que puedo imaginarme a la joven Adele, sufriendo, añorando y teniendo que hacer su camino cargando una gigantesca roca en sus espaldas... Robert. Su inspiración, su éxito, su dolor...
Un beso y espero el siguiente, pronto!
Sissy

Bree Adhara Cullen dijo...

Hace un rato, no mas de dos horas, buscando que leer en esta fría tarde, encontré tu blog y la primera historia que leí fue esta... Quede totalmente fascinada con la trama...Por favor continúa, necesito otro capítulo.
Escribes increiblemente Coka. Felicitaciones!! Me gusta ver que otra una chilena tenga tanto talento al escribir...
Cuidate y espero el siguiente capítulo!!
Adhara

Anónimo dijo...

¿Cuando sabremos el resto de la historia?
¡Estoy ansiosa!