Seguidores

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Traicion Imperdonable- Capitulo 10 (Cunning Angel)

Edward y Bella conforman un joven matrimonio, padres de la pequeña Nessie son testigos de cómo un engaño termina por devastar lo poco que les quedaba
¿Se puede salir adelante después de una traición imperdonable?


Capítulo 10

Original de Cunning Angel
Bella

Despertó sobre una superficie blanda y cómoda, claramente no se encontraba en el sitio en donde se había dormido esposo y ella en aquel pasillo. No puo reprimir el suspiro ni la sonrisa idiota que se tatuó en su rostro en ese instante. Por inercia giró sobre su cuerpo, sólo para encontrar el otro costado de la enorme cama matrimonial frío y vacío.

Nuevamente las lágrimas no se hicieron esperar, estúpida, esa era la única palabra que podría definir su actitud del día anterior.

Con furiosa rapidez comenzó a limpiar sus delatoras lágrimas, y, maldita sea su suerte, su llanto sólo se volvió más y más fuerte. De las bisagras de la puerta emergió con brutal volumen aquella melodía molesta y torpe que indicaba que alguien acaba de entrar al cuarto. Levantó su rostro únicamente para encontrarlo frente a ella, como siempre, tan sencillo, simple y hermoso, con evidente nerviosismo en su semblante y cargando en sus manos una bandeja con un improvisado desayuno…

Cómo había extrañado aquello.

Con paso trémulo se acercó hasta la cama y dejó la bandeja sobre el velador. En todo ese lapso fue incapaz de articular palabra, casi en cámara lenta disfrutó de su andar grácil y elegante. Con evidente duda él se comenzó a inclinar, y cómo deseó que fuese más decidido en cuanto sus tibios y gentiles labios reposaron sobre su frente.

— ¿Qué tal amaneciste? — su dulce voz interrumpió sus cavilaciones, mientras con ternura acariciaba su rostro.

— No lo sé, aún no despierto. — confesó, incapaz de decir alguna frase provista de mayor coherencia.

Él le sonrió con sinceridad, y descargó sobre ella todo el poder de su mirada. El nerviosismo en el ambiente era tan palpable, como la sedosidad de sus rebeldes cabellos.

— Isabella Swan, te amo— exclamó en un suspiro, antes acercar ambos rostros y besarle con inmensurable ternura.

Tímidos y dulces fueron sus labios, a la sombra de una noche cargada de pasión, beber de su excepcional boca acalorada era para ella tan vital como lo era comprender que le amaba. Una prueba, la confirmación de lo inevitable, aquel amor estaba ahí, presente, tal vez no intacto, pero no por eso menos ávido a ser reconstruido.

Su mente comenzaba a cavilar una a una las actividades que demandarían ese día, llamar a Renesmee, entonces observó el pequeño biberón con leche que descansaba sobre la bandeja. Fue inevitable sonreír contra los labios de su esposo, él había olvidado por completo que su hija se encontraba en casa de sus padres.

—Edward— él no se inmutó y continuó succionando los labios de Bella, ni siquiera había sido consciente del minuto con exactitud en el que él había quedado recostado sobre su cuerpo.

— Edward— pedió otra vez, pero nuevamente no vio resultados. Intentó alejarlo con sus brazos, mas aquello fue en vano.

— Tenemos que hablar— ella suspiró entre besos. Y aquello fue como un gran balde de agua fría para él.

¿Tanto le costaba hablar? ¿No se suponía que le amaba? ¡Conversar las cosas era el primer paso para restaurar la relación, maldita sea!

— ¿Por qué tienes que arruinar los pocos momentos buenos que tenemos? — confesó con voz ronca, llevándose con sus duras y honestas palabras todo resquicio de esperanza que albergaba en su interior.

¿Acaso para él intentar confesar aquello que guardaba durante tantos años encerrado en su interior era arruinar un buen momento? ¿Sólo el sexo le importaba?

¡¿Qué hay de ella?! ¡¿De lo que siente?!

—Aquello está demás… tú decidiste al momento de optar por ambos—respondió en forma mental, y los deseos de llorar producto de la desgarradora impotencia, le obligaron a salir de ahí antes de que él viese el efecto que causaba en ella, después de todo, lo de anoche no cambiaría en nada las cosas.

Antes de que Edward pudiese intentar detenerle, o siquiera articular palabra, salió de la cama a velocidad desmedida y se encerró en el baño.

Una noche de ensueño no cambiaría la realidad que llevaba cargando sobre sus hombros los últimos cuatro años.

Harta de tanta falsedad abrió la ducha y esperó a que las tibias gotas acariciasen su débil y necesitado cuerpo. Dolía tanto.

— ¡Bella! — su voz irrumpía de forma violenta entre el claro sonido del agua al caer.

— ¡Isabella, ábreme la puerta!

— Vete, vete con alguna de tus amigas. ¡De seguro ninguna de ellas "interrumpirá sus buenos momentos" con idioteces sin importancia!

— Por favor amor, ábreme— no respondió, ¿para qué hacerlo? debió de haber imaginado en qué terminaría eso. Ni siquiera comprendía por qué insistían en estar juntos. Tal vez deberían rendirse de una maldita vez.

—Lo siento, perdóname mi vida. Soy un idiota, sólo quería estar contigo… pero, terminé hiriéndote, otra vez. — lo dijo tan bajo, que con la ducha abierta hubiese sido imposible oírle, claro está si me hubiese encontrado en la ducha. Sin embargo, incapaz de contener sus impulsos corrió hasta la puerta para no perder una sola palabra que fluía de los labios de él, por insustanciales que éstas fuesen.

— Te Amo— él masculló con voz débil, mientras los suyos articulaban con mudo sonido aquella verdad irrefutable que resguardaba su mancillado corazón.

Un fuerte estruendo interrumpió sus taciturnos sollozos, el cerrar de la puerta principal fue seguido por el motor de su Volvo al arrancar…

Nuevamente él huía, y por inverosímil que pareciese, ella seguía esperando un cambio. Seguía sorprendiéndose con cada evasión y abandono. Continuaba esperando el día en que los labios de su marido esbozaran un milagroso. "Te escucho".

Diez minutos más tarde, a sabiendas de que se encontraba sola, salió de su refugio temporal, dispuesta a vestirse e ir en búsqueda de Nessie a casa de sus suegros, entonces observó con dolor un detalle tan impropio y minucioso que le provocó deseos de llorar, pero esa vez no eran lágrimas motivadas por el dolor o la culpa… era emoción contenida, emoción profunda y verdad, emoción real al ver la hermosa rosa y los restos de sangre que contenían sus espinas.

No podía concebir la idea de que Edward se hubiese tomado esa molestia, y ella… Ella había arruinado todo.

.

— ¿Cuánto les debes?

— ¡Te juro que es cierto!

— Por favor, ahorrémonos esto. Pensé que no te faltaba el dinero, pero en vista de los recientes acontecimientos… Dime ¿cuánto necesitas?

— ¡Maldita sea, te digo que te amo y me respondes ofreciéndome dinero!

— Está bien, discúlpame. No quise ser grosera, explícame con lujo de detalles en qué consiste la penitencia, ya que al parecer no es una apuesta. ¿Qué se supone que debo hacer? Fingir que me importa, actuar como la pobre idiota emocionada por que el chico popular se interesa en su pobre e insignificante humanidad….

— ¡Dios! Tú estás loca ¿lo sabías? Pero no me importa, no descansaré hasta demostrarte lo mucho que te amo.

— ¡Cielos! ¿Te tomas bien en serio tus asuntos no? y dime Edward ¿Qué harás al respecto?

— Fácil, te casarás conmigo, es la única forma de demostrarte lo que siento, juntos para siempre
-------------------------------------------------------------------
Como regalo les dejo otro capitulo de Cunning Angel, talentosa ella nos brinda su arte una vez mas..te quiero Cunning...bue ya lo sabes.

5 comentarios:

bell.mary dijo...

Pero que les pasa a los dos, cuando no es uno es el otro que terminan por arruinarlo todo, ojala y se puedan sentarse a charlar y escuchar lo que el otro tiene que decir, simplemente saber escuchar es lo que les falta, porque siempre terminan discutiendo y es ma facil salir huyendo...........
Gracias Coka por subir el capitulo, Besos para ti y para Cunning

LISY dijo...

Cunning Angel, este capitulo tiene sentimientos muy profundos y lo planteaste en una forma perfecta y natural, asi como pasa en la vida real.

Eres una gran escritora!

Besos y abrazos,

LISY

nydia dijo...

perfecto el capitulo aunque no entiendo cuando estos dos terminaran por fin en arreglar sus diferencias ya que solo se lastiman cada vez mas....bESOS....Gracias por publicar....

titaling dijo...

Ay por Diosss!!! La importancia de escucharse y hablar es de los dos con tanto amor que se tienen hay que actuar no pueden seguir asi, dejar el dolor es dificil pero tienen que seguir adelante por su bebe y por su amor. Que historia!!! Uff xoxo

Anónimo dijo...

Hola chicas/cos ,les queria contar que soy una de esas fans que se pasa horas buscando nueva info de amanecer .Por eso hize un blog destinado a informar sobre amanecer y todos sus personajes . Todos los dias subo nueva informacion , fotos,fanarts, videos , etc . Espero que pasen y comenten Besis!!!
http://teamtwilightmdp.blogspot.com/