Seguidores

domingo, 3 de marzo de 2013

Alfombra Roja- Capitulo 22


Mi historia comienza con un loco sueño que nos llevo a mi y Alexa a juntar peso a peso para estar en la alfombra roja en el estreno de Eclipse, solo para conocer al hombre de nuestros sueños, estariamos alli para verlo pasar, para mirarlo todo lo que duraran esos 10 segundos, todo el esfuerzo lo valian esos 10 segundos, aveces la vida es eterna en 10 segundos.

 
Pero algo cambio todo, algo que hice lo cambio todo, cambio el curso de mi vida para siempre, y debo agregar que no me arrepiento de nada


VANCOUVER
Original de Coka



Un timbre muy lejano sonaba una y otra vez, pero era tan tenue su clamor que apenas era perceptible.


Cuando el ruido seso, le siguieron unos golpes en la entrada de la suite dispuestos a echarla abajo, y en la inconciencia del sueño profundo sentí como un suave peso en la cama se aligero. Los pasos siguieron desde el cuarto hasta la entrada, hasta que una puerta se abrió con un silbido que por poco me rompe los tímpanos.


-¡Son las siete am Robert!, ya perdiste tu vuelo y he tenido que hacer malabares para conseguir dos boletos en business para las ocho am, tienes 30 minutos para llegar al aeropuerto, sin que la producción y el reparto completo quieran matarnos, tus maletas y las de ella ya fueron chequeadas- dijo una voz haciendo enormes esfuerzos para contener su ira, sin ningún problema supe enseguida de quien se trataba.


Yo desde la cama batallaba por poder despegar mis ojos, pero no lo conseguía, mi cuerpo simplemente no respondía.


-Perdóname Rose, en diez minutos estaremos listos para bajar- dijo Rob sin saber a qué más apelar para sacarse la vergüenza de encima.


La voz de Robert entro como una tromba por el pasillo.


-¡Coka tenemos diez minutos para estar en el hall!, ¡levántate y vístete lo más rápido posible!!


Cuando me incorporé, mi cabeza dio tumbos por la habitación, aún estaba borracha y me sentía fatal, como pude busque mi ropa que estaba regada por toda la terraza y el salón, y aunque intentaba ser rápida, para mí y mi cuerpo, todo sucedía como en cámara lenta. Antes de bajar corriendo me lave la cara y luche sin éxito contra mi enmarañado pelo con la única peineta que encontré en el baño, y que para mala suerte mía era la típica que dejan junto con las toallas y los jabones. La verdad es que me veía horrible, tenía aspecto como de sobreviviente de un huracán. Mi sien latía queriendo explotar.


-¡No puedo bajar asi!, parezco pordiosera- le dije a Rob mientras me miraba en el espejo.


-Estas hermosa- me dijo él mientras vertía cosas en su mochila a mil por hora, sin siquiera mirarme.


“Tu sí que estas hermoso”, pensé, yo me parezco a la novia de Frankenstein.


-¡Ya pasaron los diez minutos, debemos bajar!- grito desde el salón, mientras sacaba dos botellas de Gatorade del frigo bar.


-Rob, no puedo pensar, ¿no sé qué traje?, ¿no sé qué se me queda?, no puedo salir asi de disparada, sin tener tiempo ni para ordenar mis ideas- dije desesperada por el dolor de cabeza y la situación de estrés en que estábamos, mientras me anudaba los cordones de las zapatillas.


-Linda, yo si tengo un gran problema si algo se me queda. Confía en mí, todo lo tuyo está en el aeropuerto, lo demás ya está en Vancouver, solo faltas tú- con un beso tierno intento infundirme tranquilidad- ¡vamos!


Tomo mi mano, su guitarra y su mochila y bajamos por el ascensor, este se abrió en el hall y avanzamos hacia la dirección que Rose nos señalaba, por el estacionamiento nos metimos a una Van con vidrios polarizados y partimos a toda prisa para el aeropuerto. Diez minutos para las ocho estábamos embarcando, lo que no puedo dejar de relatar fue nuestra inolvidable llegada al aeropuerto.

---------------------------------------o------------------------------------------------


Cuando el auto se detuvo frente a la entrada principal, Robert tomo mi mano y me dijo: ¿“Estas lista”?, en el mismo momento que yo sentía como los chillidos afuera del auto iban aumentando hasta quedar completamente sordos. Justo antes de bajar del auto, me dio algunos tips, por ejemplo que me pusiera los lentes y me subiera la capota de mi chaqueta, que mirara hacia abajo y que intentara ir lo más pegada a él posible, sin perderle el paso.


-Coka, vamos a ir muy rápido, no te detengas jamás para recibir nada, ni mirar a nadie, ¿ok?, ah y sobre todo jamás sueltes mi mano por mucho forcejeo que sientas- fue la última advertencia antes de abrir la puerta. Yo notaba que él tampoco estaba tranquilo con la situación.


Cuando asomo la cara fuera del auto, una lluvia de flash nos cayeron encima, era uno sobre otro, parecía una ametralladora que disparaba luz incandescente, de no ser por él habría quedado totalmente deslumbrada, como los conejos en la carretera, su guardaespaldas nos protegía haciéndome fuertemente de la manga de la chaqueta, mientras miles de manos intentaban parar mi avance, yo me ceñí completamente a lo que Rob me dijo, no mire jamás a nadie y avance lo más rápido que pude, aunque no pude evitar escuchar los comentarios a nuestro paso.


-¡Kristen!, ¡Kristen!- gritaban algunas enloquecidas


-¡No es Kristen!!- gritaron unas chicas que se quedaron en shock al ver que él me llevaba tomado de la mano y muy pegado a su cuerpo.


-¿Quién es ella Robert?- le suplicaban los paparazzi


-¿Es tu novia?, ¿ya renunciaste a Kristen?, ¿qué paso con ese amor de película?- le decía otro enfrentándolo.


Él parecía avanzar entre ellos ajeno a todo lo que sucedía a su alrededor, su rostro no reflejaba ningún sentimiento.


-¿Te vas a casar?- decían otro intentando frenarle el paso, pero al momento fue sacado del camino por Bill, su guardaespaldas que me soltó y avanzo al frente para hacernos paso.


-¡Es la de la alfombra roja!- grito uno de pronto.


-¡Preséntanos a tu chica Robert!, ¿porque la ocultas?- escuchaba cada vez más cerca a medida que nos cerraban el paso.


En ese mar de gente, una mano atrapo del gorro de mi chaqueta, tan fuertemente que me que me obligo a retroceder, yo me asuste y Robert paro en seco cuando sintió el tirón que me dieron desde atrás .


-¡Tu destruiste esa hermosa relación!, ¡¿crees que puedes llegar y arrebatarle su chico a Kris?!- me grito la chica que me había cogido por la chaqueta.


-¡¡Robert!!- grite asustada.


-¡Bill, ayúdanos!- llamo asustado Rob a su guardaespaldas.


Una horda de chicas me jalaban por varios lados, mis lentes se cayeron al suelo y alguien los tomo rápidamente, los tiranteos luchaban por arrebatarme mi chaqueta, el pañuelo que llevaba en el cuello y lo estaban consiguiendo, las fotos nos llovían. Bill estaba imposibilitado de luchar contra esa cantidad de mujeres descontroladas, cuando el asunto se estaba saliendo de toda norma, apareció la seguridad del aeropuerto y me las quito de encima.


Robert me tomo por la cintura, y sin siquiera mirarme, ni preguntar nada avanzo rapidamente a la puerta de policia internacional.


Entramos por un paso privado que nos chequeó rápidamente y pasamos al salón de embarque antes que los demás pasajeros. Yo lo seguía pero estaba al borde de las lágrimas, estaba lastimada, algunas de ellas me habían pellizcado, rasguñado el rostro y el cuerpo intentando quitarme la ropa y hacerme daño. La verdad es que hacia grandes esfuerzos para no derrumbarme allí delante de todos, fueron minutos terribles.


Cuando entramos al avión, Robert le paso su guitarra a la azafata que me miraba más de lo necesario y al percatarse que estaba a muy mal traer, se impresiono.


-Querida, ¿quieres que traiga el botiquín para que te cures esas magulladuras?- me dijo y yo me puse a llorar a sollozos.


-Coka, Coka, mírame…- me decía Robert intentando tranquilizarme.


-No puedes desmoronarte tan pronto- dijo intentando el estilo del que se ofende con tu debilidad y no el que intenta contener.


-No eres tú al que esas locas odian, no te atacaron,… a mi si- le grite con las lágrimas bañando mi garganta.


Robert, me tomo de la mano y me llevo al baño del avión. Cuando entramos, me abrazo y yo me derrumbe llorando, tuve un miedo de muerte en ese aeropuerto, ellas querían mi cabeza y me habrían cortado en pedacitos si hubiesen podido.


-Amor, sabíamos que esto no sería fácil, existe un montón de gente que se cree dueña de mi vida y de lo que puedo o no puedo hacer, es el precio que tuve que pagar por ser quien soy, y lamentablemente tu estas involucrada en esto ahora, ¿pero no me digas que no te lo dije?.


Yo continuaba llorando a mares.


-Escúchame, a mí también me atacaron, perdí la gorra, los lentes y también recibí una serie de pellizcos y agarrones por ciertas partes bastante delicadas, pero eso no me desmorona, porque lo que en verdad me preocupaba era que tú salieras lo antes posible de allí.


-Tenia tanto miedo- dije sin parar de llorar lo mire y toque su rostro suavemente- ¿tu estas bien?.



-Amor, yo estoy preocupado, pero no por mí, creo que todo esto puede ser demasiado para ti, para el precio que estas pagando por estar a mi lado, yo te quiero conmigo, pero debo saber que eres fuerte y sobre todo que serás capaz de resistir esta presión- me dijo tomando mi barbilla y subiendo mi rostro hasta mirarme a los ojos- yo… yo creo que me estoy enamorando de ti, y eso vuelve todo mas dificil, porque hare lo imposible porque esto funcione,... perdóname por ser un tipo tan complicado de amar.


Yo lo bese y él me seco las lágrimas con ambas manos.


-¿Estas muy lastimada?, ¿necesitas un médico?- me pregunto asustado.


-No creo que sea para tanto, me duele un poco el cuerpo por los tirones pero fue más el susto- respondí aun sollozando.


-No quiero que vuelvas a llorar, te diré que haremos, llamare a Rose ahora mismo y pediré una guardia solo para ti, que te proteja día y noche, está claro que esto a Bill se le fue de las manos, te lo prometo, esas chifladas no volverán a tocarte. ¿Una posibilidad también es que siempre vayamos separados?- me dijo con tristeza.


-No les voy a dar ese placer, ¡que se jodan!- dije y termine de secar mis ojos con el dorso de la mano.


Cuando estuve calmada del todo volvió a besarme y me sugirió que sería bueno salir del baño, llevábamos algo asi como veinte minutos dentro y cuando saliéramos juntos de ahí más de alguno tuitearía que habían visto a Robert Pattinson y su nueva conquista “haciéndolo” en el baño. La sola evocación de eso me hizo sonreír y me sentí lista para volver a mi asiento.


Cuando nos sentamos Robert le dijo a la chica que me traía un botiquín que no sería necesario que ya me encontraba bien. Yo que aún estaba adolorida y magullada, recién entendía que el precio a pagar al parecer sería un poco más alto de lo que había imaginado. Antes de aterrizar oí a Robert hablando con Rose, sobre el guardia extra que debía esperarnos a la bajada en Vancouver, porque a esta hora ya todo el mundo sabría de mí existencia y varias locas me estarían esperando en Canadá, para darme una bienvenida no tan amable. Tirite al pensar en lo que me esperaba.


Rose le dijo que ya estaba al tanto porque el video con el ataque de las fans en nuestro arribo al aeropuerto en Brasil ya estaba en las noticias y en la red. Yo incluso me llegue a imaginar a Kristen riendo a gritos; después de todo lo que había hecho, para el mundo era una víctima de mi vil intromisión, ella era la engañada y yo el monstro verbenero que había arruinado la ilusión de miles de chicas en todo el mundo.


Intente dormir, pero varias pesadillas me lo impidieron, entre sueños veía a una turba de mujeres tipo zombis atacándome y comiendo mi carne hasta dejar solo huesos en lugar de un cadáver y Kristen riendo mientras pateaba los huesos que habían quedado. Desperté sudando y Robert me miraba asustado.


-¿Qué paso?, ¿que estabas soñando?


-Nada, nada, es tontería, olvídalo.- le dije y me voltee para mirar la ventana del avión.


Cuando llegamos, una comitiva con seguridad subió a buscarnos.


Yo me sentí mejor, esa Rose podía ser insoportable pero era muy eficiente, aunque lo que hiciera estaba claro que era por él y no por mí.


Cuando subimos a la Van, me saque los lentes y me baje la capota de la chaqueta y suspire hondo.


-¿Viste que nada sucedió?, ¿que todo está controlado?, ahora tranquila que en Vancouver todo será mucho más seguro, ¿ok?- me dijo y luego me volvió a besar.


-Te quiero- le dije


-Yo algo más que eso, intenta descansar ahora, porque llegando al hotel voy a curar todas tus heridas y luego quiero la paga por mis servicios- me dijo y me abrazo besando mi cabeza. Respire profundo su olor y pensé en lo afortunada que era de tenerlo. En sus brazos logre dormir algo asi como una hora antes de llegar al hotel.


El North Vancouver Hotel, tenía como diez pisos, era rustico pero hermoso, todo era tal y como lo imagine, los alrededores de West Vancouver eran verdes y lluviosos. Sin duda la costa olímpica era hermosa.


Tal como lo prometió, me limpio cada una de mis heridas que eran más de las que había imaginado, poso un beso en cada una de ella y luego las unto con pomadas especiales que consiguió con la enfermería del hotel, la única que parecía más seria era una herida superficial en el pómulo, que manifestó ser un poco más vistosa que las otras que tenía en el cuerpo. Horas más tarde y luego de terminar la delicada faena nos enredamos nuevamente en las sabanas para demostrarnos que nada impediría que fuéramos felices, ni esta triste experiencia.


-¿Eres muy linda sabes? Y muy valiente también, pensé que luego de esto saldrías corriendo y aquí estas- me dijo mientras retozábamos abrazados


-No es verdad- le dije bajando los ojos.


-Eres toda una belleza, por dentro y por fuera y eres mía, completamente mía- dijo besándome nuevamente.


-Loco- respondí hinchada de felicidad.


Entre risas y mimos nos pasamos la tarde hasta que unos golpes en la puerta nos interrumpieron. Robert se levantó para abrir a quien golpeaba con tan poca calma.


-¡Hola Pattz!, vaya lio que montaste en Rio, ¿eh?, ¿qué tal Brasil?- grito una voz desde la puerta.


-¡Hola Peter!, ¿cómo estás?, ni que lo digas aún estamos temblando- le respondió feliz Robert después de darle un sonoro abrazo. Yo salte de la cama pensando que si abría apenas la puerta vería a Papa Cullen en vivo y en directo, pero pronto deseche la idea, a Robert no le gustaría que alguien me viera envuelta en una sábana.


-¿Estas ocupado veo?, ¿dónde está la chica?, quiero conocerla- dijo Peter ansioso.


-Esta "indispuesta" por el momento- dijo Robert intentando darle una falsa solemnidad al asunto.


-Sí, ya me imagino- dijo sonriendo irónico


-Cuando terminen de “indisponerse”, pueden bajar al River, allí estaremos todos para cenar y tomarnos unos tragos luego en Jack Pub. Tipo nueve pm.


-Eh,… bueno, si… yo creo, voy a preguntarle a Coka- dijo dubitativo


-Oye, si es por Kris, sé que no llega hasta mañana, y… no deberías dejar que otra mujer volviera a manejar tanto tu vida, no aprendes ¿eh?. Bueno llévala porque queremos conocerla.- le dijo y sentí como lo abrazo otra vez.


Yo me sonreí detrás de la puerta.


Aunque dentro del hotel el clima era exquisito y afuera el frio pelaba con varios grados bajo el cero, igual nos hicimos el ánimo y fuimos al lugar. Yo explore la ropa que habia en mis maletas llegadas directo de NY y la verdad es que todo era hermoso, desde la lenceria hasta los zapatos, esa Rose estaba empezando a gustarme, a la fuerza pero igual estaba aceptandola.

 A las ocho con treinta estabamos rumbo al lugar, no tendríamos otra oportunidad de estar tan cómodos sin que ella estuviera presente. Yo iba un poco nerviosa en el auto, pero él me tranquilizo comentándome en varias ocasiones que todos ellos eran como una familia y nadie nos apartaría ni nos haría sentir incomodos, y si ella compartía en el grupo tendría que acostumbrarse a mi presencia si no quería pasar sola el resto de la filmación.


-¿Todos pueden llevar a su pareja a las locaciones?-pregunte intrigada.


-No, solo Kristen y yo- dijo serio


-¿Porque?-pregunte.


-Beneficios de ser protagónicos- respondió resuelto.


-¡Que suerte señor protagónico!- le dije bromeando.


-Nunca antes me importo porque Kristen y yo siempre estábamos jun…- Robert callo cuando entendió que había hablado demás.


-Tranquilo, todo tenemos pasado- le dije sin mirarlo


-Pues nunca me has hablado de “Tus pasados”- me dijo desafiándome graciosamente


-Porque solo hay un par de personas y nadie llego ni a segunda base- dije sin ánimo de seguir la charla.


-¿Porque?- dijo Rob


-Porque simplemente no encontraba al indicado- dije yo dando por concluida la conversación, no por pudor si no por lo aburrido del tema.


-¿Pero con veintidós años que esperabas?, ¿al príncipe y al caballo?- volvió a la carga


-No, al vampiro del Volvo gris- dije riendo y recordando que teníamos una conversación pendiente, que no podía esperar ni un día más.


Cuando entramos al local, el anfitrión saludo efusivamente a Robert, al parecer el elenco era asiduo al lugar.


-Pase por aquí Sr. Pattinson, ¿cuál es su nombre señorita?- me dijo muy amable.


-Se llama Coka, es mi novia- respondió Robert por mí rápidamente. Yo me sonroje.


-Ok, bueno síganme ya todos llegaron y están a punto de ordenar- dijo avanzando por un costado del lugar, hacia un privado.


Robert me contaba mientras seguíamos al señor que ese lugar era su favorito y que por lo general comían en el salón pero las últimas películas los estaban obligando a comer apartados porque el lugar se llenaba de fans y turistas que venían a verlos de cerca y ya no era muy cómodo ni para el restaurant ni para ellos.


Cuando entramos, se hizo un silencio y luego varios de ellos se levantaron para saludar a Robert, los primeros Peter Facinelli(Carlisle), Jackson Rathbone (Jasper), que eran sus mejores amigos, también se nos acercó Taylor Lautner (Jacob), que me dejo muda, el chico era hermoso, su piel era de un mate perfecto y sus ojos embrujaban, tuve que hacer esfuerzos para no continuar mirándolo durante toda la velada, cuando estábamos ya en el plato principal y Robert me había presentado a todo el grupo, sentí una puerta que se abrió abruptamente.


-¡Espero no llegar demasiado tarde, veo que están todos!- grito Kristen desde la puerta


Yo no quise girar totalmente y solo le lance una mirada a Robert que me miraba totalmente incómodo.


-¡¿Pero si es Robert y su noviecilla?!... que suerte poder contar con su presencia esta noche- dijo ella mientras se quitaba el abrigo y sonreía.


-------------------------------------------------------------------------------------------------------
Chicas que puedo decir, este capitulo me ha dado luces y puedo decir que no me queda tan poco como pense, por lo menos seran unos tres capitulos mas, lamentablemente es dificil graficar todo el sentimiento si no lo expreso paso a paso, lo siento pero soy asi, descriptiva hasta el cansancio.

Aqui estamos ya en Vancouver y lo mas fuerte de la acción sucedera justo en este lugar, ponganse los cinturones porque vamos a sacudirnos, ojala Coka pueda sobrevivir a tan duras turbulencias.
Las quiero, ¡Comenten!

8 comentarios:

Anónimo dijo...

soy la primera! que emocion. Bueno solo queria decirte que me encanto el capitulo. estuvo muy bueno. No veo la hora de ver como termina esta historia. Un beso enorme. Ah y por cierto me llamo Victoria..

nydia dijo...

Me encantaaaaaaaaaaaa .una vez mas fascinante...Gracias linda...

krizia cullen dijo...

Hola Coka, me dejas impresionada. Da la impresión que hubieras vivido esta aventura en primer persona. He podido sentir esa angustia ante el ataque en el aeropuerto.
Veremos como transcurre ese rodaje en Vancouver. Cada vez que leo este fic me cautivas un poquito más.
Gracias por compartirlo con tus lectoras. Besos.
Me ha encantado este Rob tan atento con Coka.

maty dijo...

hola coka, excelente capitulo no puedo esperar al proximo y k ara coka con la llegada de kris... k la verdad k pesada con sus comentarios "noviecilla" y k ara rob cuando sepa la verdadera edad de coka... :O esta mega intrigante, esperare por el proximo me encanta.... muchas gracias coka y que bueno k ya no esta tan cerca el final jijiji
saludos!! ... :D

Anónimo dijo...

tenia que aparecer la bruja...ni modo a apechugar Coka....Rob lo vale ...saludos chicas.
lizzz
Mexico

Anónimo dijo...

It іs appropriаte time to mаke а few plаns for the longer term and
іt's time to be happy. I'vе learn this put up аnd if I could I desire tο rеcommеnd you few fascinating issues or suggestions.
Perhaрѕ you can wгite subsequent articles regarding this article.

I want to геad moге things
about it!

Hеre is my wеbpаgе macrosphere.org

Bell.mary dijo...

Hola Coka excelente capitulo, transmites muy bien todas las emociones, como la desesperacion que sentio en el aeropuerto, me imagine que estaba ahi sufriendo contigo todo eso, me encanta la historia cada dia se pone mucho mejor y ahora con la llegada inesperada de Kristen a ver que sucede, espero que no llegue a hecharles a perder la noche, adore a Rob en todo momento preocupado por ella, creo que en verdad se enamoro de ella, ya que no le importo enfrentarse a todos y mostrarla como su novia....... que linda historia....... ahora a ver que sucede en el proximo capitulo............
Besos y Gracias por el capitulo...

Wichelitap dijo...

coka, increible el cap... y dios que nos dejas en ascuas hasta poder saber que va a pasar en esa reunion ahora que krysten se aparecio...
por dios que se debe de tener fuerza para poder soportar lo que paso en el aeropuerto al irse... esa lokas que la atacaron... grrrrr...
Ojala puedas darnos pronto la continuación...
XOXO