Seguidores

miércoles, 18 de enero de 2012

Traicion Imperdonable- Capitulo 12 (Cunning Angel)


Edward y Bella conforman un joven matrimonio, padres de la pequeña Nessie son testigos de cómo un engaño termina por devastar lo poco que les quedaba

¿Se puede salir adelante después de una traición imperdonable?



Capítulo 12




Original de Cunning Angel

Edward:


.

Nuevamente caía en la trampa que le tendía su cuerpo, aquellos labios, tibios y tersos, se mostraban siempre gentiles y demasiado ávidos a saciar su sed de amor.


No fue realmente consciente del instante en que Ángela terminó a horcajadas sobre él, tampoco del segundo exacto en que sus manos cobraron vida propia degustando las exquisitas curvas que le ofrendaba su joven y dispuesto cuerpo.


Sólo supo que, de forma milagrosa, encontró en su vil carne un acopio de razón, y detuvo las cosas antes de que llegasen demasiado lejos. Pidió a su secretaria que le dejase sólo, y esa vez ni siquiera agradeció su preocupación por su persona.


¿Por qué hacerlo? No le importaba una mierda que él fuese casado, él amaba a Bella, maldita sea, ella era su todo.


¡¿Entonces por qué tenía que engañarla?!


Era la segunda vez que esa hermosa joven socavaba su frágil autocontrol. Sin embargo, no podía culparla, ella era una joven enamorada y él… Allí era él el maldito mentiroso, era él quien se encargaba de traicionar a su mujer y olvidar la existencia de una pequeña y hermosa criatura que le llamaba papá.


Merecía la desconfianza de Bella, merecía su odio… Merecía eso y más.


Salió de su oficina convertido en una bala, dispuesto a arreglar de una vez por todas, la situación con su mujer, confesarle su falta e implorar ese perdón que sabía de antemano que no merecía en absoluto. No le pasaron desapercibidas las miradas acusatorias y colmadas de reproche que le regalaba el resto de los trabajadores en la oficina.


¿Se habrían dado cuenta acaso? Una vez dentro del ascensor reparó en su rostro. Su cabello más desordenado de lo habitual, su rostro ruborizado y la camisa con los tres primeros botones desabrochados…


Obviamente nadie pasaría por alto aquello.


No sé si fue el Todopoderoso que le observaba avergonzado desde el cielo, o simplemente la naturaleza misma se encargó de castigarle, pero fuese Dios llorando o la madre tierra acusando, una fuerte lluvia comenzó a caer en cuanto pisó el asfalto que surcaba el camino hacia el estacionamiento, el resto del trayecto no fue menos difícil.


Con el parabrisas cubierto por agua, todo cuanto podía distinguir eran manchas borrosas. Arriesgándose a sufrir un accidente aumentó la velocidad a ciento veinte, incapaz de pensar o razonar, frenó de forma abrupta cuando comprendió que ya había llegado. Y poco había faltado para seguir de largo.


¡¿Dónde demonios tenia la cabeza?!


Con la ropa estilando corrió en dirección al edificio, no esperó a que el maldito ascensor decidiese funcionar, y subió corriendo las escaleras. Dejando tras de él un rastro de barro, gracias a sus empapados zapatos.


Introdujo la llave en la puerta a sabiendas de que se encontraría a su esposa más histérica que nunca. Dispuesto a tragarse su orgullo y oír la sarta de maldiciones que sabía ella deseaba proferir ingresó a la casa, porque sabía que aquella vez merecía cada una de ellas.


El ruido de loza estrellándose contra el piso, y cierta cantidad de recriminaciones no fue lo que lo recibió al llegar a casa.


Soberana paz inundaba el ambiente, bendiciéndole con sobrenatural silencio.


Cuidando de no emitir un exceso de ruido se encaminó hacia su habitación, la habitación de ambos.


Tal vez se encontraba dormida…


Abrió la puerta con excesivo cuidado sólo para encontrar una cama deshecha y el cuarto tal cual lo dejó al salir.


Un extraño estremecimiento sacudió su cuerpo, dejando un sombrío presentimiento que amenazaba con oprimir su pecho. Salió de la alcoba, en dirección a la de Nessie, pero ésta, igual que la anterior, se encontraba vacía.


Desesperado y molesto, pero por sobre todo culpable, salió de ahí dispuesto a tomar su Volvo y acudir a casa de sus padres. Después de todo, se llevaban mil veces mejor con su mujer que con él, pero al llegar al living, un sobre captó su atención. Bajo el florero de la mesa principal, se encontraba una improvisada nota, con la distintiva e infantil letra de su esposa.


¿Cómo se puede amar a alguien que te ha dañado tanto?


¿Cómo continuar a su lado después existiendo tantas mentiras de por medio?


He intentado buscar respuesta a esas preguntas una y otra vez, tanto por ti como por mí.


Tú conseguiste hacerlo después de mi traición, sucia e imperdonable, te fallé…


Yo… yo no podría, y te admiro, jamás terminaré de entender como conseguiste aguantarme por tanto tiempo…


No tienes idea de cómo duele, estamos tan lejos y tan cerca de la vez. Creyendo que un poco de amor haría la diferencia, que aquel detalle provocaría un milagro.


No podemos recuperar lo que se perdió hace tiempo, la confianza.


La perdimos cuando te mentí, la perdimos cuando me engañaste.


Sí, sé que me engañabas, no importa cuándo, no importa el cómo ni el por qué, no te juzgo. No soy mejor que tú.


De todas formas siento que de alguna manera me has hecho un favor, nada podría compararse a la sensación de compartir el lecho, y aún durmiendo en la misma cama sentirte a kilómetros de distancia.


Fingiendo de forma patética que todo está perfecto, que todo irá bien, sonriendo por amor a Nessie, mintiéndome a mí misma por terror a perderte. Odiándote a ti por juzgarme en silencio, cuando todo radicaba en que yo aún no era capaz de perdonarme a mí misma, y en cierta forma nunca podré hacerlo, pero al menos sanaré, no del todo. Pero, debo crecer, tengo que salir adelante Edward.


No puedo pasarme el resto de mi vida intentado reconstruir una relación que se rompió hace más de cuatro años. No puedo arriesgarme a que en un futuro nos unan únicamente los hijos.


Edward, fuiste el gran amor de mi vida, la persona que me convirtió de niña a mujer. El hombre que me enseñó el significado de un beso, quien me ayudó a confiar. Sé que te debo mucho más de lo que podría enumerar en una carta, sé que si lo intentase me faltarían hojas y tinta, te amé, Dios sabe que te amé con locura.


Prefiero conservar lo necesario, quiero guardar en mi memoria los buenos momentos, quiero recordarte con amor y gratitud. No quiero odiarte, nunca conseguí hacerlo, por mucho que lo intenté, sólo era despecho, por tu constante indiferencia, por tus innumerables huidas, pero odio no, por favor no hagas que ese inmundo sentimiento se forme en mi interior, no me busques Edward, no intentes pedir perdón, ni crear vagas excusas, no lo hagas. Limítate a olvidar, a continuar con tu vida. Somos jóvenes Edward, podremos hacerlo.


Deja que el tiempo cure lo que ambos no pudimos hacer en cuatro años, tal vez todo lo que necesitábamos era distancia, quizás fue el permanecer juntos lo que nos orilló a esto.


No quiero buscar culpables, no quiero agotar más las pocas fuerzas que me quedan. Sólo, se feliz Edward. Yo no puedo asegurarte que conseguiré aquello, pero sí puedo prometerte que lo intentaré.


Los papeles del divorcio te llegarán la próxima semana, Nessie se encuentra con tus padres, podrás verla los fines de semana, y el resto de los detalles lo puedes conversar con mi abogado.


 Bella Cullen.



Leyó aquella nota a sabiendas de que su vida había acabado antes de siquiera comenzar a leerla. Con veintiséis años de edad había hecho trizas lo que pudo haber sido la mayor alegría de su vida. Su razón de existir se acababa de extinguir frente a sus ojos, y él como el incompetente que era no había hecho nada para evitarlo.


Ella fue su niña, la conoció cuando su precioso cuerpo ni siquiera comenzaba a experimentar los primeros signos de madurez. Pidió su mano con la promesa de amarla por siempre, aún a sabiendas de que no sería fácil, y que parecería una locura, la amaba. Ella era el amor de su vida, fue difícil de entender para Bella, pero conseguía hacer que lo asumiera.


Siempre estuvo al tanto de su falta de estima por su persona, su inseguridad y terror a ser burlada. ¡Se inventó mil teorías para justificar su interés por ella, apuestas, dinero, o penitencias absurdas! ¿Tanto le costaba comprender lo mucho que él la amaba?


¡Él no podía vivir sin ella! ¿Entonces por qué la dañó?


Decir que se encontraba cegado por la ira y el despecho, al extremo de actuar sin razonar sería una vaga excusa.


No reparó en los sentimientos de su mujer, dejó escapar la felicidad, aquello que decía amar.


Se decía a mí mismo que sólo quería vivir a su lado, que sin ella su cielo se volvía gris, ¿Y ahora qué haría sin ella?


Bella jamás le perdonaría….


FIN

___________________________________________
 
Chicas esta gran historia llega a su final, sniffffff.
Pero no se pierdan lo que aun queda el "epilogo" que sera publicado proximamente, ¿que fue lo que sucedio?, ¿que fue de ellos dos?, ¿como pudieron sobrevivir?....
Un gran final...me pongo de pie, gracias Liss.

11 comentarios:

nydia dijo...

OMG supero mis espectativas no pense que quedaria asi ,me dejas sin palabras ,espero con ansias el epilogo...Gracias por publicar ....Besos...

Vampiresa dijo...

Esto es tan triste :( Ha sido una gran historia. No ha tenido un final feliz, pero de todos modos esta hstoria me ha llegado tanto... me ha hecho llorar innumerables veces. Es tan dolorosamente hermosa. Espero con muchas ansias el epílogo. Felicidades por esta hermosa historia!!
Un beso enorme Cunning Angel!!!

lisy dijo...

Espero que el epilogo me quite toda la fustracion que tengo por la separacion de Edward y Bella. Esto no puede acabar asi, por Dios !

Gracias Cunning Angel por compartir tus sueños con las Chicas de Forks eres muy linda.

Besos y abrazos,

LISY

aurorita dijo...

Q gran historia gracias por todo y ahora a esperar el epílogo

Bella dijo...

Wow! definitivamente esta historia me cautivo por completo, me hizo meditar mucho acerca de como dañamos a nuestros seres queridos, hasta el punto de que ya no nos sentimos tan culpables y comenzamos a culpar a los demás, sin ver lo mas evidente... realmente eres una gran escritora :)

Espero el epilogo :)

Con cariño

Bella_Jen

bell.mary dijo...

Magnifico capitulo sin duda muy expectacular digno de la historia, es algo triste porque siempre queremos ver a Edward y Bella juntos, pero creo que en esta ocasion fue un final justo a la medida de la historia, a veces es tan dificil reconstruir algo que fue tan dañado,,, pero estaremos esperando el epilogo para ver que sucede a ver si con el tiempo las heridas sanan y pueden solucionar sus problemas....... Sin duda fue una excelente historia eres una gran escritora Cunning Angel Felicidades
Cuidate mucho y Besos

eeyore127 dijo...

oh por dios como pudieron terminar así ya espero el epilogo pliss ojalá sea diferente bye

Anónimo dijo...

Escribes con un sentimiento...es tan triste...felicitaciones, espero con ansias...el epílogo, un beso de MARTHA DE PERÚ

Ivonne dijo...

waaaaaaa somos 2 de peru siempre me encanto esta historia desde el princio excelente final sorry si no deje antes un comentario pero eres una gran escritoria sigue a si ESPERANDO EL EPILOGO

Romina dijo...

Coka no me digas que este es e cinal, dios!!! No me lo digas, no ouede ser cokaaaa!! Que habra pasado?? Edward se habra quedado con angela??no,no lo creo edward ama demasiado a bella como para ello, espero que pronto publiques el epilogo o morire en la espera!! Si no te importa, avisame cuando publiques, la url de mi blog ladiosadelcrepusculo.blogspot.com/ un beso amiga y cuidate mucho

Anónimo dijo...

Me encantó la historia, no me queda nada más que esperar el epílogo :)
-Andrea de Perú