Seguidores

miércoles, 26 de febrero de 2014

Alfombra Roja- Capitulo 33


Mi historia comienza con un loco sueño que nos llevo a mi y Alexa a juntar peso a peso para estar en la alfombra roja en el estreno de Eclipse, solo para conocer al hombre de nuestros sueños, estariamos alli para verlo pasar, para mirarlo todo lo que duraran esos 10 segundos, todo el esfuerzo lo valian esos 10 segundos, aveces la vida es eterna en 10 segundos.
Pero algo cambio todo, algo que hice lo cambio todo, cambio el curso de mi vida para siempre, y debo agregar que no me arrepiento de nada
ENCUENTRO BI-FOCAL  
PARTE 2

ORIGINAL DE COKA

Tres días antes del encuentro… Australia, fines de Marzo 2013

Desde la mirada de Robert…

La filmación termino solos tres días antes de mi encuentro con Coka, los atrasos en la grabación amenazaban con no dejarme más opción que fugarme del plató, cuando era mi turno me esforzaban porque mis tomas resultaran bien al primer intento, estaba bajo mucha tensión.

Apenas término la filmación me disculpe con el director de no poder quedarme a la celebración de cierre, pero tenía un compromiso familiar ineludible, lo que era totalmente falso.

Viaje el mismo día a Londres, a casa de mis padres, debía prepararme física y sicológicamente para este encuentro, porque solo tendría esta oportunidad para recuperarla, luego de este encuentro Coka podía huir nuevamente, o podía ocurrir un milagro y ella permitirme ser a lo menos un amigo con quien hablar de vez en cuando, me bastaba solo eso, no aspiraba a más, lo demás era cuestión de tiempo y dedicación, no estaba dispuesto a volver a renunciar a ella por nada del mundo.

El viaje fue de terror, apenas me monte en el avión, me vino un cuadro gástrico que me tuvo vomitando la mitad del viaje y la otra sin poder pararme del baño, no sabía que me pasaba, no había comido nada extraño, pero con cada hora que pasaba empeoraba mi estado, la situación estaba de verdad saliéndose de contexto, cuando el avión aterrizo llame a casa para decirle a mi madre que se comunicara con el doctor de la familia y le pidiera que fuera a casa, temía terminar en una clínica por culpa de este malestar que me estaba descompensando. Ni pensar en ir del aeropuerto al hospital porque los tabloides dirían que me estaba metiendo drogas o que me vi obligado a ir por estar completamente intoxicado con alcohol, no de ninguna manera, ya sabía yo como funcionaba la prensa amarilla de Hollywood en estas cosas.

Esta vez como nunca, muchos paparazzi me esperaban en el aeropuerto de Londres, no entendía bien ¿Por qué?, nadie sabía que mi próximo destino era Londres,…salvo la productora del films que fue la que cambio mis pasajes de L.A a Londres,… seguro fue ella la que se ganó varios miles de dólares por develar mi próximo destino a los medios.

La salida del aeropuerto fue terrible, una multitud impresionante de gente esperaba por mí, había por lo menos cien periodistas con sus equipos de producción. En medio de la locura, vislumbre a Bill mi guardaespaldas, Max, mi representante lo había enviado gracias a Dios, él me ayudo a alejar a la prensa y a llegar rápidamente a la Van que me esperaba, solo suplicaba que las piernas no me abandonaran, llevaba en mi bolsillo la bolsa que ponen en los aviones para los vómitos, solo un poco más, un paso más y lo lograría.

Los micrófonos estaban en mi cara en todo momento, demasiados, no me dejaban ver el camino.

-Rob, ¿es verdad que vienes a hablar con tu familia para que acepten a Kristen?-dijo uno que se me puso de frente y fue sacado por el cuello por mi guardaespaldas

-Rob, por favor una pequeña nota, ¿Te tomaras unas vacaciones en casa con la familia para pasar la tristeza que te afecta?, ¿estás muy mal por estos tres meses sin Kristen?- preguntaba uno que casi me quiebra los dientes con el micrófono. Lo empuje con toda mi fuerza para poder seguir avanzando.

-Rob, la prensa en EEUU dice que Kristen está muy mal por tu lejanía, ¿es verdad que te fue a ver a Australia y no quisiste recibirla?- decía otro que se puso de frente y caminando hacia atrás sin perderme el tranco, la verdad es que esta gente debe recibir entrenamiento de guerrilla porque no me explico el performance del que son capaces para conseguir una respuesta.

¡Cuánta estupidez!, ¿de dónde se inventan tanta movida morbosa?, no respondería, ni abriría la boca, avance luchando para no caerles a vómitos o no desmayarme en medio de esa locura. Una vez cerca del auto, no me dejaban subir, tuvo que salir el conductor para sacar a tres que estaban cruzados en la puerta. Fue una real locura aquello, al parecer mi costumbre de viajar en vuelos comerciales se estaba transformando en una innecesaria exposición de mi parte.

------------O--------------

Londres,fines de Marzo…Casa de mis padres

Por fin llegue a casa, después de una hora en la van, la verdad es que no sé si me desmaye o me dormí, pero desperté peor.

El doctor llego justo a tiempo y luego de una simple revisión me aconsejo reposo absoluto, dieta blanda, y bastante bebida isotónica.

-Robert, debes parar un poco el ritmo- dijo mientras guardaba su estetoscopio y mama asentía con muchas ganas.

-¿“Descansar”?, jajaja ,…¿cuando Doc?, ¿eso con que se come?- dije irónico, lo conocía desde niño y sabía que era severo pero también que tenía un corazón de oro.

-Quince días, o diez por lo menos, yo creo que te paso hoy en el avión es puro estrés, no veo ninguna síntoma de intoxicación, ¿estás bajo mucha tensión?, ¿te paso algo últimamente?- pregunto el doctor mientras escribía la receta.

-No, pero con un poco de suerte, algo muy bueno sucederá pronto, algo importante- dije sonriendo y restándole importancia a lo que me había preguntado el doctor, para no preocupar a mi familia con mis asuntos.

-¿Es por eso que estas con este cuadro de estrés y ansiedad?- volvió el doc a la carga.

-Es muy probable, pasado mañana debo acudir a una cita que es crucial para mi vida futura- dije con una sonrisa en los labios, no iba a decir ni una sola palabra más al respecto.

-¿Pasado mañana?, si no  puedes moverte de aquí jovencito- dijo el doctor categórico

-Ya oíste Robert Pattinson Douglas, no me obligues a amarrarte a la cama- dijo mama molesta por mi irresponsabilidad.

-Mama por favor ya no soy un crío, lo siento doc, solo muerto no saldría de aquí- le dije acomodando el cojín de mi espalda.

-Oh, entonces te daré algo para que te relajes un poco más rápido de lo que tenía pensado, de lo contrario podrías estar expuesto a un ataque nervioso bastante complejo, lo que en medicina  llamamos “Surménage”*.

-Pero, ¿es asi de grave?

-Rob, ¿desde cuándo que no paras?- pregunto mi doctor por encima de sus lentes de medialuna.

-Bueno desde hace unos cinco años que el ritmo ha ido in crescendo, pero siempre descanso levemente entre proyecto y proyecto.

-Descanso definitivo, hablo de desconexión total- respondió ahora si con severidad

-Desconectado totalmente,… no es posible, siempre tengo cosas que hacer o compromisos con los estudios que están en los contratos.

-Rob, por algo existen las vacaciones, además el tipo de tensión al que tú estás expuesto a menudo es mil veces más intenso que el de un hombre común y corriente, debes parar, te lo digo muy enserio. Algún día te dará algo realmente grave y tendrás que permanecer fuera por bastante tiempo, pero créeme tus fans sobrevivirán.

-No es por las fans doc, Hollywood es una máquina de moler carne, como te descuides quedas fuera.

-Esto no es un juego Robert, puede que si te pilla uno de esos bajones de estrés te quedes fuera definitivamente- me hablo como cuando tenía diez años y me quebré el fémur  e insistía en no ponerme el yeso porque perdería todo el verano inmovilizado.

-Ok, solo debo hacer algo mañana que no puedo postergar y luego quien sabe, tal vez las estrellas se alineen y termine en una isla perdida en el Atlántico, descansando por unos meses- me reí, pensando en el sueño que venía acariciando durante mis largas noches  de insomnio.

Yo sabía exactamente lo que me sucedía, pero no se lo contaría al doctor y mucho menos a mi madre. Era “Coka” lo que me tenía al borde del colapso; la tardanza en la filmación, verla después de casi dos años, todo lo que había en juego y las grandes posibilidades que todo se fuera al carajo, me tenían muy tenso, lo notaba en la rigidez de mis manos, había intentado tocar algunos acordes los últimos días de filmación y los dedos no respondían. Lo que más preocupado me tenía es que cualquier cosa que dijera y que ella no tomará bien podía ser mi fin.

No sé qué me dio el doctor pero dormí por lo menos 24 horas continuadas, desperté casi al atardecer del día siguiente, aún quedaban por lo menos 17 horas para mi cita con Coka.

Mi hermana me llevo algo de cenar a mi habitación, la pobre no ya no podía más de la intriga, quería detalles, quería saber ¿dónde nos veríamos?, ¿a qué hora?, ¿qué haría yo?, etc., etc., etc.

- Rob, ¡hermano ya despierta!- dijo Lizzy poniendo la bandeja en mi mesita de noche.

- Lizzy, ¿qué hora es?- dije abriendo los ojos lentamente

- Las ocho de la tarde- dijo muy tranquila

-¡¿De qué día?!- dije casi gritando y enderezándome violentamente.

-Tranquilo es Jueves- ella sabía que mi cita era el Viernes.

-Por dios, que susto- exhale con energía

-¿Donde será?- dijo concreta

-En el Hilton

-¡¿Donde?!

-En el Hilton-repetí

-¡Estás loco, en 20 minutos todo el mundo lo sabrá!- me dijo ahora ella gritando

-Tranquila es en un Restaurant Indones, que está al interior del hotel, nos veremos en un salón privado

-Ah, ok

Tome la bandeja y comencé a comer.

- ¿Que le dirás?- pregunto curiosa

-Lo tengo anotado, punto por punto

-Jajaja, estás loco, en cuanto te vea saldrá corriendo, ¿crees que tendrás tiempo de leerle un testamento?- a esta altura Lizzy ya sabía toda nuestra historia, gracias a nuestras continuas conversaciones desde Australia, ella era mi mejor paño de lágrimas y una muy sabia consejera.

-No es un testamento- dije molesto mirándola a los ojos.

- Haber te escucho,… imagina que soy ella- dijo muy seria

-Lizz no puedo, imposible- le dije sincero mientras seguía trinchando mi ensalada.

Yo sabía que en el fondo ella quería ayudarme, pero imaginar que ella era Coka, era totalmente imposible 

-Tómalo como una práctica, yo no me burlare y entrare seriamente en el papel, lo juro - dijo levantando la mano como un boy scout

- Ok- no me quedo más remedio, era tan insistente como mi madre, disuadir su ímpetu era imposible

- Yo haré como si fuera entrando, concéntrate! - dijo parándose y saliendo de mi cuarto para volver a entrar.

-¿Qué es lo primero que dirás?- pregunto fuera del papel, como si fuera mi Sensei

-Grr, grr -carraspee - ¡Hola Coka!- dije con tono alegre, imaginando que sería positivo ser más bien relajado.

-Rob, ¡mal!, no le puedes decir "Hola", es muy casual, debes darle formalidad, es serio el asunto

La mire extrañado, puede que tuviera razón, me dispuse a comenzar otra vez
- Coka, amor- insistí con una frase más romántica.

-¡Noooooo!, como le vas a entrar con esa frase, saldrá corriendo

Otra vez lo analice

-Coka

-Bien,…continúa, dijo sin moverse de la puerta-otra vez en el papel del Sensei
-¿Por fin estas aquí?- dije tímido

-Bien, pero comienza a acercarte lentamente, no pierdas el contacto visual- dijo ella muy en el papel de coaching

- Necesito hablarte de algo importante-dije aprovechando que iba bien encaminado.

-No, otra vez estas espantándola, debes decirle algo así como: “Toma asiento por favor”, y en eso te acercas un poco más

- Ok, ¿Podrías sentarte, para charlar un poco?- dije continuando con la dinámica.

Entonces ella comenzó a actuar

- No quiero estoy mejor de pie- dijo ella en el papel de Coka, parecía que la chica tenía un Master en actuación, por la seguridad con que hablaba, quizá teníamos un gen interpretativo por ahí corriendo por las venas.

-Sólo dame unos minutos, por favor

-Bien- señalo fuera del papel

Continúo actuando

- ¿De qué quieres hablar?- dijo Lizzy, otra vez como Coka

- De nosotros- dije seguro

- Joder Rob, no puedes entrar de lleno al tema, debes ir lo general a lo particular, recuerda, siempre rodeando, para que no se ponga tensa la situación.

-¿Pero qué quieres?, ¿qué le pregunte por el tiempo?- le dije molesto, ella estaba destruyendo toda mi estrategia.

-¡Actúa!, actúa con normalidad, por dios, es tu profesión chico, ¿te pagan millones por hacerlo, o no?- dijo ahora ella perdiendo la paciencia.

-No quiero actuar, no quiero más engaños, no a ella, ¡nunca más!, ¿sabes lo que hizo que nuestra historia fuera tan difícil?

Ella me miro extrañada, pero no contesto

-Nunca fui yo, siempre con miedo, siempre desconfiando, siempre protegiéndome, y ella siempre fue auténtica, era la persona más honesta que yo conocí jamás, y me decía las cosas tal como eran, por eso la amo, por eso no puedo vivir sin ella.

-Hermanito, yo creo que debes estar preparado para que ella no acepte tu discurso, no puedes ir tan expuesto porque si no resulta te vas a desmoronar- me dijo ahora con un tono levemente compasivo.

-Se cuál es el riesgo, pero también sé cuál es la ganancia, y jugare todo a ese número

-Uf, Rob, estas realmente enamorado- dijo sorprendida.

- Como un loco, no lo dudes- le dije sonriendo tristemente.

Ella se paró de mi cama y me deseo mucha suerte, antes de salir del cuarto se devolvió para añadir

-Rob, es buena técnica obligarla a escucharte

-¿Obligarla?, ¿cómo?, no la lastimare- dije extrañado.

-Loco, sólo bloquea la puerta

Me reí, a veces mi hermana es mucho más sagaz que cualquiera

----------o-------------

Mientras comía recordé el sueño que había tenido durante todas esas horas,… estábamos juntos en la isla, yo la miraba mientras ella dormía, le decía que le había compuesto una canción (una de todas las que escribí para ella y ahora estaban entre las hojas de su diario), ella de pronto despertaba y me miraba sonriendo, yo le decía que la amaba con toda mi alma y ella sonreía nuevamente sin decir nada, lucía como hace dos años. Mi corazón no podía más de  alegría, y le preguntaba si podía tocarle la canción que había escrito para ella, mientras la miraba sólo pensaba en besarla , ella asentía sin decir una palabra , la guitarra estaba a un lado de la cama, como en eso entonces, y yo comenzaba a interpretarla, pero ella sólo me miraba y sonreía, nada más que eso.

Al cabo de unos minutos ya no aguantaba más y me acercaba para besarla, para tocarla, para hacerla mía con tanta angustia que ella se asustada retrocedía, desesperado le pedía que me perdonara, que sólo quería estar con ella, pero en ese momento desaparecía, y yo me quedaba en aquel lugar sólo y otra vez y mi angustia era indescriptible. 

Otro sueño que tuve durante esas horas, era terrorífico, estábamos en el claro donde la lleve para entregarle la cadena con la isla, yo sabía que estaba soñando porque iba caracterizado como Edward, pero yo olvidaba todo y la abrazaba y besaba con tanta necesidad, ella respondía a mis caricias y me besaba con igual fuerza, todo estaba de maravilla, la temperatura iba en ascenso y me dejaba llevar feliz, hasta que una de sus manos bajo por mi pantalón hasta llegar justo a donde yo hervía, me encontraba endurecido por su pasión, pero al tomarlo de manera tan brusca me sorprendía, Coka jamás actuaria así. Al mirar a mi compañera no era ella, era Kristen quien me decía “Esto es mío”, y yo me espantaba.

No quería pensar en que fuera un mal presagio, pero cuando a la mañana siguiente me desperté, no podía sacarme esa sensación del cuerpo, en la ducha apretaba la isla que traía al cuello con tanta fuerza que casi la rompo.

Esa mañana envolví el diario en papel de paquetería, no quería que ella adivinara antes de tiempo lo que era, quería que fuera una sorpresa.

Me afeite rigurosamente y me demore mucho para no cortarme porque quería que mi piel estuviera totalmente libre de pelos, ella los odiaba, luego me vestí con ropa ligeramente ajustada, solía decirme que le gustaba mi cuerpo y que porque siempre llevaba ropa suelta, la verdad hice trampa me vestí muy parecido a Edward, la productora solía dejarme todo el armario del personaje, como una de las regalías, lamentablemente mis tres meses en Australia me tenían muy moreno.

Me puse mi gorro de la suerte, que sabía que le gustaba como me quedaba, además en Vancouver siempre me lo pedía y yo jamás se lo quise prestar, ¡tonto de mí!, para no ser tan obvio en el look me puse mi chaleco negro, estaba muy nervioso, demasiado, tanto que Lizzy, volvió a burlarse de mi esa mañana cuando entro al comedor de diario.

-Pareces un chico que va a ver si salió llamado al ejército

-bueno iría al ejército tres años feliz, si me aseguraran que todo saldrá bien hoy

-¿Es que no puedes entrar en tu catarsis de actor y adoptar un papel?, es para tu propio beneficio Rob.

-No, quiero que ella se encuentre con mi verdadero yo, así de avergonzado, así de arrepentido pero sobretodo, así de enamorado- le dije acomodándome el gorro por veinteava vez

-ok, allá tu

-------0--------

Salí de casa en el auto de mi padre para no llamar la atención, llegue a los estacionamientos del hotel y me esperaban, Max había acotado todos los detalles, el salón, la comida e incluso la música que yo quería

Subí por el salón y una chica muy nerviosa me recibió, era amable, se le notaba mucho que era fans de la saga, se contuvo, aunque por momentos pensé que me pediría la típica foto que yo odiaba, pero no lo hizo

-Sr Pattinson está todo listo- dijo con los ojos brillando y con esa cara de adoración que ya conocía muy bien.

-¿Ella no ha llegado?- me había ido bastante tiempo antes para prepararme in situ

-No, aún no- respondió ruborizándose, yo sabía que le estaba costando horrores guardar la compostura.

-Esto me lo trae cuando se lo indique, por favor- dije pasándole el paquete con el diario dentro.

-Ok -la chica lo miro con curiosidad-¿es para ella?

-Sí , es un regalo- no pude contenerme en rebelar la intención del paquete.

La chica sonrió y salió del salón con el paquete en las manos.

Mire mi teléfono porque sentí cuando entró un mensaje, era Taylor

"No quiero que olvides que es MI CHICA, no quiero que hagas nada que afecte mi relación con ella. No es una aviso, es una advertencia”

Le habría enviado una nota diciéndole: ¿Si es TU CHICA, porque estas tan nervioso?, pero me contuve no podía hacer ni decir nada hasta que ella llegará, él podría con un simple mensaje evitar el encuentro.

"Ok, tranquilo ", le respondí a su mensaje.

Los minutos pasaban eternizándose en aquella habitación, estábamos recién comenzando la primavera pero el hotel tenia las calderas funcionando a tope, parecía el caribe allí dentro, me saque el chaleco,pero luego recordé que me veía muy Edward, asi que volví a ponerlo, baje la temperatura, pero luego recordé que Coka era muy friolenta y volví a subirla, no quería que nada fallara ese día, ¿Por qué no avanza este maldito reloj?

El teléfono del salón sonó, y corrí a contestar.

-Si- dije tímido

-Su invitada ya llego y va subiendo.

-Gracias- dije e inmediatamente mis oídos se taparon como si voláramos a diez mil metros de altura.

El momento había llegado, me pare, pero luego me senté pensando que podría ser intimidante para ella, también me saque el gorro pero luego me lo puse otra vez, porque por lo general jamás me lo sacaba.

La puerta se abrió y allí estaba ella, cada célula de mi cuerpo le sonrió.

-Hola,…estas aquí,… por fin- dije sin ningún filtro, mientras la hormona de la felicidad, iba tomando control de todo mi cuerpo.

Pero la magia se rompió rápidamente

-¿Dónde está Taylor?- respondió ella tan fría como un iceberg, no le importo en lo más mínimo el no habernos visto en casi dos años, ella esperaba verlo a él, a Taylor, estaba claro que él era importante para ella.

Decidí ser digno y no arrojarme a sus tobillos inmediatamente, intente conservar la calma aun cuando las manos me traspiraban a mas no poder y la quijada estaba comenzando a desencajárseme.

-Es un poco largo de explicar, solo dame unos minutos y responderé a todas tus preguntas- dije siguiendo el consejo de mi hermana “De lo general a lo particular”.

Ella volvió con su viento glaciar, solo quería saber dónde estaba él.

-¿Dónde está?- replico respirando profundo, insistiendo molesta e incómoda, a punto de perder la paciencia, definitivamente en ella no quedaba nada de mi Coka.

-No está aquí.- le dije para que no le quedaran más dudas que allí no estaba más que yo, aunque le pesara la noticia.

-¿Por qué?- dijo y me pareció ver como se le aguaban los ojos, definitivamente le amaba y yo estaba allí montando el mejor papelón de mi vida. Estaba destrozada porque Taylor no había acudido al encuentro, esto tampoco me estaba gustando nada, no quería ser yo el que le provocara más tristezas.

-Él,… pensó que debíamos hablar y me cedió su lugar hoy- le dije avergonzado por haber llevado a cabo esta estúpida idea.

Ella se quedó mirándome estática, como si estuviera evaluando que haría los próximos segundos o tal vez simplemente noqueada, aproveche para darle un vistazo a esta nueva Coka, llevaba un vestido gris corto de lana, con medias negras gruesas y botas negras largas hasta la rodilla, encima un abrigo negro de cuero que le llegaba más debajo de la rodilla, una cartera de cuero negra cruzada a la altura del pecho, y su pelo suelto larguísimo y oscuro hacían que su piel se viera más blanca de lo normal, estaba hermosa y mucho más niña de cómo se veía en las fotos, se había arreglado para la cita pero su galán le había fallado. Sus manos aún estaban dentro del abrigo, seguro que le incomodaba la situación y asi se sentía más en control.

De pronto dio un giro y regreso rápidamente buscando la puerta por donde había llegado, corrí para detenerla.

-Coka!, por favor nooo- tal como dijo mi hermana, bloquee la salida con mi cuerpo. Ella retrocedió asustada, pero luego me enfrento valientemente.

-No soy Coka, mi nombre es Andrea –Allí estaba ella al fin, hablándome a mí, sacudiéndome con su desprecio.

-Perdón,… Andrea solo dame unos minutos, solo unos minutos y me iré lo juro, por favor escúchame, te lo ruego- Me costó escucharla hablar asi, pero supongo que me lo merecía.

-¿No recuerdo que me dieras esa oportunidad?, además la última vez que te di unos minutos, mira como terminamos, no, otra vez no- Tenía razón en cada palabra que me lanzaba, jamás la deje excusarse, no le di ni siquiera el beneficio de la duda, ¡porque fui tan ciego!, si ahora con solo mirarla podía saber que ella jamás podría haber sido capaz de lo que yo la había acusado, ella era tan sola una niña enamorada. Esa niña ya no existía, ahora la que me hablaba era una mujer fuerte y valerosa.

-Escucha, Taylor y yo estuvimos en el cumpleaños de Peter Facinelli, ¿no sé si lo recuerdas?,…-espere una respuesta pero no dijo ni pio- ese día le conté que estaba como loco tratando de encontrarte, no dijo nada pero luego apareció en mi casa, para decirme que sabía dónde estabas y que pensaba que ambos teníamos una conversación pendiente- estaba tan nervioso que me saque el gorro y empecé a apretarlo casi como bola anti estrés, decidí decirle toda la verdad, ella me escuchaba pero no sabía si me oía de verdad, no interactuaba conmigo, tal vez estaba furiosa de no poder darme un empujón y huir.

-Se equivocó, y lo voy a matar por esto, con suerte le volveré a hablar- de verdad no quería nada  de mí y estaba a punto de cargarla también con Taylor, ¡uf!, justo lo que me faltaba, ahora también estaría en serios problemas con él.

-No te molestes con él por favor, te juro que es mía toda la culpa de este encuentro, Cok…Andrea, mira yo solo quería esta oportunidad para poder hablar tranquilos, pedí comida, recuerdo que no comes mucha carne y te gustan mucho las verduras al Wok.- intente desviar el tema, soltar un poco el ambiente que estaba al máximo de la tensión.

-Lo siento se me quito el hambre, quiero irme- dijo furiosa mirando la puerta de reojo. Debo confesar que a pesar de que todo el panorama era atroz, esa fuerza con la que se imponía me hacía admirarla, como había crecido, lo había hecho por mi culpa.
-No pretendo que comas si no quieres, es solo una excusa para poder pasar un poco más de tiempo junto a ti- le dije un poco desanimado porque no quería dar su brazo a torcer y seguía de pie con todo y cartera.

-¿Cuánto rato me tendrás aquí?- me abofeteo su postura, comencé a desesperarme.

-Andrea, te pido te ruego que me escuches, no sabes lo que he pasado, lo que he sufrido…- una angustia comenzó a subir por mis piernas, era el fin, ella no quería ni sentirme cerca, estaba atrapada en este salón, como un cobaya en la jaula de la serpiente que negaba a dejar de luchar por su vida. Tal vez tenía toda la razón en querer huir de mí.

-¿Lo que has pasado?, ¿lo que has sufrido?, ¿no sabes tú lo que es sufrir?, morir lentamente por alguien a quien amas y que te ha destrozado, no le hables de agonías a un muerto- parada ahora con las manos fuera del abrigo, nunca la vi tan fuerte, al expeler esta última frase incluso dejo escapar una sonrisa, ella no sentía el mas mínimo amor por la persona que ahora tenía enfrente, solo rencor.

¡Ella me engaño!, ¡nos engañó a todos!, maldita, ella confundió mi cabeza, ¡ella fue la que robo tu diario!, por favor escúchame- me traiciono la voz, “escúchame” suplicaba en silencio.

-Ella podía haber hecho cualquier cosa, fuiste tú el que me creíste capaz de una canallada como esa, era contigo que tenía el vínculo, ¿no lo entiendes?-Dijo con un estoque certero, ella tenía toda la razón, no era Kristen la mentirosa, fui yo el estúpido que cayó en la trampa, el que le fallo.

Coka bajo la mirada como buscando la paciencia para no pedir a gritos que alguien la auxiliara.

-Ella es un demonio Cok..., de verdad no lo supe hasta que me entere de todo. Estaba ciego, estuve engañado todo este tiempo, viviendo una mentira, ella…- ¿Cómo podía continuar, si ahora salía Kristen al baile una vez más?, ¡no quería hablar de ella!, estaba intentando recuperarla y sabía que nombrarla sería fatal para la conversación.

-¿Ella?, ¿esa a la que le regalaste un anillo?, ¿a la que le pediste que fuera tu esposa?, ¡vamos!, no se habla asi de personas que han sido importantes en nuestra vida, yo jamás hable mal de ti, a pesar de todo, jamás volví a pronunciar tu nombre- sus ojos eran pequeños, eran ojos repletos de ironía.

¡¿Cómo diablos lo había averiguado?!, seguro que mi querido amigo Tay, había jugado bien sus cartas, después de todo parece que este era un póker y todo el mundo estaba utilizando las herramientas que tenía a mano, ¿lo que no se es como él se había enterado?, pero lo averiguaría, sí señor. Ese golpe fue tan duro que me costó recuperarme para volver a la carga con mi discurso.

- ¿Cómo lo supiste?, ¿Taylor te contó?,... nadie lo sabía- no pude contenerme
Ella no respondió solo sonrió nuevamente sarcástica

-¿Vas a seguir engañándome?- y ahí estaba otra vez un nuevo puñal

Era el momento ya no podía seguir jugando, ¿quería que ella viera mi arrepentimiento?, entonces ok, lo soltaría todo, no dejaría nada, esta era quizá la última oportunidad.

-No, perdóname,… solo quiero hablar desde el corazón y fallo como siempre, jamás seré el hombre que mereces, Coka no soy Edward, soy totalmente mundano, llenos de defectos y errores, soy muchas cosas, pero no soy un mal hombre, lamento haberte fallado tanto- le dije con toda la humildad que pude demostrar, mis manos, mis manos no podía parar de moverlas, ¡diablos!
Ella cruzo los brazos sobre el pecho, no estaba funcionando. Continúe con mi confesión.

-No te mentiré, nunca más, nunca más, yo si se lo pedí, intentaba recomponer mi vida rota, rota para siempre desde que te fuiste, jamás pude olvidarte, olvidar todo lo que vivimos, lo que fuimos, esa hermosa isla donde alejado de todo éramos tan felices ¿recuerdas?, el collar que te regale va conmigo a todos lados, es totalmente cierto te lo juro, ha sido así desde que te fuiste- dije mostrándole la cadena que un día le quite, cuando ella identifico lo que tenía entre los dedos bajo los ojos y por primera vez la vi vulnerable, sin la impronta agresiva que había tenido desde que llego.

Su rostro había cambiado, su cara estaba claramente afectada, ¿podía ser que ella estuviera triste?, ¿tendría a lo mejor una leve esperanza?.

-¡Basta!, déjame salir o voy a gritar- respondió desesperada con los ojos aguados.

-Coka, yo puedo pagarte todo lo que has sufrido, lo que no puedo es pedir que me vuelvas a dar una nueva oportunidad, solo deseo poder algún día coger el teléfono y escuchar tu voz, no aspiro a nada más, y sé que no lo merezco- le dije ahora intentando que comprendiera que no quería invadir su vida, ni lo que había conseguido hasta el momento, quería una oportunidad pero no podía revelárselo, no ahora.

-No puedes devolverme nada, esta que vez no es la niña inocente y enamorada, soy una mescla de tantos quebrantos, penas, burlas, y humedades en el alma, que solo resulto un Frankenstein de aquella que conociste, solo soy una sobreviviente, y no vuelvas a llamarme por ese nombre ni una vez más, te lo advierto- me dijo ahogando la pena con la rabia con que me despreciaba. ¿Qué podía hacer?, ¿no quería verla asi?, ¿no había sido eso lo que había planificado cuando quise verla otra vez?, todo se desmoronaba ante mis ojos.

-Perdóname, amor, solo déjame merodear a tu lado, permíteme solo eso- suplicar por migajas, no me quedaba más, no podía caer más bajo, ¿minutos de su tiempo a un moribundo?

-¿merodear?- dijo extrañada

-Como un Ícaro cerca de la luz, como una mariposa nocturna, sé que no puedo aspirar a más, tú,… eres la “novia” de mi amigo y yo no pretendo interrumpirlos, solo quiero, uf – caí en la silla sin saber que más decir- no sé qué quiero en verdad.

-Rob, yo no soy la novia de Tay- dijo sorprendiéndome

-¿Nooooo?, él me dijo que tú y él, bueno estaban juntos, que…- quise matar a ese maldito embustero, ¡todo este tiempo pensando que estaban juntos!

-Es complicado, somos,… algo parecido, pero no estamos juntos así como lo planteas, yo no sirvo para amar a nadie, soy una taza rota que por más que intenta beber de la vida sigue filtrando por todos lados, y después de esto creo que estaré nuevamente un rato apartada del mundo- dijo volviéndome a la realidad, ¿pero qué significaba “algo parecido”?, ¿no eran novios del todo?,¿solo se acompañaban?,¿era mentira que se habían acostado?, tantas preguntas venían a mi…, ¿pero que estaba diciendo?, ¿de que hablaba?, ¿planeaba esconderse otra vez?

-No por favor no vuelvas a desaparecer, te lo suplico- me acerque desesperado.

-Tú no puedes pedirme nada, no tienes derecho.

Volvió a intentar huir tomando la manilla de la puerta, y yo la detuve tomándola por el brazo, ella reacciono quitándose automáticamente de la puerta.

-Pídeme lo que quieras de verdad, lo que sea, no quiero nada sin ti, no puedo seguir adelante.- me humillaría lo que fuera necesario, esto no podía terminar asi.

-Robert, nadie se muere de amor, solo se transforma en otra persona, mírame a mí, es el mejor ejemplo que te puedo dar.- respondió con tanta suficiencia que me noqueo, ella no sabía cómo dolía, haber tenido la felicidad al alcance de tus manos y haberlo jodido todo, ¿cómo podía entender ella, que fuera yo un maldito imbécil?

-Por favor…yo no soy tan fuerte como tú, me estoy muriendo… déjame hacer algo…  - nada de lo que pudiera decir o hacer la detendrían, estaba perdido, estaba devastado, y tenía inmensos deseos de tirarme a sus brazos a llorar amargamente por un poco de piedad.

-Sabes, si puedes hacer algo por mí, primero decirle a Tay que es un imbécil y no quiero saber de él, y dos desaparecer de mi vida para siempre, dejarte permanecer cerca sería lo más estúpido que podría hacer, siendo una chica lista como me jacto de ser.- dijo congelando todo a su alrededor, estaba muerta, todo lo que alguna vez latió por amor dentro de su cuerpo ya no existía, todo estaba perdido.

Como un condenado a muerte que pide su última comida, decidí disfrutar de este nuestro último momento juntos, ya daban lo mismo las consecuencias.

-Toma, esto siempre fue tuyo, era yo el que no merecía estar a tu lado, te amo y eso nada lo cambiara- Me saque la cadena y la puse en su mano sin que ella pudiera decir nada, mientras hacía esto, mi cuerpo reacciono al contacto de su piel y la reclame una vez más besándola mientras la apretaba contra la pared, ella me devolvió el beso con tanta fuerza que no supe que pensar, solo la seguí y finalmente quise dejarle impresas las intenciones que tuvo esa reacción.

-Si te vas a ir, te llevaras el sabor de mi boca,… porque es tuya- abrí la puerta y salí corriendo sin mirar atrás, porque lo siguiente era poseerla, reclamarla como mía ahí mismo y sabía que nadie podría detenerme, mejor fue correr, huir, ella ya no quería nada de mí, solo olvidarme.

Baje corriendo rumbo al ascensor, ante la perpleja presencia de la recepcionista, una vez dentro del ascensor llore a gritos, llore de rabia, patee el maldito ascensor y maldije todo, mi vida y mi puta fama, mi puta inseguridad y todo lo que había desencadenado que yo llegara hasta ese punto.

Cuando llegue al estacionamiento Max me esperaba, al ver mi cara no dijo nada, solo me indico que el auto me esperaba.

-Consígueme un pasaje a los Ángeles, ojala para hoy mismo, me marcho lo antes posible- le dije aun sollozando la rabia.

-Ok, ¿quieres que te acompañe o prefieres estar solo?

-Jajaja, al parecer estaré solo el resto de mi vida,… avísame a qué hora tengo el vuelo. Contrata un avión privado si es necesario, quiero irme a casa ¡ya!...
Salí de allí rumbo a la casa de Tom, necesitaba alguien que me dijera porque valía la pena continuar.

Por la noche volaba a los Ángeles en primera clase, en una línea privada.

 --------------------------------------------------------------------
Cuando escribí este capitulo, no supe como acabaría, tenían que ser dos miradas, yo sabia exactamente que sentía cada uno, pero créanme fue muy complicado, escribir sobre lo que ya estaba escrito (por fin entendí la difícil labor de mi amiga Alexa Cullen, cuando me hablaba de lo difícil de imaginar los vacíos que provocan ciertos diálogos y los hacen coherentes), pero finalmente fluyo y quede muy contenta con el resultado.

A esta historia le queda bastante chicas, pero no pierdan jamas la ilusión, cada uno vivirá esta historia y tendrá lo que merece, a veces la vida no es justa, pero otras por mas enredado que este todo, de pronto algo lo resuelve y la vida fluye.

Un beso y espero que lo hayan disfrutado, COMENTEN!!, DÍGANME COMO PIENSAN QUE SIGUE...PROPONGAN FINALES....

 Coka

14 comentarios:

Anónimo dijo...

coka estoy muriendo por mi rob....me encanto como plasmaste sus sentimientos...me encanta esta narración bifocal,,,sigue por favor y please...que ya no sufra mi amor...besos chicas y Coka,,,tu genial....xoxoxox

sarita celeste barrios barrios de morales dijo...

hola coka como siempre tu estupenda ver esas dos caras el dialogo de ella y plasmar el de el debe de a ver sido duro para ti, pero tu como siempre lo haces muy bien ...excelente cap. no sabes como me has dejado estoy llorando en el mismo ascensor que Rob se que hizo mal pero sentirlo así de dolido me hace sentir su dolor...espero que todo de un rumbo bueno los dos se aman los dos sufren solo espero un final feliz para ambos... ya no me gustaría que Rob sufra como ha sufrido hoy por que yo también sufrí con el besos coka ...

Anónimo dijo...

Lei este capitulo con los mismos nervios e inquietudes que sentia Rob a pesar de que ya sabia como era el encuentro...jeje senti todas y cada una de las emociones...en verdad que fue un capitulo maravilloso y senti pena por ambos corazones que se quedaron destrozados.Saludos a todas

Leticia dijo...

Pobre Rob!!!!! T.T
Que capi mas triste =( lo bueno es que diste esperanzas de que se puedan solucionar las cosas, además esta el diario, ojala que Coka se conmueva!!!!
Me mato Lizy jajajaajajaj hermanas como esas valen la pena XD Gracias por el capi Coka!!!!

isabel montes dijo...

Coka
Hola la verdad es que quede con el alma llena de angustia T_T senti el dolor de Rob en carne viva es que fue como si de verdad, en vez de ser una historia de ficcion fuera mas bien una especie de cronica, algo que en serio le hubiera sucedido a el.
Senti su dolor como propio, la deseperanza, el desconcierto y el sufrimiento que plasmaste para el en esta ocasion debo de decir que el cap estuvo genial, magnifico y que cada vez me queda mas claro que estas dotada de un talento para escribir que deberias llevarlo mas alla de esto...
Que final me gustaria?? ya lo he dicho desde un principio a mi me encantaria que ellos quedaran juntos. Que aprendieran a perdonarse y le dieran la oportunidad a este amor de ser. Creo que el diario va a ser clave para que Coka baje un poco la guardia, y aunque sabemos que Rob se merece todo esto por ser tan testarudo e impulsivo, yo creo que al sentir un amor tan sincero por ella merece otra oportunidad. Sin embargo se que tu sabras darle un final memorable.
Se que ahora toca volver a esperar un buen tiempo antes de poder leer la continuacion de esta maravillosa historia que nos tiene a todas tan encarretadas, pero estoy segura que valdra la pena.
Por ultimo felicidades chica eres una tesa para esto se te da super bien...
Un abrazo Coka y por aqui seguire al pendiente para seguir deleitandome con tus historias .
Con mucho cariño
Isabella black

maty dijo...

santo por dios coka... llore pobre de mi rob... lloro cada vez k sufre el capitulo es genial pero es tan triste ver la perspectiva de rob leer como sufre, k lloro jajja no lo puedo evitar... pero por k salio huyendo de londres... k pasa si coka se arrepiente en ese momento y tenemos un momento feliz... ya kiero leer k pasa cuando lea el diario y k cosas escribio rob ai... k emocion ya estoy desesperada por leer el proximo y apenas acabo de leer este jajaja si, esta historia me tiene completamente atrapada y enamorada jijij... coka mis respetos eres una gran escritora :D

saludos
maty

Anónimo dijo...

hola chicas...comento de nuevo sin la tristeza que me produjo el capitulo,,,a mi me encantaría coka apareciera brevemente geronimo me encanta su personalidad cinica pero de buen corazón creo que también seria una pieza clave para ver como sucedieron las cosas a menos que aparezca la zorra(lo siento ,me salio el rencorsillo),,,en fin estoy segura lo haras excelente se que ya no le queda mucho a la historia pero estoy disfrutando cada capitulo,,besos,,,,Lizzz....Mexico

Laura dijo...

Pobrecito Rob como sufre x ese amor y tras de eso el se enfermo x el estado de estres y nervios q tenia x ver a Coka,y las cosas no salieron como el queria y se fue sufriendo mucho...me gusto leer como se sentia Rob al repecto sobre ver a Coka muy buena idea....mmm yo quiero q terminen juntos aunq las cosas no sean faciles para ellos,quiero q terminen juntos!!!!...
gracias Coka x este maravilloso capitulo!!!

Lorena dijo...

Hay Coka por Dios!!!! que maravilla! mientras leia se me llenaron los ojos de lágrimas! que estupenda manera de transmitir los sentimientos!!!! no es justo que dos personas que se aman tanto no tengan otra oportunidad, esta bien que Rob sufra un poco por lo que le hizo a Coka,y espero que ella lo perdone y vuelvan a estar juntos!!!!
lo que realmente muero por leer es lo que el le escribio en el diario y la reaccion de ella cuando lo lea. Gracias Coka por este regalo!!!!! muchos besos desde Argentina!!!

May May dijo...

Woooow... Coka!! Casi estoy llorandoooo.... hay Dios mioooo pobrecitoooo... uuuffff!!! Estoy mmmmm sin palabraaaas... Gracias Coka! Me encantooooo y estoy a la espera del proximo capitulo jajaj ya volvi a releer toda Alfombra roja y aqui estoy a punto de llorar de la emocion...

Bell.mary dijo...

Hola Coka disculpa que hasta ahorita te comente pero tu sabes con tres hijas y un esposo a veces no queda mucho tiempo imagínate todas se gradúan y estoy buscando prepa y universidad para dos de ellas y aparte la fiesta de Xv apenas me da tiempo pero aquí estoy tarde pero seguro....

Por Dios que este capitulo me tenia con los nervios destrozados, me gusto muchísimo como nos has transmitido todos los sentimientos de Rob, sin duda que pararse frente a Coka y reconocer que se equivocó fue muy difícil para el, sobretodo darse cuenta que aquella chica que el conoció ya maduro muchísimo y que fue gracias a todo el sufrimiento que padeció por su culpa ..... es muy difícil la situación en la que se encuentran porque daño mucho a Coka y a veces es muy difícil superar ciertas cosas y no porque no exista amor sino porque cuando se rompe la confianza y la admiración que se siente por alguien resulta mas complicado tratar de olvidar lo sucedido......aunque nada es imposible y si nuestro Rob en vez de salir huyendo como lo esta haciendo decide ser paciente y dedicado puede lograr que ella lo admita otra vez en su vida aunque al principio solo sea como amigos y poco a poco ganarse su confianza nuevamente......
Nena esta historia cada día se pone mucho mejor y me va a tener todo el fin de semana soñando con lo que podrá suceder.
Muchísimas GRACIAS no se como agradecerte todo el tiempo que nos dedicas, porque tienes una familia que atender, trabajo y cosas personales y aun así nos das tu tiempo para compartir nos tu gran talento solo puedo decirte que yo lo valoro demasiado...Un fuerte abrazo y un besote

Anónimo dijo...

Creo que mi rob ya a sufrido demaciado y ya aprendio la leccion de la desconfianza a la persona que amas
Yo propongo que coka se de cuenta que sigue la llama del amor muy muy dentro de ella y que su verdadero amor siempre a sido robert..
Yo difo que jacob al enterarse de que coka no le va a corresponder y quiere que ella sea feliz hasi que se la seda a Rob.

krizia cullen dijo...

Hola Coka,siempre me gusta leer como te metes en la cabeza de los personajes, ainsss este Robert con tantas dudas, con tantas ilusiones rotas, melancolía, deseo, culpabilidad. No e falta de nada y poder leerlo desde el pensamiento de él es muy, muy interesante.
En cierta forma se merece la huida de Coka.
Coka sigue muy herida y no confía en él, normalisimo.
Ahora toca esperarrrrrr.
Besos amiga. Sigue así de insirada.

Anónimo dijo...

Hola Coka.
Que Felicidad leerte, pero que tristeza por nuestro querido, Rob, si, la verdad es que yo este cap. no me lo esperaba de otra manera, si pensamos sobre todo en el sufrimiento de Andrea, ya me imaginaba que se lo pondría muy duro,y nada fácil,
Me ha gustado mucho tu forma de verlo, y espero ya con impaciencia el siguiente cap. ¡ y me parece estupendo que todavia falten bastante para terminar, pero no nos hagas sufrir mucho con la espera, vale!
Mi saludo cariñoso. F.P.