Seguidores

jueves, 10 de julio de 2014

Detrás de losOjos Azules - Cap. 17



Descubrir que la muerte gusta de ti siempre será peligroso. Aceptar ser su confidente, puede ser peor. 

El cambio en las decisiones no quiere decir que todo saldrá bien esta vez.
No hay finales felices, sólo finales que a veces, pueden continuar eternamente.




SÍGUEME



Elise comenzó a mejorar insólitamente esa misma noche. Para el amanecer, ella misma abrió los ojos descubriendo a Edward postrado en una silla mirándola atentamente y muy serio. 
-¡Oh, no! Estaba enojado aún.-


-No te muevas mucho Elise, estas muy lastimada. –Dijo él cuando ésta intentó acomodarse en la camilla soltando un quejido con ello.-


-¡Dios! ¿Qué sucedió? ¿Qué tan grave es Edward?


Él frunció los labios y exhaló.


-Bastante. Aún no puedes cantar victoria. 


-¿Cuánto tiempo llevo aquí?


-Casi dos días Elise.


-¡¿Cómo?!


-Te dije que no te movieras. –Le increpó cuando ella había respingado físicamente en respuesta a la impresión.-


-¡Au! Me duele todo.


-Estate quieta. Voy a avisar que despertaste por fin.


Cuando él se levantaba, no pudo aguantarse más. Le lastimaba sentirlo tan seco con ella.

-Edward, no estés enfadado conmigo por favor.


Él se detuvo y volvió a mirarla de un modo indescifrable.


-¿Eso es lo que piensas?


-¿Entonces, qué sucede?


-Lo hablaremos luego. De momento, tus médicos deben verte. Si todo funciona, podrás solicitar pronto la alta voluntaria y yo cuidaré de ti, en casa.


Él la abandonó cerrando tras de sí la cortina de nuevo. El falso sentido de privacidad se evaporó cuando ella se puso a asimilar la situación donde se encontraba. Las voces en tailandés sonaban de aquí a allá mezcladas con quejidos y los clásicos ruidos de  hospital. Luego, se puso a inspeccionarse a sí misma con curiosidad. La debilidad y el agotamiento seguían presentes, pero ahora se les aunaba el dolor físico y quería saber qué tanto daño se había hecho.


Lo obvio, el collarín en el cuello, lo había sentido antes de abrir siquiera los ojos. Las puntas en su nariz que le aportaban oxígeno le molestaban pero optó por no quitárselas, estaba consciente de que su respiración era recortada y sentía un silbido a cada inspiración que daba. Después vino el yeso desde su mano hasta mediados de su antebrazo y el cabestrillo que inmovilizaba la parte superior sobre el hombro. Así como el elevado, impresionantemente hinchado y amoratado tobillo. Los severos raspones y quemaduras por fricción en sus extremidades evidenciaban lo poco que le había protegido la delgada ropa que había estado vistiendo durante el accidente. Y aún no se había visto la cara, pero sabía que sus labios estaban rotos y las mejillas se sentían extrañas.


Suspiró cansada. Odiaba los hospitales, había huido a Tailandia para no verse encerrada en uno allá, en casa y había terminado justamente así, al otro lado del mundo. Se alegró mucho al recordar las palabras de Edward, alta voluntaria; eso quería decir que a pesar de lo mal que todo se veía no estaba tan terrible.


Unos minutos después, Edward volvió acompañado de un hombre joven y bajo vestido con bata. El médico la miraba con incredulidad. Era evidente que le sorprendía verla consciente y eso la alarmó. ¿Qué tan serio había sido todo en realidad?


En un inglés bastante aceptable, el médico saludó a Elise y procedió a revisarla. Cualquier movimiento de causaba dolor, pero al parecer, el verla capaz de realizar las acciones solicitadas fue bueno porque se notó aliviado. Aún así, procedió a explicarle a Elise su situación, bajo un contexto muy similar a como lo había hecho con Edward.


Ella perdió el habla, congelada de impresión y pánico al enterarse de lo avanzado de su estado y de las transfusiones. La expectativa que le estaban planteando era muy deprimente. Al parecer el fin estaba encima y sólo estaban señalándole volver a casa para ello.


Sus ojos se giraron hacia el vampiro, desmesurados, en busca de algo. Pero se toparon con un muro. ¡Por Dios! El llanto empezó a brotar con un congojo que le hería el cuerpo con cada sacudida. Tanto el médico como Edward le pidieron calmarse, pero eso parecía imposible. Elise temía como cualquiera a la muerte. Una cosa era saber que llegaría eventualmente y otra, estar tan cerca. El aire empezó a faltarle, siendo el oxígeno insuficiente para apoyarla y de repente todo fue un caos. Los hombres en el cuarto comenzaron a actuar para estabilizarla. Una enfermera acudió al llamado y le suministró un calmante intravenoso mientras le aumentaban el porcentaje de ventilación. Un sueño angustiante se apoderó de ella, no se sentía pacífico y llena de temor cayó indefensa en un pozo oscuro que le entumeció la mente y el cuerpo por varias horas.


Cuando volvió en sí, Edward seguía aún ahí, esta vez sosteniendo su mano buena y acariciándola con cuidado.


-Shhh… Tranquila Elise, por favor, no vuelvas a alterarte así o te sedarán de nuevo. Estoy aquí para ti. Puedes lograrlo, lo sé.


Ella lo miró compungida con pesada vista. Intentó hablar, pero la lengua la sentía pastosa y tuvo que hacer un verdadero esfuerzo para concentrarse en la acción y poder contestarle.


-Sí…


Él le acarició el pelo con cuidado, acomodándole un mechón sobre la almohada.


-Esa es mi chica.- Dijo con una sonrisa suave.-


-Edward… Lo lamento. Soy una estúpida. Debí haber esperado sin importar cuánto tiempo tomase para que pasara la lluvia. Si yo, ¡oh…!


-Ya… No digas eso. Fue un accidente. Y si de alguien es la culpa, es mía. Yo te hice enojar…


-No, no… Tampoco es culpa tuya. Tienes razón, fue un accidente. 


-Basta Elise. No riñamos por esto, ¿quieres? Debes concentrarte en mejorar.


-…Edward…


-Elise. Quiero contarte algo, es delicado. Es sobre lo que soy, ¿sí? Pero debes prometerme que no me interrumpirás a  menos que sea importante. ¿De acuerdo?


Ella lo miró sin entender, pero asintió como pudo con el duro collarín en su cuello. Edward se enderezó a su lado y sin soltarle la mano, procedió a hablar.


-Elise, hay un cuento que narra que un día, la Muerte, abrumada por su soledad y melancolía, decidió convertirse en humano por un breve tiempo. Quería comprender la naturaleza del ser y descubrir por qué le temían. Sin embargo, en su andar por éste mundo lo que descubrió fue el amor en la forma de una joven, que amaba la vida, con la misma fuerza con la que se enamoró de él en su identidad humana…


Él la miró significativo, los ojos de Elise se habían abierto mucho al oírle, pero fiel a su promesa, esperó en silencio por la continuación de la historia.


-…La Muerte, lleno de pasión y amor por esa hermosa criatura, deseaba no tener que separarse de ella nunca. Pero eso significaba quitarle la existencia a su amada. En un gran acto de sacrificio se develó a sí mismo ante ella para explicarle el motivo por el cual no podían estar juntos. Y aún así, la joven no le rechazó. Tanto le amaba. Llenos de dolor, tuvieron ambos que aceptar la despedida y acatar la voluntad de Muerte de que viviera ella a plenitud, el tiempo que tenía por delante...


Elise se dejó llevar por las imágenes que la hermosa voz de Edward describían para ella, imaginando le estaba contando su historia con Bella de un modo muy poético, sin entender en realidad porqué lo hacía si ella ya conocía los detalles de la trama.


-…Y así fue que los enamorados se dijeron adiós con gran tristeza. Esperando con sosiego, el momento de su siguiente cita. A  la cual, ninguno de los dos faltaría. Para no separarse nunca jamás…


Edward calló mientras ladeaba la cabeza, inspeccionando las reacciones de Elise. Era evidente que ella estaba confundida, pero tenía toda su atención. Así que recomponiéndose en distancia, prosiguió con su objetivo.


-Elise, tú sabes cómo me siento por ti. Te quiero y me importas. Pero también sabes que sigo unido a Ella. Y  la verdad es que  no estoy seguro si eso sucede por la naturaleza de lo que soy, o por mis remordimientos. Nunca creí que tú podrías descubrir que mis alucinaciones seguían y aunque he luchado  en su contra y sé que es mi propia mente quien las causa, no he podido desprenderme de ellas.


Elise se quejó cuando instintivamente intentó morderse el labio en un gesto delator por contener sus palabras. Aquella declaración de amor de Edward era triste y honesta. ¿Qué le estaba ofreciendo él con ella?


-Sé que es injusto pedirte me tomes así, porque yo mismo ignoro que pueda suceder conmigo en el futuro, pero aún así me estoy poniendo a tus pies Elise. He elegido por ti, pero solo para darte lo que quieres.


Ella pestañeó, insegura de lo que estaba entendiendo. ¿Debería interrogarlo ahora?


-¿Edward…?


-Espera por favor. Casi termino.


Ella asintió de nuevo y guardó silencio.


-Estando tu inconsciente Elise, y luego de que el médico me dijera cuál era tu diagnóstico; tomé una decisión. Te di a beber mi sangre. Es por eso que ahora estas despierta.


A Elise se le detuvo la respiración un instante con la afirmación. Luego, una marejada le subió por la garganta hasta la boca, quedando atrapada ahí y escapándosele solo una corta exhalación para quedarse con ello, boquiabierta.

 -¡¿Qué?!


Él la mandó callar con un dedo en sus labios. Su gesto adusto pero certero.


-Aguarda. No te enfurezcas aún. Debes escuchar el resto.


Ella comenzó a luchar por controlar su respiración, aturdida ante lo que Edward le estaba confesando fríamente.


-Elise. Ahora sabes realmente cuál es tu estado físico. Mi sangre te está sosteniendo, pero estás muy dañada y tu organismo es incapaz de sacarte de ésta por sí mismo. Una y otra vez me repetiste que estabas en paz con la idea de que, ibas a morir. Pero éste accidente se te adelantó en la jugada. Sin mí, sin lo que hice; es posible que… -La pausa se vino involuntaria. Él era frío, pero sus sentimientos por ella, vivos.-…Hubieses fallecido esta misma semana o la entrante, sin poder volver a ver a tus padres. El hospital no quiere cargar con la muerte de un extranjero y por eso te está recomendando, urgiendo más bien, a regresar a América. Si esa es tu voluntad, me aseguraré de que estemos allá a tiempo. Pero quiero que lo pienses bien Elise. Esto no estaba planeado, no es justo tampoco. Para ninguno de los dos, porque me cuento en la desgracia de tu pérdida. Y no porque me devolviste a Bella, sino por ti misma. Porque hace mucho que tienes derecho propio en mi sentir. 


Los claros ojos de Edward parecían penetrarla hasta adentro, guiarla hasta un lugar seguro donde ella amaba estar. Le escuchaba con claridad y le entendía del mismo modo. Su momento había llegado y ahí, parada al borde del precipicio, le estaba ofreciendo su mano para envolverla contra él e intentar protegerla de todo mal.


-Elise. Mi Elise. Escoge tu decisión. Te quiero a mi lado. Por la eternidad si es posible, pero si no estás segura; me conformo al menos con que optes por mí, ahora. He hablado con Carlisle y ambos creemos que dadas tus condiciones, la ponzoña decaerá para el tercer día, que es el tiempo que toma una transformación. Es entonces que necesitarás otra, dosis, de mi sangre… Y así más o menos, hasta que tu cuerpo se repare a sí mismo. Piensa qué quieres hacer contigo Elise. No hay más tiempo ya y debemos disponer las cosas para cada evento que suceda como consecuencia. ¿Lo entiendes, no es así? Puedo percibirlo en ti.


La recortada respiración de ella absorbió el silencio que Edward había causado al callar. En el ahuecado sonido pudo Elise contemplar lejanamente las imágenes que él le había aportado. .. Le había develado la última verdad sobre sí misma y ahora todo recaía en ella.


Antes de poder responder nada. Edward se acercó hacia su rostro y con sumo cuidado besó sus labios.


-Me voy ahora Elise. Te dejaré un rato para que medites todo esto. Estás bien cuidada. Quiero reponer tu teléfono celular. Ese sí fue una pérdida total y hay mucho dentro de él que importa. El cielo está nublado y el sol no saldrá de nuevo hasta mañana. Escoge bien Elise. Yo acataré tus deseos, pero puedes matarme también con ellos. No pienso ocultártelo. Es parte de las consecuencias también. –Ella lo miró con agonía. Edward por fin había removido su máscara de ecuanimidad y le había dejado ver cuál era su auténtico sentir.


-Te quiero. –Le dijo él y sin añadir más, se dio la vuelta y salió en silencio.


-----0-----


Elise se encontró sola el resto de la tarde y desamparada para cuando le llevaron la cena. Luego de esa, el residente y el médico titular dieron su último rondín. Al parecer, iban a trasladarla ya a piso, pues su aparente mejoría lo permitía. Ya en su cuarto, se sintió aún más abandonada y temerosa. ¿Y si Edward no volvía antes de que se quedase dormida? Le daba mucho miedo sentirse indefensa justo en ese instante pero se vio forzada a enfrentar al silencio que la rodeaba. Y con ello, a lo inminente.


El tiempo de efecto de la ponzoña iba decaer prontamente y junto a eso, su salud. ¿Quería eso ella? Por supuesto que no. De todo lo que se había imaginado, nada se parecía a aquello. Sin Edward, moriría en esa parte del mundo y sólo sería una mala noticia que llegaría desde muy lejos a sus seres queridos. Edward tendría que llevar su cuerpo hasta América o bien, su padre tendría que venir hasta acá por ella. No. No podía hacerles eso.


Si accedía al, tratamiento; podrían darla de alta como Edward lo había mencionado. Y luego, ¿qué? ¿Volverían a casa? ¿Para qué?


Edward le había pedido la eternidad a su lado, señalando el riesgo en el que ambos existirían si ella se transformaba. Eso implicaría fingir su muerte con sus padres. Sus amigos y familia. Pero si no se dejaba ayudar, estaba muerta de todas maneras.


Al parecer, no tenía muchas opciones en realidad. Todas se basaban en si estaba lista para irse o para quedarse. Edward le estaba rogando por lo segundo. ¿Qué tan mal estaría todo si lo intentaban, juntos?


Una enfermera fue a su cuarto a las nueve de la noche a aplicarle el sedante para ayudarla a descansar y no pudo combatirlo. Cayó en ese sueño hueco casi de inmediato. En algún momento de la noche, despertó inquieta, sintiendo claramente como el dolor reclamaba su cuerpo y la debilidad, sus acciones. Atemorizada buscó a su alrededor y para su consuelo, Edward estaba ahí. Sus fríos dedos le acariciaron el rostro en silencio, pero podía ver reflejado en él su preocupación.


-¿Elise…?


La palabra iba cargada de muchas preguntas, pero la principal de ellas, era la más importante. Con voz entrecortada, ella simplemente dijo…


-Hazlo. Sácame de aquí.


El suspiro vino con la respiración que él estaba guardando. Asintió en silencio y sin dejar de mirarla, repitió la acción de hacía dos noches. Estaba lleno, había ido de cacería de nuevo para estar preparado por si ella accedía. Con algo de alivio, acercó su muñeca hacia ella. Elise sintió nausea tan solo de ver aquello escurriendo por la pálida piel y aunque dudó cuando la paladeó dentro de su boca, cerrando los ojos, la bebió. 


Él volvió a besarla cuando todo hubo terminado. Una tenue sonrisa se asomaba a sus labios de vez en vez mientras acariciaba con ternura a su pelirroja.


-Vuelve a dormir ahora Elise. Estaré aquí cuando despiertes. Ya nada va a alejarme de ti.


Cuatro días después, una semana en total luego del atropellamiento, dejaban ambos el hospital al anochecer.


-----0-----


De vuelta en la villa, Elise se encontró siendo atendida por Edward con devoción. Era frustrante no poder realizar la mayoría de las tareas cotidianas por sí misma, pero él hacía que su mal humor y naufragios se evaporaran con sus atenciones. Siendo capaz de volver un necesario baño, en un delicioso encuentro íntimo cuando las heridas de la piel comenzaron a sanar casi sin cicatrices gracias a la reparadora ponzoña.


Dejarse mimar y llevar por Edward empezó a convertirse en algo fascinante. Sí. Habían convivido mucho antes, pero ella vivía una vida diurna afuera y lejos de Edward la mitad del día. Ahora, teniendo que adaptarse una vez más a las necesidades presentes, uno y otro terminaron invirtiendo la noche por el día y compartiendo todas las cosas que esas horas juntos les podían ofrecer en la calmada Chiang Mai. Elise, dormía mientras el sol estaba en lo alto y jugueteaba de noche con Edward y los dos fueron felices.


Un mes más tarde, Elise se hallaba perfectamente recuperada del accidente, aunque no del cáncer. Tal y como lo había predicho Carlisle, eso ya no tenía marcha atrás. Simplemente, se hallaba aletargado. No había modo de comprobarlo con controles sanguíneos, ya que eso hubiese delatado la anomalía, pero el cuerpo hablaba por sí mismo. 


La apariencia de fragilidad no desapareció, pero el tinte rosado volvió a sus mejillas y aunque las ojeras tampoco se borraron, era ya más bien achacables al estilo de vida, que a la demacración. 


Para Elise jamás dejó de ser incómodo hallarse a sí misma bebiendo la sangre de Edward, pero llegó a tomar ese evento como la comunión más íntima entre ellos dos. Cada aceptación de ello, era dejarlo salvar su vida. Aquello, era tan grande, que el corazón le dolía de amor con una sensación imposible de describir. Y, cuando todo terminaba simplemente y en silencio, ambos buscaban besarse y quedarse abrazados el mayor tiempo posible. Conscientes de que en ése acto, ambos se volvían uno y el mismo. 


Así, terminó el tiempo en Tailandia. No volvieron a casa de ella. Elise no lo deseaba y Edward le dio el mundo a cambio. 


La tecnología hizo posible que ella no perdiera el contacto con su familia. Verlos, oírlos y compartir con ellos los acontecimientos fue siempre posible gracias a ello. Los siguientes tres años, se fueron llenando de grandes vivencias convertida en una auténtica ciudadana del mundo, con Edward a su lado.


Las verdades también se hicieron presentes, compartidas y aceptadas. Edward no dejaba de angustiarse al saber perfectamente que jamás iba a vencer completamente al monstruo en ella hasta no convertirla. Y Elise terminó por aceptar a Bella como compañera de vida, en el amor de ellos dos, liberando a Edward del secreto y dejándole hablar cada vez que fuese necesario de las alucinaciones o del pasado.


El único secreto que permaneció, fue la apariencia de él en su estado puro. Mostrarse así ante ella, no sólo era peligroso con sus instintos libres, sino también uno de sus más grandes miedos. Decidió que sólo se dejaría ver así por ella, cuando se hubiese resuelto, cuando le pidiera ser como él. Esa, sería la última prueba a superar.

-----
Sí, este capítulo es corto. Pero es que no hay más que contar al respecto. Eso, es el futuro. ¿Quién puede ver ahí?
En estos momentos, me siento muy enamorada de Edward y Elise. Me he atrapado sonriendo con ternura. ¿Cómo no quererlos cuando luchan tanto, hombro a hombro, para y por ellos?
¡Ay! Esta loca y soñadora cabeza mía.
Un beso a todas: Sissy
-----
Música de Ludovico Einaudi: “Nuvole Bianche”. Una pieza de piano conmovedora. De esas que te recuerda que la música no tiene idioma, ni edad, ni nacionalidad. Tan conmovedora que toca positivamente cualquier sentimiento que traigas adentro. Tu alegría la potencializa; tu ternura se convierte en una frazada protectora para el resto del día; tu tristeza, una amiga con la que ya no quieres pelear.  https://www.youtube.com/watch?v=kcihcYEOeic

CHICAS: He subido también en mi blog ya éste capítulo. Ya que ando en ésto, de una vez lo hice en ambos sitios. Espero les guste.

 http://sissytheangel.blogspot.com/




 

26 comentarios:

Sissy dijo...

Bueno, ¡soy la 1ª! JAJAJA.

Chicas, espero les guste el capítulo. Hace ya tanto que lo escribí, que no recordaba algunos detalles; pero volví a entristecerme un poco por Elise y las cartas que le tocaron jugar. ¡Vamos! O sea, encima de todo, se enamora de un inmortal muy peligroso y que en realidad, no puede amarla.

Nadie puede culparla por tenerle miedo a morir cuando ya no es algo remoto, sino inmediato; y aceptar más tiempo como regalo de Edward. Era lógico.

Pero si para mi Elise es injusto todo, también lo es para el Edward que Meyer nos pintó y que estoy tratando de respetar en forma.

¡Ja! Escribo como si no supiera ya el final -(¡finales!)- de ésto. Pero mientras tanto, aquí estoy, para escucharlas y acompañarlas en éste extraño cuento que conté.

Abrazos y muero de curiosidad por oír de ustedes y sus reflexiones. Prometo contestar a todas y cada una aquí o hasta en mi blog.
;) (Risa nerviosa)

Las quiero.

Sissy

Anónimo dijo...

Hay Sissy no me dejaste súper intrigada de repente leo ''este capitulo es cortó'' y yo ''NOOOOO'' literal.... pero me voy a calmar tienes toda la razón, quien puede conocer el futuro no??
me ciento mal, dime es normal queme . tan enferma como Elise? siento un agujero en el pecho y mucha tristeza, quiero que el la ame, ella lo merece y lo vale, es lo justo... mi elipse es una valiente guerrera y merece la eternidad de recompensa, se que la vida no es justa pero los milagros existen, se que es duro estar con una persona que no te ama lo suficiente y. mas duró es saber que no puede hacerlo por el recuerdo de otro amor... pero el le a prometido la eternidad con ella y tal vez todo con el tiempo pueda cambiar... quiero una oportunidad para Elise, tengo mi corazón apachurrado como esponja, sentir insuficiente el aire al inhalar puede que sea normal, ya que nada puede llenar el vacío que han dejado tantas vivencias y tanta incertidumbre...

Me dejaste mucho más impaciente Sissy, que fue eso de ''finales'' se me esta haciendo eterna la siguiente publicación pero a la vez me da melancolía ya que no le falta mucho a la historia para concluir...

muchas gracias por el capitulo...

un fuerte abrazo...

Nancy Q.

Pd: En particular siento que di estas respetando la esencia de nuestro Edward, si no lo hicieras hace mucho que nos hubiéramos transformado ja!

Anónimo dijo...

Ja! nos hubiéramos dijo la colada jaja, disculpa pero es imposible no mezclarse con esta maravillosa historia!
Saluditos hermosa!!

Nancy Q.
PD. Mil disculpas por las palabras mochas jiji este corrector me juega malas pasadas!!

Ahora si me despido, besos y un fuerte abrazo!!

Bell.mary dijo...

Oh mi Sissy hermoso capitulo ....y como que si nos gusto .. pero por Dios no solo me gusto sino lo que le sigue y le sigue y le sigue jejeje sabes que adoro tu manera de narrar y de hacernos vivir cada experiencia como propia.
Que acertada la frase de Si Dios quiere, porque Elisse ya tenia sus planes y viene este accidente a mover sus cartas y cambiarle el juego y no le quedo de otra que adaptarse a esta nueva jugada, coincido contigo Sissy es muy diferente saber que vas a morir a verla ya casi frente a ti y hacerle frente como si nada por mas que digas que estas preparado yo creo que nunca terminas por aceptarlo y por supuesto que fue una buena decisión tomar la ayuda que Edward le ofreció, cualquiera la tomaría... como amo a estos dos cada día estoy más encariñada y admiro mucho su manera de luchar para seguir juntos, me emociono tanto ver a Edward alimentandola con su sangre para que se recuperara no hay mas hermosa prueba de amor que esta, por que el lo hace para mantenerla lo mejor posible mientras ella así lo quiera, derrame lágrimas al imaginarmelos juntos tratando de sobrevivir, porque si bien Edward es el que la ayuda también Elisse lo hace al permanecer a su lado y darle un motivo para seguir y no terminar en la locura.
Aunque me hubiera gustado seguir leyendo estuvo perfecto el capitulo como bien dices eso seria el futuro y quien puede ver ahí además de que es mejor mantenerse intrigada con lo que sucederá, por lo pronto me encanta eso de los dos finales, ya estoy pensando en como serán.....
Gracias nena no solo por compartir esta hermosa historia sino también ahora por publicarlo, eres lo máximo....Muchos Besitos

Laura dijo...

Un capitulo muy bueno y con una Elise q no sabe q hacer,ya a su familia no la ve y acepto el fantasma de Bella,xq ella sabe q Edward no va a olvidarla nunca,pero sabe q ellos están felices y q todo ese tiempo se han conocido mas,pero q pasara con ellas y q decide Elise al respecto de su vida q intriga!!!
Muchas gracias Sissy y deseo saber sobre los 2 finales ahhhh!!!

maty dijo...

ho sissy es hermoso el capitilo, por fin edward hablo con palabras claras y firmes y k emocion k elise por fin acepto la ayuda de el y su ponsoña... cada vez esta mas serca de la transformación... pobre de mi edward perder a dos amores seria demasiado duro para el... asi k muy bien elise vas por muy buen camino jajaja

y que envidia 3 años disfrutando a edward y conociendo el mundo.... es el paraíso :D

gracias sissy por regalarnos un capitulo mas... y ovio ya con las ancias del próximo :D

saludos
maty

Sissy dijo...

Nancy Q:
¡Ups! Creo que vas a querer matarme más adelante. ¡Ay! No puedo decirte nada más, porque te hecho a perder el gusto.

Me haces sentir muy bien cuando me afirmas que percibes al mismo Edward de siempre, porque esa es la idea. Fue un sueño de... "Y si Bella se hubiese quedado con Jacob???" Pobre Edward. Porque de acuerdo a la Meyer, eso lo hubiera dejado condenado a la soledad perpetua. ¡Uhhh! Qué horrible.

Vamos, el fic ya está terminado, ya me dirás tú si te gustan sus finales.

¡Abrazos!

Sissy dijo...

¡Bell.mary! Te extrañaba mucho. Pero como te he visto por otros lados y disfrutado de tus alegrías y satisfacciones familiares, me mantenía tranquila respecto a ti.

Me has dejado sorprendida al leer lo perfectamente bien que has entendido la trama y el meollo en cada uno de ellos. Es como si tú misma hubieras estado ahí presente, todo el tiempo. Me encanta cuánto te metes en la lectura y buscas sus matices para sentirla más cercana y propia.

Y sí, aún el más experimentado en convivir con la muerte, rara vez está preparado para ser el siguiente. Se me pone la piel de gallina de sólo ponerme en esa situación.

Gracias por tus palabras, como siempre y por acompañarme tan incondicionalmente.

¡Besos!

Sissy dijo...

Laura, gracias.
Exactamente, la familia de Elise tuvo que acostumbrarse a su lejanía pero la imaginan bien, sana, feliz y al lado de un hombre que ama. Parece todo perfecto, ¿no?
Pero, no lo está.
Vivir en competencia constante con una rival invencible es un martirio. O de algún modo te haces superior a ella o te adaptas a que no eres suficiente; y eso duele. Es una piedra en el zapato del orgullo y el amor.
Edward la quiere, pero también conoce la enloquecedora soledad. ¿Cuánto de esa decisión de salvarla es por ella o por sí mismo? Habrá que ver con el tiempo, ¿no crees?
Espero sigas disfrutando del cuento y sigas platicándome el cómo te hago sentir con las locuras que escribo.
¡Saludos!

Sissy dijo...

"...-Elise. Mi Elise. Escoge tu decisión. Te quiero a mi lado. Por la eternidad si es posible, pero si no estás segura... No hay más tiempo ya y debemos disponer las cosas para cada evento que suceda como consecuencia..."
"...Moriría en esa parte del mundo y sólo sería una mala noticia que llegaría desde muy lejos a sus seres queridos. Edward tendría que llevar su cuerpo hasta América o bien, su padre tendría que venir hasta acá por ella. No. No podía hacerles eso..."


Está difícil, ¿no Maty? supongo que Elise se aferró a la oportunidad que Edward le ofreció, en un salto de fe. Tres años después, siguen juntos, pero, ¿y el corazón de piedra de él?

Ese es exactamente el futuro que aún me falta por contar.

Cuídate mucho linda y gracias por comentarme como siempre!!!

Abrazos.

sarita celeste barrios barrios dijo...

no se porque pero me siento muy triste que edward se sienta de esa manera de frustración por solo dejar que elise decida y elise sentirse tan mal y saber que ya le espera la muerte a la puerta de la esquina sin darse aun cuenta
.......

que feo debe ser hacerle la valiente pero por dentro saber que tu cuerpo y tu alama estan muriendo ho me dolio mucho este capitulo fue hermoso no lo dudo me encanto pero solo en pensar en elise y ponerme en su zapato y peor aun despues de a ver leido bajo a misma estrella me siento fatal mmmm

pero sissy no me mal interpretes me encanto como pasaron despues las cosas como elise decidio recibir la ayuda de edward pero solo es un poco de tiempo que le da para llegar a un fin mmmm no se como continuara el proximo capitulo o el final pero me gustaria un final feliz

sarita celeste barrios barrios dijo...

no se porque pero me siento muy triste que edward se sienta de esa manera de frustración por solo dejar que elise decida y elise sentirse tan mal y saber que ya le espera la muerte a la puerta de la esquina sin darse aun cuenta
.......

que feo debe ser hacerle la valiente pero por dentro saber que tu cuerpo y tu alama estan muriendo ho me dolio mucho este capitulo fue hermoso no lo dudo me encanto pero solo en pensar en elise y ponerme en su zapato y peor aun despues de a ver leido bajo a misma estrella me siento fatal mmmm

pero sissy no me mal interpretes me encanto como pasaron despues las cosas como elise decidio recibir la ayuda de edward pero solo es un poco de tiempo que le da para llegar a un fin mmmm no se como continuara el proximo capitulo o el final pero me gustaria un final feliz

Lourdes dijo...

¡Hola! Muchas gracias por pasarte por mi blog. Estaré por aquí a menudo. Un beso grande. Lou.

May May dijo...

Mi querida Sissy,

Sabes, usualmente antes de comentar leo los comentarios anteriores y a partir de alli me inspiro para comentar el capitulo.

Sin embargo, este capitulo tuvo un efecto especial, capte el amor y devocion de Edward por Elise, tan diferente del que sentia por Bella... me senti identificada con el...

A cuantas no nos ha pasado que aun recordamos a nuestro primer amor y sonreimos y en ocaciones nos encontramos secretamente anhelando el pasado, no me malentiendas amo a mi esposo con todo mi ser, el es lo mejor que me ha pasado en la vida y por eso entiendo a Edward amando a Elise pero sin olvidar a Bella...

Sissy, este capitulo cautivo mi corazon y no es corto, es simplemente perfecto...

Me alegra que al final Edward le haya compartido sus sentimientos a Elise y vaya forma de hacerlo y Elise al fin esta comprendiendo la magnitud de lo que ocurre y esta tomando conciencia de ello...

He de confesarte que lei el capitulo mas de una vez jajajaja ayer por la noche lo lei y como que estuve meditando jajaja al final hoy lo lei nuevamente y me anime a escribite...

No me queda mas por decir que espero el siguiente capitulo...

Un fuerte abrazo,

May May

coka dijo...

Sissy
Es la tercera vez que escribo mi comentario y la verdad es que ya me da rabia, ¿que pasa con esto?
Amo este capítulo porque me da las luces que el futuro puede ser verdad
Ya sabes que siempre amaré a Nin pero de verdad E

coka dijo...

Amo a Elise, la amo profundamente, ella ha sabido tomar de el todo ese amor y sanarlo, amo que tu relato no desvirtué lo que sabemos que es Edward y espero un final magistral, por ellos, por la ilusión que tenemos del amor y por todo lo que nos ha hecho soñar
Sabes que siempre amaré a Nin pero de verdad, los imagino juntos y me encantan
¡Quiero un final feliz!, basta de tristezas, mi Sissy gracias por todo, I love

Anónimo dijo...

HAY SISSY POR FIN PUEDO COMENTAR TENGO EL CORAZON OPRIMIDO...INSISTO ES CIERTO RESPETAS LA PERSONALIDAD DE EDWARD PERO POR DIOS ELISE SE HA GANADO SU AMOR A PULSO ....AMOR INCONDICIONAL,SIN RESERVAS....DANDOLE ESPACIO,TIEMPO...COMO NO IBA A AMAR EDWARD A ELISE...ASI QUE ME NIEGO,ME NIEGO A UN FINAL DONDE EDWARD ENFRENTE SUS REMORDIMIENTOS Y ENCARE AL FANTASMA DE BELLA PARA DEJARLA ATRAS COMO UN RECUERDO BELLO PERO AMANDO SIN RESERVAS A ELISE COMO ELLA SE MERECE HE DICHO LO SIENTO SOY MUY DRAMATICA LO SE ....JAJAJA...PERO SISSY RESPETO TU HISTORIA Y COMO LA DESARROLLAS ..EN VERDA SI PUBLICAS UN LIBRO ESTARE ESPERANDOLO CON ANSIAS ESTOY ANSIOSA COMO CERRARAS ESTA HISTORIA Y AUNQUE ME DUELA ESTOY SEGURA DISFRUTARE LO QUE TU CABESITA LOCA NOS APORTA BESOS TALENTOSISISMA SISSY,,,LIZZZ,,,,,MEXICO

Sissy dijo...

Gracias Sarita.
No sé s viste el chat el otro día, pero yo también me puse fatal con el libro de Bajo la Misma... Me causó un malestar de indignación tremendo que me duró casi una semana.
Pssss, sí, puse a Edward en la encrucijada con alguien que no es una adolescente deslumbrada, sino con una mujer con mucha vida en sus tempranos años. Supongo que por eso también, lo estoy haciendo respetar los deseos de Elise.
Cúantas veces - numéricamente hablando-, puedes estar preparada para morir? Luego de un rato, te medio acostumbras a vivir muriendo pero no a partir, verdaderamente.
Snif!
Pobres de mi Edward y Elise!
Abrazos!

Sissy dijo...

Lourdes, disculpa, pero no he pasado por tu blog!!!
Espero que no sea otra Sissy impostora. Eso sería muy molesto.
Me avisas que onda con eso, please, sí?
Gracias.

Sissy dijo...

Ay, sí, May - May!
Yo aún recuerdo con risa al chico que adoraba en la secundaria -con el que no loca le diría que me gustaba, ahora-, pero sí; esos amores pasados son bellos si son amables y dolorosos si perdiste al que creías era el amor de tu vida por ser demasiado jóvenes.
Y aquí, lo vuelvo a decir, Meyer jamás se planteó verdaderamente lo que sería de Edward sí Bella hubiese elegido a Jacob. Siempre en su mente, ella iba a dejarlos juntos. Pero... Y si no? La historia de el vampiro hubiese sido una tragedia eterna y enloquecedora.
Vamos, Elise es una segunda oportunidad, pero no de amar, sino de existir sin pena. Ése es justamente mi meollo.
. Abrazos!

Sissy dijo...

Coka, qué gusto que me regales aquí tus impresiones!

Hemos platicado que no lo haces para evitar hacer coerción, pero mira que me caen tan bien tus palabras, como a ti las mías en cada capítulo que subes, a pesar de ya haberlo leído y discutido contigo previamente.

Me alegro de ver el como miras tú a mi Elise a través de mis palabras, el que la consideres y que la tengas como a un personaje querido en tu memoria. Eso, me alimenta mucho como narradora de tonterías.

Cuídate mucho y sigue disfrutando de tus vacaciones.
Besos amiga!

Sissy dijo...

Lizzz, mi loquita! Agradezco enormemente tu inmerecido cumplido. A veces no entiendo de donde me miras tu y otras con tanta capacidad, porque no soy más que una descarada que se animó a contar sus sueños amorosamente, para hacer gozar a quien guste de mis tonteras.

Publicar es una imagen que observo con duda, sobretodo, cuando leo a gente tan grande de quien cuyos libros me cuelgo y sueño con su narrativa y trama. Yo, NO seré eso, nunca.

Así qué creo, que las palabras de todas las que se animan a decirme cómo las hago sentir, paso a paso, son mis premios y satisfacciones. Y por eso me tomo el tiempo de hacerles saber que las leo a mi vez y agradecerles.

Espero te guste el final (finales), aunque presiento que vas a preferir el de Forks. Ya estoy dudando si escribir el original para mi blog, porque mira que me gustó mucho el que terminé planteando para aquí.

Un abrazo y por aquí nos leemos!

lorena dijo...

hola Sissy, gracias por permitirnos soñar junto con vos!!!! desde que lei Mi Secreto, te has convertido en mi escritora favorita junto a Coka, son dos personas con un don maravilloso y muy generosas por compartirlo con mujeres de otros paises que amamos leer y nos hemos enamorado de Edward y de Robert al igual que ustedes. las chicas de Forks somos muy afortunadas en haber encontrado esta casa donde podemos ser felices con sus historias y fantasias!!! gracias por todo y besos desde Argentina!!!!

Sissy dijo...

Hola Lorena!
Se siente muy bien conocer más mujeres como nosotras que vienen a Forks y se quedan en nuestra casa, de tan a gusto que se sienten en ella.
Me encanta que te haya gustado tanto Mi Secreto, fue un fic que escribí con mucho amor y que disfruté tremendamente al compartirlo. Ojalá este, también se gane un lugar entre tus preferidos, ésa es mi recompensa.
Gracias por tu apoyo y cariño y nos seguimos leyendo por aquí.
Saludos.

althena dijo...

Holaaa Sissy!! cuantas emociones en este cap!! sentir y ver a ambos luchar por lo que quieren y con sus miedos!!! yo los amo a ambos quieron que sean felices juntos me llegaron al alma quiero que Elise viva eternamente junto a Edward pero tambien kiero que el haga las paces con su pasado con Bella para poder amar libremente a Elise ambos lo merecen!!! y respetas increible la escencia de Edward gracias por compartir esta gran historia sigue Sissy kissitos!!!

Anónimo dijo...

Hola sissy querida lamento escribir hasta ahora pero la verdad mis multiples ocupaciones no me lo habian permitido, aun asi aquí estoy para felicitarte como siempre por otro excelente capitulo, me gusto el rumbo que tomó la historia, la sinceridad de Edward, la madurez de Elise como describiste el paso del tiempo y como esa solución pasajera les dio un valioso tiempo para seguir juntos.
Como sabes a mi encantaria un final eterno y feliz para ellos, pero confio en tu acertada pluma para darle el final memorable que sé que sera.
Un gran abrazo Sissy y muchas felicidades, gracias una vez mas por compartirnos tu talento.
Con cariño isabella black