Seguidores

domingo, 14 de octubre de 2012

Un Fic de Alexa Cullen- El objeto de mi deseo


Tomás Brown es el actor más codiciado del momento. Tiene todo lo que un hombre pudiera soñar fama, fortuna, juventud, carisma, belleza. Elizabeth Green es una joven periodista y su vida no ha sido nada de fácil. Pero se empeña en doblarle la mano al destino y no dudará en hacer todo lo posible por lograr sus sueños. Al cruzarse inadecuadamente ambos mundos,sus vidas darán un giro radical, comenzando de esta forma una relación de odio y amor. Pero del odio al amor hay solo un paso,¿Cuál de los dos lo dará primero?



Capitulo 1


Saco la cabeza y miro por la ventanilla de mi coche. ¡Maldito transito! No hay forma de que recorra el trayecto en cinco minutos. Eso quiere decir que, al igual que los últimos dos días,llegaré tarde al trabajo.

Odio Los Angeles… Bueno, en realidad no, solamente odio el transito ya que en este momento tendría que estar preparando los apuntes para la reunión de pauta de esta mañana, pero otra vez se ha parado mi coche al salir de casa y eso me ha retrasado diez minutos. Estoy plenamente consciente de que debo cambiarlo, es viejo, pasado de moda, sin aire acondicionado, mas no puedo. La sola idea de dejarlo me mata, lo había comprado con el dinero que me dio Magda y cada vez que me subía en él pensaba en ella, en cuanto le extrañaba.

Me miro en el espejo y trato de no pensar en eso, no ahora, no aquí, en medio de este ¡Maldito Transito!.

¡Rayos! Se supone que tengo que dar una buena impresión pero tengo el rostro manchado con grasa y mi pelo recogido en una coleta alta a medio hacer. “Para algo deben servir los embotellamientos”, me dice la vocecilla en mi cabeza. Limpio mi rostro, saco un cepillo de mi bolso y peino mi cabello unas cuantas veces. Me miro otra vez un tanto complacida, después de todo no he quedado tan mal. Un poco de máscara para las pestañas y brillo labial para terminar. Al menos estaré presentable cuando mi jefe me regañe.

Estoy algo nerviosa, no sólo por llegar tarde. Hoy me asignaran mi primer “pez gordo”. Luego de casi medio año he demostrado que estoy lista para salir a terreno y conseguir una gran noticia que me hará digna de recibir un cheque gordo y jugoso. No es algo que me agrade mucho, a lo de salir a terreno me refiero. En realidad nada de lo relacionado con mi trabajo me agrada. Digamos que no era lo que esperaba, no después de pasar los últimos cinco años quemándome las pestañas para ser una competente y reconocida periodista. Tendría que estar labrando mi camino hacia el Pulitzer, trabajando en un respetado diario o en una revista especializada en vez de hacerlo en una dedicada a los chismes, a los escándalos… pero la vida no era como uno quiere… la mayoría de las veces por lo menos, yo era prueba viviente de ello.

“Podrías estar peor”, me recuerda la voz en mi cabeza. Mi subconsciente tiene razón, podría volver a servir almuerzos en una cadena de comida rápida. Sí. Si lo pensaba mejor podría estar peor, por lo menos ahora tenía un cubículo y un anexo telefónico con mi nombre.

En realidad, siempre tiendo a ver el lado bueno de las cosas, soy por naturaleza optimista, creo que es fácil cuando de pequeña no se ha tenido nada, valorar lo que se tiene, aunque sea, para muchos, poco.





Pero ahora, en esta etapa de mi vida quiero más. Quiero una buena vida, reconocimiento, quiero poder darle una buena vida a mi madre, pero por sobre todas las cosas quiero poder hacer algo por los demás. No es mucho pedir.

Un año, ese es el plazo que me he dado para surgir dignamente y así poder ayudar a tanta gente que, al igual que yo en mi niñez, necesita de una mano amiga, de alguien que se detenga y les ayude a superar el hambre, el frio, la pobreza.



Entonces no le doy más vueltas al asunto y me enfilo lentamente, muy lentamente a mi trabajo.

Luego de diez minutos estoy estacionando mi coche en el subterráneo.

Bien, me digo resuelta.

Me saco las zapatillas y me calzo los zapatos de taco alto. Tomo la carpeta con las notas y pautas para la reunión y me bajo como puedo. Maldita sea la hora en que decidí vestir falta tubo el día de hoy.

Unos tres minutos después estoy entrando en la oficina de juntas, miro mi reloj y veo que ya son casi 8 minutos de atraso, sé que esto será vergonzoso. Me preparo mentalmente, me arreglo la ropa, me paso la mano nerviosamente por el cabello y estiro la espalda.

—Disculpen la tardanza….—alcanzo a decir en tono serio al entrar en la sala y en ese momento uno de mis tacos se atora en la puerta al cerrarla tras de mí.

Mierda…

Todo pasa muy rápido, sin embargo, lo veo como en cámara lenta.

Mi cuerpo que se inclina hacia delante, los papeles que llevo salen volando de la carpeta, mi pierna se estira luchando contra la fuerza de gravedad, tratando de mantenerme vertical y entonces escucho el sonido de mi falda desgarrándose.

Cierro los ojos y me quedo inmóvil, con la pierna expuesta hasta la ingle. ¡Qué horror!, vergüenza absoluta.

Mi jefe me observa sin pestañear, la furia brillando en sus ojos. Mis compañeros se ríen, otros no dejan de observar mi pierna.

—Y esta, señores —dice el Señor Vallantines, mi jefe, apuntándome— es la señorita Green. Como podrán ver… tiene muchas cualidades.— agrega mirando mi pierna por sobre sus lentillas— Estoy más que seguro que podremos contar con ella para el número principal de este mes.

¡Que me parta un rayo! ¿Por qué nadie me informó que la junta sería con los representantes y patrocinadores?

“Bueno…” me dice la molesta vocecita en mi cabeza. “Nadie se ha fijado en la hora”

—Señores—. Digo incorporándome y me cubro lo mejor que puedo con la carpeta vacía.



Esa noche, al hablar con Magda sé que no está contenta, no me hace falta verle para saberlo, lo siento en su tono de voz, en las respiraciones que toma entre cada palabra, mi madre sabe lo que implica trabajar en terreno.

He omitido algunas partes, las vergonzosas sobre todo pero de todas formas siento que no le agrada la idea.


—¿Y que se supone que harás? ¿Seguirle día y noche? —me pregunta.

—Bueno…—le digo manteniendo el tono inexpresivo— Pues, en resumidas cuentas, sí.

—Yo creo que esto lo han hecho para librarse de ti.

—No digas eso, yo soy una parte valiosa de la revista—. Digo haciendo una mueca.

—De todas formas creo que sólo han querido sacarte de la oficina.

—Es trabajo de campo Magda, no se lo dan a cualquiera. Además, nos vendrá bien el dinero. Estoy añorando con que vengas a vivir conmigo.

—No todo en la vida es dinero hija, si fuera por eso, estaríamos paradas en las esquinas, ¿no crees tú?


Magda y yo hemos tenido una vida dura, pero jamás le vi haciendo algo que fuera deshonroso o que significara un mal ejemplo para mí.

Ella es muy hermosa. Tal vez no suene imparcial, pero lo es. Ella es todo lo que una madre tendría que ser, es una de esas personas que llenan una sala sólo con su presencia y es capaz de calmar cada una de tus penas con la palabra adecuada en el momento preciso, pero también podía decir las verdades más descarnadas.

La adoro pero no puedo dejar de sentirme como una niña de 13 años cuando me habla de esa forma.


—Además, qué pasará cuando conozcas a un chico y quieras compartir con él, ¿no crees que tal vez yo sea una molestia para ti?—agrega cambiando de tema.

—Magda tu nunca serás una molestia para mí. A no ser que seas tú la que encuentre a alguien y quiera tener algo de espacio para si.

—No digas eso. A mis años, no creo que eso sea posible—



Ella no tiene novio, nunca los ha tenido. Siempre fuimos ella y yo, juntas, más que madre e hija fuimos compañeras, confidentes, amigas inseparables. De ahí que desde pequeña le llamara por su nombre de pila. Nos divertíamos cuando la gente nos confundía con hermanas.


Los pretendientes nunca le faltaban pero ella tenía miedo, creo que aun, después de todos estos años, lo tiene.

Sacudo la cabeza, no es bueno que vuelva ahí, que desentierre esos recuerdos amargos, no después de todos los años de terapia que me tomó olvidar toda esa mierda.


—Sé que todo saldrá bien, lo puedo sentir, sé que esta es mi oportunidad.

No quiero que te preocupes, voy a estar bien— le digo cambiando de tema, no es buenos para nosotras caer en ese tópico. Hombres, novios, etc. Además, se que le molesta que hable de posibles parejas—. Te llamaré mañana por la noche para contarte todo ¿ok?

—Está bien—me responde y casi puedo verla esbozando una sonrisa—Buenas noches Eli, no olvides que te amo.

—Yo también te amo Magda, que duermas bien.

Cuelgo y pienso en sus palabras, ¿hasta donde sería yo capaz de llegar para conseguir el éxito que tanto añoro? ¿Sería capaz de pararme en el margen de todo lo que me ha enseñado con tal de conseguirlo?


El golpe en la puerta me hace dar un salto. Miro el reloj, ya son casi las diez. Sólo hay una persona que llamaría a mi puerta a esta hora.

—Pasa—. Le grito a Josephine, mi vecina y ella entra con una gran sonrisa llevando una botella de vino en la mano.

—Felicitaciones. —dice dándome un abrazo— ¿Cómo ha salido todo?

—Ha sido horrible— digo y le relato lo ocurrido mientras saco un par de copas.

—¿La falda tubo? ¿La bonita? ¿Esa que me encantaba?— pregunta incrédula—Bueno, supongo que no debí pedírtela prestada tanto… —Agrega haciendo una mueca de arrepentimiento.

Nos sentamos en el suelo, junto al sofá de mi pequeña sala con Adele sonando de fondo

—¿Y? —pregunta Josephine.

—¿Y qué? —le respondo.

—Hay Elizabeth… a quien se supone que cazaras?

—Haaa… eso… Pues, a Thomas Brown.

—A Thomas Brown?! Santa María, madre de Dios… Tienes que llevarme contigo, por favor, haré lo que sea, cargaré tus cosas, seré tu Patiño, tu asistente… Cualquier cosa! —Me dice poniéndose de rodillas.

—Por favor—respondo molesta— ¿Cómo es posible que sientas ese tipo de admiración por un papanatas? ¡Por un idiota!

—¿Pero, es que no le has visto? ¿No ves que esta como para comérselo?.

—Y seguro que si lo haces te da indigestión

—¿Acaso no tienes sangre en las venas?

—Josephine, no entiendo ese afán que tienen todos aquí, idolatran a gente que no vale la pena, a gente que no aporta nada en el mundo.

—¿Que no aporta? ¿No vez que el mundo es más bello gracias a él?. Mira, te prometo que lavaré tu ropa una semana.

Me lo pienso un momento pero me niego.

—Haré tus mandados por un mes y lavaré tu ropa.

—¿Le pondrás suavizante?

—Claro que sí, ese que te gusta

—Tendría que ver…no sé si puedo conseguir un pase extra para la locación. Pero te prometo que lo intentaré—, le digo.

Lo pienso un momento, me vendría bien un poco me compañía mientras trato de encontrar algo que sea de interés para Vallantines

—Te adoro Elizabeth, sé que lo intentaras y si lo logras estaré en deuda contigo para siempre.

Josephine salta, ríe como una loca. Aplaude y luego da un salto sobre mí abrazándome.

¿Qué haré con esta loca? ¿En qué lío me he metido?

—Te he prometido que lo intentaré, no es seguro.

—Es más que suficiente para mi.


Le miro por un momento. Si lo hago detenidamente ella puede parecer una persona normal… Bueno, más o menos normal si uno deja de lado su estilo estrafalario de vestir, su cabello corto con puntas irregulares pintado en el tono del mes, que es azul azabache en esta oportunidad, y sus grandes ojos azules. Pero por alguna razón, no desentona en esta alocada ciudad donde parece que todo es posible, donde parece que al doblar cada esquina, todos tus sueños se pueden hacer realidad.


—Ahora me voy—me dice abruptamente poniéndose de pie. —Tengo que estar a tono para mañana— y se marcha tan rápido como llegó.


Conocer a Brown es, aparentemente uno de los sueños de Josephine y ese sueño posiblemente podría hacerse realidad.


¿No era por eso que yo había escogido este lugar? ¿Acaso no estaban aquí todas las oportunidades que yo buscaba? ¿Por qué los míos no eran tan fáciles de cumplir?


Me voy a la cama. Estoy segura que mi oportunidad esta cerca, tan cerca que puedo tocarla, pero no debo pensar en eso. No debo sufrir o disfrutar por logros o penas que aun no han llegado y como diría Scarlett O'Hara, “Mañana será otro día”.


********************************************************************

Bueno, que les puedo decir. Les doy las gracias por leer este primer capítulo de esta historia en la cual estoy trabajando. También les doy las gracias por dejarme probar otras cosas, yo, al igual que ustedes, amo La Saga Crepúsculo y no pienso dejar de escribir el Fanfic, es sólo que también me quiero probar a mi misma e intentar nuevas cosas para ver si vale la pena ponerle más empeño a esto de escribir. Les doy las gracias por su tiempo. Besos y muchas gracias a todos.

________________________________________________

AQUÍ LES DEJO UNA NUEVA LOCURA DE ALEXA QUE PINTA PERO MAS QUE BIEN, OJALA LES GUSTE Y NOS DEJEN SUS COMENTARIOS, ESTA MAS QUE CLARO QUE ELLA ES UNA INCOMPARABLE ESCRITORA Y QUE SIEMPRE QUERREMOS MAS DE ELLA, POR LO QUE LES PIDO QUE EN ESTOS COMENTARIOS NADA DE : "VUELVE A ESCRIBIR CONFLICTO ETERNO","CUANDO ESCRIBIRÁS OTRA VEZ?", POR FAVOR....AQUÍ SOLO ESCRIBIRÁ ESTA LOCA E INCREÍBLE HISTORIA DISFRUTRENLA Y ALIENTENLA!!!

6 comentarios:

Anónimo dijo...


Necesito leer el siguiente capítulo ..Alexa tú tienes un don...
MARTHA DE PERÚ

Lourdes dijo...

Aelxa,
Muchas felicidadesss!!!! :)
Tu nueva historia me ha encantado, me ha gustado muchísimo....ya estoy deseando leer el siguiente capítulo...
Muchos besitosss!!!! :)
Y gracias por deleitarnos con esta nueva historia :)
Lourdes

nydia dijo...

Hola Alexa te felicito porque esta creacion nueva tuya se lee fascinante y ya estoy desesperada por leer el siguente....Gracias nena ,sigue asi...

krizia cullen dijo...

Hola Alexa ya deje mi comentario en tu blog, pero aquí también te digo que me encanta tu forma de escribir.
Tienes una forma muy concreta de narrarnos tu historia y haces que nos sintamos participes de ella.
Yo te descubrí buscando Sol de medianoche. Me enamore de tu forma de escribir, supiste emocionarme y poco a poco con todos tus escritos descubrí el mundo de los fan fic. Gracias a tu blog descubrí el de Coka. Así que gracias a las dos encontré estas páginas donde comunicarme con gente estupenda, además de leer como una loca, ya que esa es mi pasión, la lectura.
Este fic en concreto me gustaría seguir disfrutando de él, ya que su principio me ha encantado....
Besos a ti Alexa, Coka y Sissy, ya comparto con vosotras mi gran afición leer vuestros escritos.

Bell.mary dijo...

Hola Alexa bienvenida con esta nueva historia que promete mucho, con solo el primer capitulo ya quede atrapada por ella y con ganas de leer mas, se ve una historia muy interesante y como buena escritora que eres se que asi sera, espero disfrutar mucho de ella, amo leer y aqui en el blog de Coka siempre encuentro cosas maravillosas que me hacen volar a otro mundo magico.......GRacias por compartirla con todas........
Besos y cuidate mucho......Saludos para ti Coka y un besote

Anónimo dijo...

The caгtгidge consists of a mixture оf liquid nicotine vapоr that becomes vapοr in the atomizer.


Feel free to surf to my web page; Www.prnewswire.com